Linea Directa


EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

CONTINGENCIA AMBIENTAL

Luego de varios días caracterizados por incendios industriales, agrícolas, forestales y de pastizales en diversas alcaldías de la Ciudad de México (CDMX), entre ellas Cuajimalpa, Xochimilco y Magdalena Contreras, y del estado de México (Tultepec y Atizapán de Zaragoza), los pobladores de este valle de lágrimas (la zona metropolitana) hubiéramos esperado una acción más eficaz y oportuna del gobierno de la Ciudad de México y sus alrededores, en proporción con la crisis ambiental que invadió a la urbe y la puso nuevamente en el muro de los lamentos con riesgo y graves daños a la salud.

Reconozco que Claudia Sheinbaum, quien fue secretaria del medio ambiente durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la capital del país, no es responsable de los múltiples factores que causan la mala calidad del aire, pero si, su frialdad y silencio político ante el problema resultaron lesivos para una sociedad necesitada de atención y ayuda reales y no como ocurre siempre, de la descripción de las causas ya conocidas del problema. La propuesta de remedios caseros: usar cubre bocas; suspender actividades físicas de escolares en patios y lugares abiertos y no hacer ejercicio al aire libre, son consejos de cajón y medidas evidentemente obligadas, tendremos que superar esta etapa.

La mala calidad del aire preocupa a la población, pero también, genera consternación y enojo que las autoridades no anunciaran medidas específicas para hacer frente a la circunstancia y que ni siquiera la tengan prevista. Distantes e inefectivos ante la gravedad citadina que persiste, la tecnócrata Sheinbaum y un inexperto subsecretario federal del medio ambiente anunciaron, comisiones de estudio, protocolos, alertas restrictivas, proyectos a futuro de mejoría de una normatividad y operación en temas ambientales que un gobierno de cambio ya debía tener en marcha ante una crisis ampliamente advertida por especialistas desde meses atrás y que ella como investigadora, conoce de sobra.

Por ejemplo, ante humos y partículas contaminantes no registrados en el IMECA (Índice Metropolitano de Calidad del Aire), la Comisión Ambiental Metropolitana (CAME), integrada por los gobiernos de la CDMX, estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Querétaro, no cuenta con un protocolo para declarar la contingencia ambiental por lo tanto, no hay programas para hacer frente a situaciones como las que están ocurriendo. Lo anterior obliga a que se nos informe de cuáles son los criterios para declarar las contingencias ambientales y porque no se reconfigura a la CAME, para convertirla en una entidad capaz de dar respuestas más ágiles y no esperar condiciones meteorológicas favorables para la dispersión de contaminantes.

A diferencia de lo que hace el presidente de la República, Sheinbaum, se mueve discreta hacia el futuro, rodeada de perfiles técnicos e inexpertos, busca no contrastar su imagen de la tecnocracia frente a la efervescencia política del tabasqueño todopoderoso. En esa apuesta al futuro, los problemas de la Ciudad de México se eluden y se programan para posteriores revisiones. La contingencia está en todo el país, con tufo de corrupción e inseguridad se viven escenarios similares: entidades y municipios no cuentan con programas ambientales eficaces, con personal, equipo especializado y recursos para enfrentar el fenómeno generalizado de la degradación ambiental. La incapacidad política en los cuadros gobernantes se transforma en crisis, a pesar de que se diga lo contrario, muchos hipócrita y subterráneamente, se dedican a consumir el calendario para el que fueron designados y gastarse en pendejadas el presupuesto público que está a su disposición.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

20 de Mayo de 2019

 

EL LIBRO DE TEXTO

No sólo la reforma educativa tiene olor nauseabundo. Directores y profesores de educación básica alertaron que los tropiezos en la producción y distribución de los libros de texto gratuitos para el ciclo escolar 2019-2020 no sólo afectan su entrega oportuna a los casi 26 millones de alumnos de educación preescolar, primaria y secundaria del país, sino su contenido, proceso que amerita un año de anticipación y que hasta la fecha se desconoce quién, cuándo y cómo se diseñaron, porque para variar, parece que en el proceso nuevamente quedaron relegados los profesores y los centros escolares.

Antonio Meza Estrada, que encabeza la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (CONALITEG) señala que para el próximo año lectivo, cuyo inicio se tiene previsto el 19 de agosto, se deberán elaborar cerca de 200 millones de libros de texto, de los cuales 15 millones corresponden a materiales para preescolar; 105 millones para primaria y 53 millones para secundaria, además de 9 millones de ejemplares para telesecundaria y otros 9 millones de secundaria que financian los estados y, que deberán distribuirse en aproximadamente 220 mil escuelas del territorio nacional, tarea nada fácil que tiene que ser concluida el próximo 20 de julio; es decir, en menos de tres meses.

En su largo peregrinar, los materiales educativos recorren un complejo sistema de distribución a partir de los 233 almacenes regionales y 362 centros de acopio en la Ciudad de México, desde donde las autoridades educativas locales y las escuelas deben cubrir el último tramo de su distribución para llevarlo a las manos de los alumnos. Dicha labor requiere de 8 mil tráileres y camiones, de acuerdo con cifras oficiales. Francisco Bravo, director y profesor de primaria con más de 30 años de servicio, destaca que “los libros de texto deben estar en las escuelas antes de que concluya el ciclo escolar vigente, por lo que a finales de junio o principios de julio se nos convoca a acudir las direcciones operativas por los paquetes de libros”. El flete desde la bodega a los planteles corre por cuenta de cada escuela, con un costo promedio de 300 pesos por plantel, cerca de 66 millones de pesos cada ciclo escolar. Si bien es preocupante que el ciclo escolar pueda iniciar sin tener listos los libros de texto gratuitos, es mucho más grave que hasta la fecha se desconozca qué modificaciones aplicaron al contenido (la ley del “me canso ganso” o las teorías de “cero impunidad y tres pasos para acabar con la corrupción”).

CONALITEG destaca que para garantizar la producción de los libros de texto para el ciclo 2019-2020 se estimaba el consumo de 76 mil toneladas de papel, las cuales debían ser recibidas de enero a abril de este año. Detalla que para el ciclo 2018-2019 el programa requirió 70 mil toneladas de papel: 7 mil producidas por los dos molinos nacionales; 15 mil importadas, principalmente de Canadá, 21 mil adquiridas por editores y 27 mil por impresores. Se tenía previsto producir 15 por ciento de los ejemplares en el último trimestre de 2018 en la planta de la CONALITEG en Querétaro, y el restante 85 por ciento debía empezar su impresión en enero de este año con el apoyo de la industria privada nacional, por lo que la pasada administración recomendaba lanzar las licitaciones públicas nacionales a más tardar en octubre pasado.

Sin embargo, el gobierno de López Obrador, modificó el esquema de licitaciones, pues ahora, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mediante su Oficialía Mayor, es la responsable de todas las compras de la administración federal, lo que ha generado cambios en el calendario de las licitaciones del sector público. Pero ¡oh sorpresa!, en esta ocasión los contratos para la impresión de los textos se hicieron bajo la modalidad sin entrega de insumos y los impresores particulares también debían realizar la entrega de los materiales en los dos almacenes centrales de la CONALITEG, ubicados en Querétaro y Tlalnepantla, estado de México, lógicamente al no aceptar estas condiciones, el gobierno federal declaró desiertas las convocatorias para licitar la impresión de más de 52 millones de libros de preescolar y primaria, tras la noticia, el malogrado secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, imprudentemente aseguró que se dispersó la contratación de la producción se dispersó y entonces hay muchísimas más empresas trabajando en ello, lo que va a permitir que los libros se tengan a tiempo.

Más imprudente aun, afirmó que los contenidos anteriores no van a continuar, porque tienen una serie de cuestiones que no van con la filosofía y los valores que debe tener un mexicano: el sentido de solidaridad social y de responsabilidad, valores que se tendrán que ir plasmando en el modelo y programa de estudios por venir. Para Esteban y Andrés Manuel, la familia, la patria, la lealtad y la libertad son valores que o ya se perdieron o quedaran pendientes durante 6 años.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

13 de Mayo de 2019

 

PARA CAMBIAR EL RUMBO

En México, no habrá transformación, ni avance, ni regeneración del tejido social, si no se resuelve el problema de la educación, que dista de ser un asunto fácil o secundario; es central y complejo, tiene muchas aristas y complicaciones. Por lo pronto, la Cámara de Diputados aprobó la derogación de la llamada reforma estructural que el gobierno de Enrique Peña Nieto y los poderes fácticos interesados en el tema, impusieron mediante el llamado Pacto por México. Como es una reforma constitucional, están pendientes la aprobación del Senado y la de la mayoría de los congresos locales; pero tal parece que no habrá obstáculo alguno. El problema se centra en las críticas que hacen frentes opuestos. 

Los empresarios, señalan que persisten los riesgos de venta de plazas y de corrupción; los maestros de la CNTE, por su parte, consideran que no se abrogó la reforma peñista y que por tanto seguirán luchando hasta conseguir que no quede rastro de esa modificación a las leyes educativas. En épocas pasadas, el debate era entre la Iglesia y el Estado; ¿quién educa y para qué? Los liberales del siglo XIX, resolvieron el asunto con una congruencia impecable, el artículo 3º de la Constitución del 5 de Febrero de 1857, dice sencillo y claro: La enseñanza es libre; esto significó que todos podían enseñar y todos podrían educarse sin límites legales ni constitucionales; era la libertad de cátedra para los educadores y para los educandos, la libertad para estudiar si esa era su decisión. 

El Constituyente de 1917, cambió el enfoque; reconoció que la educación es un problema de la sociedad en su conjunto y en la redacción inicial del precepto, reiteró la enseñanza es libre y será laica la que se dé en establecimientos oficiales, prohibió a las corporaciones religiosas dedicarse a educar; y agregó que sería gratuita la enseñanza primaria impartida en establecimientos oficiales. La reforma de 1934 reconoció un punto fundamental:

Corresponde al Estado la función social de educar, pero suprimió la libertad de educación y la de cátedra al declarar que la educación será socialista en sus orientaciones y tendencias. En ese momento provocó un debate nacional tan álgido que estuvo a punto de iniciarse otra guerra cristera. Pronto las aguas retornaron a su cauce y la reforma en el gobierno de Ávila Camacho convirtió al artículo tercero, en una especie de declaración de principios de la República Mexicana. Quedó en nuestra Constitución: La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y la justicia; se estableció también que el criterio que orientará a la educación es este: será democrático, considerando a la democracia no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo.

En pleno apogeo del PRI, el debate sobre la educación dejó de ser ideológico y se hizo pragmático. Los temas centrales cambiaron el rumbo; se trató entonces del sindicato, las plazas, el control político, los operadores electorales y en el centro, en primer lugar, el dinero, y luego siempre el dinero. Aparecieron los líderes como dueños de la horca y cuchilla, para el control de los trabajadores de la educación. Pronto las posiciones políticas y el manejo de las cuotas sindicales se convirtieron en el centro de las pugnas gremiales. La CNTE fue la única resistencia a este nuevo concepto del problema e impidió que la reforma estructural de Peña Nieto y sus aliados se impusiera en el país. Ahora, con el triunfo de Morena y su candidato López Obrador, el rumbo debe cambiar nuevamente a pesar de las críticas que van de un extremo a otro. Ahora lo importante será, terminar con la gran corrupción que ha prevalecido en el sindicato oficial y encauzar el problema con base en valores y patriotismo. Impulsar la restauración y equipamiento de las escuelas, el pago justo puntual y suficiente a los maestros y el reconocimiento pleno a sus derechos como trabajadores al servicio del estado, donde la admisión, promoción y reconocimiento se relacionen con el potencial de sus capacidades aptitudes y experiencia, fortalecidas con la formación, capacitación y actualización que el Estado les garantice, sólo así, la formación, el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos será una realidad. Por el momento, no se ha resuelto todo, pero el enfoque es el correcto.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

06 de Mayo de 2019

 

 

 

MEMORANDUM

 

Tomando como pretexto que cuando las cosas se atoran o es demasiado lento el proceso legislativo, éstas se pueden resolver con documentos administrativos que arbitraria y concretamente nulifican ciertos acuerdos y/o contraindicaciones que provengan de las mayorías adversarias en los cuerpos legislativos, López Obrador, decidió emitir su “memorándum’’, oficio o lo que fuere, para tratar de resolver lo que no pueden destrabar sus aliados morenos en el Congreso y, de esta manera, “anular’’ la reforma educativa de Peña Nieto, sin consultar a su consejero jurídico, Julio Scherer Ibarra quien debió advertirle de las consecuencias en pro y en contra de una medida como la que tomó.

 

Según el punto de vista del ministro en retiro de la Suprema Corte, José Ramón Cossío, el documento es “fácilmente impugnable porque carece de fundamentación y motivación, pues no cita ninguna norma jurídica para sustentarlo’’. Es decir, López Obrador “olvidó’’ citar las leyes desde las cuales puede tirar leyes plasmadas en la Constitución a su capricho.  Según sus críticos, el presidente, no puede suspender la vigencia de un acuerdo constitucional.

 

Lo más serio de este asunto, es que López Obrador pretende no enfrentarse con la CNTE y sabe bien que los diálogos con ellos no han funcionado, por eso tal vez, declaró que de no lograrse acuerdos, simplemente emitirá uno que abrogue la citada reforma elaborada en el sexenio de Peña Nieto. El problema es que para cancelar una reforma constitucional no basta un decreto de abrogación, cancelarla significa que necesitaría el aval del Senado; de la Cámara de Diputados e incluso de las legislaturas estatales.

 

Derogarla sin contar con otra pactada, significaría regresar el control al gusto de los líderes sindicales ya sean del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, o de la llamada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y con ello, se volvería al eterno problema de la distribución de plazas en el magisterio, de las promociones a modo de profesores en el escalafón docente y los cambios de planteles. Consecuentemente, los jóvenes estudiantes perderán la oportunidad de tener no sólo una buena educación, sino de contar con los mejores maestros, pues el actual magisterio y sus sindicatos pretenden eliminar todo rastro de evaluación.

 

Para entender el balance negativo en nuestra educación, no debemos olvidar la llamada “revolución educativa”, iniciada en el sexenio de Miguel de la Madrid. Y que tras la crisis educativa con Salinas de Gortari y Zedillo se tuvo que llegar a Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica. Un pacto mediático que no consiguió mermar el poder del sindicato magisterial y, por lo tanto, no logró revertir la insatisfactoria calidad de los resultados y la inequidad en la distribución de los beneficios de la educación.

 

AMLO tiene poder, popularidad, mayoría en la representación popular y su partido aumentará en las elecciones por venir el número de entidades gobernadas bajo la franquicia de Morena. Pero debe tomar en cuenta, y que tiene que aprobar una reforma nueva, y no simplemente desaparecer la existente. Sin tiempo para esperar porque, dice el político tabasqueño, hay que hacer dos sexenios en uno. ¿Puede entonces, el poder hacer sentir su ley o puede la ley hacer sentir su poder? El memorándum tiene la palabra aun cuando sea por encima de la Ley.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

29 de Abril de 2019

 

ZAPATA

Como es bien sabido, al recordar el centenario del brutal asesinato de Emiliano Zapata, el héroe campesino, ha sido incluido en el catálogo de ejemplos históricos del presidente Andrés Manuel López Obrador, quién en el estado de Morelos y bajo el recuerdo del revolucionario sureño, fue recibido con el desacuerdo de los movimientos sociales de resistencia que se oponen a los diversos planes desarrollistas propuestos por el político tabasqueño.  

A él, su gabinete pleno y al gobernador, los recibió un activo rechazo a sus políticas sobre todo a aquellas referidas al proyecto integral de desarrollo que incluye la puesta en funcionamiento de una termoeléctrica a la que pobladores de la región se oponen desde hace años, contando inicialmente esta lucha de resistencia con el respaldo expreso de AMLO candidato presidencial, lo cual cambió diametralmente con el tabasqueño ya en la Presidencia de la República. 

En las marcadas diferencias que sostienen el gobierno federal y los pueblos en defensa de la tierra y del agua de Morelos ha de anotarse el significativo asesinato de Samir Flores Soberanes, quien era integrante del Consejo Nacional Indígena, miembro de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos y comunicador en la comunitaria Radio Amiltzinko. A Samir lo ejecutaron de cruel manera el 20 de febrero pasado, unos días antes de que se realizara en la región un tramposo ejercicio participativo organizado por el gobierno federal para tratar de suplir la realización de una consulta ciudadana con efectos legales y pulcritud operativa. Hasta la fecha, más allá de los vaivenes declarativos y judiciales acostumbrados en este tipo de acontecimientos criminales, no se ha avanzado en el señalamiento y castigo de los responsables intelectuales de este crimen en el que es imposible no considerar la probabilidad de móviles políticos.

Los únicos avances que se han tenido son los del partido del que es jefe nacional Hugo Éric Flores, el mismo personaje que al mismo tiempo es super delegado del gobierno federal en Morelos y quien además de manejar los programas federales en la entidad organiza el proceso de recuperación de registro de lo que ahora se llamará Partido Encuentro Solidario, luego que el Poder Judicial electoral no le concedió la restitución llana del organismo original, el Partido Encuentro Social, el verdaderamente conservador y reaccionario organismo aliado a la corriente de López Obrador.

No sólo en Chiapas, sino en otras partes del sur, se organiza la resistencia ante los planes de desarrollo que desde la visión empresarial y para satisfacer y compensar a los grandes capitales nacionales se han anunciado con un sentido impositivo que no se ha detenido ante la falta de dictámenes de viabilidad ambiental,  financiera y social y de consultas auténticas, legales, confiables, a los pueblos originarios y las comunidades que serían alcanzadas por proyectos como el Tren Maya, el corredor transístmico y las siembras maderables. Tal parece que la Tierra y Libertad de Zapata, han quedado en el olvido.

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

15 de Abril de 2019

 

COLOSIO Y NETFLIX

A propósito del 25 aniversario del asesinato a tiros de Luis Donaldo Colosio, sorpresivamente Netflix puso a circular una serie alusiva que intenta recrear los entretelones de aquel funesto episodio, pero que al mismo tiempo exhibe lo accidentado y turbio que resultó la investigación oficial del crimen. Para la mayoría de los mexicanos que vivimos aquellos tiempos, el documento puede recordamos o confirmarnos el descrédito del Estado y su sistema judicial. Pero para 40 millones de mexicanos que no habían nacido aún en marzo de 1994, el video es una muestra contundente de la manipulación y el engaño desde el poder. 

Los dos tiros que hace exactamente un cuarto de siglo surgieron del arma de Mario Aburto –según la versión oficial– no sólo segaron la vida de un sonorense ejemplar, el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de México, sino que trastocaron irremediablemente el devenir de nuestro país y provocaron costos de desconfianza, ineptitud, corrupción e incredulidad en el Estado que seguimos con terquedad pagando hasta la fecha. La versión inicial del tirador solitario, concebida y promovida desde lo más alto del poder político, y luego el cambio radical a la acción concertada y al complot, provocaron el desconcierto y el rechazo de una sociedad contrariada, agraviada y temerosa.

El ir y venir de las versiones y las hipótesis, las manoseadas averiguaciones del oficialismo dieron pie a todo tipo de rumores y especulaciones que crecieron, de manera irremediable, ante la imposibilidad o la falta de voluntad de la autoridad para cerrar un caso tan relevante, de manera satisfactoria. Asesino confeso en un principio, Aburto dijo después haber sido torturado durante los interrogatorios. Su versión de los hechos, sobre cómo victimó al candidato presidencial, cambio no una, sino varias veces, y sus contradicciones en las declaraciones ministeriales no fueron pocas.

Las versiones encontradas entre las distintas fiscalías especiales designadas para el caso colaboraron al enrarecimiento del ambiente político y social, en un contexto electoral precedido ya de otros homicidios como el del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en Guadalajara, el año anterior y el de José Francisco Ruiz Massieu, entonces secretario general del PRI, cometido meses después, ambos episodios violentos estuvieron encadenados a investigaciones y episodios tan inverosímiles como absurdos.

La desaparición del diputado Manuel Muñoz Rocha, que precedió a una historia de brujas, hechizos y visiones extrasensoriales, rayaron en lo chusco y enterraron definitivamente la confianza y la credibilidad en los procesos ministeriales y judiciales del Estado mexicano. De entonces a la fecha, en la sangrienta guerra contra el narcotráfico, han sido múltiples los casos donde el Estado ha tenido que investigar y siempre ha quedado a deber. Allí están como ejemplo: Ayotzinapa en Guerrero, o San Fernando en Tamaulipas,

El Estado no sólo ha sido incapaz de cumplir con su obligación, sino que ha pasado de ser el investigador, a convertirse en el principal sospechoso, cómplice y hasta culpable moral de los crímenes. Muchas han sido las pifias y los abusos. El presidente López Obrador y su equipo, tendrán que trabajar mucho y ofrecer resultados fehacientes para convencer, de otra manera, la impresión que nos queda, es que las investigaciones, como ocurrió en el tan terribles y delicados como Ayotzinapa en Guerrero, o San Fernando en Tamaulipas, caso Colosio, no podrán ser confiables ni creíbles mientras se realicen desde el poder.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

08 de Abril de 2019

 

 

TRES BOLAS Y DOS STRIKES  

Hablemos de beisbol: El cuarto bateador de México Andrés Manuel López Obrador, a pesar de su poder no pudo conectar un extra base e intentar el bateo libre, prefirió enfrentar a la tribuna “fifi” y el abucheo con pasión de miembro de un equipo en contienda y no de presidente de todos los mexicanos, incluyendo, desde luego y particularmente, de aquellos que no comparten sus políticas, discursos e ideas. El agresivo tolete mexicano que en su uniforme porta el nombre de Presidente, no está concentrado en producir carreras. 

Lo engañan aquellos lanzadores que, habiendo pagado un boleto en un estadio deportivo tuvieran a bien aplaudirle a rabiar o silbarle con similar entusiasmo. Y ese Presidente, patrimonio común de los mexicanos, debería respetar esos ejercicios, sin oponer el peso privilegiado de sus palabras para tacharlos o etiquetarlos negativamente. Debe estar por encima de chairos y fifís, en particular si advierte que esa terminología beligerante está ahondando la división social y provocando enfrentamientos. No bastan, desde luego, los llamados a la reconciliación y al amor y paz que hace ese toletero de poder cuando trata de sanar las dolencias de gobernadores de partidos contrarios a Morena que sufren rechiflas y maltratos en actos institucionales. 

Esos exhortos a la pacificación política nuestro mejor bateador debió aplicarlos cuando se topó con el sabido y recontra sabido rigor de los espacios públicos dedicados a los deportes masivos, donde la gente va a disfrutar de su predilección y no a escuchar o a aplaudir a políticos, sean del signo que sean. Las reacciones iniciales al primer abucheo público al cuarto tolete que también quiere hacerla de pitcher, han pretendido convertirlo en cualquiera de dos extremos: una muestra del creciente rechazo al político tabasqueño o una conspiración de antiobradoristas que le tendieron una trampa. Ninguno de esos extremos tiene sustento, a juicio nuestro.

El pitcher, cuarto bat o dueño de la pelota, López Obrador mantiene una alta popularidad y una plena confianza de la gran mayoría de los mexicanos, aunque en la loma de las responsabilidades, es evidente que subsiste una franja activa de ciudadanos que en legítimo ejercicio de sus derechos se oponen a las políticas de la llamada cuarta transformación. La luna de miel también tiene fases menguantes (de eso sabe muy bien Fernando Valenzuela). La dura realidad económica, la inseguridad pública creciente, la corrupción sin culpables (de primer nivel) en proceso de real castigo y los problemas presupuestales y de operación administrativa, podrían erosionar parte del gran capital político del tabasqueño.

En ese contexto, nuestro cuarto bateador el presidente de México más que responder burlonamente a la porción adversa de la tribuna, debería aprovechar ese momento para confirmar la altura de miras, que debe incluir el respeto a la diversidad. Los abucheos son ejercicio de la libertad de expresión. Ánimo Andrés, la temporada es larga tenemos que producir y no dejar a nadie en base, faltan corredores en posición de anotar, el pitcheo es clave para el triunfo de México, debemos tener brazos descansados y estar preparados para las series finales, sólo así llegaremos a ser campeones.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

01 de Abril de 2019

 

REGIÓN CENTROAMERICANA CARIBEÑA.

Los acontecimientos que se presentan en la región Centroamericana y del Caribe, afectan y afectarán aún más, a nuestra política exterior bilateral con Estados Unidos, Canadá, los países de la región y en foros multilaterales. La situación es un jaque para México, ante Washington como con Venezuela, hecho que rebota en otras relaciones bilaterales europeas y dejan a la vista una creciente desestabilización regional así como presiones extremas a nuestra frágil seguridad interior.

Para México, la primera llamada de atención pasó inadvertida, fue la novedosa experiencia del internamiento de delincuentes llamados Mara Salvatrucha, lamentables residuos de la guerra interna en El Salvador. Se sumaron a ella contingentes hondureños y de otros países que se preparaban para cruzar el territorio mexicano rumbo a Estados Unidos. En su fracaso y ante la crisis migratoria, las consecuencias fueron para México por ser país seguro como lo estamos viendo con los repatriados. Las debilidades de nuestra frontera sur y las simulaciones del gobierno de Enrique Peña Nieto quedaron al descubierto, su gobierno, tarde y mal se enteró de lo que se veía venir y sólo creo comisiones y suscribió convenios internacionales imposibles de funcionar que ahora son una loza más pesada que la del Pípila.

Centroamérica se estremece esa es la realidad: Guatemala con 20 precandidatos, enfrentará el próximo mes de junio, una conflictiva elección presidencial. Nicaragua sufre su lastimosa crisis de gobierno sin ver la luz urgente de salida. Honduras ya no soporta su extrema pobreza y expulsa refugiados. El Salvador, con un gobierno recién electo que obra arrebatado, sin experiencia y se define a favor de Estados Unidos. Costa Rica resiste los efectos migratorios desde Ecuador y Panamá y los económicos originados por la descomposición de su entorno propio.

Panamá, además de conflictos de gobierno y migraciones ve cómo China y el crimen internacional adquieren de todo y ello con el ojo celoso de EU encima, pues el canal recientemente ampliado es cada día más estratégico. Cuba mantiene serenamente el equilibrio en sus transiciones internas, detrás está Rusia con intereses muy claros en la isla, Nicaragua y Venezuela. En la imagen geopolítica caribeña no puede faltar Florida. Un estado de la unión americana decisorio electoralmente que los republicanos cuidarán a costa de lo que sea en beneficio de los comicios del 2020. Trump y el senador Marco Rubio rivalizarán en las primarias intentando ganar a como dé lugar el voto latino.

