Linea Directa


POR BOCA DE FOX, PRONUNCIAMOS CIA Y CASTAÑEDA
Por Gerardo Reyes Gómez.

Hace poco prometimos en este espacio, que Jorge G. Castañeda pronto sería el platillo fuerte de nuestros temas de inteligencia y como no hay plazo que no se cumpla, hoy abordaremos lo relacionado al intelectual "light", nuevo amo y señor de la blanca torre de Tlaltelolco.

El señor Castañeda no nos llegó del cielo, pero sí del país de las barras y las estrellas. Una operación encubierta, cuidadosamente preparada por los servicios de inteligencia de los EE.UU., encaminó los pasos de don Jorge o, si usted quiere, don Germán, a la más importante posición de la política internacional mexicana. El vástago, de otro canciller del mismo nombre, sería llevado a ocupar la posición que un día ocupó su padre para servir como Caballo de Troya en la administración federal de alto nivel.

Claro que en este caso cumplir con los objetivos de los servicios de inteligencia al servicio de la Casa Blanca, no fue empresa fácil. Se requirieron años de preparación y planear caminos alternativos. En realidad, primero se consideró proyectar la carrera política de Castañeda a través del PRD, como asesor de Cuauhtémoc Cárdenas, cuando éste tenía probabilidades de éxito para llegar a la Presidencia. Sin embargo, en ese momento el PRI no estaba suficientemente maduro como para caerse del árbol del sistema y el proyecto se frustró, retrasando para mejor ocasión las pretensiones del imperio. Pero allá no quitaron el dedo del renglón.

Luego, el intelectual "light" continuó recibiendo los poderosos apoyos de la CIA en foros internacionales para consolidar una carrera y un prestigio que traspasara las fronteras mexicanas, como el impartir conferencias en universidades extranjeras y brindarle foros en diversos medios escritos de circulación nacional e internacional. Y, lo más importante, utilizando la red de intelectuales mexicanos reclutados por la CIA, encargados de modular las políticas culturales y las proyecciones sociales en nuestro país, Castañeda fue puesto en suerte para asesorar en materia de relaciones internacionales, al primer presidente impuesto por la ultraderecha estadounidense en la Presidencia de la República. Lo que para muchos, al principio, pareció una formidable incongruencia, encuentra su explicación en el marco de los esfuerzos de corporaciones internacionales para insertar a México en el globalismo: una política diseñada para aglutinar las economías nacionales del planeta bajo un solo centro de decisiones en el imperio.

Así, otro escritor, ya no tan "light", como Carlos Fuentes, perteneciente a esa amplia y poderosa red de intelectuales al servicio de la CIA fue seleccionado como el principal legitimador de Castañeda, no solamente para ayudarlo a ocupar la cancillería de Tlaltelolco sino, además, para legitimar las políticas estadounidenses puestas en boca de Castañeda por la CIA y el Pentágono.

Ahora, la gente pensante en México, que por desgracia no es mucha, se da cuenta que Fuentes legitima la participación de México para la formación de una fuerza militar internacional diseñada para actuar como una fuerza policíaca latinoamericana y hacerle el trabajo sucio al Gobierno de los EE.UU., ahí donde ellos no desean actuar militarmente, como sería el caso de utilizarla para liquidar a la guerrilla colombiana.

Castañeda y los otros intelectuales en la nómina de la CIA, pronto estarán pidiendo que los límites de "la trasnochada soberanía mexicana", en lo que concierne a los litorales nacionales sean reconocidos en no más de doce millas, en contraposición a las doscientas millas que hasta hace unos meses habíamos defendido. Ese es el siguiente objetivo, después de nuestra aceptación para la formación del ejército latinoamericano bajo el mando militar estadounidense. Esto último permitirá a las enormes compañías petroleras explotar los yacimientos de oro negro en las plataformas de nuestros litorales.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com