Linea Directa


LA GUERRA SELECTIVA ISRAELÍ
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 16-01-01)

Ehud Barak, el primer ministro de Israel, está en serio peligro de dejar de ejercer el gobierno de su país y si, como sospecho, esto sucede relativamente pronto, se llevará a casa las manos manchadas de sangre.

Cumpliendo con una de las reglas del juego del poder, un mandatario, llámese Bill Clinton, Gerhard Schröder, Jaques Chirac , Barak o Tony Blair, debe tomar, dentro de su ámbito de responsabilidad, la decisión de la eliminación de aquellos a los que se considera enemigos del Estado. Para ser más claros, los asesinatos que cometen los servicios de inteligencia, dentro de sus respectivos territorios o de aquellos enemigos que se encuentran más allá de sus fronteras, deben ser aprobados por el jefe del Estado. Esto es, en última instancia, cada uno de los mandatarios debe dar personalmente la luz verde para llevar a cabo las ejecuciones.

Es cierto que la regla mencionada no fue grabada en las tablas de Moisés, pero es un principio al cual se apegan, desde tiempos inmemoriales, todos los servicios de inteligencia nacionales del planeta,. Lo novedoso del caso es que no fue sino hasta hace unos meses que Israel cambió un poco las reglas del juego. Existe una estrategia en marcha para identificar a los que ellos consideran líderes fundamentalistas palestinos. Una vez seleccionados, los ubican en el lugar físico en que se encuentran y, uno a uno, son eliminados merced a un operativo fulminante.

Lo anterior marca una diferencia de grado en la disputa de Medio Oriente. La Guerra ha subido más que de tono de nivel y no hay líder palestino que esté a salvo de la posibilidad de morirse en cualquier momento. Si Arafat aún está vivo, es por que así conviene a los intereses políticos israelitas; es un interlocutor más que útil, necesario. El Mossad, o instituto de seguridad israelí, cuenta con una ventaja enorme sobre sus contendientes palestinos: gracias a viejos acuerdos, ellos se benefician de la red de satélites militares espías de los EE.UU., los cuales les permiten ubicar en todo momento y en casi todos los casos, a los líderes palestinos que van a ser ejecutados.

A este nuevo tipo de enfrentamiento podemos llamarlo la "Guerra Selectiva" y es, precisamente, debido a ello la preponderancia que ha alcanzado la participación de los jefes de los servicios de inteligencia, como la de George Tanet, director de la CIA, quien en últimas fechas se mueve internacionalmente más que cualquier diplomático. Algunos lectores podrán acordarse de las giras maratónicas que Henry Kissinger emprendía cuando, en su tiempo, fue mediador en una etapa de la confrontación palestina-israelí. Eso mismo está haciendo en estos momentos Tanet, pero ya sin el aval completo de Bill Clinton.

volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com