Colombia discurre sus problemas de narco y guerrilla y, estrena con Iván Duque Márquez un gobierno pro Trump a punto de emprender lo que sea contra Venezuela. Contra ella misma Jair Bolsonaro, el brasileño, espera sólo un guiño de Trump para agredir. Ecuador con un gobierno inestable, se ha convertido en punto de tránsito de migrantes africanos y asiáticos y con ello cobija toda manifestación de delito internacional. Además, en el Caribe existen una decena de islas/estado que se deben a Cuba y a Venezuela y que en los foros multilaterales repetidamente votan en contra del legítimo y fraterno interés mexicano. No pocos de esos pequeños países se han tornado parajes propios del crimen trasnacional que en la Rivera Maya Mexicana progresa a pasos agigantados.

La región es un caldero, pone de cabeza nuestra política migratoria, cuestiona la de seguridad pública y mantiene abierta la pregunta ¿a cargo de quién está la frontera sur? O acaso la situación justifica los medios. El muro de Trump.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

25 de Marzo de 2019

 

EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO

Hoy más que nunca, el Plan Nacional de Desarrollo, se desdibuja entre izquierdas y derechas, para dar lugar a un nuevo dilema: La globalización y el impacto que las sociedades industriales tienen sobre el equilibrio del ecosistema Planetario. Hoy, más que nunca, el uno por ciento de la población humana, es decir, el devastador embate de la oligarquía trasnacional, se extiende e intensifica por todo el planeta, destruyendo por igual a la naturaleza y a los seres humanos. La depredación ecológica y la explotación del trabajo humano continua conforme el capital corporativo doblega gobiernos de todo tipo para ponerlos a su servicio.

Este dilema, al ser ignorado por los gobiernos progresistas o de izquierda, de américa latina, se ha ido volviendo una bomba de tiempo que terminó explotándoles, aunado en varios casos a la corrupción de dirigentes y partidos. En el México de hoy, lo que está en disputa son los territorios y sus ricos recursos visibles y ocultos, las chispas que generan los incendios son justamente los conflictos socio-ambientales que surgen del choque entre los proyectos desarrollistas de las corporaciones privadas y estatales, y los proyectos de vida tejidos y arraigados por largo tiempo por las comunidades humanas, sus costumbres, su naturaleza y sus regiones.

Según la tesis de la investigadora de la UNAM Lucía Velásquez Hernández, se trata de 560 conflictos que han dejado una estela de violencia y muerte: 503 casos de defensores comunitarios agredidos entre 1995 y 2015 (amenazas, detenciones ilegales, agresiones físicas, criminalización), que alcanza los 125 activistas asesinados (datos de Global Witness y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental). El asesinato de Samir Flores (20/2/19), indígena nahua y uno de los principales líderes opositores al Proyecto Integral Morelos (gasoducto y dos termoeléctricas), es sólo uno de los cuatro defensores ambientales ultimados desde el cambio de gobierno. Antes fueron asesinados Estelina López Gómez (23/1/19) de la comunidad Santo Tomás de Amatenango del Valle; Rafael Murúa Manríquez (20/1/19), director de la radio comunitaria Radiokashana, y Manuel Martínez Bautista (24/12/18), de Yahualica, Hidalgo.

El plan nacional de desarrollo y el nuevo gobierno están obligados a enfrentar y tomar una posición diáfana sobre estas batallas territoriales. Cada concesión que la Cuarta Transformación (4T) hace a los proyectos desarrollistas del ogro industrial, tanto en su versión corporativa como estatal, devela una carencia de visualización de largo plazo, pues están en juego, no sólo los destinos de un sistema social, sino de todo un modo de concebir el mundo y de la especie humana misma. El entorno de las comunidades tradicionales no debe sacrificarse en aras del progreso y el desarrollo de la nación, y mucho menos a nombre de una consulta impuesta y orientada de antemano por el poder estatal.

La pregunta del ¿Por qué el nuevo gobierno comienza a repetir los errores de los regímenes progresistas de América Latina? nos conduce a un laberinto más complicado, a una carencia suprema: El Plan Nacional de Desarrollo es una caricatura de un programa político que demuestra que esta nación se está construyendo sin andamios, sin proyectos ejecutivos, ni maquinaria especializada, la mezcla es: Una consigna y promesa electoral, un líder visionario y pragmático, pero también solitario y limitado, y falta lo más importante una estructura fuerte basada en la discusión colectiva. Al cumplirse 100 días de mandato constitucional, no existe una claridad teórica, táctica y estratégica que oriente hacía la cuarta transformación, sólo vemos reacciones inmediatas a cada problemática, cuya repetición irá irremediablemente marcando una política vaga, confusa y contradictoria y, por tanto errática que irá minando los cimientos de la Nación.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

19 de Marzo de 2019

CRECIMIENTO Y DEUDA PETROLERA

Ante una desaceleración económica mayor a la estimada, el Banco de México (B de M), redujo la previsión de crecimiento para este año a un rango de entre 1.1 y 2.1 por ciento, seis décimas menos que su pronóstico previo y menor al promedio anticipado por analistas privados. El punto medio del crecimiento esperado por el banco central este año, es de 1.6 por ciento, inferior al 1.7 por ciento que en promedio anticipan analistas que participan quincenalmente en una encuesta de Citibanamex.

Los indicadores anunciados por Alejandro Díaz de León, gobernador del B de M, se basan en que al inicio de 2019, la actividad productiva, se vio afectada por eventos transitorios, tales como el desabasto temporal de combustibles en ciertas regiones del país, las interrupciones de las vías férreas en Michoacán y los conflictos laborales en Matamoros que acentuaron la desaceleración iniciada en el segundo semestre de 2018, tanto en las economías avanzadas como en las emergentes lo cual, condujo a un menor nivel del PIB al cierre de 2018 y generó a su vez, una menor base para el crecimiento en 2019, lo cual significará que la creación de empleos formales será de entre 620 mil y 720 mil, 50 mil plazas por abajo de lo previsto hasta ahora.

Para 2020 el intervalo de crecimiento también fue ajustado de entre 2 y 3 por ciento a uno de entre 1.7 y 2.7 por ciento. Además, tomando en cuenta la tendencia negativa que la plataforma de producción petrolera mantuvo hacia el cierre de 2018 y principios de 2019, fue que el banco central decidió revisar a la baja sus previsiones para 2019 y 2020. La junta de gobierno del BdeM, prevé que la inflación empiece a observar una tendencia a la baja a partir del tercer trimestre de este año a un nivel de 3.8 por ciento y a partir del cuarto trimestre confluya a la meta del banco central, de 3 por ciento más/menos un punto porcentual.

Se espera que persista la debilidad de la inversión debido a que las primas de riesgo se mantienen en niveles relativamente elevados. El gobernador del Banco de México recordó que al inicio de una nueva administración generalmente se presenta un rezago del gasto público, lo que puede afectar al crecimiento. Reconoció que otros factores de riesgo son que se observe una desaceleración de la economía y el comercio globales mayor a la esperada y, un deterioro en la calificación crediticia del país y, en particular, a la calificación de la deuda de Pemex, con el repetitivo argumento de que el plan gubernamental de rescate de esa ineficiente empresa, es contrario a las políticas de privatización del sector energético vigentes hasta el 30 de noviembre del año pasado.

En fin, parece que el crecimiento va a la baja y la deuda petrolera sigue creciendo, sin que sepamos que ha ocurrido con los corruptos ya identificados de esa empresa.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

11 de Marzo de 2019

 

YA BASTA…

No a la termoeléctrica de Huexca. La negación da pie al primer enfrentamiento político seco contra la Presidencia de la República. Ya basta, siguen las reclamaciones de opositores al Proyecto Integral Morelos (PIM), entre ellos, Jaime Domínguez Pérez y Jorge Zapata González, nieto del general Emiliano Zapata y ejidatario del municipio de Ayala. Critican que el gobierno federal, por conducto de la Secretaría de Gobernación y trabajadores estatales y municipales, haya sido juez y parte en la consulta del 23 y 24 de febrero, que fuera convocada por el gobierno y que se disfrazó extrañamente con dos caretas totalmente diferentes:

En las zonas directamente afectadas, el ejercicio se realizó con poca participación de la ciudadanía “de manera amañada, con los dados cargados y resultados poco confiables”, pues es el gobierno el que tiene interés en el sí, fue el que organizó la consulta, la vigiló, hizo el conteo de votos y emitió los resultados, sin que hubiera un órgano autónomo que se encargara de ello. Los resultados que dio a conocer el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no sorprendieron a nadie. El amargo sabor del fraude y del fracaso persisten: El pueblo sabio y noble, afirma que forma parte de la 4 T y que, “unido jamás será vencido” y que aun cuando sea acarreado, sin saber de qué se trata, tomó la decisión y se inclinó por el “sí estoy de acuerdo”.

Por el lado gubernamental, sin dejar de señalar que en los gobiernos pasados había una especie de indolencia, la consulta fue calificada como un buen ejercicio democrático. El presidente dijo: “Hago un llamado a todos para que cuando tengamos diferencias, se resuelvan con el método democrático. Estoy satisfecho, esto es mandar obedeciendo, que sea la gente la que decida, no tratar de imponer, no ir a bloquear las casillas, tomarlas, quemar las urnas”. En juego estaba, y sigue estando, una inversión de 25 mil millones de pesos que los mexicanos contribuyentes no podíamos dejar que se convirtiera en chatarra. El frente puntualizó: Les escandaliza el pequeño fuego que provoca la imposición de una consulta amañada o que se hayan roto boletas, pero no les importa el asesinato de nuestro compañero Samir Flores a causa de este proyecto.

La termo eléctrica de Huexca, debe entrar en operación, ya no al grito de “mexicanos al grito de guerra y al de Viva México”, sino a sus modos, giros, políticas, gritos y sombrerazos, al de “Me canso ganso” o, lo que “mi dedito indique”. Pero, aún falta esperar que se resuelvan los recursos legales que se han promovido contra el megaproyecto; revestir canales para que no haya pérdida de agua; establecer los esquemas de apoyo y proyectos productivos a campesinos; diseñar el proceso de disminución de la tarifa de energía eléctrica en Morelos y en los municipios de Tlaxcala y Puebla por donde atraviesa el gasoducto. Las protestas seguirán su curso.

No es algo súbito: desde 2012, el rechazo a los proyectos desarrollistas, está activo y el propio López Obrador dijo ser solidario con esa lucha. Hoy es Morelos, mañana podrá ser el Tren Maya, el corredor transítsmico, la siembra de árboles maderables y otros proyectos desarrollistas que se promueven para el desarrollo del sureste mexicano. Ya basta, son temas que con menos saliva y a pesar del pinche dedito, merecen un posterior análisis detallado y nuevos métodos democráticos. Ya basta, las comunidades tradicionales no deben ser sacrificadas en aras de una letanía neoliberal fundamentada en el progreso y el desarrollo de la nación, mucho menos, a nombre de consultas impuestas y orientadas de antemano por el poder estatal.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

04 de Marzo de 2019

 

 

ECOCIDIOS A LA MEXICANA

Hace algunos años, conocí a un ilustre pero iletrado gallego refugiado en México, Don pedro Amur afirmaba que: “Ecocidio es la muerte de los ecos”. No señores, la referencia es todavía más grave. El Ecocidio es el daño irreparable, la destrucción o la pérdida de ecosistemas de un territorio concreto, ya sea por mediación humana o por otras causas, Como consecuencia, el disfrute pacífico y la existencia de los habitantes de ese territorio, se ve severamente amenazada. Lamentable ante la falta de una cultura ecológica, ocurre, ha ocurrido y seguirá ocurriendo en muchos ecosistemas…. de nuestro hermoso país.

A título personal, organizaciones civiles, así como periodistas, intelectuales, artistas y académicos mexicanos y extranjeros advirtieron que las termoeléctricas que promueve el gobierno en Huexca, Morelos, forman parte de un ecocidio que generaría consecuencias nefastas para la tierra, el agua y la salud de los pobladores de algunas comunidades de Morelos, Puebla y Tlaxcala, que ya dieron su punto de vista y manifiestan su inconformidad.

Ellos al igual que nosotros, lamentan, que el presidente Andrés Manuel López Obrador esté faltando a la promesa hecha en campaña de frenar las mencionadas termoeléctricas, que forman parte del Proyecto Integral Morelos (PIM) que pretende ser impuesto mediante consultas que no cumplen la normatividad nacional e internacional. y que [...] se estén convirtiendo en el modelo a seguir para otros proyectos de despojo, como el Tren Maya y el Corredor Transístmico”.

Dichas consultas tendrán que ser previas, libres, informadas, culturalmente adecuadas y de buena fe. Cualquier ejercicio que se aleje del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, del que México es firmante, será una simulación.

En Morelos, Puebla y Tlaxcala, no sólo está en riesgo el agua de la región, de ríos, mantos acuíferos y pozos se extraerán millones de litros diarios para la termoeléctrica, pero, además, el gasoducto cruza por zona de riesgo volcánico. Octavio Rosas Landa, académico de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), subrayó que el PIM ya ha tenido un impacto negativo por donde pasan sus obras, como el que a los lugareños les ofrezcan cantidades ínfimas por sus tierras (35 mil pesos por un permiso de 30 años) o se les intimide y agreda para que acepten el trato.

El experto en temas de agua y megaproyectos señaló que las únicas beneficiarias del PIM serían las compañías europeas que recibieron los contratos de construcción –como la española Endesa y la italiana Bonatti–, cuyos responsables incluso modificaron un mapa de riesgo hecho por el Instituto de Geofísica de la UNAM para simular que las obras pueden realizarse sin peligro.

Estamos totalmente de acuerdo con él, considera que la prisa del actual gobierno por terminar con las termoeléctricas puede deberse al temor de que las empresas concesionarias demanden al gobierno mexicano si las obras se cancelan, como sucedió con las del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), pero estimó que la prioridad debe ser el respeto a las garantías de los pueblos afectados. En Huexca, población que se rige por usos y costumbres, acordaron decir no al ecocidio y a la termoeléctrica y determinaron que, “dado que ya tomaron una decisión en asamblea, la consulta organizada por el gobierno federal no es necesaria”. Si ya nos consultamos, entonces, ¿para qué otra consulta?

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

25 de Febrero de 2019

 

EL JUICIO

Después de tres meses en juicio, con tufo a telenovela policiaca o a serie empolvada o de temporada en Internet, el pasado martes 12 de febrero, con 56 testigos, fotografías, grabaciones y mensajes de texto interceptados, al jurado no le quedó ni una duda razonable: Guzmán Loera es un criminal, no sabemos si a estas alturas exista alguien que dudara de eso, pero la noticia es qué a sus 61 años, el narcotraficante más famoso del último cuarto de siglo morirá en prisión. Así lo confirma la condena a cadena perpetua que se prefiguró en un jurado de Nueva York como sentencia firme de culpabilidad en su contra.

El veredicto de pena de muerte en contra del capo mexicano es una buena noticia porque se hace justicia y se repara en cierta medida a las víctimas del Chapo. Es uno de los logros más visibles para las autoridades estadounidenses en la lucha contra el narcotráfico desde que esta empezó en los años setenta; es una victoria legal frente al dirigente de un cártel que sobrevivió y prosperó durante décadas gracias a sus habilidades empresariales, actos de violencia brutal y sobornos a funcionarios mexicanos, pero, lo más probable es que ese veredicto tenga poco efecto a largo plazo en el Cártel de Sinaloa o en el esfuerzo más generalizado de detener el narcotráfico, porque este fenómeno, no es el resultado de la ambición de un puñado de campesinos-empresarios que se repartieron el país, y los cárteles hace tiempo que tampoco son, si alguna vez lo fueron, organizaciones dependientes de un solo capo. El narcotráfico es un fenómeno que engloba supervivencia, ascenso social, identidad, millones de dólares, violencia, corrupción e impunidad.

Declararlo culpable no tendrá ningún impacto en la vida y muerte de los mexicanos. El Chapo es solo el símbolo de esa cruel, malsana y compleja realidad que azota con brutalidad a México desde hace décadas, su caída puede mandar un tibio mensaje contra la impunidad. Lo que no hará es mermar ni un ápice el tráfico de drogas hacia el norte, el de armas hacia el sur, las inmensas ganancias que produce un gramo de cocaína y, lo fundamental, nada importante cambiará en el mapa del narcotráfico, las drogas nunca dejaron ni dejaran de moverse por la frontera entre México y Estados Unidos.

Desenlace absolutamente previsible el anunciado en Brooklyn, al final de un juicio. Banquillo de acusados con un solo partícipe de una relación necesariamente bilateral: el monstruo criminal mexicano, nacido en Badiraguato, Sinaloa, como solitario corruptor; la producción y comercio de estupefacientes como vía de un solo sentido, excluyendo a los consumidores estadounidenses y a la correspondiente corrupción de policías, administradores y órganos institucionales del vecino país.

Me queda claro, cuando el supuesto rey cae, hay una nutrida nobleza preparada para sustituirlo. El negocio seguirá adelante. El imperio que Guzmán Loera construyó se mantiene intacto en manos de sus hijos y de su socio Ismael “el Mayo” Zambada García, los consumidores estadounidenses seguirán recibiendo las cargas narcóticas como si cayeran del cielo por milagro, asépticamente, sin pecado concebidas. Estados Unidos continuará con la hipócrita narrativa unidireccional de los malos del sur y, a pesar de la supuesta cuarta transformación y la guardia nacional, la violencia en México no disminuirá. Esto no es una predicción: es algo que ya vivimos, algo parecido al juicio final donde la narrativa indica el apocalipsis.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

18 de Febrero de 2019

 

 

CONFRONTACIÓN RIDÍCULA

Buena parte de la opinión de penetrante mirada, entró de lleno a su nueva veta descubierta: Andrés Manuel López Obrador (AMLO) abandona la ley, la norma, para treparse y regodearse en el púlpito. Poco parecen importarle las cifras, los datos duros, las mismas costumbres burocráticas y, menos aún, las instituciones. Se eligió a un personaje que solicita creyentes, no ciudadanos, es la santa conclusión. Ahora no se tiene un líder político mesurado, sino un mesías que tira homilías mañaneras. Desgrana, sin restricción alguna y, una tras otra, sus moralinas consejas hasta marear a cualquiera que ose oírlo en su solitario proscenio de Palacio Nacional donde sus pasiones, simplemente van porque van. Escasos meses de gobierno transcurridos son suficientes para situarlo en la picota que él mismo ha levantado y merece. Se lo ha buscado con ahínco, día tras día, sin descanso obligatorio que valga. Será, de aquí en adelante y según tal narrativa, un presidente incontrovertible en sus aficiones y ocurrencias. De nada le servirá pedir perdón por equivocaciones, tampoco al reconocer errores, aunque ya lo haya hecho.  

Así lo hizo con Felipe Calderón Hinojoza, después de tirar la piedra y esconder la mano, AMLO prefirió ofrecerle disculpas al ex presidente panista michoacano, a quien había incluido en un sinnúmero genérico de políticos y funcionarios del pasado que habrían cometido actos de corrupción, conflicto de interés y tráfico de influencia. Desmontó así, el riesgo de una confrontación ridícula con expresidentes, pero insistió en que si no es ilegal, si es inmoral, que ex presidentes se hayan ido a trabajar a diversas empresas, algunas beneficiadas durante sus mandatos, por la información privilegiada y estratégica que tienen del país y que por su cargo establece relaciones. 

No sólo el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, también el ex mandatario Ernesto Zedillo Ponce de León trabajó al concluir su sexenio para una de las empresas que privatizó. “No se vio bien, no es ético. Zedillo promueve la privatización de los ferrocarriles, termina su mandato y se va a trabajar de asesor a una de las empresas que se beneficiaron. En redes sociales, Calderón Hinojosa agradeció la disculpa de López Obrador y ni tardo ni perezoso, respondió en su cuenta de twitter: Potenciales conflictos de interés se evitan con el plazo de ley. No resolvería el no laborar para empresas extranjeras, puesto que sobre las nacionales el gobierno tiene incluso mayor poder. Y si lo correcto fuese no trabajar para ninguna compañía, ¿de qué viviría un presidente honesto?

Que hipócrita, Calderón sabe bien que, en julio de 2016, cuatro años después del término de su gestión, se integró al consejo de la empresa Avangrid, una de las principales generadoras de electricidad en Estados Unidos y subsidiaria de la multinacional Iberdrola, de origen español en calidad de consejero, cual si hubiera sido un pago por favores recibidos por esas empresas. La lista es interminable: Georgina Kessel Martínez quien fue secretaria de Energía y presidenta del consejo de administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) y designada directora general del Banobras hasta el término del sexenio de Calderón, se incorporó como consejera independiente de Iberdrola el 24 de abril de 2013.  Carlos Morales Gil quien durante casi 10 años estuvo al frente de Pemex Exploración y Producción, fue nombrado director general de PetroBal, nueva empresa enfocada en la exploración y producción de hidrocarburos, constituida para aprovechar las oportunidades de la apertura energética. Tal  vez, para evitar otra confrontación ridícula, ya debe entrar en acción la nueva fiscalía general de la Nación. ¿No cree Usted? 

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

11 de Febrerp de 2019

 

EL DRAMA HUACHICOLERO

El gobierno de la Republica afirma que después del estallido de un tramo del ducto Tuxpan-Azcapotzalco, en el poblado de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, cuyo trágico saldo luctuoso aún no ha sido enteramente cuantificado, la economía, la producción y el consumo en el país, transitan sin efectos mayores provocados por el drama huachicolero. De acuerdo con los diálogos matutinos presidenciales, en todo caso, el recuento de daños podrá hacerse, con relativa calma y sin aspavientos e intercambios estridentes, para no apagar “fuego con fuego” y ser atendidos por el mandato Constitucional.

Queda pendiente conocer la magnitud de los efectos negativos del desabasto en regiones como el Noreste y el Bajío, en entidades como Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Michoacán y Nuevo León y, en ciudades de gran importancia como las zonas metropolitanas de Monterrey y Guadalajara. 

Desde otra óptica, el trágico desenlace de San Primitivo, que sacudió no sólo al estado de Hidalgo, sino a todo el país, es una muestra más de que el robo de combustible, agudiza el fenómeno delictivo que ha echado profundas raíces en una parte considerable de la población y en amplios sectores de nuestra sociedad que no encuentran la ruta del bienestar. Ciudadanos comunes pertenecientes a estratos económicamente sumergidos, durante muchos años desatendidos por el Estado, carentes de ingresos y huérfanos de posibilidades de crecimiento personal y colectivo, se cuelgan de las acciones de los ladrones de combustible a gran escala, incurriendo así en una conducta tipificada como delito y lo más probable es que en muy poco tiempo, el huachicoleo amerite prisión de manera oficiosa ya tipificado como delito grave ya que, sin importar si unos lo hacen de manera consciente y voluntaria, y otros coaccionados por la delincuencia, en la práctica en ambos casos se configura un ilícito. La participación activa de centenares de hombres, mujeres, niños y jóvenes provistos de toda clase de recipientes en las tomas clandestinas abiertas por los huachicoleros deja en claro que el problema va más allá de un robo que permite el enriquecimiento de un nutrido grupo de malhechores.

Desde luego, la actividad de los llamados huachicoleros ocasiona la mayor sangría de hidrocarburos que sufre Petróleos Mexicanos, incluidos en ese rubro desde quienes extraen enormes volúmenes de gasolina mediante la ordeña de ductos, hasta quienes desde el interior de la empresa facilitan esas operaciones ilegales o en el mejor de los casos fingen ignorarlas. Pero al margen de las sanciones legales, la participación de comunidades enteras en la sustracción y comercialización de un recurso que pertenece a la nación nos induce a reflexionar sobre la complejidad del asunto tomando en cuenta sólo tres aspectos:

Primero, es incomprensible que el vacío dejado por los distintos gobiernos federal, estatales y municipales en los estados de la República donde el fenómeno es más pronunciado ha sido llenado por la ilegal industria del comercio de huachicol que rebasa la capacidad de respuesta de las autoridades en turno. Segundo, la economía informal del municipio de Tlahuelilpan, celebró por fin la llegada de aquella riqueza, el manantial de gasolina se volvió en pretexto y foco de una fiesta popular. La población se enjugó en el lujo embriagante de su derrama y terminó en unos minutos, siendo consumida por las voraces llamas y la cruel desgracia. Tercero, como sucede en todos los grandes desastres, la miseria, tragedia y el dolor de Tlahuelilpan son un espejo donde se refleja nuestra sociedad entera. Aunque la templanza pueda llevarnos a ilusiones vanas, la efectiva gravedad del asunto no tiene solución fácil y tal parece que seguiremos pagando justos por pecadores.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

28 de Enero de 2

 

HABEMUS FISCAL

Desde hace tiempo y como estaba previsto, el peregrinaje de senadores, especialistas, colectivos de la sociedad civil y ciudadanos en consulta llegó a su punto de origen: el primer fiscal general de la nación si es un personaje absolutamente cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador. Es decir, en términos coloquiales un “Fiscal Carnal”.

 

De los diez nombres enviados por el Senado a Palacio Nacional para que el titular del Ejecutivo desechara siete, se mantuvieron los que todo mundo involucrado en el asunto sabía desde el principio: Bernardo Bátiz, Alejandro Gertz Manero y Eva Verónica de Gyves, esta última con carrera profesional propia, aunque sus adversarios usaron en su contra el hecho de ser esposa de Rafael Guerra Álvarez, quien fue defensor de AMLO durante el episodio del desafuero de éste en el gobierno capitalino y en noviembre pasado fue electo presidente del tribunal capitalino de justicia. Con ese antecedente y por razones que nunca conoceremos, Eva Verónica no recibió ningún voto.

 

Durante todo este peregrinaje estuvo a la cabeza el maestro Bátiz, quien recibió nueve votos, un jurista respetado, honesto y equilibrado. Fue panista, y dejó esa adscripción en 1992 (en pleno amasiato político de Carlos Salinas de Gortari con dirigentes de Acción Nacional como Diego Fernández de Cevallos y Luis H. Álvarez, este último, entonces, jefe nacional del partido) junto con Pablo Emilio Madero Belden, José González Torres (estos dos, dirigentes nacionales y candidatos presidenciales del blanquiazul), Jesús González Schmal, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos y José Ángel Conchello, entre otros. Eran miembros del Foro Democrático, también llamado Doctrinario. Más adelante, Bátiz ligó su vida política a López Obrador, con quien fue procurador de Justicia en el entonces DF y, posteriormente, le acompañó en los diversos y complicados lances del persistente político tabasqueño.

