Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

FINANZAS PETROLERAS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 20-05-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

En finanzas petroleras, no somos iguales. Cinco meses tardaron las negociaciones, finalmente, Petróleos Mexicanos (Pemex) alcanzó un acuerdo con tres instituciones financieras internacionales HSBC, JP Morgan y Mizuho Securities, para acceder a un fondo revolvente por 8 mil millones de dólares que permitirá el refinanciamiento de su deuda con una tasa más competitiva de 4.85 por ciento anual. El acuerdo consiste en el refinanciamiento de deuda por un monto de 2 mil 500 millones de dólares, más la renovación de dos líneas de crédito revolventes hasta por 5 mil 500 millones de dólares. Operación financiera que el gobierno federal calificó como la más importante para una empresa energética en América Latina.

El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que esta operación no implica que Pemex contrate más deuda, sino que es una renegociación de un esquema ya previsto que amplía el plazo de tres a cinco años; incrementa el fondo revolvente y reduce la tasa de interés. Es un fondo que se va a utilizar si es necesario, de acuerdo con las circunstancias, como se dice coloquialmente, “por si las moscas”. Consideró que la confianza de estas instituciones financieras internacionales debe modificar la percepción que las calificadoras tienen de Pemex.

Bajo la premisa de estricta responsabilidad en el manejo financiero de la empresa, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, dijo que “el acuerdo revierte la política sostenida por las pasadas administraciones, cuando el endeudamiento de Pemex pasó de 841 mil millones de pesos a poco más de 2 billones de pesos a una tasa promedio de 17.2 por ciento anual. En los primeros cinco meses de este gobierno comenzó a revertirse la tendencia y Pemex ha logrado un desendeudamiento de 18 mil millones de pesos. Debe quedar totalmente claro que con esta renegociación no se contrata deuda adicional para Pemex; por el contrario, estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía”.

López Obrador sostuvo que la confianza patentizada en el acuerdo alcanzado deriva de que estas instituciones financieras ya conocen el plan de negocios de Pemex y las acciones gubernamentales para apuntalar su operación. Resaltó que estos fondos darán estabilidad a la empresa, lo cual no significa que se va a gastar por gastar, sino que se ejercerán los recursos con responsabilidad y prudencia. Complementan la restructuración, la estabilización en la producción petrolera, pues ya ha comenzado a recuperarse porque se destinaron recursos suficientes para la exploración.

Otros puntos de opinión señalan todo lo contrario: que el crédito firmado por el gobierno con la finalidad de inyectar recursos a Petróleos Mexicanos (Pemex) alivia la situación de la empresa a corto plazo pero no elimina la incertidumbre en el mercado ni los problemas estructurales de la compañía. El fondo, de 8 mil millones de dólares, servirá para cubrir los vencimientos de deuda de la petrolera de este año, en el que la firma enfrenta amortizaciones por 6 mil 500 millones de dólares, aunque agencias calificadoras, bancos y tenedores de bonos de la petrolera insisten en que es necesario inversión en exploración y producción para revertir la caída productiva que se ha presentado mediante la participación de empresas privadas y cambiar el plan de negocios.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, mencionó que el acuerdo da oxígeno pero no resuelve el problema estructural y la situación financiera de la empresa. Para ello se necesita, entre otras medidas, reanudar los contratos de inversión privados. Jorge Gordillo, director de análisis económico de CIBanco, mencionó que con la extensión del fondo revolvente, la empresa petrolera tiene un respiro de entre uno y dos años. Lo que quieren, y está bien, es tranquilizar el tema, pero no resuelven el problema porque no sabemos cómo va a hacer la empresa para generar recursos y saldar la deuda histórica”, detalló.

Alejandro Saldaña, gerente de análisis económico de Ve Por Más, explicó que los 8 mil millones de dólares que se anunciaron serán específicamente para pagar los vencimientos de la deuda de Pemex y dijo que con esto se debe descartar la salida de la petrolera en el mercado bursátil. Sobre la eliminación del pago de derechos para la petrolera por 25 mil millones de pesos, los tres analistas apuntaron que es una buena medida, aunque se debe hacer un estudio a detalle para que esto no afecte la recaudación de ingresos de la Federación y con ello, las finanzas públicas.

En un balance, los tres expertos consideraron que este anuncio y el de la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, son temas diferentes, aunque insistieron que sería más viable dejar de invertir en refinación y otorgar esos recursos a la exploración y extracción petrolera y modificar el plan de negocios de la compañía. Son cosas distintas, el apoyo es bueno pero no cambia la estrategia, y el tema de la refinería no gusta al mercado, menos dar tanto apoyo a la refinación, es preocupante no saber de dónde vendrán los recursos los siguientes años para la construcción de Dos Bocas, porque se pueden generar impactos en las finanzas públicas.

Entonces, los causantes cautivos e inexpertos en finanzas petroleras ya nos hicimos más bolas que el queso Oaxaca y sin embargo, finalmente somos los que tenemos que pagar. Más seriedad señores que no somos iguales.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com