Linea Directa


EDÉN POLÍTICO

 

QUÉ HARÁ EL PUEBLO AHORA

Por Pedro Lara Hernández (LD  04-12-17) 

 

“Necesitamos un gobierno que se reforme para que esté cerca de la gente,

para que sirva a la gente; para que la gente se sienta protegida

y no atemorizada por la autoridad”

Luis Donaldo Colosio Murrieta. Político mexicano. 

Miro con enorme preocupación las decisiones políticas que han venido tomando los políticos de mi país, esas que afectan negativamente a tantas personas que queremos y muchas que no conocemos. Me pregunto si esta situación no cambiara nunca a favor de los que menos tienen, es decir a las mayorías que viven en el país. Hasta cuando despertara el pueblo y votará por lo que más le conviene. 

Se iniciará en días próximos un nuevo proceso donde cambiaran las autoridades en los tres niveles de gobierno, es una nueva oportunidad de mejorar, pero la pregunta es si la aprovecharan los mexicanos o seguirán votando por los políticos que tanto daño le han hecho al país. 

La mayoría de veces la disyuntiva que se presenta es entre candidatos que representan un cambio o la continuidad de lo que vienen instrumentando los últimos gobiernos.  

Curiosamente se percibe que en épocas electorales como que se le borra, o le borran el “disco duro” al pueblo de México y vuelven a caer en el mismo error y claro que han pagado con creces tal olvido. 

Ya están arriba del ring dos de los candidatos más fuertes de la contienda. Uno que representa el cambio que tanto necesita el pueblo, Andrés Manuel López Obrador. Y otro que representa la continuidad y que respaldan las fuertes estructuras del actual gobierno, el gobierno de Estados Unidos y fuerzas financieras internacionales, José Antonio Meade. 

El otro candidato que supuestamente iba a surgir con fuerza, es el del Frente Ciudadano, integrado por tres fuertes partidos políticos, el PAN, el PRD y el MC. Pero la ambición les ganó y se les endureció el engrudo. Ahora al parecer pretenden sacar al “Roberto Madrazo del PAN”, Ricardo Anaya, quien no tienen la menor posibilidad. 

Recuerdo que le recomendaban a Roberto Madrazo, siendo dirigente nacional del PRI, que no se postulara como candidato presidencial porque iba a perder, y él se justificaba, es que no hay nadie mejor que yo en el Partido. Y solo sirvió para hacer el ridículo ocupando el tercer lugar en la elección presidencial de 2006. 

Es una verdadera incógnita saber en este momento que hará el pueblo de México con su voto el 1o de julio de 2018. Porque las estrategias político electorales ya están empezando a surgir y las autoridades electorales ya demostraron que no tienen ni la intención ni la capacidad para ponerle un freno real a la guerra sucia que habrá de todos contra todos, el Instituto Nacional Electoral (INE), y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE), ya demostraron que solo sirven de parapeto para justificar triunfos que responden a los grupos políticos que los pusieron en ese privilegiado lugar. 

Pobre México, pocos se preocupan en plantear un programa político-administrativo que reivindique tantas carencias que tienen sectores muy marcados de la sociedad. Realmente no sabemos cuál será el resultado del tremendo estercolero que se avecina. Y ahora con la utilización de las redes sociales se incrementa el nivel de manipulación y desinformación que echaran andar los equipos de campaña de cada uno de los contendientes. Mucha razón tenía el líder alemán, Adolfo Hitler cuando decía: Las grandes masas sucumbirán más fácilmente a una gran mentira que a una pequeña. Y esa parece ser la consigna de muchos ideólogos actuales. 

No sabemos con qué nivel de legitimación emergerá el próximo presidente de nuestro país, con el que pueda iniciar un gobierno estable o si nos encontraremos un país en total descomposición que el próximo primer mandatario no sepa por dónde agarrarle la cola a un animal en plena rebelión. 

Hay tantos intereses políticos y económicos en juego, hay tantos rezagos en la sociedad, hay tantos pendientes en general, que no sabemos qué va a pasar y hasta donde va aguantar la sociedad ante tanta adversidad, carencias, desempleo e inseguridad. Decía el pensador Hindú, Jiddu Krishnamurti que no es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma. 

A pesar del estado pesimista que vivimos muchos mexicanos por las actuales circunstancias, no podemos darnos el lujo de dejar de aspirar a vivir mejor y más tranquilos, la actual y las próximas generaciones así lo merecen.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com