 

A las posibilidades de Bátiz (82 años de edad, chilango, cuatro veces diputado federal y diputado constituyente de Ciudad de México) se opuso siempre la figura creciente de Alejandro Gertz Manero, chilango también de nacimiento, hace 79 años, ha sido coordinador de la campaña nacional contra el narcotráfico en 1996, en el contexto de la temida Operación Cóndor; secretario de Seguridad Pública en la administración capitalina, con Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles (1998-2000) y, en la federal, bajo la presidencia del conservador Vicente Fox Quesada (2000-2006). Además, se desempeñó como diputado federal entre 2009 y 2012 por el extinto partido socialdemócrata Convergencia.

 

Favorecido por el Senado con 91 votos a favor, la mayoría del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Gertz Manero, sin gozar del aprecio a las virtudes del maestro Bátiz, siempre fue reconocido por su innegable habilidad para irse colocando en cada vez mejores posiciones del cuadro de trabajo de López Obrador. Originalmente se hablaba de Gertz Manero como principal aspirante a la coordinación general de la Fiscalía, que según el artículo 14 de la Ley Orgánica de esa institución está en el segundo escalón, apenas por debajo del propio fiscal. Luego de la poderosa coordinación general están las fiscalías especializadas en materia de derechos humanos, en delitos electorales y en combate a la corrupción. Además, conforme al artículo 11 de la misma ley, a ese coordinador general correspondería actuar en sustitución o suplencia del fiscal general de la República, de conformidad con lo previsto en la presente Ley. Ahora lo que nos falta conocer es si Gertz Manero y quien será ese segundo escalón tienen los pantalones para no proteger al poder y romper el monopolio de la acción penal, que quita el derecho a defendernos.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de Enero de 2019

 

LA SUPREMA CORTE

No cabe la menor duda, el tema del huachicol, que existe por lo menos hace 25 años, desvió nuestra atención en otro tema álgido: los salarios entre poderes. Al respecto, los 11 ministros que integran la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acordaron disminuir 25 por ciento sus salarios para este año respecto del que recibieron en 2018, con lo cual pasarán de percibir 269 mil 215 pesos mensuales a 201 mil 750, y la medida se aplicará desde esta primera quincena del mes de enero.

Tras una sesión privada llevada a cabo en la sede de la SCJN en Ciudad de México, los ministros llegaron a un acuerdo, y falta que se fijen los salarios que percibirán otros integrantes del Poder Judicial de la Federación (PJF), como los magistrados electorales de la Federación, los magistrados y jueces de circuito, aunque ello se establecerá a partir de las negociaciones y acuerdos a que se llegue con los integrantes del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El ministro Arturo Zaldívar, en su calidad de presidente de la SCJN, dio a conocer que la disminución salarial fue acordada de manera voluntaria por los 11 ministros y la medida también alcanzará a quien sustituya a la ministra Margarita Luna Ramos, quien pasará a retiro el 18 de febrero de este año y su cargo será ocupado por quien designe el Senado a propuesta del Presidente de la República. De esta manera los salarios de los ministros de la Corte pasan de 269 mil 215 pesos al mes a 201 mil 750, lo que significa una disminución de 67 mil 303.75 pesos. Por año esto significa que dejarán de percibir 807 mil 645 pesos, con lo cual sus ingresos pasan de 3 millones 230 mil 580 a 2 millones 422 mil 935 pesos.

La Cámara de Diputados acordó en diciembre pasado en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 que los ministros obtuvieran los salarios fijados en 2009 (en este caso como Margarita Luna Ramos y Luis María Aguilar) y que ascendían a 4 millones 169 mil pesos, mientras los nombrados a partir desde 2010 (Alberto Pérez Dayán, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Eduardo Medina Mora) podían obtener ingresos anuales de 3 millones 53 mil 608 pesos. Sin embargo, desde 2011 –durante la presidencia de Juan Silva Meza–, los integrantes de la SCJN llegaron a un acuerdo interno para que todos los ministros ganaran el mismo salario base. En ese contexto, durante 2018 cada uno de los togados obtuvo 269 mil 215 pesos de ingreso neto mensual.

Con ese referente y ante las críticas que se realizaron desde el Congreso, el Poder Ejecutivo y diversas organizaciones sociales a los altos sueldos de los integrantes del PJF, el ministro Arturo Zaldívar dio a conocer el acuerdo; sin embargo precisó que los artículos 94 y 123 constitucionales establecen que durante su encargo no se pueden disminuir los salarios de ministros jueces y magistrados y que a trabajo igual debe corresponder salario igual.

Por ello, señaló, “las percepciones que reciben los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación no pueden ser diferenciadas ni pueden ser disminuidas por actos provenientes de los otros poderes. Ello no impide que en ejercicio de su independencia y autonomía de gestión presupuestal, la SCJN ejerza una autorregulación de las remuneraciones de sus integrantes bajo los principios de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez que la propia Constitución establece, sin importar lo que el titular del ejecutivo federal señale. El mensaje es que los ministros también saben decir “Me Canso Ganso” y que esta postura, está más clara que el agua o por lo menos así nos lo hacen creer.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

14 de Enero de 2019

 

DE NUEVO ELBA ESTHER

En agosto pasado, la maestra Elba Esther Gordillo, fue puesta en plena libertad, exonerada de los cargos de operaciones con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada y defraudación fiscal. Desde entonces, la ex lideresa ha retomado sus fuerzas y reitera su pretensión de retomar el control del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), el mayor del país y de América Latina, que dirigió por propia mano o por interpósita persona entre 1989 y 2013. Fiel a sus tradiciones, procura presentarse en sintonía con el titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador y según ella, con el único afán de construir nuevos liderazgos surgidos del voto libre, incluyente, secreto y universal.  

Señala por añadidura, que el país cambió en su manera de hacer y entender la política, y que quienes representaron la farsa y la simulación han agotado su tiempo, deben irse, se están yendo, en referencia a los integrantes de regímenes políticos del Revolucionario Institucional y de Acción Nacional en los que ella y otros líderes eternos, sin lugar a dudas, fueron destacados protagonistas. 

Ante el inadmisible posicionamiento de la maestra chiapaneca, senadores de varios partidos, en respaldo a la postura presidencial, se manifestaron porque sean los propios docentes quienes tomen las decisiones sobre el liderazgo del gremio, apreciación con la cual coincide, sin tener la razón, el secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán, quien señaló que tal liderazgo debe surgir, como en el resto de los sindicatos, de elecciones libres y democráticas. Ya veremos si esto es cierto ya que, estos señalamientos contrastan con la trayectoria del liderazgo de la maestra Gordillo, impuesto a los maestros del país por Carlos Salinas y perpetuado en el control del sindicato con procedimientos patrimonialistas y clientelares, cuando no por medio de asambleas dominadas por golpeadores a sueldo.

Necesariamente tenemos que señalar, que esos a los que la propia Gordillo calificó de representantes de la farsa y la simulación fueron sus protectores, estrechos aliados políticos y beneficiarios de sus maniobras electorales, y que gracias a esas relaciones pudo ejercer una influencia decisiva en los mal recordados gobiernos tanto del PRI con Salinas y Ernesto Zedillo, como del PAN con Vicente Fox y Felipe Calderón.

La ex lideresa además de ser una piedra más en el zapato de López Obrador, ha sido un ejemplo destacado del fenómeno conocido como charrismo, donde las agrupaciones sindicales son utilizadas por parte de los presidentes en turno como instrumentos de control político y granjas maquiladoras de votos; a cambio de esos favores, los líderes charros han gozado de una impunidad total para enriquecerse, reprimir disidencias y rivalidades internas, además de controlar negocios y ramas de la administración pública, ello, a pesar de la promesa del presidente de la Republica de que “esto se acabó” y de no interferir en los asuntos internos de los sindicatos.

Mientras tanto, al iniciar el año, la tan cacareada reforma educativa sepultada ya por la esperanza transformadora, seguirá en su insípido juego y como si fuera regalo de los Reyes Magos, nos hacen creer que al margen de la correlación de fuerzas que debe existir entre la propia ex dirigente, y las corrientes democratizadoras agrupadas en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la disyuntiva entre democratizar al SNTE o volver a ponerlo en manos de la maestra y su grupo de seguidores, corresponde única y exclusivamente a sus afiliados. El resultado de todo este pozole sindical, lo veremos muy pronto al manifestarse de nuevo, el magisterio disidente en las calles.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

07 de Enero de 2019

 

CONSPIRACIONES JUSTICIERAS

Ansioso de promover su próxima consulta de reafirmación, Andrés Manuel López Obrador, ofrece cada vez que puede, la mayor y mejor exposición pública de su visión y razonamientos en la parte final de su largo recorrido como político opositor. Con 16 días transcurridos y con el poder presidencial en la mano, quizá se ha dado cuenta que necesariamente debe ajustar o modificar las posturas propias de la recolecta electoral. 

Triunfante en julio pasado merced a una profusión de votos deseosos, sobre todo, de poner fin a la terrible etapa de saqueo de la riqueza pública que encabezó Enrique Peña Nieto, pero que han practicado, en diversa medida, casi todos los anteriores ocupantes de Los Pinos, López Obrador en el contexto de la República Amorosa, mantiene su postura original de perdonar a los causantes de la crisis nacional y ver hacia adelante, en un lance sintetizado en la frase popular de “borrón y cuenta nueva” o como la preferida de él “Me canso Ganso”.

Lo más interesante del asunto fueron las observaciones y condicionamientos que expresó el presidente: “si se abrieran expedientes contra los corruptos sería necesario alcanzar a los de arriba, y ello podría implicar el conspirar contra la estabilidad política del país”. Terrible realidad de un país sería, bajo esa línea de argumentación, que el entramado de un país, su estabilidad, dependiera de la intocabilidad de los grandes corruptos. 

López Obrador advirtió: “Desatamos…, nos empantanamos, se suelta la confrontación entre los mexicanos, porque tendríamos que enjuiciar a Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, y habría demasiado escándalo, y no podría hacer lo que quiero hacer para acabar con la corrupción (...) Le haríamos más daño al país que beneficios si desatamos una cacería de corruptos”.

Una primera reacción a estas palabras puede ir del desconsuelo a la ira. Todo el poder derivado de las urnas como son: Presidencia de la República, mayoría dominante en el congreso federal, gubernaturas y congresos locales, resulta impotente ante los mercados que dieron muestra de su fuerza ante el intento de corregir el sistema de comisiones bancarias y la necesaria estabilidad política.

En ese contexto de crudo pragmatismo es explicable la injustificada insistencia de AMLO en proclamar respeto a Enrique Peña Nieto (EPN), convencido de que éste propició o permitió las condiciones electorales adversas a un nuevo fraude electoral. Por ello, EPN se encamina al tranquilo disfrute de su retiro, al igual que la mayoría de sus compinches. Para el presidente tabasqueño, todo se puede mover y remover, menos la estabilidad política del sistema, la cual,  no acepta conspiraciones justicieras. ! Felices fiestas decembrinas!

Línea directa regresará el próximo mes de enero, deseando a sus lectores y colaboradores una temporada llena de alegría y un nuevo año, lleno de nuestros mejores deseos.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

17 de Diciembre de 2018

 

BIENVENIDO PRESIDENTE

Bienvenido señor presidente: En su recién iniciado mandato, llaman la atención las diferencias entre los secretarios de turismo y el de comunicaciones y transportes respecto a vuelos nacionales e internacionales y el tema de la recompra de bonos relacionados con el proyecto aeroportuario de Texcoco, que sigue en obra, mostrando la fragilidad del poder político ante las reacciones o maniobras de los mercados, pero además, hay cuatro temas muy significativos para la vida nacional que demandan mayor atención ya que a su alrededor, ronda peligrosamente el derecho de la duda y la desconfianza:

Las diferencias de varios gobernadores estatales ante la operación de los súper delegados de la administración federal: El forcejeo político tiene como puntos de referencia el federalismo y la extendida corrupción que en los estados es tolerada o ejercida por los gobernadores, quiénes a su vez, demandan respeto pleno al poder constitucional que ejercen y que sienten amenazado por súper delegados federales que casualmente fueron sus contrincantes electorales o parecieran encaminados a serlo. En materia de seguridad, la llamada Guardia Nacional, sin fundamento legal alguno e incluso sujeta a una próxima consulta ciudadana, ya funciona abiertamente, bajo absoluto control de mandos militares y, según quejas de algunos gobernadores, ellos son sólo meros testigos a distancia. Usted ha dicho que respetará las decisiones de los mandatarios estatales, pero advierte que cada gobierno deberá ejercer las funciones que les corresponden. Queda entonces la duda de su polémica declaración.

Miles de servidores públicos se ven afectados por la reducción de sueldos y prestaciones: La iniciativa de abrir procesos judiciales contra la reducción forzosa de los sueldos de servidores públicos provino justamente del ámbito del Poder Judicial. Hay una resistencia declarativa y, ahora, jurídica, frente a la determinación presidencial aprobada por el Poder Legislativo, de que nadie pueda ganar en las instancias públicas más que el propio presidente de la República. Ya se verá si los opositores a tal austeridad obtienen un triunfo judicial y lo que significaría una decisión así, de jueces, magistrados y ministros, en la relación con el Poder Ejecutivo. Según usted, quienes deberían impartir justicia se equivocaron y dan un mal ejemplo al ordenar la suspensión de los efectos de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. Queda nuevamente la duda de su declaración y la falta de unión de los Poderes.

El incremento de la violencia criminal: Nadie podría estimar que la violencia criminal habría de disminuir o extinguirse en el corto plazo. En diferentes partes del país continúan las sumas acumuladas de muertos y ejecutados que confirman la inercia hasta ahora imparable del crimen organizado y su relación con mandos policiacos y de fuerzas armadas. Sólo para darle la bienvenida, en Guadalajara, en horario coincidente con el final de un sexenio federal y el inicio de otro, fueron lanzadas dos granadas de fragmentación al interior del consulado de Estados Unidos, por suerte, la detonación no provocó víctimas de lo contrario, tendríamos a Trump y sus tropas en nuestro territorio. El mismo día, una llamada telefónica alertó sobre la presunta existencia de una bomba frente al palacio municipal de Celaya, Guanajuato, sin que hubiera mayor consecuencia que el retiro provisional de asistentes a esa plaza. El miedo, la duda y la desconfianza quedaron presentes. 

Universidades públicas sin presupuesto: El supuesto recorte al presupuesto para el ejercicio 2019 encendieron los focos rojos en los círculos académicos del país. La precaria situación financiera que ha colocado a varias universidades públicas al borde de la quiebra, está plenamente documentada, muchas de ellas tienen severas deudas con el fisco y con proveedores, sus instalaciones y sus plantas docentes, de investigadores y de trabajadores administrativos van a la baja. Lo cierto es que el recorte al presupuesto de universidades, sembró la semilla de la desconfianza entre el estudiantado universitario. Bienvenido presidente.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

10 de Diciembre de 2018

 

LA VIDA NACIONAL

Después de treinta años de intensa lucha, tenacidad y sobre todo paciencia, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con el respaldo de su contundente triunfo en la elección del pasado primero de julio y guiado por la voluntad y la esperanza de imponer un cambio político-social, para acabar con el poder de la oligarquía, se comprometió con el juramento al que lo obliga la Constitución, al cual introdujo el concepto de democracia. Se convirtió así en mandatario constitucional y continuó el ceremonial descrito también en la Carta Magna. Sin el Estado Mayor Presidencial (EMP), la guardia de honor de las fuerzas armadas estuvo a cargo de tres cadetes, de los heroicos Colegio Militar y del Aire, y de la Heroica Escuela Naval Militar. Previamente, Enrique Peña Nieto, se despojó de la banda presidencial, la entregó a Porfirio Muñoz Ledo, quien la sostuvo al frente durante unos segundos, como si se tratara de un objeto de ofrenda y la entregó al Presidente de la República quien, la llevó al pecho y, asistido por un cadete del Heroico Colegio Militar, se la ajustó. Extendió los brazos agradecido y los cientos de asistentes le respondieron con aplausos y ovaciones: ¡Presidente, presidente, presidente! ¡Es un honor estar con Obrador!

Ya investido con la banda presidencial, Andrés Manuel López Obrador expresó ante el Congreso de la Unión: “No tengo derecho a fallar”. “Acepto el reto”. “Haré cuanto pueda para obstaculizar la regresión”. Salvo el temor que generaba la ausencia del (EMP) en torno al ceremonial y la ruptura del compromiso de los panistas por no incurrir en escándalos, la ceremonia solemne y protocolaria del Congreso General se solventó con el atronador coro de los tres ¡Viva México! que el mandatario enunció el terminar su alocución.

Pero ahora viene lo bueno para la vida nacional ya que, a pesar de la la fuerza y respaldo popular con que López Obrador llegó a San Lázaro, la derecha tradicional dependerá fundamentalmente de sus lazos con el gran capital financiero internacional, de su inmenso poder financiero y económico y del control de los medios de comunicación que, aun cuando no fueron capaces de convencer a los electores, aún pueden siniestramente, envenenar a la opinión pública, sobre todo como arma político-cultural de AMLO, del cual son asesores.

Además, en ese gran milhojas social, donde tendrá que moverse el presidente, hay un sector de la gran burguesía e incluso de las finanzas que se da cuenta del carácter insostenible para el régimen capitalista de la corrupción, la represión, la alianza con la delincuencia y, la sumisión a Donald Trump. Esta capa malvada, está dispuesta a ceder terreno político para seguir haciendo buenos negocios y monopolizar el mercado interno mexicano. Es como un volcán en continua evolución e inconforme cuyo magma se compone por diferentes estratos económicos, étnicos, regionales y culturales, oscila entre, por un lado, las clases y sectores populares que apoyaron a López Obrador y, por otro, la oligarquía aliada de las trasnacionales y el capital financiero. Esa vasta burguesía pequeña, compuesta por Pymes, pequeños comerciantes, talleristas y otros propietarios, se suma a las clases medias –urbanas y rurales– compuestas por una polvareda social dividida en capas y estamentos, figuran también los jefes y oficiales castrenses a quienes les repugna el papel de policía, guardia pretoriana o incluso policía fronteriza del presidente Trump, y los abogados y financieros de esa tercera parte del capital económico que vive del narcotráfico, la trata de personas y la venta de armas, pero que no pueden vivir sin el apoyo gubernamental.

Los sectores populares votaron por transformar socialmente a México, las clases medias, en cambio, no discuten el marco burgués ni el verticalismo estatal y piden medidas democratizadoras y modernizadoras. La oligarquía no quiere ceder nada y el sector de la burguesía que espera seguir lucrando con el gobierno, busca sólo modificaciones cosméticas, pero comparten los valores burgueses que pesan también sobre los trabajadores y chocan con su vida cotidiana. Desde esta tribuna le deseamos lo mejor señor presidente.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

03 de Diciembre de 2018

 

LA FISCALÍA

Con la referencia miope de lo que ha sucedido en otros países (Brasil, con Lula, para no ir tan lejos), López Obrador busca eludir en lo inmediato y evitar a largo plazo, la entrega de la próxima fiscalía general de la nación a un personaje que pudiera ser en lo particular, ajeno a su propia y peculiar manera de ver las cosas y, en lo general, a la visión política de la Presidencia de la República por entrar. En cualquiera de las plataformas citadas, abrir las puertas a un extraño significaría abrirlas a la tentación fomentada por factores internos y, sobre todo, externos, preocupados por instaurar procesos judiciales instigados por los intereses que afectaran a lo que hasta hoy, se ha estado llamando: La cuarta transformación del país.

De acuerdo a su costumbre, en el primer nivel del ámbito morenista, alegan que sería un error histórico, apostar por un perfil de pureza apartidista (si lo hubiera), para dejar la procuración de justicia en manos de alguien distante, o incluso adverso, al proyecto de “Juntos haremos historia” del presidente electo. Tal proteccionismo choca con el activismo de grupos no partidistas que impugnaron la fiscalía carnal que el extinto gobierno de Peña Nieto pretendía imponer, con Raúl Cervantes Andrade como aspirante a una facciosa fiscalía transexenal.

Esos grupos han señalado ante representantes legislativos del morenismo, que está en curso una propuesta de reformas legales que no satisface los acuerdos a los que habían llegado. Es decir, tener un fiscal a modo de Palacio Nacional. En ese activismo, tanto el presidente en funciones (Peña Nieto) como el electo (López Obrador), han destacado a representaciones empresariales, las de algunos membretes y las de ciudadanos especializados en representar fiscalmente a la sociedad civil, pero eso no basta. La pelea que está por llegar, en realidad será entre dos grupos: uno que proclama la necesidad de una autonomía real entre la nueva fiscalía y el gobierno a partir del primero de diciembre, y el otro, el poder moreno que no desea correr ningún riesgo de golpes judiciales o maniobras de desestabilización provenientes de entidades o de intereses afectados por los nuevos poderes políticos. Ya veremos de qué cuero salen más correas.

Mientras, la Suprema Corte de Justicia declara inconstitucional la Ley de Seguridad Publica de Peña Nieto, y Andrés Manuel, ante la falta de integridad y profesionalismo de la policía federal y de, corporaciones estatales y municipales, busca conformar una Guardia Nacional, donde con respaldo legal, las fuerzas armadas al mando de la secretaría de la defensa nacional (SEDENA) podrán realizar acciones militares de seguridad publica en el país, cobijados bajo el paraguas de un demagógico y poco entendible Plan Nacional de Paz y Seguridad, presentado por el próximo Secretario de Seguridad, Alfonso Durazo Montaño, no obstante que su plan fuera violentado por las propias víctimas que han padecido la crueldad de la violencia y la falta de respeto e injusticia de las instituciones, que arropan la impunidad y generan este mundo hostil en el que estamos inmersos.

Si me consultan, el fiscal que la Nación espera, deberá abonar a la reconstrucción del tejido social y a la generación de mecanismos operativos que hagan efectiva la justicia y la garantía de los derechos humanos. Es decir, deberá actuar con “Honestidad valiente” e indicarnos el camino para que la “república amorosa” pueda superar el dolor y la adversidad después de la violencia ejercida en los cuerpos, las familias, la tierra y los territorios. Vivos se los llevaron, vivos los queremos. Perdón y olvido, no. La moneda está en el aire, ese es el país que queremos y ese es su reto.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

27 de Noviembre de 2018

 

EL DEBATE ESTÉRIL

¿De qué carajos se trata? cuando en el México futuro se pretende desenmascarar a la democracia y ofrecer opiniones públicas, el debate estéril y su desenlace sobre las opciones aeroportuarias, pusieron al descubierto una vez más, nuestra incredulidad y nuestra ingenuidad, así como las limitadas visiones de políticos, empresarios, líderes de opinión y reconocidos académicos del país. Me llamaron la atención los artículos periodísticos de tres destacados académicos: Héctor Aguilar Camín; Soledad Loaeza Tovar y Octavio Rodríguez Araujo. Tres plumas excelsas que criticaron rabiosamente la consulta pública sobre la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) contribuyendo a la inercia institucional puesta al servicio de las élites a las que pertenecen. Nada de análisis, nada de ponderaciones, nada de contextos, sólo reacciones viscerales o mal humoradas. Sus opiniones sobre el tema aeroportuario fueron tan superficiales, qué en vez de contribuir a un debate tan complejo y serio, abonaron a la confusión impulsados por sus propios movimientos reaccionarios.

Héctor Aguilar Camín, doctor en historia, director de la revista Nexos, periodista y escritor reconocido, ilustra desde una perspectiva monetaria y como si fuera agente bursátil, cómo en un sólo día, la consulta popular alcanzó a desbaratar una inversión de 13 mil millones de dólares y causó la pérdida de otros 22 mil 500 millones de dólares por la caída de la bolsa y la devaluación del peso. Además, agrega una verdad a medias qué por lo pronto, será muy difícil comprobar: que los organizadores de la consulta pusieron urnas en municipios fieles a Morena, las cuales manipularon diciéndole a sus feligreses cómo votar.

Soledad Loaeza Tovar, investigadora de El Colegio de México y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, se va directo contra la consulta mediante razonamientos embusteros: La democracia directa equivale a negar la posibilidad de que exista la democracia, porque significa pedir un voto a ciegas, pues la ciudadanía no tiene acceso al conocimiento que le permita elegir lo que más conviene a sus intereses. Para ella, la consulta fue un acto de fe en la autoridad que provoca que el Congreso pierda su razón de ser. Afirma que el bajo porcentaje que votó en la encuesta representa una minoría que no se funda en la jerarquía del conocimiento o la experiencia sino en el puro sentimiento, en la subordinación de las creencias y en los propósitos del señor presidente electo.

Octavio Rodríguez Araujo, doctor en ciencia política, profesor emérito de la UNAM, no sólo señala el carácter minoritario de los encuestados, sino que duda de la validez de la consulta por ser poco seria y ostensiblemente sesgada. Se dice preocupado de que esto se repita mediante reformas a la Constitución; se mofa de que una varita mágica pase de la democracia representativa a la participativa y, no obstante ser pensador de izquierda, se burla al dudar de la existencia de un pueblo sabio. Afirma que no tuvimos ni tenemos información suficiente y veraz sobre las opciones aeroportuarias. Tal vez los tres tengan razón porque son gente culta y bien informada, pero que las masas son incapaces de saber, enterarse y decidir, es totalmente falso. Que el mecanismo deberá perfeccionarse es seguro, y que, los ciudadanos tengamos por primera vez la posibilidad de participar en la negociación y en la solución de los problemas nacionales irrita por igual a estos personajes y a más de uno.  

La única verdad explicable es que los doctos académicos debieron leer, examinar y asistir a diferentes debates, o al menos visto el video (hubo decenas) que muestra el impacto en la hidrología del valle de México. ¿Por qué no lo hicieron? Tal vez porque para plumas tan distinguidas, y para un debate estéril, el futuro gobierno de López Obrador, empieza a generar dudas sobre la seriedad de su compromiso con las reglas democráticas, la racionalidad económica y las instituciones. Veremos que pasa con las consultas del tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

20 de Noviembre de 2018

 

EL MIGRANTE

Donald Trump agrede a la Caravana Migrante de centroamericanos que divididos pretenden llegar a la frontera sur con México e ingresar a como dé lugar a Estados Unidos. Si lo que dice es verdad o es mentira no le interesa, de hecho, nunca le ha importado que lo sea, tan es así, que la sociedad estadounidense y su clase política, debaten entre la aceptación y el rechazo de los inmigrantes, y dejan de lado lo que sucede en su propia casa, las cotidianas matanzas internas que padecen y los siniestros incendios forestales de California que año con año se presentan en el condado de Los Ángeles. El magnate, ataca un día sí y otro también, su último disparate consistió en advertir no del cambio climático y menos sobre el naufragio de la esperanza del orbe, sino sobre el Tsunami universal que se espera con la victoria que obtuvieron los demócratas en la Cámara de Representantes.  

