Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

INSEGURIDAD EN QUINTANA ROO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 27-05-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Señor presidente: reconozco con certeza que usted ya está enterado, pero insisto informarle coloquialmente y muy a su manera, que entre el cochinero que nos dejaron los gobiernos anteriores y el de usted, aun no encuentro las diferencias, tal parece que “Tanto peca el que mata a la vaca como el que le alza la pata”. Reconozco sus esfuerzos y los de su secretario de seguridad pública Alfonso Durazo, por tratar de constituir la guardia nacional y así combatir o mitigar el síndrome de la corrupción y la impunidad, pero la verdad no vemos nada claro. Tiene usted razón 6 meses es poco tiempo para curar nuestra miopía.

Reconozco que mientras usted hace su parodia mañanera de todos los días y el secretario Durazo se promueve morenamente para gobernar al estado de Sonora, el crimen organizado o no, ya no solo hace de las suyas a nivel nacional, ahora, su rutina y carta de vuelo ha cambiado de rumbo y tiende a incrementar la violencia en diferentes sitios de interés turístico. Tal parece que a su “me canso ganso”, ellos responden “Aquí, sólo mi chicharrón truena”. Quintana Roo, es un ejemplo.

La insegura entidad gobernada por Carlos Joaquín González, considerada como la de mayor crecimiento en la industria turística en el país, atraviesa por una crisis de inseguridad y violencia que no tiene madre. Se ubica en el quinto lugar nacional en homicidios; undécimo en secuestro, séptimo en extorsión y decimoquinto en robo de autos. Intermitente es la alerta roja, en extorsión, narcomenudeo, robo a casa habitación, a negocios, secuestros, lesiones y violencia familiar. Benito Juárez y Solidaridad concentran el mayor número de esos ilícitos.

Es increíble, 288 ejecuciones suman este año, 70 por mes, la mayoría perpetradas en los ayuntamientos de Benito Juárez (Cancún), con 177, y Solidaridad (Playa del Carmen), con 88, ambos gobernados por el partido Morena desde el 30 de septiembre pasado. La cifra se completa con 10 casos recientes en Tulum, uno de los destinos turísticos con menor población; cinco en Puerto Morelos, tres en Chetumal, capital del estado; tres en Felipe Carrillo Puerto y dos en Isla Mujeres. La ola de ejecuciones, es tal que ya rebasó la capacidad de los servicios forenses de la Fiscalía General del Estado para almacenar cuerpos, pues se requieren instalaciones especiales con frigoríficos y equipo para identificación de restos.

Algunos hoteleros totalmente preocupados proponen cerrar durante un mes los centros de hospedaje, aunque saben que esta medida implica un daño económico terrible, ya que se verían afectados miles de trabajadores y la economía local, es un intento para que los tres niveles de gobierno entiendan que lo que sucede en Cancún repercute en todo el país, y para que de una vez por todas atiendan sus reclamos y se ponga fin a este paraíso de las células delictivas locales, nacionales e internacionales.

Abelardo Vara, expresidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, advierte que la inseguridad y violencia que se vive en Quintana Roo ha sido aprovechada por otros países que compiten con el Caribe mexicano y registran las mayores ocupaciones de su historia, con grandes derramas económicas. Por ejemplo, gran parte del turismo estadounidense se redirigió al resto del Caribe. Por tal razón, la ocupación hotelera cayó 4 por ciento, en comparación con el mismo periodo del año pasado, que además fue menor en relación con 2017. Las tarifas también han ido a la baja; hoy son 15 por ciento menores a las de 2018 y las habitaciones las alquilan turistas con menor poder adquisitivo.

Usted sabe bien que la ola delictiva que se vive en Quintana Roo es provocada por bandas criminales locales, nacionales e internacionales, entre ellas las mafias: rusa, israelí y rumana, además de grupos cubanos, colombianos y venezolanos con presencia en toda la entidad. Todos se especializan en narcomenudeo, narcotráfico, trata de personas, secuestro, pornografía infantil, ejecuciones y cobro de derecho de piso, entre otros delitos. El coctel delictivo de la entidad es muy complejo, porque los propietarios de todos los negocios de la Quinta Avenida, en Playa del Carmen, y los antros de Cancún pagan derecho de piso o son obligados a vender drogas. Desde luego que también está enterado que en Chetumal grupos de colombianos, cubanos y venezolanos obligan a los comerciantes a contratar con ellos préstamos que se vuelven impagables, por lo cual los obligan a que les den sus ganancias, y cuando no realizan el pago correspondiente incendian sus negocios o vehículos.

Ante la ola de violencia en sitios con potencial turístico y muy al estilo de la parodia mañanera, señor presidente, le hago las siguientes preguntas: Mientras, las células delictivas locales se hacen pasar por integrantes de carteles para robar, secuestrar, asesinar a pequeños comerciantes y civiles, ¿Le preocupa a usted esta situación? O no le da importancia ¿Qué es lo que hace su gobierno, su secretario de seguridad, la guardia nacional, que hace el gobernador Carlos Joaquín González y los municipios aludidos? Los hechos responden por usted, parece que la respuesta es nada o que de plano el estado de derecho en el territorio nacional lo hemos perdido.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com