Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

POLICÍA FEDERAL

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 08-07-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

El movimiento de protesta que realizan integrantes de la Policía Federal se dividió en dos bandos: uno que sigue negociando con las autoridades y otro que ya pidió que las autoridades los liquiden e indemnicen. Ante la inminente pérdida del bono de operatividad, que se traduce en 9 mil 800 pesos mensuales adicionales al salario base, que va de 5 mil a 8 mil pesos cada 30 días, los agentes inconformes profundizaron su división. Uno de los bandos exigió que el diálogo con las autoridades se hiciera público y que además, se les pagara de manera inmediata una liquidación y se les indemnizara.

Otro grupo decidió retirarse al considerar que no habrá más posibilidades que ser transferidos a la GN en condiciones de respeto a sus derechos humanos y perdiendo el bono de operatividad, o bien aceptar que se les permita ingresar a otra institución gubernamental, luego de que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) dio a conocer que mantiene su postura de no indemnizar a quienes decidan renunciar a la PF y sólo pagará finiquitos. La Policía Federal está integrada en sus siete divisiones por más de 36 mil elementos, pero la inconformidad se concentró en el Centro de Mando en Iztapalapa que se mantiene bajo el control de los elementos inconformes.

En medio de duras críticas al presidente Andrés Manuel López Obrador por sus declaraciones en contra de la Policía Federal, las negociaciones entre elementos de esa Corporación e integrantes de la Gendarmería continúan trabadas. Por el momento no llegaron a un acuerdo para que las autoridades resuelvan los cinco puntos del pliego petitorio en el que demandan mantener la estructura de la Policía Federal tal y como se encuentra en la actualidad, se respeten las prestaciones, disponibilidad de integrarse a la Guardia Nacional pero como Policía Federal y que no haya represalias.

Elementos inconformes con su transferencia a la Guardia Nacional (GN), consideran que la corporación ya se murió, ya no hay vuelta, y que su única posibilidad de obtener un beneficio económico ante la desaparición de este cuerpo policial es que el gobierno los liquide como si los despidiera y que los indemnice por cancelar su fuente de empleo. Por órdenes de “Me canso ganso”, luego de 19 años de historia, la institución policial concluirá su existencia en 18 meses y todos sus activos serán transferidos a la Guardia Nacional (GN). Entre sus pendientes está el pago de más de 148 millones de pesos por alojamiento y alimentación de los efectivos que estuvieron comisionados en todo el país para labores de seguridad pública y combate a grupos delictivos en años anteriores.

Desde sus inicios, una de las principales quejas de los elementos y sus familiares ha sido que las autoridades no siempre los han apoyado con el pago de seguros en caso de fallecimiento ni con tratamientos para que los agentes recuperen en el mayor grado posible la movilidad luego de haber sido víctimas de ataques por integrantes del crimen organizado. Asimismo, hay policías desaparecidos durante el traslado o la realización de un operativo encubierto. Existen registros de hace casi 12 años de elementos que fueron privados de su libertad por integrantes de La familia michoacana, y sus parientes se quejan de la falta de interés para dar con su paradero. ¿Acaso, esto que hoy vive la policía federal, forma parte de la cuarta transformación?

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com