Según el mandatario, hordas de criminales provenientes de Centroamérica cruzarán la frontera y precipitarán la llegada del socialismo a su país. Sus absurdas declaraciones sólo expresan los mitos de la sociedad estadounidense que dan luz a diferentes fábulas y leyendas, entre otras: La del inmigrante delincuente; la de la migración indocumentada obra de mafias de polleros; la de conspiraciones que ponen en peligro la seguridad nacional, la del riesgo de perder la cohesión política y cultural de su país, la de los medios como enemigo, y la de la frontera sur como tierra del terrorismo y crimen internacional. 

La esquizofrenia que padecen en norte América ya es enfermedad crónica y tiene origen en las excentricidades, la prepotencia y el discurso de odio de Trump, ésta enfermedad se recrudece con el dilema de requerir mano de obra barata representada por migrantes: personas de carne y hueso que llegan a su territorio para hacer lo que ellos no hacen, levantar cosechas y mantener los servicios a bajo costo para el buen funcionamiento de su economía. Al final de la jornada, éstos migrantes, muchos indocumentados, adquieren derechos y de repente se transforman por desplante presidencial en los latinos feos, asesinos, violadores y mugrosos a los que no quieren ver en sus vecindarios o haciendo uso de sus hospitales, iglesias, mercados o escuelas.

Para el controvertido mandatario, el mito del inmigrante criminal y su estigmatización, se han convertido en un recurso privilegiado para fabricar la histeria popular y en un asunto de seguridad nacional que le permite cerrar la pinza de terror que justifica sus desplantes autoritarios. Los expatriados, para Trump, no dejan de ser un insumo fructífero para fabricar el miedo, por ello, aun cuando él sabe que el presidente no puede modificar la Constitución con una orden ejecutiva, anuncia su intención de anular una cláusula de la 14 enmienda constitucional que establece que los nacidos en estados unidos, hijos de inmigrantes indocumentados (bebés ancla), automáticamente tienen la ciudadanía estadounidense. También anunció que todo solicitante de asilo que ingrese de manera ilegal a Estados Unidos desde México será encarcelado y enviado a lo que llamó nuevas ciudades carpas, hasta que su caso sea resuelto por tribunales.

Sin duda, ante el espinoso tema del migrante centroamericano, las personalidades de Trump y de López Obrador tienen algo similar, ambos comparten un profundo desprecio por las instituciones, buscan el respaldo popular como instrumento de sus decisiones, marginan los mecanismos políticos diseñados y los asuntos quedan expuestos a lo que los presidentes quieran escoger. Lo malo está en que a veces se equivocan y en sus intenciones personales puede esconderse la suerte de millones de conciudadanos que sin barreras ni muros, migran sólo para mejorar su situación personal y la de sus familias ya que cargan en sus mochilas la represión, la violencia y el hambre de sus países de origen.  

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

12 de Noviembre de 2018

 

DESPUÉS DE LA TRAGEDIA

Una tragedia más se reportó en territorio estadounidense. La semana pasada, Robert Bowers, un imbécil irracional, entró en la sinagoga Árbol de la Vida, en Pittsburgh, y desquiciado, quitó la vida a 11 inocentes feligreses. Ingresó al recinto de oración,  motivado por la retórica del presidente de esa Nación y sus aliados, sobre la invasión de inmigrantes centroamericanos supuestamente apoyada y financiada por judíos. Después de la tragedia, otro desquiciado, Donald Trump. lamentó los hechos, llamó a la unidad con mensajes breves de repudio a la violencia política y el odio, pero no tardó mucho en volver a su discurso incendiario de siempre contra los inmigrantes y los medios. En su cuenta de twiter escribe: “Los medios de noticias fabricadas, el verdadero enemigo del pueblo debe frenar la hostilidad abierta y obvia, y reportar la noticia verídica de manera imparcial, con eso, se podrá apagar la flama de la ira y, se podrán unir todos los lados en paz y armonía”.

Antes, en redes sociales, Bowers el irracional asesino, había expresado “tenía que matar a judíos, en parte porque eran responsables de promover la inmigración de invasores que matan a nuestra gente y de las masivas caravanas humanas de jóvenes de Honduras y El Salvador que invaden este país”. No sorprende que todo esto haya ocurrido justo cuando Trump afirma que la caravana de más de 5 mil centroamericanos que pasa por México es una invasión y agrupaciones de ultraderecha acusan a judíos de financiarla, sobre todo al filántropo multimillonario George Soros, que suele dar fondos de campaña a candidatos liberales y ha sido criticado por conservadores y por aquellos que promueven teorías conspirativas.

La masacre en la sinagoga se realizó horas después del arresto de Cesar Sayec, otro ultraderechista supuestamente responsable de lo que algunos llaman el peor atentado de asesinato político en la historia del país, se le acusa del envío de por lo menos 14 artefactos explosivos a figuras de la política nacional, incluyendo al citado George Soros, al ex presidente Barack Obama, el ex vicepresidente Joe Biden, varios legisladores y ex jefes de inteligencia, así como la ex candidata presidencial Hillary Clinton.

Después de la tragedia, calificada como el peor crimen antisemita y el peor atentado contra líderes políticos en la historia de Estados Unidos, el presidente republicano viajó a Pittsburgh para consolar a los familiares de las víctimas de la violencia que él mismo ha nutrido, desafiando mensajes de líderes judíos contra su visita y denuncias de una amplia gama de organizaciones sociales que antes le habían firmado una carta abierta diciéndole: Presidente Trump, usted no será bienvenido en Pittsburgh hasta que deje de poner en peligro a todas las minorías y hasta que usted cese su asalto contra migrantes y refugiados. Durante los pasados tres años “sus palabras y políticas han envalentonado a un creciente movimiento nacionalista blanco. La violencia es la culminación directa de su influencia (…) esta matanza no es el primer acto de terror que usted ha incitado contra un grupo minoritario en nuestro país”.

 

Mientras el soberbio Trump y sus aliados no se cansan de descarrilar su estrategia electoral legislativa, después de la tragedia de Pittsburgh, quieren eliminar la ciudadanía por nacimiento y sus generales cumplen con la orden del comandante en jefe: con un costo de 200 millones de dólares, más de 15 mil soldados efectivos llegan a la frontera con México para defender a su país de una posible invasión de centroamericanos y arrestar (primero era disparar) a todo aquel insolente que arroje piedras y palos. Con ello, en nuestra frontera norte, se aviva el fuego del odio y se avecina una tragedia más que nos va a involucrar y nos guste o no nos guste, no tardará en llegar. 

 

                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

05 de Noviembre de 2018

 

EL COSTO INÚTIL DE UNA INJERENCIA

Según números fríos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la estúpida guerra declarada por Felipe Calderón al narcotráfico, costo al país, nada más que 121 mil 683 víctimas; sin embargo, la desagradable cifra citada, comparada con lo ocurrido durante el agónico y corrupto gobierno de Enrique Peña Nieto, se quedó chiquita. Tras un 2017, el año más sangriento del que se tenga memoria (29 mil 159 homicidios violentos) y los 10 mil 395 asesinatos dolosos que el Sistema Nacional de Seguridad Pública, registró entre enero y abril de 2018, el mandatario de ingrata memoria, alcanzó y rebasó en mortandad a su antecesor para llegar entre los dos, al record de que, en tan sólo 12 años, el registro civil, habrá borrado de sus archivos a más de 250 mil de sus integrantes: 58 diarios en promedio y uno cada 24 minutos. 

Otros 38 mil no considerados en la estadística anterior, estarán en el limbo de la desaparición forzada o sus restos e identidad desconocida yacen para siempre en una fosa clandestina, un tiradero municipal, o en un contenedor ambulante refrigerado sin que nadie sepa el origen y el destino de su macabra carga. Lo que sí es un hecho, es que la violencia brutal se olvidó de protocolos y siguiendo la receta impuesta desde el extranjero, “caiga quien caiga”, no sólo se abatió sobre narcotraficantes o delincuentes, también hay soldados, policías y marinos, así como gente inocente que perdió la vida: choferes, albañiles, curas, periodistas, políticos, comerciantes, músicos, empresarios, estudiantes, profesionistas, trabajadores sexuales, niñas y niños, bebés, adolescentes, ancianas y ancianos.  

Dicen los especialistas, que estos macabros asuntos, se deben a que desde Salinas, Cedillo hasta Fox, (los primeros gobiernos neoliberales), cancelaron para millones de compatriotas, todo horizonte de mejoría y oportunidades, echaron del campo y de la industria a otros millones y sólo aquellos que no pudieron o no quisieron irse a Estados Unidos, o enrolarse en el ejército de la mendicidad, tan amplio en nuestros días, acabó en alguno de los segmentos delictivos del narcotráfico, donde la oferta de empleo es interesante: 400 mil empleos directos genera la actividad en sus diversos procesos, desde campesinos sembradores de mariguana y amapola hasta capos célebres y menores, madres de familia que menudean la dosis para completar el gasto, camellos de medio kilo, transportistas de pequeña y gran escala, gatilleros y sicarios, contadores, médicos, abogados, secretarias, y desde luego, infiltrados profesionales en las estructuras policiales, militares, políticas y judiciales.

A Salinas, Cedillo y Fox, les siguió una generación bipolar que puso en práctica la idea de eliminar a la mayor cantidad posible de ese siniestro mundo y alentar a sus integrantes a que se mataran entre ellos. Inicialmente Peña Nieto prefería los arreglos discretos y las capturas pacíficas y mediáticas por sobre las aparatosas ejecuciones de Calderón, pero las cosas se salieron de control y ocurrieron Tlatlaya, Tanhuato, Apatzingán, Ayotzinapa y otras masacres. Desde luego que a muchos nos cuesta trabajo entender si la estrategia de Rambo le fue ordenada a Calderón desde Washington, pero hay suficientes pruebas de que la embajada estadounidense tuvo nefasta injerencia y de que el usurpador cedió al gobierno vecino decisiones que habrían debido tomarse en México. De Peña Nieto, su sumisión a Trump y Washington no se discute, sus actos de gobierno así lo prueban en forma contundente y quedará entonces la incógnita de por qué decidió seguir la desastrosa estrategia Calderonista. Lo único cierto es que en pleno siglo XXI, la mortífera injerencia estadounidense ha sido una de la más costosa intervención extranjera. ¿A ver cuánto nos llega a costar con el próximo gobierno y como la solventamos?

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

29 de Octubre de 2018

 

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Migrantes, familias enteras con niñas y niños en brazos, han soportado de todo: portazos contra las vallas que custodia el ejército guatemalteco, clavados desesperados desde el puente internacional hacia el río Suchiate, desafío a la Policía Federal mexicana y, por el momento, un respiro para permitir un ingreso ordenado. Ellos, por lo menos 4,500 personas, se valieron de todo para llegar a México, trataran de cruzar nuestro país y supuestamente entrar a Estados Unidos, donde el xenófobo presidente de esa nación, ya los califica como “delincuentes”. 

Desde ahora, representan una novedad esperanzadora, avanzan a plena luz del día y ponen en jaque a la política represiva de movilidad que los gobiernos de los países ricos han impuesto desde hace décadas. Rompen con la estrategia de la migración individual y desorganizada, cuyo riesgo de sufrir violencia la ha convertido en un método inviable y saben que el costo político de la represión puede ser muy alto para cualquier gobierno. Siento vergüenza por la respuesta racista y xenófoba de algunos compatriotas mexicanos, así como por la actitud del gobierno qué ante la evidencia de una estrategia deficiente para impedir un ingreso descontrolado y manejar el arribo de personas en una situación desesperada, ordenó a cuerpos policiales sin preparación, atacar con gases lacrimógenos justamente cuando la Caravana Migrante se presentó en la frontera que divide a México y Guatemala a ambos lados del río Suchiate. Las dramáticas imágenes de niños y niñas, bajo los efectos de esta sustancia irritante reflejan hechos que no deben repetirse.

Siento lástima por tener que reconocer que la política migratoria de mi país se doblega ante las amenazas de la política neofascista de Donald Trump. No podemos olvidar que la mayoría de los migrantes escapan de un contexto de guerra integral iniciado por el golpe de Estado a Manuel Zelaya en 2009, orquestado por la derecha hondureña y auspiciado por el gobierno de Estados Unidos. Su delito: intentar poner en práctica políticas sociales para su pueblo. No vienen a quitarnos el trabajo o a quedarse con las ayudas, estas familias huyen del mismo modelo, que criminaliza al más pobre y que ha obligado a nuestros compatriotas a buscarse un futuro mejor en Estados Unidos. Se trata de la estafa liberal de toda la vida. La pobreza y la escasez de recursos no la generan los migrantes, los gobiernos aceptan y promueven el movimiento de mercancías y de personas sólo cuando facilitan la acumulación de capital en unas pocas manos.

Siento satisfacción porque después del zafarrancho las autoridades migratorias nacionales dispusieron albergues, entregar visados humanitarios y conceder a los migrantes que huyen de la desesperanza económica y la violencia, el estatus de refugiados, pero siento que las deficiencias de la política migratoria se remontan a mucho tiempo atrás cuando las autoridades mexicanas han empujado a los migrantes a tomar rutas más peligrosas que los exponen a ser víctimas de grupos delictivos, con consecuencias tan graves como la muerte o caer en las redes de trata de personas. Siento que dichas políticas, han sido caldo de cultivo para las manifestaciones xenofóbicas con que amplios sectores de la sociedad mexicana y algunos medios de comunicación han recibido el arribo de los migrantes y que saben qué junto con la caravana migrante, lo que entra en juego es la defensa de la soberanía y la dignidad de México en su relación con Estados Unidos.  

En este aspecto, la cancillería ha mostrado una actitud errática que oscila entre firmes declaraciones de rechazo a cualquier pretensión de injerencia en su política migratoria, y tropiezos inadmisibles como minimizar las altanerías proferidas por Trump, o la bochornosa recepción del secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo al canciller mexicano Luis de Videgaray. Siento que en los próximos días habrá de verse si las autoridades logran solventar de manera satisfactoria estos desafíos o si, por el contrario, tendremos que esperar a la administración de López Obrador para ver tal vez, un viraje en las políticas represivas hacia nuestros vecinos centroamericanos que no son extraños enemigos, que rompen fronteras que no deberían existir y que, una vez más, desde lo más recóndito, nos están mostrando el camino de la desigualdad y la injusticia.

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

22 de Octubre de 2018

 

SALARIOS BAJOS

Urge sacudirse la tiranía de las ideas. En nuestra visión del mundo, la teoría económica ha desempeñado un papel fundamental, pero desgraciadamente, también ha contribuido a distorsionar nuestra perspectiva y ha deformado la percepción de las fuerzas que guían el devenir de los acontecimientos humanos. Quizá esta aseveración ha sido de lo más destructiva en el ámbito del llamado mercado laboral, donde se ubican los salarios. La idea del mercado laboral es un poderoso y engañoso instrumento basado en curvas de oferta y demanda y tasas naturales de desempleo. Pero ni esas curvas ni la tasa natural existen. Son construcciones imaginarias de una teoría económica que “por el bien de todos”, requiere urgentemente una crítica responsable y una revisión radical.  

Los salarios son decisivos para acotar nuestro poder adquisitivo, desafortunadamente, se determinan por relaciones de poder económico y un enramado institucional que no es neutro y han sido por siempre un reto y una de las características centrales de la manipulada economía mexicana. “Dime cuanto ganas y te diré quién eres”. Pero no debes ganar más que el presidente electo.  

Desde hace mucho los aumentos al salario mínimo han estado ligados a la inflación esperada y no a la efectiva. En la actualidad el salario mínimo es de 88.36 pesos diarios, estimándose que para subsistir, el 80 por ciento de la población que percibe un ingreso por su trabajo recibe hasta cinco salarios mínimos, y 20 por ciento recibe hasta tres salarios mínimos. Este año se espera que el incremento llegue a 6 por ciento a finales de diciembre, pero se espera que la inflación para finales de año alcance 4.5 por ciento, lo cual es una mentira y una estrategia demagógica que  explica el desplome del poder adquisitivo.

En las ríspidas negociaciones sobre el TLCAN uno de los temas centrales sobre los que insistió Estados Unidos fue la necesidad de incrementar los salarios, que alcanzan los niveles más bajos de Latinoamérica. Esta postura dejó más claro que el agua, que en México y en muchos países latinoamericanos, las autoridades económicas han sido prisioneras de visiones sobre el mercado laboral que son completamente falsas. Una de ellas, totalmente distorsionada y aceptada por amplias capas de la sociedad, se refiere a que al capital y al trabajo, les corresponde proporcionalmente lo que aportan a la producción.

La otra visión descansa en la idea de un mercado laboral en el que la oferta y la demanda de trabajo determinan el precio (salario) del factor trabajo: Cualquier empresa sabe perfectamente que cuando bajan los salarios y hay expectativas de que el mercado laboral se mantendrá estable o en expansión, contratarán mayor cantidad de personal, pero si se espera que el mercado estará deprimido, no ofertaran vacantes aunque los salarios bajen, es decir, curvas de oferta y demanda en ese mítico mercado que ni siquiera pueden apoyarse en la teoría económica convencional. De ser así, los esfuerzos del nuevo gobierno por reducir la tasa natural de desempleo serán infructuosos y sólo generarán mayor expectativa sobe la inflación, trabajadores y empresas aumentaran sus demandas de salarios más altos e incrementos de precios.

El Banco de México sigue pensando en este marco conceptual a pesar de haber sido desacreditado por el presidente electo de México, y se ha demostrado que no puede servir como guía para la política macroeconómica. Lo que también se ha demostrado es que los precios de algunos productos de la canasta básica subieron por los continuos incrementos en los energéticos y el salario mínimo no sirve, ni alcanza para nada.

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

15 de Octubre de 2018

 

ACUERDO COMERCIAL

Debido a la contrastada valoración hecha por los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá del convenio comercial trilateral llamado “Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, este ha pasado a mejor vida. Será sustituido por el acuerdo comercial que se ha dado a conocer como: (Acuerdo Estados Unidos, México, Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés). Como siempre, políticamente se aplaude la negociación, no importa que ellos nos vendan espejitos a cambio de nuestra fuerza de trabajo y nuestras riquezas naturales. 

Ni a quien creerle: el controvertido presidente estadounidense Donald Trump, lo calificó del convenio más importante en la historia de su país porque, dijo, “significa muchos más trabajos estadounidenses, empleos de alta calidad”. Justin Trudeau, el primer ministro canadiense, admitió por su parte que Ottawa debió realizar concesiones difíciles y se apresuró a ofrecer compensaciones a los productores de leche, afectados por la apertura del mercado de Canadá a las exportaciones de Estados Unidos. Enrique Peña nieto, el presidente mexicano afirmó, que “el nuevo acuerdo cumple con las expectativas de los tres socios y permitirá profundizar la integración productiva de América del Norte y consolidarla como una de las más competitivas del mundo”.

Optimista, Andrés Manuel López Obrador, afirma que el nuevo convenio garantiza la soberanía nacional sobre el petróleo y la industria eléctrica y, según él, permitirá una mejora paulatina de los trabajadores de la industria automotriz y será generador de certidumbre financiera y equilibrios macroeconómicos. Pero, para no hacerse menos, diversos sectores han señalado serios inconvenientes introducidos por el USMCA para la economía nacional. Por ejemplo: el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, dijo que el tratado USMCA permitirá un incremento de 50 por ciento de las exportaciones nacionales y la generación de empleos con valor, pero se reducirá a la mitad la industria automotriz instalada en México, pues ésta tendrá que atenerse a la regla de integración de un 25 por ciento de autopartes fabricadas en zonas donde los salarios sean de 16 dólares por hora y que contenga 15 por ciento en diseño e innovación. Mientras, en el sector agropecuario, subsiste la inquietud por la nueva apertura comercial mexicana en el mercado de diversos productos agrícolas que corren el riesgo de no cumplir con las condiciones pactadas.

Pese a los aplausos y las palabras amables en torno al fin de la negociación, resulta particularmente desconsolador que el gobierno de Trump haya decidido mantener en el contexto del comercio trilateral los aranceles que impuso hace unos meses en forma unilateral a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio. El hecho de que siga sin saberse si esas medidas proteccionistas serán levantadas o no antes de la firma del nuevo acuerdo, prevista para noviembre, como último acto político del malogrado Peña Nieto, constituyen un gesto de hostilidad comercial innecesaria que obliga a la presidencia de López Obrador a moderar las expectativas en torno al futuro del USMCA.

Sin duda, en este momento, no parece haber motivos a la vista para echar las campanas al vuelo. En el curso del año próximo podrán observarse con mayor precisión los efectos del USMCA en la economía nacional y será entonces cuando se pueda tener un juicio fundamentado. Lo mismo ocurre con las ofertas y promesas que hizo en campaña el presidente electo y que reitera en la propia de agradecimiento. Muchas de ellas sin tener sustento ni fundamento, requieren cordura, estudios, proyectos, análisis y sobre todo dinero, no sólo verbo y salivazos al aire.

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

08 de Octubre de 2018

 

 

CINCUENTA AÑOS

“En los caminos yacen dardos rotos, los cabellos están esparcidos. Destechadas están las casas, enrojecidos tienen sus muros. Golpeábamos los muros de adobe en nuestra ansiedad y nos quedaba por herencia una red de agujeros. En los escudos estuvo nuestro resguardo, pero los escudos no detienen la desolación.” Así se hablaba poéticamente en el manuscrito anónimo de Tlatelolco traducido por Ángel Garibay y conservado en la Biblioteca Nacional de París. Esto sucedía en 1528.  

Rosario Castellanos, Jaime Sabines, José Emilio Pacheco y Octavio Paz, entre otros, volvieron a poetizar el drama brutal escenificado el 2 de octubre de 1968, en el mismo Tlatelolco, donde un movimiento estudiantil fue masacrado por la vía militar por órdenes del presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien asumió la responsabilidad. La matanza y la represión de su gobierno había hecho retroceder al movimiento, pero no significó acabarlo por completo. Después de la vil masacre los activistas tuvieron que pelear por la entrega de los cadáveres a los familiares, asistir a los heridos en los hospitales y presionar para que los aprehendidos ese día y los presos políticos detenidos y desaparecidos antes de esa fecha fueran liberados o presentados con vida. No fue así. 

Todo esto pudo coordinarse más organizadamente a partir de las reuniones del 5 y 7 de octubre del Consejo Nacional de Huelga, (CNH), que en condiciones por demás difíciles el mismo día 5, llamó a conferencia de prensa para responder a las calumnias qué desde el gobierno, los partidos políticos PRI y el PAN, además de la prensa oficialista, intentaban culpar a los estudiantes de la violencia. Los efectos no se hicieron esperar, las sesiones del Consejo de Huelga registraron poca asistencia, las brigadas disminuyeron y los estudiantes antes animados, pese a las represiones anteriores a la masacre, despoblaron sus asambleas. En pocas palabras, la movilización había pasado de la ofensiva a la defensiva y así iba a mantenerse por un largo tiempo, con altibajos en los que a veces parecía renacer.

Con las olimpiadas encima, el CNH decidió que los estudiantes se abstendrían de realizar cualquier acto de protesta mientras duraran los Juegos Olímpicos, y una vez terminados éstos, las nuevas demandas, insistieron en el diálogo bajo las condiciones de la desocupación del Ejército y policía de los planteles ocupados y la libertad a los estudiantes presos durante el movimiento que en el lapso de 1968 a 1971 arrancó pequeñas concesiones tanto al gobierno de Díaz Ordaz como al de Luis Echeverría que lo sucedió en 1970 y que terminaría con el nuevo auge estudiantil el 10 de junio de 1971, día del ataque de los Halcones. Pero después de las olimpiadas, quedaba un asunto por demás peliagudo: el levantamiento de la huelga y con ello el regreso a clases. Esta fue la etapa de mayor división entre la base estudiantil y los dirigentes, la propuesta levantó ámpula en las bases y el resto de las organizaciones, algo natural en toda movilización después de la derrota, pero no por eso menos dolorosa y traumática al vivirla. Muchas biografías de aquella época se perdieron o tomaron diferentes rumbos.

Cincuenta años después, el 2 de octubre nunca se olvida, como testimonio sigue la sangre sobre la plancha de la Plaza de las Tres Culturas y Octavio Paz nos hace reflexionar sobre la limpia de lo que no se borra, no es borrable. La República se paraliza ante el esfuerzo de una generación noble y generosa que patentó su tributo solidario en la construcción de una patria que no acaba de completarse, pero qué según el presidente electo, López Obrador, a partir de diciembre tomara el rumbo de la esperanza y de República fraterna sustentada en los valores de la dignidad, la honestidad y el amor a nuestros semejantes. ¿Será posible?

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

01 de Octubre de 2018

 

 

COINCIDENCIAS

En este mes de septiembre, coincidentemente el día 11, se cumplieron 45 años del golpe de Estado contra el presidente chileno Salvador Allende, con el cual se impuso la más sanguinaria dictadura en la historia de ese país sudamericano. Se conmemoraron, además, 17 años de los atentados terroristas que dejaron alrededor de 3 mil muertos en Nueva York, Washington y Pensilvania. Ambos sucesos trágicos, que traumaron la memoria colectiva de las sociedades que los padecieron y del mundo en general, comparten denominadores comunes. 

En primer lugar, ambos fueron causados por la brutalidad de la barbarie lanzada contra la razón. Aunque el gobierno de Estados Unidos fue víctima del segundo atentado, paradójicamente tuvo un papel protagónico en la gestación de ambos: en el caso del golpe de 1973, que acabó con la vida de más de 30 mil chilenos, incluida la de Allende, se encuentra ampliamente documentado y reconocido por las propias agencias de inteligencia de Washington, que los militares comandados por Augusto Pinochet actuaron organizados y dirigidos por la Agencia Central de Inteligencia (CIA); en tanto, los atentados de 2001 no se explican sin la presencia de los grupos islamistas radicales armados, financiados y entrenados por Estados Unidos en Afganistán en el contexto de la invasión soviética a ese país asiático.

Otro rasgo que comparten estos brutales acontecimientos es haber cambiado la historia del mundo de manera tan profunda como negativa. Incluso hoy es difícil dimensionar el daño provocado a las sociedades de todo el planeta por el golpe que puso fin al gobierno de la Unidad Popular Chilena, pues no sólo abrió el camino para un nuevo ciclo de dictaduras latinoamericanas, caracterizadas por el exterminio físico de miles de opositores, sino que convirtió a Chile sometido por una dictadura sangrienta, en el laboratorio del sistema económico que habría de conocerse como neoliberalismo.

