Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

FUEGO Y FURIA O DEMENCIA SENIL

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 08-01-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Dice el presidente de Estados Unidos de América: “De hecho, a lo largo de mi vida mis dos ventajas mayores han sido mi estabilidad mental y ser como que muy inteligente… Fui de ser un empresario muy exitoso a una de las estrellas de televisión más altas, a presidente de Estados Unidos (en mi primer intento). Creo que eso calificaría no como inteligente, sino como genio… ¡y un genio muy estable además!”

Ante cada vez más interrogantes sobre su estado sicológico, al proclamar que es un genio muy estable, Donald Trump provocó lo opuesto: mayor alarma sobre su salud mental. En su carácter de genio estable, intenta suprimir la publicación del libro Fire and Fury: Inside the Trump White House, que ha ocupado el centro del debate político y que según la Casa Blanca está repleto de falsedades y engaños, lo cierto es que sacudió sus cimientos aun antes de salir a la venta ya que el texto cita a varios asesores y amigos de Trump señalando que no es apto para el puesto y ofrece la imagen de una presidencia disfuncional y caótica.

Un abogado de Trump envió cartas al autor Michael Wolff, y al director de la editorial del libro  solicitando cesar y desistir de publicar el libro y/o fragmentos, y exigiendo una disculpa por las afirmaciones falsas contra el presidente, con la amenaza de demandarlos y solicitarles compensaciones monetarias por daños. En respuesta, la editorial, Henry Holt & Co, y el autor, adelantaron la puesta en venta del libro que ya está agotado y ocupa el primer lugar en Amazon.

El libro, pinta una imagen de caos, conflicto, incompetencia y cada vez mayor sospecha sobre la salud y capacidad mental de Trump en los primeros meses de su presidencia y cita extensamente al ex jefe de estrategia política y asesor íntimo de Trump, Steve Bannon, quien calificó de traición la reunión del hijo de Trump y su yerno Jared Kushner con funcionarios rusos durante la campaña en 2016, sugirió que seguramente estos rusos se vieron también con el entonces candidato y pronostica que Donald júnior y Kushner serán acusados de lavado de dinero y otros delitos al concluir la investigación federal sobre la posible colusión rusa con la campaña de Trump.

Wolff, periodista veterano que ha escrito para varias revistas, periódicos, señala que sus fuentes incluyeron no sólo a Bannon, sino al propio presidente y a la mayoría de su personal de alto rango. Una amplia gama de Washington está siguiendo este nuevo episodio que sólo ha alimentado la sospecha de que hay problemas mentales en la Casa Blanca. De hecho, la vocera Sarah Sanders tuvo que responder este jueves a esa cada vez más amplia sensación, al afirmar que las preguntas sobre la salud mental del presidente son vergonzosas y ridículas.

Aparentemente, la salud mental presidencial aún no preocupa a Wall Street, y ante la continuación de la desregulación del sector privado, la reducción de impuestos sobre empresas y mega-ricos, así como regalos como la apertura de territorios marítimos para el sector petrolero, la Bolsa sigue registrando su alto grado de satisfacción con el índice Dow Jones superando los 25 mil puntos por primera vez en sus 132 años de historia.

Para acabarla de amolar, el procurador general Jeff Sessions revirtió la política implementada durante el gobierno anterior de no intervención en asuntos de comercio de mariguana en estados que han legalizado la cannabis. En un memorando difundido este jueves, afirmó que el gobierno federal tiene que actuar según la determinación del Congreso de que la mariguana es una droga peligrosa y cualquier actividad relacionada con ella es un delito serio. Esto detonó confusión sobre las implicaciones para el futuro del mercado multimillonario de la mariguana en estados como California, Colorado y seis más, donde se ha legalizado la venta y el consumo individual con fines recreativos, o los 29 donde es legal con fines médicos.

A pesar de inconsistencias y segmentos que son difíciles de confirmar, el libro ha tenido gran impacto, en parte, porque corrobora la imagen de un presidente incompetente, narcisista e inestable, que incluso alarma a quienes trabajan con él. Algunos indican que sus exabruptos se están incrementando con el paso de la investigación por la posible colusión de su campaña con los rusos, la cual está abarcando ahora obstrucción de la justicia por el propio mandatario y posible lavado de dinero de varios de sus socios íntimos, incluyendo a su yerno, Jared Kushner. Su tuit de hace días afirmando esencialmente que yo tengo una más grande que la tuya, en respuesta a su contraparte norcoreano, intensificó la preocupación entre expertos, ex funcionarios y militares, porque su inestabilidad mental podría llevar a una guerra nuclear.

Un prominente intelectual conservador, Bill Kristol, editor del Weekly Standard, envió un tuit poco después del mensaje de Trump sobre cómo su botón nuclear era más grande afirmando que confiaba en que el vicepresidente Mike Pence y el jefe del gabinete Michael Kelly ya estuvieran preparando el documento para transferir el poder presidencial bajo la Enmienda 25 de la Constitución, la cual permite destituir al mandatario si el vicepresidente y la mayoría del gabinete determina que está física o mentalmente incapacitado para ejercer los deberes de su puesto.

Mientras tanto, el genio estable procede con la desregulación del sector privado e intensifica el conflicto con Pakistán al suspender casi toda la asistencia de seguridad a esa nación por lo que, afirmó, es su falta de actuar más contra agrupaciones terroristas. El monto congelado podría ser de más de mil millones de dólares, aunque no se precisó la cifra. Washington ha otorgado más de 30 mil millones a Pakistán en los pasados 15 años. En el frente interno, ante el abierto júbilo de dueños de empresas energéticas, el gobierno de Trump anunció que permitirá la perforación petrolera en casi todas las aguas territoriales de Estados Unidos, otorgando acceso a millones de hectáreas –antes protegidas– en las costas de California, el Ártico y parte de la costa del Atlántico. La decisión anula la prohibición sobre estas actividades impuesta durante el gobierno de Barack Obama, y con ello parte clave de su legado ambiental.

Mientras se debate la estabilidad mental del mandatario, el magnate convertido en genio reiteró: Creo que México sí pagará por el muro, la aprobación del muro es el precio a cambio de promover una ley para algún tipo de legalización de cientos de miles de dreamers, migrantes indocumentados jóvenes, después de que su gobierno anuló el programa DACA, que los protegía de la deportación, impulsado por Barack Obama. Lo único cierto es que nunca en la historia de este país un mandatario había tenido la necesidad de negar que es mentalmente inestable, incendiario y furioso.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com