Las consecuencias del segundo 11 de septiembre no son menos graves, pues en nombre de la lucha contra el terrorismo se instauró un régimen policiaco de espionaje global, vigente hasta hoy, el cual ha significado un dramático recorte a las libertades de todos los ciudadanos estadounidenses, extendido al resto del mundo mediante la imposición extraterritorial de su control militar y policial, lo que se ha traducido, a su vez, en gravísimas violaciones a los derechos humanos. Además, la respuesta militar dejó saldos infinitamente peores a los de los atentados mismos, entre los que deben contarse la destrucción de dos países –Afganistán e Irak–, así como millones de víctimas mortales y vacíos de poder que dejaron a la población a merced de nuevos y más virulentos grupos extremistas.

Para colmo, las acciones armadas y el aparato de control desplegados por Estados Unidos no se tradujeron en una victoria ni trajeron paz o seguridad a sus habitantes, por el contrario, exacerbaron y dispersaron el odio que surge entre algunos sectores de las sociedades islámicas ante la opresión colonial y la violencia ejercidas por Washington y sus aliados. Hoy, ante los eventos trágicos que se recuerdan y con un presidente desquiciado por su política migratoria e intervencionista,  la superpotencia no tiene recursos intelectuales, diplomáticos ni morales para responder a estos desafíos, agravados por sus propias acciones, y que han hecho del mundo entero un lugar más injusto y más peligroso.

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de Septiembre de 2018

 

 

MODUS OPERANDI

Rosario Robles Berlanga la actual titular de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), dependencia creada por Peña Nieto en 2013, responde con vehemencia exculpatoria ante la publicación periodística que detalló el modus operandi para saquear al erario. Burdamente los recursos fueron convertidos en efectivo y luego entregados en domicilios falsos o hechizos, todo con una fachada de legalidad que ha sido desmontada por la Auditoria Superior de la Federación, sólo como escándalo mediático o tal vez como veracidad encontrada. Ya veremos.

En una peculiar autovaloración, dice la señora que su nombre ha vuelto a aparecer en denuncias públicas sobre corrupción, debido a que vende mediática y políticamente. Además de negar toda implicación en un escándalo más de corrupción que sucede en ámbitos bajo su mando, el plumaje de quien fue jefa sustituta del gobierno capitalino (en reemplazo de Cuauhtémoc Cárdenas), con quien ha mantenido una buena relación política, ha cruzado, sin mancharse, varias veces el pantano de las acusaciones de corrupción.

Un primer episodio se produjo justamente cuando ella presidió el comité nacional del PRD y, luego, gobernó Ciudad de México, teniendo al empresario argentino Carlos Ahumada, como compañero, inductor y ejecutor. Historia de amores, negocios y engaños que en sus horas amargas llevaron a Rosario a entendimientos políticos con Carlos Salinas de Gortari y, luego, con el entonces gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto. En la televisión mexiquense tuvo cabida la mujer caída en desgracia política, y, cuando el ahijado político de Arturo Montiel fue postulado como candidato presidencial priista, la señora inició un proceso de recuperación que le llevó a la secretaria electoralmente estratégica, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), en un giro de presunta apertura peñista a una militante de izquierda.

Años después, ya como alta funcionaria federal, se le acusó de utilizar los recursos públicos para favorecer candidaturas priistas en el Veracruz gobernado por Javier Duarte de Ochoa. Grabaciones y testimonios, reproducidos sobre todo por dirigentes panistas, mostraban el apoyo de la infraestructura de Sedesol para los mapaches electorales de esa entidad y en Chiapas, al iniciar la campaña “Cruzada contra el hambre” Peña Nieto soltó una exoneración que sonó a complicidad e incentivo “Rosario, no te preocupes, hay que aguantar porque han iniciado las críticas, han empezado las descalificaciones de aquellos a quienes ocupa y preocupa la política y las elecciones….”

Y realmente no se preocupó, desde otra secretaria, Robles Berlanga mantiene el mismo equipo impugnado por estafas maestras y otras pillerías, y enfrenta con presunta altivez y aires de pureza, el reto de saber si con el próximo gobierno, deberá hacer algo más que preocuparse. Por lo pronto, salió al paso de las versiones que la mencionan como un objetivo cantado de los auditores de Morena. Que se me investigue hasta por debajo de las piedras, estoy muy tranquila. Son malas informaciones respecto a mi persona. Mientras tanto, López Obrador dijo que Robles es un “chivo expiatorio”, y que las acusaciones en medios de comunicación sobre desvíos millonarios ocurridos durante su gestión son un “circo”, ya que los verdaderos responsables gozan de respetabilidad y están "más arriba" de secretarios federales y gobernadores. Si esto es verdad, exigimos a López Obrador que el caso de corrupción comprobada no quede en la impunidad como ha sucedido en tantas ocasiones. Lo de Rosario es sólo un ejemplo de las corruptelas y su Modus Operandi.  

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

18 de Septiembre de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

GOOOOOOYA, UNIVERSIDAD

 

Por mi Raza hablará el espíritu, el alma mater estuvo en riesgo y el espíritu habló. Las protestas llegaron luego de que una embestida de encapuchados y parásitos incognitos, agredió una manifestación de bachilleres del CCH-Azcapotzalco, que dejó dos estudiantes con heridas graves y varios más con distintas lesiones. La embestida volvió a destapar la cloaca de la conocida indolencia de las autoridades de la UNAM y particularmente de los ineficaces cuerpos de vigilancia qué encubiertos en su gremio sindical, saben que los porros entran en acción para distorsionar, amagar, golpear, provocar y crear ánimo ciudadano y coberturas periodísticas adversas a las movilizaciones estudiantiles o sociales, pero parecen tener instrucciones de mantenerse pasivos para no dar seguridad en su propio territorio.

 

La violencia cercana a sus aulas y contra sus compañeros, impulsó a miles de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de otros centros educativos solidarios; universidades Autónoma Metropolitana y Pedagógica Nacional, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, el Instituto Politécnico Nacional y El Colegio de México, a salir de su nicho autónomo y exigir con pleno derecho, el fin de la violencia y la desaparición de los grupos de choque en las instituciones. La indignación de los jóvenes plagada de demandas y consignas de todo tipo viajó en Metro, Metrobús o tomó las principales vialidades de la Ciudad de México.

 

En un ambiente festivo, marchaban por diversos circuitos de Ciudad Universitaria, grupos feministas que alzaban fuerte la voz para exigir el fin de la violencia de género en la universidad y en el país. Los jóvenes parecían estar felices de comprobar su capacidad de convocatoria, pero también se palpaba la indignación por el clima de violencia que sufren muchos de ellos. La manifestación se convirtió en una larguísima serpiente multicolor encabezada por el contingente de alumnos del CCH Azcapotzalco. Ya frente a Rectoría, leyeron sus demandas: solución de las denuncias de acoso en la universidad y el fin de los grupos de porros, asignación de profesores para todos los grupos, restauración de los murales elaborados por estudiantes y retirados por las autoridades, y transparencia en la gestión del plantel.

 

Esta agresión a la autonomía universitaria sucede virtualmente a un mes de que se cumpla medio siglo de la noche y madrugada en que fuerzas militares entraron en acción criminal contra estudiantes y ciudadanos reunidos de manera pacífica en un edificio de la unidad habitacional Tlatelolco. En aquellas horas históricas, con los XIX juegos olímpicos en puerta, la violencia del Estado mexicano con su cauda de muertos, desaparecidos, lesionados y encarcelados marcó la conciencia política de muchos mexicanos y ha sido un referente discursivo permanente que exige desde 1968, justicia sin éxito y veto a que algo parecido pudiera repetirse. Doctor Enrique Graue Wiechers, la Universidad generosa que nos educó y formó a miles de mexicanos, y que ahora lamentablemente es utilizada por gente inconsciente y delincuentes pagados por no sé qué maldito grupo interesado en dividir y perjudicar más a nuestra alma mater, no se merece lo que está ocurriendo.

 

No basta con suspender al coordinador operativo de vigilancia, Jesús Teófilo Licona Ferro, ni deslindar responsabilidades por los hechos violentos ocurridos, a estas alturas, es inconcebible que 164 mil estudiantes solicitaron examen para inscribirse y se quedaron fuera139 mil. Se debe terminar con esta pesadilla, ellos lo único que reclaman son condiciones básicas para tener una educación superior digna y de calidad. ¿Será posible?

 

                                                                           Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

10 de Septiembre de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

NAPITO

 

El dirigente del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, “Napito”, llegó al Senado por la puerta principal y a tiempo para cumplir con su responsabilidad como legislador de la República durante los próximos seis años. Recibió y mostró a los medios, la credencial que lo acredita como senador de la República de Morena por la vía plurinominal y en un breve mensaje resaltó que trabajará para eliminar la corrupción y para ayudar a reconstruir el país, concluyó así un exilio forzoso de 12 años.

En su libro El colapso de la dignidad, Gómez Urrutia relata que se vio obligado a dejar el país después de que el empresario Germán Larrea recrudeció los ataques contra el sindicato y contra él, luego de la explosión en la mina Pasta de Conchos, donde fallecieron 65 mineros debido a la falta de seguridad. Entre 2002 y 2005 el sindicato minero convocó a 14 huelgas en contra de Grupo México, la mayor parte de ellas en protesta porque las condiciones de trabajo en las minas controladas por la empresa de Larrea no se ajustaban a los estándares requeridos.

 

Afirma que se ha dado el “momento adecuado” para su regreso a México tras reiterar ser víctima de una “persecución política” orquestada por los expresidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, así como de los principales empresarios mineros.  “Napito” regresó con ánimo de conciliación, pero pugnará por la justicia y porque deje de haber impunidad en el país, en ese sentido, insistirá en que se reabra el caso Pasta de Conchos, para que se finquen responsabilidades a quienes provocaron y fueron cómplices de esa tragedia, de ese homicidio industrial.

 

Según sus palabras, las campañas de desprestigio pagadas, por el dueño de grupo México, Germán Larrea, el intento de desconocerlo como líder del sindicato minero y de encarcelarlo mediante infinidad de demandas penales orquestadas también por el poderoso empresario, quedaron atrás. Mi prioridad legislativa es ayudar a reconstruir al país, a cambiar la política económica, a terminar con la desigualdad, erradicar la pobreza, acabar con la corrupción.

 

Para el senador de la República, el momento que vive es emocionante, como él mismo lo expresó. Afirma que vienen retos muy importantes para el país, y desde luego confía en que con el cambio que se dio en julio, en favor de Andrés Manuel López Obrador, el destino de México retomará el camino correcto. Por el bien del país y de los mexicanos hace un llamado a sumarse a este gran esfuerzo de reconstrucción nacional. Estoy muy contento de estar de regreso en mi patria, pero en su rostro notamos que se refleja la soledad, la amargura del largo exilio y la venganza. “Napito” se retiró sólo, así como sólo ingresó al recinto de San Lázaro.

 

Sólo esperamos que con López Obrador y Gómez Urrutia, en el curso de 6 largos años de su gestión, la minería mexicana alcance la sustentabilidad, que los mineros prosperen y que no les ocurra lo mismo que le ocurrió a su líder. Quedarse solos.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

03 de Septiembre de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LAZARITO

Andrés Manuel López Obrador, próximo presidente de la República, se encuentra plagado de compromisos y de personal deseoso de ganar su atención para promover sus proyectos, por ello, como peje en el agua, empieza a mover maquiavélicamente sus piezas. Sin embargo, tal parece que en el tablero de la política nacional no hay mucha tela de donde cortar, primero nos sorprendió con Manuel Bartlett como director de la Comisión Federal de Electricidad y ahora, destaca la reaparición de Lázaro Cárdenas Batel el ex gobernador de Michoacán como coordinador de asesores en Palacio Nacional. 

Llaman también la atención, por su largo historial en la cercanía con López Obrador, los nombramientos de Jesús Ramírez Cuevas y César Yáñez Centeno, designados, respectivamente, como coordinadores de comunicación social y de política y gobierno (atención a los ciudadanos, sus propuestas y quejas o denuncias), de Alejandro Esquer Verdugo, también de los acompañantes históricos de AMLO, en la secretaría particular, y de Daniel Asaf Manjarrez a cargo de la veintena de ayudantes que supuestamente cuidarán la seguridad del presidente electo que al respecto no quiere saber nada del Estado Mayor Presidencial.

La designación de Lazarito, hijo de Cuauhtémoc y nieto del General Lázaro Cárdenas, no deja de ser una señal de agradecimiento a Cuauhtémoc, quién desde su control pleno sobre el Partido de la Revolución Democrática, dio al tabasqueño la oportunidad de ir escalando algo parecido al monte Everest en la política nacional. Anteceden al nombramiento de Lazarito, el distanciamiento político, marcado por el 2000 cuando López Obrador se iba a la jefatura del Gobierno capitalino a iniciar su historia política propia con el estandarte de qué por el bien de todos, primero los pobres y, Cuauhtémoc se fue a su casa, derrotado en su segunda campaña presidencial por el imparable y nefasto “Chachalaco” Vicente Fox Quezada.

El guiño a la familia Cárdenas, etiquetada como representante del nacionalismo revolucionario, en especial de la histórica vertiente encabezada por el general Lázaro Cárdenas del Río, era esperado desde que AMLO recibió el pasado 3 de julio, a Cuauhtémoc Cárdenas y sus hijos, Lázaro y Cuauhtémoc, el mismo día en que por primera vez vería a Enrique Peña Nieto en el ahora tan utilizado Palacio Nacional. En un principio se especuló para Cuauhtémoc padre, la dirección de Petróleos Mexicanos, un puesto que AMLO había ofrecido al jefe de la familia en 2012, según este declaró en una entrevista periodística.

Todos sabemos que Lazarito no hizo ningún sacrificio para el triunfo de la causa Morena, salvo algún acompañamiento a AMLO en alguna visita al vecino país del norte, sin embargo, llega a un cargo político cuya dimensión e influencia dependerán de varios factores, esencialmente del nivel de juego político que le quiera dar su jefe superior y, en ese mismo entorno de intrigas palaciegas, de la aceptación o rechazo que el verdadero primer círculo que rodea al tabasqueño otorgue al recién llegado. Su presencia en el gabinete, podría significar la sepultura o quizá el contrapeso a la figura y acciones del empresario derechista Alfonso Romo, uno de los hombres de mayor fuerza ejecutiva en el entorno de López Obrador, quien ya había sido destapado como jefe de la Oficina de la Presidencia de la República. Por el contrario, Cárdenas Batel, podría ser una pieza a utilizar para restablecer equilibrios internos que ya se vislumbran, por lo pronto, a partir de diciembre veremos de “que cuero salen más correas”.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

27 de Agosto de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

PROMESAS AL VIENTO.

“Ningún joven que busque ingresar, será rechazado y se eliminan los exámenes de selección”, una de las tantas promesas de campaña del presidente electo Andrés Manuel López Obrador que tal vez no tomó en cuenta que si en el año de 1992, 38 mil jóvenes demandaban ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en 2018 ya llegaron a 243 mil, de los cuales, más del 90 por ciento fueron rechazados. En el Instituto Politécnico Nacional (IPN), en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y en algunas universidades estatales ocurre algo semejante. El problema no es el número de jóvenes solicitantes sino que desde hace tiempo, los recortes presupuestales impusieron que las instituciones dejaran de crecer y hasta redujeran su matrícula.

En la UAM, por ejemplo, el cupo creció de 45 mil a 55 mil en tres décadas y en la UNAM, la matrícula se redujo hasta en 25 por ciento, pero además, al derecho a la educación, se añadió el derecho elitista ya que los exámenes de selección estandarizados tienden a seleccionar como los más capaces a los hijos de las familias económicamente más favorecidas. La palabra de los rechazados, durante años ha denunciado como injusta esta situación y, por primera vez, con la elección del tabasqueño como presidente de la República, éste promete actuar en consecuencia a sus justificados reclamos (más cupo, no exámenes de selección). Aun cuando su vacilante promesa se encuentre ante un callejón sin salida.

López Obrador, sabe bien que la educación en México no es gratuita y que recibirá un gobierno que gastó más para evaluación que para formación de los docentes; la campaña mediática de desprestigio que presentó a las oposiciones magisteriales como un sector negativo a evaluarse y profesionalizarse fue más costosa que los programas de capacitación y formación del magisterio. En lo oscurito, la reforma al servicio profesional docente, transfiere dinero público a los particulares para que se hagan cargo de una parte de la capacitación y de manera paralela dinamiza el mercado privado de la formación, impulsado por una nueva modalidad  pedagógica que mediante una mediática evaluación, sustituye a las competencias por los aprendizajes clave.  

Esta modalidad y sus distintas etapas de evaluación alimentan la mercantilización y producción industrial de libros, materiales didácticos, cursos, asesorías, conferencias y pre-diseños de clubes que con carátula de falsa autonomía curricular, harán que al maestro no se le forme para que se apropie de su materia de trabajo y desborde sus capacidades creativas, sino que será preparado para el consumo desmedido de mercancías cognitivas hechas externamente a sus vivencias cotidianas extraescolares. Por ello, en el mosaico educativo mexicano, las disidencias magisteriales responden con proyectos formativos que vinculan el proyecto escolar-comunitario con la edificación del proyecto nacional para el buen vivir. En su afán autónomo, se han dado el lujo de sistematizar libros de texto propios para la educación básica y han diseñado formas de evaluación alternativa.

En este contexto y ante la seleccionada exclusión del derecho a conocer, el presidente electo debe hablar urgentemente con los universitarios y politécnicos y plantearles la construcción de un plan que debe tener el respaldo de un financiamiento seguro y el apoyo político suficiente para alcanzar la educación amplia universitaria. Las instituciones de educación superior ahora tienen la palabra, o flexibilizan su postura frente a las demandas de los rechazados o las promesas del tabasqueño se las llevará la fuerza del viento con sus nefastas consecuencias.  

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

20 de Agosto de 201

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

“Conocer nuestra ignorancia es la mejor parte del conocimiento”. (Proverbio Chino)

Desde luego que para los hogares mexicanos, recuperar la paz, restablecer el sistema de seguridad y justicia corroído hasta sus cimientos y además terminar con la crisis actual de corrupción, de impunidad, de pobreza y de descomposición social, la cuarta transformación nacional que propone el próximo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aun cuando suena descabellada y a película de Misión Imposible, es importante tomarla en cuenta, sobre todo si el principio de esta transformación se orienta a fortalecer la educación y a combatir la ignorancia en la que estamos inmersos.

López Obrador refiere que a lo largo de nuestra historia, tres grandes transformaciones le anteceden, así justifica su propuesta: La primera, iniciada por el padre de la patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla, culminó con una alianza entre Vicente Guerrero el valioso jefe del ejército insurgente y los jefes del ejército realista; Agustín de Iturbide y Antonio López de Santa Anna contra el cual combatían, lo cual dio como resultado más de 32 años de luchas intestinas con miles de muertos, que llevaron al país a perder la mitad de su territorio a manos de los estadounidenses, mientras la Iglesia católica acaparaba las riquezas de la nación. 

En la segunda, las Leyes de Reforma orientadas a recuperar los bienes de la nación en las manos del clero, llevaron al país a una serie de guerras internas seguidas por la intervención francesa; los resultados fueron igualmente diferentes a sus objetivos originales, cuando a la muerte de Benito Juárez, el país quedo en manos de Porfirio Díaz, quien luego de 30 años de dictadura dejo al país asolado por la pobreza, la inequidad y la injusticia, similar a lo que hoy sucede.

La tercera, iniciada por Francisco I. Madero, aunque diferente en sus resultados, tuvo igualmente un costo muy alto, en virtud de los hechos que siguieron a la toma del poder presidencial, Madero mismo fue su primera víctima, seguido por las centenas de mexicanos muertos durante los 10 años siguientes, siendo sus logros más importantes por sus implicaciones, la promulgación de la Constitución de 1917 y las acciones de Lázaro Cárdenas de repartición de tierras a los campesinos, la recuperación del petróleo como patrimonio nacional y la creación de las instituciones del México moderno.

Un análisis somero de las transformaciones mencionadas, indica que el sistema lagunar de algunas leyes de esa época y la ignorancia centenaria del pueblo mexicano y la de muchos de los líderes de esas transformaciones, fueron los factores principales para alterar los objetivos iniciales y ponerlos luego al servicio de quienes se hicieron del poder. Si bien los gobiernos de la Revolución pusieron especial énfasis en la educación, los niveles de ignorancia real siguieron siendo los mismos y tal vez, debido al fracaso de la reforma educativa promovida por Peña Nieto, así como por el escaso interés de los diversos gobiernos estatales por mejorar la educación y por terminar con la maldita ignorancia, estos se han incrementado. 

En la cuarta transformación, la educación debe ser la gran prioridad y desde ahora, el Congreso, debe dedicarse a enriquecer las leyes para que el poder del pueblo se convierta en algo real, y se asegure que los gobernantes cumplan constitucionalmente con la sociedad y no se presten a nuevos vicios y engaños que pueden desbarrancarnos a la situación actual, que por ignorantes tanto padecemos.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

13 de Agosto de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

RECORTES A LA NÓMINA

Mientras que el salvaje de la Casa Blanca (Washington) Mr. Trump, amenaza con tirar al bote de la basura la relación comercial entre tres países llamada Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y optar por negociar un acuerdo bilateral primero con México y, posteriormente, hacer lo mismo con Canadá, el virtual presidente electo López Obrador, pone de moda el tema del recorte de la nómina burocrática de alto nivel, así como la reducción presupuestal de los gastos asignados a mandos medios y superiores. Unos a favor, otros en contra, pero la decisión de aplicar tijera en el renglón mencionado es de vital importancia para las finanzas nacionales a pesar del desencanto de muchos que se sienten afectados.

Hay quienes consideran que al recortar salarios de la burocracia dorada, los mejores hombres y mujeres deberán contratarse en la iniciativa privada y el gobierno federal contaría con personal menos calificado. Parece que tal comentario carece de sustento, porque no hay contraste entre los abundantes pagos recibidos por esos mejores hombres y mujeres, con los escasos resultados concretos que cada uno de ellos reporta (desde el mandatario nacional hasta el más modesto de los servidores públicos) y que, dicho sea de paso, desde hace tiempo mantienen al país en el hoyo. La causa es que esos burócratas, en su más amplio espectro, carecen de vocación de servicio, son ineficaces, costosos y totalmente contrarios al interés de los ciudadanos. Desde luego que dentro de esa enorme masa de servidores existe gente honorable y atenta a las demandas ciudadanas, tal vez sean los menos, pero de repente se encuentra uno con agradables sorpresas y hasta una sonrisa en la ventanilla más modesta de atención al público.

Para entender la postura del polémico tabasqueño, es necesario subrayar que en el sexenio de Peña Nieto, la burocracia federal (estatales y municipales se cocinan aparte), habrá costado al pueblo mexicano, alrededor de 6 billones 500 mil millones de pesos (información de la Secretaría de Hacienda), sin incluir lo que las vacas sagradas (Secretarios, subsecretarios, Directores de paraestatales, legisladores, Servicio Exterior, Magistrados y Consejeros, entre otros) reciben por abajo del agua (diezmos, dietas, sueldos, sobresueldos, bonos, viáticos y conexos) ni la nómina por honorarios, ni otros costos, igual de abultados, por pifias, excesos, negligencia y corruptelas abismales. Lo anterior no incluye al ejército de personal por honorarios, un mundo de personas de diversos niveles salariales que el gobierno federal, año con año promete reducir, pero que en los hechos lo incrementa. Ante el reto, López Obrador intentará reducir su salario y el de la burocracia dorada, sin afectar a la burocracia a secas, pero para no caer en el engaño, deberá esforzarse por mejorar el perfil, la honorabilidad y los resultados en ambas instancias. Al mismo tiempo deberá revisar el presupuesto asignado a los ramos administrativos, comenzando por la propia Presidencia y seguir con toda la maraña que envuelve al gran circo de la administración pública.

Ante la falta de resultados benéficos para el país, a unos podrá gustarles o no el sueldo anual superior a 3 millones de pesos que percibe el actual inquilino de Los Pinos, pero el asunto de fondo es que ese monto es mínimo si consideramos lo que realmente pagamos los ciudadanos por tener instituciones diversas y una Presidencia de la República carísimas. Como ejemplo, esa Presidencia gastará en 2018, más de mil 800 millones de pesos en la operación de un costoso y enorme aparato para dar servicio a una sola persona, de tal suerte que el sueldo que percibe es lo de menos. Los mexicanos esperamos que en este mundo de ilusiones millonarias, de gastos reprobables y de comercios internacionales divididos, el tabasqueño y sus ideales no tropiecen dos veces con la misma piedra.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

30 de Julio de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL JUEGO QUE TODOS JUGAMOS 

En México, romper las reglas del juego en favor de los intereses corporativos y en contra de la sociedad ha sido una práctica de lo más común que nos explica la sobrevivencia de los cacicazgos empresariales, sindicales y agrarios. Ese maquiavélico y tenebroso juego que todos jugamos pero al que muy pocos tienen acceso, propicia de manera sistemática la concentración de la riqueza, privatiza todo lo imaginable, encubre los escándalos de corrupción, promueve la impunidad, elude el cumplimiento de los derechos humanos, laborales y sociales, impone el despojo y la devastación en grandes zonas del territorio nacional, permite el fraude electoral, y lo más exasperante es que sin voluntad oficial, niega y obstaculiza la justicia para esclarecer crímenes como el perpetrado en Iguala en septiembre de 2014 o la indefensión de comunidades y barrios ante la imposición de megaproyectos que destruyen su entorno, su tejido social y su economía.

Después de que por muchos años, el régimen oligárquico ha torcido la letra y el espíritu de las leyes para su beneficio y el de sus socios, pero no para el de las causas sociales, la mera promesa del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de cambiar las reglas del juego y de que las autoridades se conducirán con respeto al marco legal establecido es una garantía de triunfo para reivindicaciones que se han conducido en forma pacífica y que han recibido por respuesta la cooptación, la infiltración y la represión. A ello, debemos sumar la pacificación del país y la verdadera reforma educativa que habrá de pactarse entre gobierno, magisterio y padres de familia, la descentralización efectiva del Ejecutivo, el recorte de la nómina burocrática de alto nivel, la sustitución de las actuales delegaciones federales por coordinaciones regionales unificadas o el inicio de la transición energética a fuentes limpias de nueva generación.

Algunos alertan que es un cambio sumamente ambicioso y hasta irrealizable, otros reclaman que es insuficiente y demasiado acotado, pero casi nadie cuestiona que no sea necesario. Organizaciones sociales, gremiales, sindicales y agrarias lo ven como la ventana de oportunidad que no han tenido nunca para pelear sus propias causas, en un entorno propicio o, cuando menos, neutral.

Quienes se quejan por lo que interpretan como ausencia de contrapesos en la conformación del futuro mapa institucional y de la magnitud de la redistribución del poder que tendrá lugar a partir de diciembre, podrían asomarse a esta lógica y a la instauración de una democracia participativa –consulta popular, referéndum de revocación de mandato, amnistía, etc. – para empezar a comprender que en la historia del país, nunca hemos tenido un proyecto tan amplio y ambicioso de socialización para encauzar la toma de las decisiones.

Muchos activismos se aprestan a utilizar en su favor esta ventana de oportunidad y asumen que hay condiciones inmejorables para impulsar causas como la justicia, la transparencia, la consecución de los derechos de género, la concreción de los derechos de los pueblos indígenas, las luchas ambientales o la observancia de los derechos de las personas con discapacidad.

Con esta percepción y el impulso adecuado, seguramente en el juego que todos jugamos, la transformación nacional propuesta por Andrés Manuel López Obrador, irá tan lejos como la sociedad organizada quiera, en caso contrario, nos iremos alejando poco a poco de la cancha y muy pronto nos daremos cuenta que nuestro juego y nuestro futuro seguirán siendo inciertos. En un juego de ciegos “como veo doy” o “paso sin ver”.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

23 de Julio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

PACIFICACIÓN Y CEGUERA.

En un escenario utópico que prevé la construcción de una cultura de la paz cuyo eje sea la prevención, Andrés Manuel López Obrador y su equipo vienen configurando el proyecto de pacificación en el país, que sin duda, contiene algunos elementos que vale la pena considerar. En primer lugar habrá que recordar que ante la ceguera de muchos, los imprecisos términos con que se barajó la posibilidad de una amnistía, dieron lugar a agudas críticas y a la descabellada idea de que ésta consistiría en liberar sin más trámite a toda clase de delincuentes, incluidos aquellos condenados por plagiarios, traficantes o sicarios, perspectiva que de manera comprensible no era bien vista por nadie y menos por los más enconados adversarios del Mesías tabasqueño. Este rumor mal infundado, inquietó a muchos ciudadanos preocupados por la actividad del crimen organizado y los macabros episodios de violencia que laceran el tejido social del país.

En segundo lugar, resulta alentador que sin minimizar la gravedad que reviste la falta de seguridad en el país, la aclaración explícita de que una eventual ley de amnistía de ningún modo implicaría el perdón para secuestradores, narcotraficantes, torturadores y en general autores de delitos de lesa humanidad, refuta esas interpretaciones disparatadas y plantea la elaboración de una ley en la materia que sea producto de una amplia consulta social que implica explorar profundamente las ideas y propuestas orientadas a recuperar la serenidad y la paz, incluida la amnistía y el eventual indulto o recursos de leyes especiales y de justicia transicional. El plan de pacificación, requiere tiempo, no plantea cambiar de un día para otro las medidas vigentes sobre este tema, aun cuando no sean efectivas.

Por ejemplo: Los efectivos militares asignados por la soberbia de Felipe Calderón y Peña Nieto para combatir el narco crimen, volverán a cumplir de manera progresiva su cometido institucional, el relevo lo tomarán las corporaciones policíacas tan despreciadas y depreciadas, donde se dice que no habrá crimen uniformado y que ahora sí, recibirán de una buena vez la capacitación y el orden de mando del comandante supremo, orden que al paso de los años parece haberse esfumado y ser menos efectiva. Sin duda, la tarea no será fácil, la transformación debe empezar por el establecimiento de un estricto código de probidad y austeridad republicanas para el funcionamiento del gobierno federal y por la adopción de formas de democracia participativa capaz de redistribuir la toma de decisiones. Implica vencer rezagos, inercias y hábitos sociales peligrosamente arraigados, afectar intereses de quienes mueven los hilos del crimen, y ofrecer estímulos capaces de sustituir los beneficios que el delito deja a sus ejecutantes.

El cambio se expresará en este intento de pacificación construido conjuntamente por las autoridades y los sectores sociales más afectados por la espiral de violencia, con ayuda de instancias humanitarias internacionales. Bruscamente pasará dando el giro a una política económica que reactive el mercado interno y a otra social que atenúe lo más crudo de la desigualdad, la miseria y el desempleo, transitará después por la recuperación de la soberanía alimentaria y energética, para alcanzar la soberanía total.

En tercer lugar, ante la ceguera y el albur político y estratégico donde estamos inmersos, esta puede ser de las últimas oportunidades que queden para que la República transite por la senda de la tranquilidad, la dignidad y la concordia. Una vez aprobado el plan de pacificación, en México debemos abandonar de una vez por todas, la errónea teoría de que la violencia sólo se puede combatir con más violencia, generalmente la política del ojo por ojo sólo concluye cuando todos nos quedemos ciegos y entonces, el tuerto será el único rey.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

16 de Julio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CARISMA Y PRESUPUESTO

A pesar de la indolencia y la complicidad de las autoridades electorales, y de incidentes muy lamentables, pero aislados, como en Puebla y Veracruz, el pueblo rebasó a las instituciones y su grito de hartazgo, de coraje y de esperanza se escuchó por todos los rincones de la República. El abrumador triunfo del carismático Andrés Manuel López Obrador, de su partido, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), y de su coalición Juntos Haremos Historia, integrada además por los partidos del Trabajo y Encuentro Social, marca el fin de un ciclo de gobiernos que desde 1988, llevaron al país por un accidentado camino de desarrollo, trazado y supeditado a la economía de Estados Unidos.

Ese sinuoso camino conllevo a una dramática concentración de la riqueza en pocas familias, al crecimiento desmedido de la pobreza, al quiebre del estado de derecho en diversas regiones, a una alarmante corrupción e impunidad y a asimetrías sociales que terminaron por generar una crisis de inseguridad y violencia, exasperación ciudadana y pronunciado deterioro institucional. El presidente Enrique Peña, es un ejemplo, a pesar de los abrazos fingidos y cordiales con López Obrador, finaliza su administración con niveles de aprobación históricamente bajos, y de corrupción e impunidad demasiado altos.

El proyecto de Nación que servirá de base al programa de gobierno del ocurrente tabasqueño propone una senda claramente diferente a los lineamientos seguidos por las últimas administraciones, empezando por la construcción de un estado de bienestar y justicia, la redistribución de la riqueza, corrupción e impunidad cero, el rescate del campo, el énfasis en la generación de empleos y la incorporación masiva de los jóvenes a la educación superior, la inclusión de grupos hasta ahora marginados, la austeridad republicana en el servicio público, diversas modalidades de recuperación del dominio de la nación sobre los recursos naturales y la soberanía nacional. En suma, la lucha por la justicia social y un buen gobierno apenas inicia, si todo sale bien, se vislumbra un cambio de gran trascendencia para los años venideros, en caso contrario, el muro de los lamentos y paralelamente el de Trump, estarán construidos.

La tarea ahora no debe ser la construcción de una unidad falsa, cómplice y superficial, sino la de generar una verdadera alianza entre las diferentes corrientes democráticas, que cuente con suficiente fuerza para transformar de fondo al sistema autoritario imperante. El pacto de transición debe ser con la ciudadanía, no con los mismos corruptos de siempre. La única forma para extirpar de raíz los graves problemas de corrupción, pobreza e ilegalidad es a partir de una transformación profunda de las formas de "gobernar".

No mentir, no robar y no traicionar, así resume López Obrador su proyecto de Nación. No mentir significa informar, con total transparencia, a la sociedad sobre todos los gastos, las acciones y los planes del gobierno. No robar implica acabar de una vez por todas con la corrupción en todos los niveles de la administración pública federal. No traicionar significa cumplir con las expectativas del pueblo mexicano con respecto al crecimiento económico, el fin de la pobreza y la construcción de la paz y la justicia.

Estimado lector: Hoy que confiamos en un verdadero cambio y no en una alternancia fallida, hay que ser muy cautelosos, ante la oportunidad histórica de lograrlo el Mesías tabasqueño no debe andar solo, necesita a su lado buenos apóstoles, un pueblo organizado, un proyecto de cambio radical y profundo y un presupuesto que alcance, de lo contrario, pronto se esfumaran el amor, la paz, la esperanza, la honestidad valiente, los ideales y hasta el carisma del presidente electo..

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

09 de Julio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA INCIERTA Y VIOLENTA DEMOCRACIA

Las elecciones del domingo se llevaron a cabo con cierta tranquilidad, nos sorprendieron Anaya y Meade que con las tendencias de salida, reconocieron muy temprano su derrota. Ahora, a López Obrador, virtual triunfador, le espera el contexto de una incierta y violenta democracia. Tan sólo en el pasado mes de junio, el gobierno federal reportó la incidencia de delitos, con 2 mil 234 personas ejecutadas extrajudicialmente, mientras 114 candidatos a cargos de elección popular han sido asesinados, y forzados a renunciar más de un centenar. Destacan los 110 periodistas ultimados hasta la fecha quienes paradójicamente con su muerte, le dieron vida al más alto nivel de impunidad contra la libertad de expresión. Además de las ejecuciones extrajudiciales, el candidato triunfador y su equipo, deben considerar los crímenes de Estado, todos sin castigo.

Estos se expresan en las desapariciones forzadas, cuyo caso paradigmático, los 43 estudiantes de Ayotzinapa, se encuentra empantanado ante un Estado delincuencial que niega la justicia y se resiste a presentar con vida a los estudiantes y a más de 40 mil desaparecidos forzados. La situación, por añadidura, ilustra hasta dónde el crimen ha llegado en su afán de contar con autoridades civiles, militares y electorales, cómplices unas y omisas las otras.

Por la guerra sucia de las campañas, se presagiaba otra elección de Estado que nada tiene que ver con un ejercicio democrático ciudadano, libre y trasparente, garantizado por condiciones de paz social como lo indica el artículo 35 de la Constitución. Pero no fue así, nos equivocamos porque reconocíamos la ilegitimidad, corrupción y carencia de credibilidad de la clase política y porque ante los hechos referidos, las fuerzas involucradas en la contienda nunca emprendieron un proceso de desactivación de la violencia y de neutralización de los grupos delictivos que fuera más allá de los actuales lineamientos de seguridad pública y combate a la delincuencia, los cuales, han mostrado hasta el cansancio ser ineficaces y hasta contraproducentes. La comprobada ineficacia, inoperancia y parcialidad de los árbitros electorales, el INE y el Tribunal Federal Electoral, lo atestiguan.

Seguramente, seguirán ocultando su incompetencia y con la careta de incierta democracia, pretenderán minimizar el fenómeno, pero lo único cierto es que la violencia que vive el país, alcanzó niveles nunca antes vistos y representa un desafío para el sufragio, no es necesario que se nos explique algo que sin tener remedio va en vías de volverse noticia cotidiana. Una elección se ve profundamente alterada por el homicidio de uno de los contendientes, y esto ha ocurrido en decenas de localidades, tanto con aspirantes a presidentes municipales y regidores como con postulados a puestos legislativos. Cierto, las elecciones han sido calificadas como históricas, y lo son, no sólo por las balas perdidas, sino porque se espera un estrepitoso derrumbe del sistema que fue construido desde la llamada transición democrática.

En mi opinión, y espero que usted la comparta estimado lector, en estas elecciones el PRI parece haber llegado a su fin como organización de masas, el PAN se ha deshecho como estructura partidista y el PRD ha colapsado. En cambio, ha surgido el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que visto desde afuera, tiene dos elementos muy fuertes y saludables: un movimiento social amplio, orgulloso y enérgico, aunque también disperso y difuso, y en Andrés Manuel López Obrador, un liderazgo caduco pero indiscutible, en lo interno, lo único que tiene son oportunistas políticos y una relación muy lejana e incierta con la ­democracia, pero tal vez muy estrecha con la demagogia, a ver si nos cumple. Ya veremos muy pronto.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

02 de Julio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA SALUD QUE NOS ESPERA

Si usted es uno de los miles de mexicanos que padecen alguna enfermedad crónica o terminal y no tiene derecho a los servicios de salud pública, no se preocupe, todo cambiara de la noche a la mañana. En el debate sobre los problemas del sector salud mexicano llaman la atención las enormes deficiencias de infraestructura, personal y abasto regular en las instituciones públicas; carencias que no han sido suplidas por el sector privado. La Encuesta Nacional de Salud 2016 demuestra fehacientemente dos aspectos críticos: 1) que los perfiles más bajos de la economía reciben la atención más precaria y tienen muchas más complicaciones y 2) que las prácticas de seguimiento y atención son inoportunas tanto en las instituciones públicas como en las privadas, con los consultorios adjuntos a las farmacias, batiendo récord de mala atención, medicinas carísimas y laboratorios millonarios.

Los engaños de los candidatos presidenciales no tienen madre. Tomando en cuenta que la dinámica y bonanza económica ofrecida por ellos, incrementaría el empleo formal, público y privado, entonces, los principales institutos de seguridad social —IMSS e ISSSTE— tendrán mayores ingresos con los cuales podrían ampliar las unidades de atención, contratar más personal, garantizar el abasto y el mantenimiento, y fortalecer su capacidad de atención, añadiéndolos a los ahorros en las licitaciones y en la austeridad de los servidores públicos que todos prometen.

A manera de ejemplo: Sin considerar la medicina de especialidades, las propuestas de Juntos Haremos Historia para resolver este grave problema son varias: Parten de la necesidad de un nuevo modelo, la Atención Primaria de Salud Integral (APS-I), donde reconocen que el primer nivel de atención debe fortalecerse y basarse en la educación, la promoción, la prevención, la detección y el tratamiento oportuno, así como tener un enfoque intersectorial. El segundo componente de la APS-I es que centros de salud y clínicas, deben formar parte de redes de atención que garanticen a las personas acceso al tipo de servicios médicos que su padecimiento requiere, sea la consulta de especialidad, hospitalización, cirugía o tratamientos complejos. Es decir, la atención no estaría restringida al paquete del Seguro Popular. Lo grave del modelito es que primero hay que cumplir las siguientes condiciones:

Que existan el personal y las unidades de salud necesarias, que el abasto de medicamentos e insumos sea adecuado y que se dé mantenimiento a las unidades y el equipo. Que los medicamentos y la tecnología sean los indicados en cada caso y que su uso no sea inducido por intereses ajenos a la buena práctica clínica. Que se amplíen y fortalezcan las unidades de salud y que haya suficiente personal con contratos regulares en contacto con la población. Que se garantice el equipo y abasto requeridos y además se instrumente la educación continua sobre los padecimientos más importantes para todos los médicos y enfermeras, un cambio acordado con las universidades en el currículo de medicina y el incremento de residencias claves.

Con iguales derechos para todos, la salud que nos espera requiere además, construir y equipar con recursos federales, priorizando las regiones más vulnerables; 96 nuevos hospitales, 64 generales y 32 de especialidad, así como garantizar que arranquen con todo el personal necesario al terminar las obras y no queden como elefantes blancos inútiles. Se estimulará además a los estados para que construyan y equipen más centros de salud. Se prevé financiar estas propuestas con los ahorros de combate a la corrupción y con los de la austeridad en los salarios para los altos funcionarios que juntos representarían por lo menos 13 por ciento del presupuesto de salud. Adicionalmente, se proyecta un incremento del presupuesto en 8 por ciento anual. Con este esquema se puede pagar holgadamente la inversión y operación de las nuevas unidades, garantizar el abasto de medicamentos y las acciones de salud pública. Así que si el voto favorece a ya sabes quién, y si se cumplen todas las condiciones señaladas creo que ya nos podemos morir tranquilos, pagando los carísimos servicios funerarios no incluidos en el paquete.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de Junio de 2018

 

 

EL PRÓXIMO PRESIDENTE

El próximo presidente de México, no importa quién sea el elegido, tendrá que superar los retos propios de un país que no alcanza a superar el cúmulo de rezagos en materia económica, justicia, bienestar social y sustentabilidad, tendrá además, que sortear la nada envidiable tarea de lidiar con el nefasto e indescriptible Donald Trump. A estas alturas, seguramente recibirá el mismo trato descortés, si no es que despectivo, que se le ha dispensado al indefenso y agazapado Enrique Peña Nieto. Tal vez será peor, porque la rabia que al magnate americano le causan los países extranjeros es tal que ya no distingue entre aliados y adversarios.  

De las herencias que serán recibidas por no importa quien, nadie imaginaría que el canciller Luis Videgaray Caso pensó que las amabilidades de su amigo, Jared Kushner, el yerno de Trump, venían acompañadas del Tratado de Libre Comercio, y de la hipocresía de juramentos de amistad eterna. Puros engaños, cuando lo hizo, definitivamente perdió de vista el escenario, y tal desatino diplomático nos puso a todos los mexicanos en una penosa situación de humillación que ensombrece la cruda relación bilateral y las perspectivas para el futuro. Para imaginar lo que le puede ocurrir al nuevo presidente mexicano y su gobierno, tendríamos que mirar lo que ocurrió en la cumbre del G-7 en Canadá, donde la furia que le provocó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, podría querer descargarla en México, aprovechando que ante la incertidumbre y fragilidad de un nuevo gobierno estaría más desprotegido.

Ahí, en esa cumbre, el arrogante presidente de Estados Unidos estuvo dispuesto a jugar con las reglas de la diplomacia, en público, aunque privadamente se rebeló contra esas restricciones y fue el de siempre. Demandante, insolente y egocéntrico. Maltrató a uno por uno de los líderes de los países más ricos del mundo, exponiéndolos a una andanada de reclamaciones, seguida de una advertencia que hubiera sido sobrecogedora si no supiéramos que dar por terminado el libre comercio sería para Estados Unidos mucho más costoso que para el resto del mundo.

Amigo lector, no cree usted que se le olvida a Trump que la fuerza de Estados Unidos depende de su presencia en el mundo, de las actividades de las compañías estadounidenses en el exterior, de sus exportaciones. Se le olvida también que las organizaciones internacionales que han sido el pilar del orden mundial desde 1945 fueron creadas por Estados Unidos mismo, como un recurso eficiente para el ejercicio de su hegemonía. De la misma forma que se empeña en ignorar los beneficios que el TLCAN ha significado para millones de familias en Estados Unidos. Ciertamente, no son pocas las que, por el contrario, han sufrido el impacto de la globalización y que en México ha ocurrido algo similar.

Nadie ni siquiera el próximo presidente mexicano podrá sugerirle al presidente de Estados Unidos que revise en el mediano plazo su convicción de que el mundo se ha aprovechado de la estupidez y de la complacencia de sus antecesores, que, según él, se dejaron tomar el pelo por una bola de gobiernos extranjeros abusivos. De manera que, el próximo ungido con la banda tricolor y el águila comiéndose a la serpiente, tendrá que ganarse su confianza, que podrá hacerlo sólo si se porta como un botones (bell boy); y como es muy probable que ni así lo logre, el futuro elegido y su equipo tendrán que imaginar, con astucia y argumentos sólidos, cómo van a defender el interés nacional de los embates de Trump y del mundo globalizado que nos acechan. Sería bueno reflexionar sobre esta crítica posibilidad ¿No lo cree Usted?

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

18 de Junio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LOS MAESTROS Y EL MOMENTO ELECTORAL

Cuando las tensiones generadas por el nerviosismo de grandes corporativos y empresarios respecto del candidato López Obrador parecían haberse disipado, la significativa presencia de los y las maestras de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en la capital del país, está llena de significados. La violencia represiva y la marcada hostilidad que sufrieron a manos de la policía de la Ciudad de México, nos regresó a los cavernarios días de aquella agresiva postura del gobierno federal materializada en fatales represiones para que Peña Nieto subiera al poder. Si la represión reciente fue alentada o tolerada por el deseo de desactivar núcleos de protesta que enarbolan demandas incómodas que perturban el ambiente electoral, el camino está totalmente equivocado, sus baches acentuarán a la hora de la verdad, la desconfianza y el desaliento de tal ambiente.  

En el tenso momento electoral que se vive, y cuando el cuestionado candidato ha manifestado claramente su intención de cancelar la reforma educativa y, por ende, las evaluaciones de la SEP-INEE, la represión de quienes desde años atrás han planteado esa demanda no deja de tener fuertes implicaciones políticas y electorales. Los maestros llegaron a Ciudad de México a insistir que se elimine, y la reinstalación de más de 500 maestros despedidos por ella, pero ahora, con estos ataques, puede aflorar algo más de fondo. Su sola presencia, cuestiona el papel de mero espectador que el proceso electoral asigna a las fuerzas sociales que ante la combinación con el futbol mundial son obligadas a disminuirse y consecuentemente a abstenerse en el sufragio.  

Como espectáculo dominguero, salvo el ir a hacer fila y cruzar una boleta, el resto del día primero de julio, lo debemos disfrutar en casa y en televisión, ya sin los debates absurdos y el posicionamiento diario de los candidatos que tras la gran jornada de cierre, el conteo de las cifras electorales ofrecerá los ingredientes propios de una actividad deportiva que espera el silbatazo final para festejar el triunfo o lamentar la derrota. Después de esa intensa actividad, personajes y asesores de todo tipo se concentran en torno al presidente electo y su equipo de trabajo para traducir las promesas de campaña en iniciativas y políticas más aceptables, y otorgar en lo oscurito nombramientos de gabinete igualmente convenientes.

A cambio, ofrecen con engaños legitimidad y aceptación de unos y otros y que el sexenio tendrá una base amplia y sólida que servirá para dar fortaleza al gobierno que comienza. Un ejemplo muy ilustrativo es lo que ocurrió en 2012. Desde antes de la gran final, la discusión secreta sobre el plan de trabajo de la nueva administración estaba en curso. Se trabaron sólidas alianzas, se acordaron líneas fundamentales e iniciativas concretas y con el acuerdo de los tres grandes partidos, 15 días después de tomar posesión el gobierno de Peña Nieto, había logrado que se aprobara la malograda reforma educativa.

Por eso llama la atención la presencia de la CNTE en Ciudad de México, las y los maestros están diciendo que esta vez, a pesar de la represión y la distracción del futbol, ese proceso oculto no debe darse sin ellos. Y no están nada errados, porque si en esa batalla que se da tras bambalinas para disputarse quiénes buscarán redefinir el rumbo sexenal y cómo lo gestionarán, los maestros son escuchados y tomados en cuenta, seguramente que el próximo sexenio será mejor y si es con “amor y paz”, como lo predica el Mesías tabasqueño será mucho mejor. Pero mucho cuidado, porqué después de todos los engaños que hemos vivido, mal haríamos en no ser cautelosos, bien dice el dicho: “Del plato a la boca a veces se cae la sopa”.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

11 de Junio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¿QUE NOS ESPERA?  

 

El hilo conductor de estas elecciones es y ha sido un sentimiento de desamparo que lleva a la desesperanza, al desencanto o a la rabia. Después de dos malogrados debates y la poca calidad de los planteamientos, el cuestionamiento obligado es ¿Qué nos espera?

 

Durante el actual proceso electoral, en México la suerte parece estar echada, los dados trucados ya ruedan sobre el tapete de los casinos y en los corrillos callejeros, de cantina y café, se escucha que pese a su entorno y a su política incierta, muchos ya decidieron votar por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), esperan un milagro, rechazan el más de lo mismo, o algunos, buscan el triunfo del mal menor o del voto útil, aunque dejen a un lado la lógica y los principios por lo menos éticos.

 

Tanto los opositores a Morena como sus seguidores coinciden, en una interrogante: si llega AMLO a la Presidencia, ¿abriría las compuertas para un cambio de régimen? La respuesta no es sencilla, sobre todo si se trata de cambiar las estructuras políticas y sociales que se han vuelto parte del hábitat y del sentido común de la sociedad mexicana y cuyo origen es el régimen neoliberal que se instauró después de la crisis electoral de 1988. La respuesta exige múltiples estrategias para reinventar el resguardo de la sociedad y luego adaptarlo a las condiciones de la globalización que predominan hoy en día y no al teorema del supuesto desarrollo local para mitigar la pobreza extrema y sus efectos secundarios. La mayor parte de los países que han intentado este modelo, han fallado, pero esa es la fatalidad de todo cambio de régimen: esperar que el tiempo consagre tal acontecimiento. 

 

Durante la campaña electoral, AMLO promotor del desarrollo local y del rescate de la marginación, ha debido pactar a tal grado su programa inicial, que es difícil imaginar que cuente hoy con la autonomía suficiente para emprender un desafío de esa envergadura. La estrategia que él mismo ha allanado, trata de reformas leves a un régimen que ha sobrevivido durante 30 años. Leves reformas que para una población marginada de la apertura comercial global, en todo ese tiempo, pueden ser reformas mayúsculas que se traduzcan en beneficios jamás esperados.

 

Sin embargo, en la política mexicana y sobre todo en la esfera de la Presidencia, hay un ingrediente muy propio que vuelve las consecuencias incluso de actos menores en una contabilidad de expectativas impredecibles. El cargo más alto de la República encierra potencias simbólicas insospechables, no importa quién lo ocupe, un experto o incluso un inepto, el cargo le transmite su carisma institucional, es el Presidente y su aura potencial es un misterio.

 

Los más preocupados por la opción AMLO, lo saben muy bien. Los males del país, como la corrupción y la impunidad, se incrustan en la sociedad cuando sus instituciones son débiles o deficientes; aun sin cambiar de régimen, esos males no desaparecen con buenos deseos, sino con instituciones que garanticen el cumplimiento de la ley. Sin importar quien gane las elecciones, al paso que vamos se vislumbra que continuaran la poca transparencia, la opacidad, la corrupción, la arbitrariedad, la ineficacia, la incongruencia y la falta de ética en el servicio público. Nada hay en Morena y menos en las polifacéticas coaliciones políticas de hoy que apunten a un cambio sustancial de régimen; pero tampoco nada hay que apunte en la dirección opuesta.

 

Además del desencanto en la sociedad, lo que queda es una interrogante ¿QUE NOS ESPERA? Es difícil saberlo, quizá los propios acontecimientos postelectorales se encargarán de dar cuerpo y forma.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

04 de Junio de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SOÑADORES

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó una iniciativa de legisladores republicanos moderados para un acuerdo migratorio sobre los llamados dreamers, quienes fueron llevados ilegalmente a Estados Unidos siendo niños y que se amparan en el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) el cual protege a unos 700 mil adultos jóvenes, en su mayoría latinos, de la deportación y les da permisos de trabajo por periodos de dos años, después de los cuales deben volver a solicitarlos.

A menos que el acuerdo incluya un muro fronterizo real entre su país y México, y a menos que incluya una seguridad fronteriza muy fuerte, no habrá aprobación de mi parte, dijo Trump a Fox News. Cualquier legislación también debería poner fin a un programa de lotería de visas y restringir las visas para familiares de inmigrantes legales. Mientras el magnate afirmaba que es momento de tener todo el paquete, algunos republicanos centristas de la Cámara de Representantes negociaban un proyecto de ley para abordar el futuro de inmigrantes jóvenes y aplicar una medida con nuevos y duros controles sobre la inmigración legal e ilegal que podría obtener el apoyo de Trump.

El plan respaldado por ese grupo, encabezados por Bob Goodlatte, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, ofrece protecciones temporales a los dreamers, pero no la ciudadanía, además de incentivar controles a la inmigración. Pero es improbable que ese plan reciba el respaldo de los colegas más moderados o de los demócratas. Hasta ahora el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha evitado la presión de ambas partes para abordar el polémico tema antes de las elecciones de noviembre, lo que podría crear dolores de cabeza para los republicanos mientras buscan mantener el control de la cámara baja y el Senado.

Por otro lado, Republicanos moderados quieren forzar una serie de votaciones sobre cuatro proyectos de ley migratoria separados, en desafío al liderazgo de su partido y esperando el apoyo de los demócratas para sacar adelante una maniobra inusual que dejaría a los dreamers más cerca de obtener la ciudadanía e incluye seguridad fronteriza, pero no financiamiento para un muro como lo sueña y exige el iracundo mandatario.

Respecto a la pesadilla, del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, resaltó la posibilidad de que sea aprobado hasta el siguiente año ya que según él, Trump está más interesado en lograr un acuerdo satisfactorio con Canadá y México que en terminar rápidamente las negociaciones y cumplir un plazo límite debido a que el tiempo se acorta a medida que se acercan las elecciones intermedias del próximo 6 de noviembre. En su paranoia habitual, Trump considera que el tratado ha acabado con millones de empleos en su país y ha provocado la reubicación de empresas, en particular en el sector automotor.

 

A fin de cuentas, los giros temperamentales por parte de Trump se inscriben en una estrategia de negociación no necesariamente productiva ni constructiva pero, al parecer, consustancial a la personalidad del repudiado presidente. El riesgo de abusar de ellos es, que agravan y obstaculizan el proceso de las relaciones comerciales bilaterales que hasta la fecha se han llevado a cabo, como si fuera un sueño, sin considerar los desplantes, insolencias y tretas del magnate republicano.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

28 de MAYO de 2018

 

}EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL PETRÓLEO DE LOS MEXICANOS

En el país es muy conocida la decreciente producción de la industria petrolera en años recientes; los datos de Petróleos Mexicanos (Pemex) señalan que la producción de gasolinas se ha deteriorado desde la aprobación de la reforma energética. En 2013, la producción del combustible promedió 437.3 mil barriles diarios, mientras que en 2017 bajó a 257 mil y 192 mil en el primer trimestre de 2018. La cifra de productos petrolíferos de Pemex ha bajado en la misma proporción, de poco más de 1.3 millones de barriles diarios hasta 2009, a 1.2 millones en 2014, a 915 mil en 2016 y 725 mil en el primer trimestre de 2018.

En un contexto en el que México importa 7 de cada 10 litros de combustible que se consumen, datos de la ex paraestatal señalan que en el primer trimestre de este año la producción de gasolinas automotrices promedió 192.2 mil barriles diarios, que representaron apenas 24.6 por ciento del total de las ventas internas, las cuales promediaron 782.2 mil barriles diarios. El resto, 590 mil barriles diarios, que representan 75.4 por ciento del total del consumo nacional, fueron importados. Se dice que en el año de hidalgo, a los altos funcionarios esto no les ha afectado; al contrario, han recibido cantidades de dinero difíciles de estimar, no sólo por sus ingresos oficiales, sino por regalitos recibidos por los crecientes volúmenes de importaciones de gasolina cada vez más cara para el consumidor nacional.

Se le echa la culpa al agotamiento natural de los hidrocarburos pero nadie habla de la masiva privatización del procesamiento del petróleo, y de la lentitud de las actividades de la ex empresa paraestatal que planea realizar cierres temporales en las refinerías de Tula y Salamanca este año y posteriormente cada año, serán paradas dos refinerías por labores de mantenimiento. En cuanto a la extracción del petróleo, el hecho de que se haga más lenta no es simplemente por agotamiento, es un abandono creciente de las anteriores áreas petroleras como las Baja California y parte de Sonora, las cuales se comprobaron positivamente con perforación exploratoria y luego se abandonaron. Con esto, todo el noroeste de la nación importa su gas de Estados Unidos y el país se vende en abonos. 

Otro ejemplo del derroche de dinero es el Aceite Terciario del Golfo (ATG), nombre rebuscado de la región de Chicontepec, que los funcionarios tanto presumen ante los medios de difusión. Empezó con cantidades mínimas, hasta 2003, de menos de la tercera parte de la producción total, y llegó a un máximo de 69 mil barriles diarios en 2012, pero en marzo pasado cayó a 29 mil, menos de la mitad del máximo alcanzado y también menos del 2 por ciento del total de la producción. No obstante su baja productividad, su presupuesto en 2009 alcanzó un monto de 24 mil millones de pesos, que posiblemente Emilio Lozoya Austin, Felipe Calderón y el senador Deschamps saben dónde quedaron.

Comparado con el Litoral de Tabasco, Chicontepec quedó rezagado a la baja. El Litoral tabasqueño incrementó su extracción de 39 mil barriles de crudo diarios en 2003, a 360 mil en 2016, casi 10 veces más, y su presupuesto en el mismo 2009 fue de 6.6 mil millones de pesos, menos de la tercera parte del costo de Chicontepec en ese año, y con una producción siete veces mayor. Un barril de Chicontepec ha llegado a costar aproximadamente 20 veces más que uno del Litoral de Tabasco. En los también famosos concursos, forma para ocultar la privatización, mostramos un ejemplo: de la Ronda 3.1 en el bloque 16, la participación del Estado tiene una inversión comprometida de 2.2 millones de dólares, y las de otros bloques son similares, pero hay una inversión esperada total de 568.7 millones de dólares de empresas extranjeras asociadas con Pemex, en este caso son Deutsche, Erdoel México y la Compañía Española de Petróleos que muy pronto se verán beneficiadas por la explotación de petróleo ligero y gas en el área Tampico-Misantla-Veracruz. Con la certeza de que el petróleo no es nuestro, se prefiere no hacer públicas estas acciones, y menos la entrega al capital privado y en especial a las empresas trasnacionales de lo más posible del subsuelo mexicano. Ahora sólo nos queda esperar y confiar en un próximo gobierno donde haya otras formas legales para frenar la venta en abonos del país.

                                                                             Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

21 de MAYO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EXPROPIACIÓN A LA VISTA.

A escasos cuarenta y ocho días de las elecciones, el pueblo de México ha encontrado a su candidato o por lo menos a quien hasta el momento llena vastamente sus necesidades y aspiraciones. Un candidato que por tercera ocasión, incita con su peculiar estilo, carisma y forma de pensar, a cerrar filas en torno al (relativo) opositor al sistema, no obstante que las otras coaliciones, partidos y candidatos se han unido como un solo hombre en su contra. Para muchos, si otra cosa no sucede, el resultado electoral está ya fuera de discusión, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cuenta con el apoyo popular que no tuvo en el pasado y como nunca, la mayoría de la población repudia al PRI gracias al mal gobierno de Enrique Peña Nieto y a la descarada impunidad y galopante corrupción durante su mandato.

En su campaña, AMLO baraja opciones y posturas conforme a las necesidades del momento, si le creen o no le creen da lo mismo, diluye los puntos programáticos que de alguna manera podrían quedar encuadrados en un polo fantasmal llamado izquierda: lo mismo hace candidatos a puestos de elección popular a quienes no regeneran sino degeneran la vida pública que amaga con decisiones drásticas y posturas malignas las cuales luego regatea consigo mismo y transmuta en ánimo de concesionar a capitales privados los puntos estratégicos de interés nacional. 

El episodio más reciente de ese zigzagueo tuvo como protagonista al escritor, Paco Ignacio Taibo II, miembro de la directiva nacional del partido Morena y activista con voz política propia, respecto de la nada forzada hipótesis de una presión política y económica extrema por parte de los dueños del gran capital en México que amenazan con llevarse sus empresas a otros países, para evitar que López Obrador avance en la ruta que él pretende trazar en caso de llegar a la silla grande.

En ese ejercicio de imaginación política, de desencanto empresarial y de desesperada descalificación mediática contra López Obrador, Taibo II, planteó que al mismo tiempo que los grandes empresarios estuvieran presionando al tabasqueño, en las calles deberían estar millones de mexicanos presionándolo para que siguiera adelante, con un mensaje político claro: si te quieren chantajear Andrés, exprópialos, chinguen a su madre. De inmediato, la invocación del verbo expropiar ha sido utilizada para alimentar la hoguera del miedo social inductor del voto conservador que representan sus adversarios Meade y Anaya.

Estos malabarismos buscan, sobre todo, arrinconar y comprometer al candidato hasta ahora delantero, para que renuncie expresamente a facultades jurídicas y políticas que son legítimas y que han construido a esta nación: la expropiación como recurso ante las maniobras ilegales de poderes económicos y políticos, como fue el caso histórico de la expropiación cardenista que a pesar de la corrupción de políticos y líderes sindicales, le dio sustento a un proyecto de nación gracias al petróleo expropiado. Ejemplo contrario, el gran negocio de cúpulas con la riqueza energética bajo el amparo de las reformas peñistas.

Pero, tal como lo plantea Taibo II, la eventual llegada al poder del candidato de Morena requerirá de la organización y la acción sociales, en demanda del cumplimiento de las expectativas de cambio generadas. De poco habrá de servir un presidente de la República que llegue con gran apoyo popular en las urnas pero que debe ejercer el cargo condicionado y doblegado ante las amenazas y chantajes de los poderes fácticos y sobrellevar con pragmatismo una realidad que no deba modificar. Expropiar o no expropiar no creemos que sea la clave, sino un factor más de presión social o de esperanza inmóvil.

                                                                                Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

14 de MAYO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MUY POCO QUE FESTEJAR…

En el marco de la conmemoración de los 156 años de la Batalla de Puebla, Enrique Peña Nieto expresó con mensaje oscuro a ya saben quién, que: “Ser juarista es respetar la libertad de expresión, proteger a las instituciones y ser tolerante con quienes piensan distinto a nosotros. Es velar por el avance de nuestra educación de los niños y jóvenes”.

En estos días de festejos figurados, no podemos ignorar que la manera en que los poderes políticos, económicos y delictivos entienden la tarea informativa se complica cada vez más, y que en el momento actual el trabajo periodístico pasa por momentos inciertos y se ha convertido en una actividad de alto riesgo, tanto para profesionales como para aficionados que encuentran tribunas informales en las redes sociales. El 3 de mayo, fecha designada como Día Mundial de la Libertad de Prensa por la Organización de las Naciones Unidas, gobiernos, medios y organizaciones sociales del mundo se ocuparon de formular recuentos, señalamientos y críticas a la situación del ejercicio de informar que prevalece en el planeta.  

Así, en Estados Unidos, una misión del Comité de Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) consideró que “al acusar abierta y agresivamente a periodistas y medios de mentir y producir ‘noticias fabricadas’, el actual gobierno de Donald Trump, amenaza con minar la Primera Enmienda (de la constitución estadounidense, que garantiza el derecho a la libertad de expresión) y crea una cultura de intimidación y hostilidad en la que los periodistas y otros informadores que han dado a conocer algunos de los aspectos más sórdidos del poder político de la superpotencia y de sus aliados, se encuentran menos seguros”.  

Ciertamente, no son los gobiernos los únicos que hostigan a periodistas incómodos, actualmente el principal enemigo de la libertad de expresión es el vínculo de complicidad y encubrimiento entre los gobernantes y los consorcios propietarios de los medios informativos. Es en el campo minado de esas complicidades inconfesables en donde suelen gestarse los principales actos de censura, que van desde el silenciamiento mortal hasta el hostigamiento laboral y el despido. En lo que respecta a México, los peligros del oficio periodístico son mucho más agudos que en la mayor parte de las otras naciones y llega a equipararse con los que afrontan los informadores destacados en escenarios de guerra abierta, como el irresoluble conflicto sirio.

Nuestro país vive una verdadera epidemia de ataques criminales en contra de informadores que resultan incómodos para funcionarios de alguno de los niveles de gobierno o para poderes fácticos generalmente vinculados con alguna instancia del poder público. Tan sólo en los primeros cuatro meses del presente año, según un recuento de la organización europea Reporteros Sin Fronteras, 23 periodistas han muerto de manera violenta, cuatro de ellos presumiblemente debido a su trabajo periodístico.

De poco sirven los buenos propósitos formulados por los gobernantes en el Día Mundial de la Libertad de Prensa si no van acompañados de la voluntad política necesaria para garantizar de manera efectiva la libertad de expresión de los periodistas y el derecho a la información de las audiencias. Y tal voluntad no sólo pasa por esclarecer los cientos de asesinatos de periodistas sino también por cesar toda forma de hostigamiento, intimidación y acoso judicial a quienes, con su trabajo desde cualquier plataforma, pugnan por mantener informada a la sociedad, una condición indispensable para la vigencia del estado de derecho y para cualquier perspectiva de democratización de la vida pública.

                                                                                            Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

08 de MAYO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

ATOLE CON EL DEDO

 

Ante más de 2 mil estudiantes del Instituto Tecnológico de Monterrey, dice Andrés Manuel López Obrador el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia que el próximo Presidente no será corrupto y acabará con la corrupción, porque se aplicarán las leyes. Aúna que para ser Presidente de México no basta ser buena persona, sino que es indispensable la honestidad. Así, ante los estudiantes, rompió el protocolo seguido por el resto de los aspirantes presidenciales, pues dándoles atole con el dedo, afirmó que si tuviera que votar por alguno de sus cuatro adversarios preferiría anular su boleta, porque sus rivales no tienen suficientes cualidades para gobernar.

 

Reiteró que su propuesta de amnistía a delincuentes tiene matices y puso de ejemplo a los campesinos de la Montaña de Guerrero, una de las regiones más pobres de México, quienes subsisten sembrando amapola y le han dicho que es la única forma de comer. “sembramos la amapola y de esto comemos, porque no tenemos otra opción, pero si nos meten a la cárcel tenemos el seguro que significa que en la cárcel vamos a tener comida”. Entonces, ¿qué vamos a hacer con ellos? ¿Por qué no atenderlos? ellos están infringiendo la ley, pero vamos a darles una alternativa, explicó el tabasqueño. La someterá a consulta popular y se auxiliará de especialistas en diversas áreas, incluido el papa Francisco, mientras tanto, exigió que se detenga la compra de ocho helicópteros artillados a Estados Unidos, que cuestan 25 mil millones de pesos, no queremos armamentismo, queremos la paz, que ese dinero se invierta para el desarrollo, crear empleos, para la salud del pueblo. ¿Más atole?

 

Después, al salir de la 26 reunión de consejeros regionales de Citibanamex, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, aseguró que este arroz ya se coció, en referencia a las encuestas, y abrió por primera vez la opción de que siga la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) si de la obra se encarga el sector privado y no se emplean recursos públicos mediante contratos corruptos. Consideró viable que un eventual gobierno que encabece concesione la obra del aeropuerto al sector privado, la construcción del nuevo aeropuerto, que ahora está a cargo del gobierno federal, representa un derroche de recursos públicos.

A dos meses de las elecciones, resaltó que no está peleado con los empresarios pues con ellos ha tenido una relación respetuosa, (pero) cuando nos afectan, y sobre todo cuando afectan el interés nacional, lo tengo que decir: “yo no establezco relaciones de complicidad con nadie. Yo solamente tengo un amo, que es el pueblo de México”. ¿Más atole?

Consideró positivos los encuentros para dar información de primera mano, “porque hay mucha guerra sucia; quieren asustar a empresarios, a inversionistas y es bueno que ellos nos escuchen”. Resaltó que las reuniones de precampaña que sostuvo con representantes de la iniciativa privada en los estados le ayudaron bastante para que no haya miedos, para darles confianza. Como quien dice: Hagan su apuesta señores.

Mientras tanto, la minuta para eliminar el fuero de todos los servidores públicos, incluido el presidente de la República, quedó congelada en definitiva en el Senado, entre acusaciones de panistas y perredistas de que el PRI retrasó deliberadamente todo el proceso legislativo, pese a que fue una iniciativa del candidato presidencial del tricolor, que se conoció en la Cámara de Diputados como la ley Meade. Eso sólo significa que dormirá el sueño de los justos en el Senado porque tal como la redactaron los diputados representa un riesgo para quien resulte electo presidente de la República. Como quien dice: Atole con el dedo.  

Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

30 de ABRIL de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SE ACABÓ EL FUERO

En vísperas del primer debate presidencial, las cúpulas del poder reaccionaron quizá, para ganarse el aprecio y el interés electoral. Ciudadanos, organizaciones sociales, académicos y especialistas presionaron al sistema de partidos para retirar a todos los funcionarios públicos, la inmunidad -- conocida como fuero ­­ que en infinidad de casos fue y ha sido totalmente distorsionada por una clase política que utilizó tal protección como escudo y como manto de impunidad para cometer multiplicidad de delitos y eludir la cárcel y el juicio merecido.

Esos depredadores, olvidaron que el sentido original de tal protección buscaba garantizar que un gobernante autoritario no pudiera utilizar el poder para deshacerse de sus rivales políticos, e impedir que la libre expresión de los legisladores fuera coartada mediante la burda presentación de acusaciones de índole penal contra los adversarios del régimen. Académicos e integrantes de organizaciones civiles señalan que aunque la eliminación del fuero podría parecer una forma de combatir la impunidad que gozaron los servidores públicos durante muchos años, en realidad se trata de un acto irreflexivo y peligroso, que puede servir para que ciertos grupos políticos intimiden a sus rivales con cualquier pretexto, y cuyo propósito parece ser más bien electoral, ya veremos si tienen la razón.

La demanda ciudadana de acabar con ese privilegio, data de hace casi tres décadas, cuando se exigió iniciar un juicio político contra Carlos Salinas de Gortari, pero en el contexto actual, permitir que una mayoría legislativa pueda abrir las puertas de un proceso penal contra el Presidente de la República, puede servir para venganzas y desestabilización si el ocupante de esa silla de poder afecta intereses de otros poderes.

 

Se acabó el fuero, los diputados con su característica irresponsable (levantar el dedo) optaron por su eliminación aprovechando la mala imagen de la clase política. Las bancadas sin excepción, trasladaron la competencia electoral a la Cámara de Diputados y, asumieron con 370 votos, la paternidad de la enmienda. Ahora, a partir de que el Senado y los congresos de los estados que en conjunto conforman el Constituyente Permanente, validen la reforma, podrán ser sometidos a juicio político y proceso penal por cualquier delito que cometan durante su encargo y sin necesidad del desafuero: el Presidente de la República, gobernadores, senadores, diputados federales y locales, alcaldes, ministros de la Corte, magistrados y titulares de los órganos constitucionalmente autónomos, entre otros el Instituto Nacional Electoral y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

 

Si bien se retira el fuero a legisladores, se mantiene la obligación de los presidentes de las dos cámaras del Congreso de velar por el respeto y la inviolabilidad de los recintos parlamentarios, con objeto de mantener a salvo el derecho de diputados y senadores a no ser reconvenidos por sus comentarios. En la actual legislatura está pendiente el desafuero de los diputados priístas Tarek Abdalá, por presunto peculado de 2 mil 300 millones de pesos cuando fue tesorero de Javier Duarte; Alberto Silva Ramos, acusado de un desvío de mil 500 millones en el tiempo en que fue vocero de Duarte, y Bárbara Botello, por cargos de peculado por 87 millones. Se acabó el fuero pero en las calles se rumora que otras patrañas llegaran a su tiempo, mientras los corruptos seguirán libres ya que, la medida cosmética propuesta por los diputados fue sin considerar que; la justicia en México sin Poder Judicial Independiente, siempre será utilizada con criterios políticos para proteger a la persona y no para cuidar a la función pública.  

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

23 de ABRIL de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL DERECHO A LA VERDAD.  

Con motivo del Día Internacional del Derecho a la Verdad en Relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en voz de su presidente Luis Raúl González Pérez, subrayó que el derecho a la verdad no existe. La demagogia, la impunidad y la corrupción de nuestros gobernantes superan ese derecho; el Estado mexicano está en calidad de deudor con los familiares de más de 32 mil personas que permanecen en calidad de desaparecidas, a ellas se suman miles de víctimas de homicidios violentos y de familias que injustamente no han podido y quizá nunca podrán conocer el paradero o destino final de sus allegados, así como las causas de que esos lamentables hechos sucedieran.

El organismo hace diversas recomendaciones a las autoridades mexicanas, en ellas, el derecho a la verdad  ocupa un primordial lugar. Dicha garantía no sólo comprende la reparación para las víctimas, sino que también es un mecanismo indispensable que sirve de instrumento para que las autoridades rindan cuentas y eliminen los actos autoritarios de corrupción e impunidad. Lamentable que, muchas personas que son golpeadas por la injusticia, además de los daños físicos y/o sicológicos sufridos por la violación a sus derechos humanos, enfrentan nuevamente la humillación de ser victimados al acudir ante la autoridad ministerial para denunciar los hechos, ser sometidas a interrogatorios y recibir trato insensible, además de que la investigación del delito no se realiza con diligencia, inmediatez y de manera exhaustiva, lo que provoca malestar, incertidumbre y una autentica negativa a la verdad que incomoda.

Se afirma que nada es verdad ni es mentira, el derecho a la verdad sólo puede ser resultado de un trabajo riguroso, exigente, documentado y disciplinado, debido a que la sociedad aspira a conocer las causas de ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, secuestros de menores de edad o tortura, por lo cual es necesario promover por todos los medios posibles, la importancia del derecho a la verdad y la justicia. En México, poco o nada ha cambiado, desde la declaración de la llamada guerra contra el narcotráfico en 2006, como estrategia fallida de seguridad pública con Felipe Calderón Hinojoza vivimos en medio de una crisis de derechos humanos que se ha acentuado con Enrique Peña Nieto, quien con su Ley de Seguridad Interior dejó en manos de las fuerzas armadas la conducción de instituciones del ámbito civil, y abrió la posibilidad de vulnerar los derechos de la sociedad y de afectar el equilibrio entre la Federación, los estados, instituciones, órganos del Estado y los poderes.

La estrategia convertida en crisis ha desaparecido a miles de personas, aunque la cifra podría ser mayor debido a que muchos familiares de víctimas no denuncian por miedo a sufrir represalias. Señor presidente, usted que vive con el síndrome del gobernante engañado y deambula por el laberinto de haber cumplido y de tener la verdad absoluta, sepa que se calcula que desde la entrada de los militares a tareas de seguridad pública han ocurrido alrededor de 200 mil homicidios dolosos y, una cantidad indeterminada de casos de tortura, fosas clandestinas, fusilamientos, personas desaparecidas y fabricación de culpables. La CNDH exige a las autoridades de los tres niveles de gobierno, El derecho a conocer la verdad: ¿Será esto posible señor Peña Nieto? O seguiremos engañados por no hacer bien las cuentas y mirar las cosas al revés.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

16 de ABRIL de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL DERECHO A LA VERDAD.

Con motivo del Día Internacional del Derecho a la Verdad en Relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en voz de su presidente Luis Raúl González Pérez, subrayó que el derecho a la verdad no existe. Ciertamente, el Estado mexicano está en calidad de deudor con los familiares de más de 32 mil personas que permanecen en calidad de desaparecidas, se suman víctimas de homicidios violentos y miles de familias que no han podido y quizá nunca podrán ejercer su derecho a la justicia, ni conocer el paradero de sus allegados o su destino final, así como las causas de que esos lamentables hechos sucedieran. La demagogia y la corrupción nos superan,

En las recomendaciones que hace el organismo a las autoridades mexicanas sobre diversos casos documentados, el derecho a la verdad  ocupa un primordial lugar. Dicha garantía no sólo comprende la reparación para las víctimas, sino que también sirve de instrumento y es un mecanismo indispensable para que las autoridades rindan cuentas y eliminen los actos autoritarios e injustos de corrupción e impunidad. Lamentable que además de los daños físicos y/o sicológicos sufridos por la violación a sus derechos humanos, muchas personas que son golpeadas por la injusticia, enfrentan nuevamente la humillación de ser victimados al acudir ante la autoridad ministerial para denunciar los hechos, ser sometidas a interrogatorios y recibir trato insensible, además de que la investigación del delito no se realiza con diligencia, inmediatez y de manera exhaustiva, lo que provoca malestar e incertidumbre.

Nada es verdad ni es mentira, el derecho a la verdad tiene un referente social y sólo puede ser resultado de un trabajo riguroso, exigente, documentado y disciplinado, debido a que la sociedad aspira a conocer las causas de ejecuciones arbitrarias, desapariciones forzadas, secuestros de menores de edad o tortura, por lo cual es necesario promover la memoria de las víctimas de violaciones graves a los derechos humanos y la importancia del derecho a la verdad y la justicia. Poco o nada ha cambiado, desde la declaración de la llamada guerra contra el narcotráfico en 2006, como estrategia fallida de seguridad pública con Felipe Calderón Hinojoza vivimos en medio de una crisis de derechos humanos que se ha acentuado con Enrique Peña Nieto, quien con el síndrome del gobernante engañado vive el espejismo de tener la verdad absoluta.

Dicha estrategia, desapareció al menos a 32 mil personas, aunque se calcula que la cifra podría ser mucho mayor debido a que muchos familiares de víctimas no denuncian por miedo a sufrir represalias. De igual forma se calcula que desde la entrada de militares a la realización de tareas de seguridad pública han ocurrido alrededor de 200 mil homicidios dolosos y, una cantidad indeterminada de casos de tortura, fosas clandestinas, detenciones arbitrarias, fusilamientos y fabricación de culpables. La Ley de Seguridad Interior que dejó en manos de las fuerzas armadas la conducción de instituciones del ámbito civil, abrió la posibilidad de vulnerar derechos y afectar el diseño y equilibrio entre la Federación, los estados, instituciones, órganos del Estado y los poderes.

Todo es según el cristal con que se mira: La CNDH exigió a las autoridades de los tres niveles de gobierno, El derecho a conocer la verdad: que asuman sus obligaciones para con las víctimas, que se sancione a los responsables, se repare el daño y se establezcan las garantías de no repetición. ¿Será esto posible señor Peña Nieto? O tal vez, no hacemos bien las cuentas y miramos las cosas al revés.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

09 de ABRIL de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

RESURRECCIÓN

El joven queretano Ricardo Anaya, aspirante firme a la Presidencia de la República, hasta hace poco pareció un exterminador implacable de enemigos internos en Acción Nacional, (Moreno Valle, Margarita Zavala, Calderón y otros.), no ha podido remontar las trampas que le han sido colocadas a partir de su poca transparente prosperidad inmobiliaria y su alto tren de vida. Ricardo, no entendió que con la mafia del poder no se juega, hoy bajo el riesgo del fuego directo, su campaña presidencial y sus aspiraciones, se pueden nublar a causa del expediente judicial relacionado con la venta de una nave industrial en su natal Querétaro y con triangulaciones y maniobras financieras que le dieron en poco tiempo una ganancia increíble de decenas de millones de pesos. El asegura que a pesar de la sospecha hará frente a la guerra sucia que han desatado.

Con el poder en Los Pinos, los priistas aseguran que Anaya no tiene salida jurídica, a menos que se llegue a negociaciones políticas inscritas en planes conjuntos contra López Obrador quien nadando de pechito, se ha dedicado a practicar el béisbol y a transmitir a los ciudadanos su mensaje de semana mayor “Cristo es amor, y la Justicia es Amor”. El salvador tabasqueño da la impresión de que la ventaja estadística que le adjudican, respecto a sus dos adversarios, es ya irreversible, que la elección presidencial está decidida a su favor y en caso contrario, soltara al tigre y no precisamente al de Santa Julia y mucho menos al renombrado equipo de béisbol de la liga mexicana.

Por su parte, Meade Kuribreña, un ciudadano sin militancia en él PRI, ha cumplido con una etapa de inusual zozobra respecto a su postulación presidencial como candidato priísta, pese a que Enrique Peña Nieto forzó las condiciones para que pudiera ser su candidato a vivir en Los Pinos. Pero en cuanto Pepe Toño asumió su postulación, fue empujado a una desastrosa y grotesca campaña de degradación, para vestirlo retórica y gráficamente de tricolor tradicional. Su caricatura nos hizo recordar los vericuetos e infortunios de Luis Donaldo Colosio Murrieta (luctuosamente recordado), a quien las maquinaciones de Carlos Salinas de Gortari colocaron como candidato presidencial, pero condicionado e inclusive opacado por los juegos de poder que practicaba el entonces presidente de la República, quien paralelamente alentaba las posibilidades alternas del fallecido y también recordado Manuel Camacho Solís.

Arrancaron las campañas y ya se irá viendo el fragor de ellas, la contundencia de la artillería política y propagandística contra el delantero, y las posibles alianzas o pactos que podrían tejerse en tres meses de fuego abierto y cruzado. Habrá de verse si el manipulado Meade, logra desmarcarse del poder de Los Pinos para tratar de ofrecer algo distinto, según él, su experiencia burócrata debe ser capaz de resolver retos, como los de seguridad, corrupción y pobreza. Pero Pepe Toño está muy lejos de las condiciones de independizarse: necesita el dinero y la mano dura que sólo le puede suministrar el actual mando desde Los Pinos. Además, entre sus retos, tendrá que hacer campaña junto a personajes nefastos en busca de fuero legislativo, entre ellos, algunos de sus anteriores compañeros de gabinete.

Respecto a los independientes, al sistema le conviene mantener en escena a Margarita Zavala quien sin firmas avaladas y su pillaje para obtenerlas, seguirá desgastando al joven Anaya y sostendrá esa voz ciudadana, que se autodenomina la candidata del pueblo, confrontada con el Mesías López Obrador que el México de la esperanza espera que resucite de entre los muertos para acabar con los injustos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

2 de ABRIL de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SEIS MESES

Ante la desgracia de un imprevisible fenómeno natural, seis meses después de un parto prematuro, el cordón umbilical ha sido cortado, sociedad y gobierno ya no son lo mismo, el venturoso estallido de solidaridad ciudadana se esfumó entre los vericuetos burocráticos, la conocida habilidad demagógica y absurda de políticos y empresarios y la mitología desvirtuada y expropiada por muchos medios de comunicación; en suma, se volatilizó por el peso aplastante de un sistema corrupto que se montó en el episodio del demoledor sismo del 19 de septiembre pasado, para reinstalar sus estructuras de demagogia, simulación, fraudes e ineficacia que por supuesto, ya fueron aprovechados por el precario e incierto proceso electoral local.  

El presunto desvío de recursos destinados a la reconstrucción a fines electorales fue denunciado por Mikel Arriola, el candidato priísta al Gobierno de Ciudad de México, ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) contra tres asambleístas, Leonel Luna y Mauricio Toledo, del PRD, y Jorge Romero Herrera, del PAN, están involucrados Miguel Ángel Mancera y Alejandra Barrales su rival electoral. Mancera, dice Arriola, dejó pasar más de 50 días antes de enviar a la asamblea una reforma que quitó a los asambleístas el manejo de los fondos, el tiempo fue suficiente para que los enunciados gastaran en compras que no tenían nada que ver con la reconstrucción y los damnificados: equipo de cómputo, ropa deportiva, regalos, tortas, acarreos, nomenclatura de calles y pintura en vialidades.  

Marzo 19, diversas expresiones ciudadanas recordaron en Ciudad de México lo vivido medio año atrás e hicieron recuentos crudos de los fatigosos y nulos recorridos que han debido hacer en busca de atención y ayuda de parte de instituciones, dependencias, funcionarios y políticos que se preocupan más por los avatares electorales que por el drama citadino y de los pueblos afectados. Es muy notorio que por los afanes de la ganancia personal o grupal, los malabaristas de fondos públicos y privados, las instituciones federales, las de entidades federativas afectadas, y de la Ciudad de México, actúan conforme sus intereses pero no como lo hubiese esperado la generosa y solidaria respuesta ciudadana que se volcó a las calles y lugares afectados.

El proceso de reconstrucción ha sido lento, demagógico y torpe en Ciudad de México, donde el grupo de Miguel Ángel Mancera ha repartido su atención y capacidad entre el tema del frente partidista, formado por PAN, PRD y MC y los zigzagueos del citado jefe de gobierno que finalmente como ave de rapiña en busca del hueso, está a punto de levantar el vuelo a fines de este mes, para colocarse como candidato privilegiado en la lista de Acción Nacional para ser senador por una circunscripción ajena a la capitalina. Sin pena ni gloria, deja a la deriva a los damnificados, y a la ciudad, totalmente desquiciada y sin reconstrucción atendida.

Otro tema espinoso que da cuenta de la profunda corrupción del aparato, federal y de las entidades federativas, se relaciona con el monto de los donativos recibidos del extranjero y de particulares, nadie sabe dónde quedó la bolita pero todos saben que políticos, gobernantes y funcionarios suelen apropiarse de esas donaciones dejando la evidencia de su vocación rapaz que tan solo en seis meses, ha agudizado el creciente rechazo del pueblo y particularmente de aquellos que fueron afectados por el sismo. Más respeto señores, urge el dinero para el rescate de aquellas familias que lo perdieron todo pero también urge la honestidad, él servicio y la transparencia institucional, aun cuando el cordón umbilical haya sido cortado prematuramente.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

26 de MARZO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

INSEGURIDAD Y DESCONCIERTO POLICIAL

Aristóteles Sandoval gobernador del estado de Jalisco informó que la Fiscalía de esa entidad, apoyada por efectivos del Ejército Mexicano, intervino a la policía de San Pedro Tlaquepaque, municipio conurbado a Guadalajara, con la finalidad de revaluar a sus elementos ante la sospecha de posibles infiltraciones del crimen organizado y el desconcierto policial. La policía estatal fue puesta a cargo de resguardar la seguridad local y los elementos de la municipal fueron enviados a una academia para ser mediática y supuestamente capacitados y evaluados. Algo semejante ocurrió en Tecalitlán, Jalisco, donde tres ciudadanos italianos fueron víctimas de desaparición forzada, al parecer por policías locales que los habrían entregado mediante venta por unos cuantos euros a la delincuencia organizada. Nada se sabe de ellos y seguramente nada se sabrá.  

Estos hechos desconcertantes obligan a poner sobre la mesa de las discusiones, la fallida estrategia gubernamental de seguridad establecida desde diciembre de 2006, por instrucciones del iniciado presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, cuando con el argumento de que las corporaciones policiales carecían de la capacidad para combatir la criminalidad, fuera por falta de capacitación o porque estaban infiltradas, se recurrió como una medida provisional al uso sistemático y masivo de las fuerzas armadas para llevar a cabo esa tarea. A 12 años de distancia, cada vez que los estrategas abren la boca, repiten  lo mismo año tras año, que las policías estatales y municipales del país requieren de saneamiento y profesionalización a fin de estar en condiciones de cumplir con su responsabilidad legal en la recuperación de la seguridad pública y que es importante el establecimiento del mando único para asegurar el control y la disciplina entre los organismos policiales que realmente dejan mucho que desear en todo el país.

Lo cierto es que las escenas violentas de soldados que desarman y someten a cuerpos enteros de policía se han repetido una y otra vez y por lo tanto, es inevitable concluir que nada de eso ha funcionado, que durante el mandato de Peña Nieto, la situación es igual o peor y que siguen imperando la descomposición y el desconcierto en las instituciones que debieran encargarse de garantizar el orden, prevenir el delito e investigar transgresiones a la Ley. Para ilustrar esta afirmación basta enunciar algunos casos impunes:

La atrocidad perpetrada en Iguala, Guerrero, donde policías de esa localidad, en contubernio con los de Cocula y de Huitzuco, participaron en la masacre y desaparición de 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, cuyo destino se ignora hasta la fecha; la captura de policías de Valle de Bravo, estado de México, involucrados en la desaparición de un joven; el caso de la fuerza pública Nayarita, que durante la administración de Roberto Sandoval fue colocada bajo el mando del corrupto ex fiscal estatal Édgar Veytia, detenido después en San Diego, California, acusado de pertenecer a una organización de narcotraficantes, y las reiteradas conductas criminales de efectivos policiales estatales veracruzanos, involucrados en desapariciones forzadas que han culminado en el asesinato impune de las víctimas.

En síntesis, la profesionalización y depuración de las corporaciones policiales estatales y municipales ha sido insuficiente e improcedente, aplicar los exámenes de confianza para integrar a los cuerpos policíacos, no han servido para nada. La política y estrategia de seguridad pública, requiere un cambio urgente y radical, no debemos permanecer sin corporaciones policiales confiables y capaces para combatir a la delincuencia. Mantener a los militares en esa función es muy riesgoso. ¿Quién tiene la palabra? Porque ante la inseguridad y el desconcierto policial, Peña Nieto se quedó mudo y nos quedó a deber.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

19 de MARZO de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

DESACELERACIÓN ECONÓMICA Y PRECARIZACIÓN LABORAL

De acuerdo con cifras oficiales la economía mexicana no sólo no crece al ritmo que se requiere para contrarrestar el grave crecimiento sostenido de la deuda contraída y subsanar los rezagos de la pobreza extrema, sino que se encuentra en plena desaceleración. A pesar de todas las reformas constitucionales y regulatorias puestas en marcha por el agonizante gobierno de Enrique Peña Nieto, la explicación de esta desventura puede partir de factores exógenos tales como la incertidumbre producida por la renegociación forzada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el alza de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, el masivo recorte fiscal y las amenazas arancelarias impulsadas por el presidente Donald Trump, y por si faltara algo, la mediocridad, la falta de ideología y la demagogia de los candidatos a la presidencia de la Republica que no atan ni desatan en el tedioso, vergonzante y malogrado proceso electoral que nos ocupa.  

No poco del descalabro económico es imputable a lo que actores internos relevantes han hecho o dejado de hacer, pero lo que si merecemos al menos es que nos expliquen porque cuando la reforma energética se encuentra en una fase plenamente operativa, en los últimos dos años se han registrado incrementos en hidrocarburos y energéticos así como una acelerada caída de la producción petrolera y de los ingresos asociados a ella.

Que se explique porque, para comprender el pobre rendimiento de la economía mexicana nos tenemos que referir a los niveles de evasión fiscal y a las violaciones a los derechos laborales por parte de las empresas de subcontratación que operan en nuestro país ya que, de las 900 compañías que se dedican al manejo de los recursos humanos para terceros el 96 por ciento, no paga impuestos ni cumple con sus obligaciones laborales, tales como el registro ante el Instituto Mexicano del Seguro Social que siempre nos vende trabajos seguros y bien remunerados, cuando sólo se trata de empleos precarios, poco solventes, despojados de prestaciones y de cualquier certidumbre contractual, lo que a todas luces resulta un lastre a los esfuerzos por imprimir dinamismo a la economía. Además de los efectos perniciosos de la citada subcontratación, debe remarcarse que tal como se lleva a cabo constituye una infracción a las leyes laborales y de seguridad social.

Sin duda, poner coto a este extendido mecanismo de evasión impositiva y elusión de responsabilidades patronales resulta urgente para encauzar las fuentes de empleo existentes hacia un esquema productivo para todos los actores, así como para asegurar que los creados en el futuro satisfagan estándares mínimos de calidad. A Roberto Campa Cifrián el “mil usos” de la política nacional y nuevo titular de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, que lo mismo sirve para un fregado que para un lavado, le toca atender estos asuntos. Pero cuidado, Campa no deja de ser un político de medio pelo, que es bueno para urdir historias políticas útiles para el tlatoani mexiquense en turno pero no para resolver problemas sociales, y menos ahora, laborales. Este nefasto individuo, como subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, nunca pudo llegar al fondo de su área de competencia, los amargos casos pendientes de Nochixtlán y Ayotzinapa lo confirman.

A todas luces, el gobierno de Peña Nieto ya luce cansado, estático y rebasado por la crisis de fin de sexenio que se empieza a vislumbrar. No hay duda, México necesita el cambio, lo que se está jugando en el país no es sólo quién lo gobernará, sino el proyecto de nación que afectará nuestro presente y futuro: más corrupción, transa, muerte y miseria o un respiro que nos permita fincar las bases para un porvenir más justo y digno para todos, la moneda está en el aire, muy pronto lo sabremos a pesar de que los candidatos no tengan ideales y menos personalidad de estadistas.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

12 de MARZO de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL COLAPSO DE ASILO

Muy cerca ya del ocaso del mandato de Peña Nieto, éste sujeto nos sigue debiendo la paz. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presidida por Luis Raúl González Pérez, con palabras al viento (nadie lo escucha), advirtió una vez más, que el sistema de protección a refugiados en México está ante un posible colapso, las autoridades federales no han resuelto más de 7 mil quinientas solicitudes de asilo de las 14 mil 595 presentadas ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) el año pasado, lo que representa un rezago de casi 60 por ciento. El organismo demandó dar solución a esta problemática, pues la Ley sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político establece que las solicitudes deben ser respondidas en un máximo de 45 días hábiles. “Tal situación preocupa, al considerar que han sido reportados 2 mil 400 procedimientos abandonados y desistidos, presumiblemente como respuesta a los largos plazos de resolución y la poca información que se proporciona a los interesados, lo que se traduce en una negación de facto a la protección internacional”.

La CNDH, recordó que el pasado 30 de octubre se publicó en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el que se suspenden los plazos y términos de los procedimientos que lleve a cabo la Coordinación General de la COMAR en Ciudad de México, teniendo como argumento central las magras condiciones de su inmueble después del sismo de septiembre de 2017 y la falta de capacidad operativa para garantizar el desarrollo de éstos en condiciones que permitan dar certeza y seguridad jurídica a los solicitantes, suspensión que ha provocado inseguridad y desánimo en la gran mayoría de ellos que no saben y tal vez, no sabrán cuándo obtendrán una respuesta.

Peña Nieto, nos quedó a deber, deja el mandato sin pena ni gloria y tan sólo en Ciudad de México, el alto número de solicitudes de la condición de refugiado representa un impacto para más de 3 mil 600 personas que esperan una resolución a su petición, y quienes después de más de tres meses de incertidumbre no cuentan con protección efectiva o respuesta contundente por parte de la COMAR para brindarles protección en nuestro país.

Para la CNDH resulta indispensable que a la brevedad se determine la respuesta de protección que el Estado mexicano brindará a esta población solicitante de la condición de refugiado y de aquellos que reciben protección complementaria, en concordancia con los compromisos internacionales que el mismo ha adquirido a través de la Declaración y Plan de Acción de Brasil, Declaración de San José y Nueva York. Recientemente, la CNDH dirigió un oficio a la Subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, en el que externa esta preocupación y le solicita conocer la estrategia que se ha seguido y las acciones emprendidas para dar una respuesta a los solicitantes de refugio.

Sobre el mismo tema, Trump lleno de grotesca ira, no logra dominar su furia cuando se refiere a ciertos sectores, calificándolos de serpientes venenosas, haciendo alusión a la fábula de Esopo. Lo cierto es que las tendencias fascistas, la esquizofrenia y la demencia senil de éste bípedo maligno lo hacen muy peligroso para los propios estadounidenses y para la diversidad mundial, por ello, a México y a otros países del orbe, les corresponde crear condiciones para que nuestros y sus connacionales no tengan que emigrar por motivos de trabajo ni de estudio y dejar de ver al país del dólar como condición de progreso o superación. Lo mismo podría hacerse en el caso de los inmigrantes del centro y sur de Nuestra América para evitar el colapso de Asilo. ¿No lo cree usted?

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

05 de MARZO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

FOCOS DE ATENCIÓN

Preocupa que los medios y las redes sociales centren todo su esfuerzo en cubrir una elección que ni siquiera ha empezado. Los mediocres candidatos a la presidencia, prometen de todo y en sus recorridos demagógicos de campaña, al fin conocen un país donde cada año el 13 % de los mexicanos que realizaron algún trámite público reporta que les pidieron una mordida (INEGI 2016), en donde cada día son asesinadas 69 personas y donde el 8 % de los individuos de la supuesta fuerza laboral, no tiene un ingreso suficiente para alimentar a su familia (CONEVAL 2016). Un México pobre y contaminado donde somos racistas en tres ámbitos, el que ocasiona violencia y lleva a cometer crímenes de odio, el que impide el acceso a derechos constitucionales, y el de la interacción social donde se juzga a las personas por su color de piel o nivel socioeconómico.  

Los partidos políticos ya recibieron su regalo, son seis mil 788 millones de pesos para que hagan más demagogia. Pero no hay que distraerse, el foco de atención no debe ser Meade, y menos su esposa haciendo labores domésticas para atraer simpatías pero sin levantar el ánimo. Tampoco debe ser Ricardo Anaya y mucho menos Andrés Manuel López Obrador ni sus múltiples declaraciones; inciertas sobre política económica y social, y tan absurdas en materia de seguridad, impunidad y perdón. La discusión crítica que debemos tener en estos momentos es sobre Enrique Peña Nieto, su gabinete, el Congreso Federal y los gobernadores de las ocho entidades que dejaran el cargo y que definitivamente ya están celebrando el año de Hidalgo. El tema es claro ¿Qué harán en este año para dar resultados? Seguramente nada. 

México ya está harto de fanfarrones, demagogia y desvíos presupuestales. El foco de atención no debe ser que harán los que nos gobiernen a futuro, sino que hacen los que nos gobiernan en el presente. Todos sabemos que a este país lo que le urge es crear un Estado de derecho y reducir la violencia, todo indica que 2018 terminará con más homicidios y con una ley de Seguridad interior que se vende localmente como un antídoto al crimen, pero que internacionalmente se ha criticado como lo que es, una ley que nos permite seguir dependiendo de las fuerzas armadas, porque no podemos mejorar nuestras policías locales, la infraestructura penitenciaria y los procedimientos para hacer justicia. 

Peña Nieto y los gobernadores no deben irse sin reconocer que al concluir su mandato, el México de hoy es más violento y más corrupto e impune. El ejecutivo antes de su graciosa huida, debe promover una Ley de Adquisiciones Públicas, una Ley de Obra Pública, y la revisión del fuero, para acotar la impunidad. Una Ley General de Archivos que permita organizar información pública y transparentarla. Falta un auditor federal y se debe reestructurar la Comisión Nacional de Seguridad para desconcentrarla y darle facultades locales para que nunca más un policía diga que lo obligan a comprar sus propias botas y que no está capacitado para servir a la sociedad porque tal vez no sabe leer ni escribir.

A estas alturas, la discusión debe ser este gobierno y lo mucho que nos ha quedado a deber, nos cuesta trabajo creer que discutimos sobre quien es el menos malo, si debe ser AMLO, Meade, Anaya, o si el bronco y Margarita alcanzaron las firmas soñadas, o si Mary Chuy ya desistió. Atrapar a los gobernadores corruptos ha sido un éxito mediático, pero el éxito final sólo vendrá si el Sistema Nacional Anticorrupción opera de forma independiente de las voluntades políticas del Ejecutivo. La sociedad exige con razón, “si los funcionarios corruptos fuesen todos encarcelados, poco se ganaría teniéndolos en prisión”. Roberto Borge, exgobernador de Quintana Roo, y Duarte el de Veracruz, son un ejemplo, el pueblo reclama que restituyan los recursos que se llevaron. Pero cuidado, a pesar de que suman varios delitos, debemos darnos por bien servidos con su captura ya que en cualquier momento un juez es capaz de devolverles la libertad, así se las gasta la justicia en México. Los corruptos y delincuentes son sólo focos de atención. 

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

26 de FEBRERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

HECHO EN ESTADOS UNIDOS

La masacre perpetrada por un supremacista blanco en una escuela secundaria de Parkland, Florida (17 muertos y 14 heridos), está muy lejos de ser el evento más mortífero de ese tipo de cuantos han tenido lugar en Estados Unidos en los últimos 12 meses, pero tal vez si resulta el que más esclarece las posturas oficiales de la Casa Blanca en torno al desbocado armamentismo ciudadano y sus vínculos con la intoxicación ideológica racista, xenofóbica y supremacista que crece a ojos vistas entre individuos y sectores sociales del país de las barras y las estrellas. 

El impredecible presidente Donald Trump no ha querido y ni siquiera está en su agenda, referirse a la gravísima proliferación de armas de guerra en manos de civiles, al escándalo que representa la facilidad con la que esos instrumentos de muerte llegan a manos de homicidas como los perpetradores de tiroteos tan fatales como gratuitos en sitios públicos y a sus crecientes motivaciones racistas. O sea, el país con la mayor violencia por armas de fuego en el mundo desarrollado continuará haciendo nada para prevenir el próximo tiroteo en una escuela, o en un centro comercial, en un cine, en un estacionamiento u otros lugares públicos.

Para éste presidente republicano, todo se debió a un problema de perturbación mental y a un descuido en la seguridad de la escuela y de las propias víctimas, las cuales, según él, no fueron suficientemente insistentes en sus denuncias a la policía sobre el peligro que representaba el joven Nikolas Cruz, autor de la masacre escolar y quien había advertido en redes sociales que buscaba convertirse en un tirador profesional en contra de escuelas. En la administración anterior, después de cada tiroteo Barack Obama al menos intentaba conmover al Capitolio para que adoptara y permitiera normas mínimas en este sentido, y nunca lo consiguió.

El magnate republicano, por su parte, declaró al llegar a la presidencia que la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés, la principal cabildera en favor del mantenimiento del libertinaje armamentista) podía considerarlo un amigo en la Casa Blanca y advirtió que no interferiría en el derecho del pueblo de tener y portar armas. En su criterio, la solución al drama de estos actos de violencia extrema reside en poner atención a la salud mental, asumiendo que el joven Nikolas Cruz es un desequilibrado.

Y tal vez lo sea, pero su desequilibrio, en caso de existir, se nutre de la misma ideología racista y xenofóbica de la que hace gala el propio Trump en sus discursos una y otra vez, y de la que no ha podido o querido deslindarse con claridad, como pudo verse en agosto de 2017, cuando grupos de fascistas que portaban suásticas nazis y símbolos del Ku Klux Klan atacaron en Charlottesville, Virginia, a una marcha pacífica, con un saldo de una manifestante y dos policías muertos, o cuando en la ciudad de las vegas, el 1 de octubre de 2017, Stephen Paddock, un estadounidense de 64 años de profesión contador, disparó contra la multitud dejando un saldo de 59 víctimas y 527 heridos.

Con su indiferente postura, el mandatario estadounidense selló el destino de las víctimas de los tiroteos que han tenido lugar en el curso de su administración y envió una señal de aliento a la industria armamentista, a los comerciantes de pistolas y fusiles de alto calibre y finalmente también, a los homicidas. La miseria ética, ideológica y espiritual, constituyen una base que el huésped de la Casa Blanca no está dispuesto a sacrificar, el armamentismo, el racismo, la insensatez, el odio, la soberbia y la total carencia de empatía, son factores hechos en Estados Unidos, que seguirán cobrando vidas inocentes.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

19 de FEBRERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MAGISTERIO MICHOACANO

HASTA CUANDO SILVANO: La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en su informe anual “Rendir cuentas en el ámbito de la educación: cumplir nuestros compromisos”, alertó que es posible generar efectos negativos graves cuando los resultados de los alumnos se usan para responsabilizar a maestros y escuelas de los problemas de fondo que se enfrentan. Advierte: ningún método de rendición de cuentas podrá ser satisfactorio si los interesados carecen de un entorno propicio o están mal preparados para cumplir con sus responsabilidades y que concretar metas ambiciosas en el sector depende de múltiples agentes que deben cumplir responsabilidades compartidas, por lo que no se deben exigir cuentas a alguien por resultados que están fuera de su alcance y control. Agrega que las políticas destinadas a mejorar las prácticas existentes que se centran no en formular reproches sino críticas constructivas, tienen más probabilidades de instaurar sistemas educativos equitativos, inclusivos y de alta calidad.

HASTA CUANDO SILVANO: En Michoacán, a casi dos meses de que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) iniciara movilizaciones ante el incumplimiento de pagos salariales, aguinaldos, bonos y otras prestaciones, tomaron casetas, la Secretaría de Educación en el Estado, la Secretaría de Finanzas, las oficinas de rentas municipales; Marcharon por calles de Morelia, protestaron frente a las oficinas del Ejecutivo estatal, y todo porque el gobierno retrasó pagos de salarios, aguinaldo y bonos e incumplió con otros compromisos adquiridos desde 2016. A pesar de las movilizaciones, concluyó el mes y no les pagaron.

Hasta ahora, el saldo ha sido el caos, 78 maestros detenidos, al menos 20 de ellos golpeados por elementos de seguridad estatal y federal, seis policías lesionados, cuatro vehículos incendiados, dos patrullas destruidas y pérdidas millonarias por la toma de las vías del tren en las que se mueven miles de mercancías del puerto de Lázaro Cárdenas a otros puntos del país y también donde se embarcan productos nacionales hacia el continente asiático.  

Los bloqueos de maestros de la CNTE a las vías del tren (Lázaro Cárdenas-Maravatío) han dejado inmovilizados 2 mil 500 contenedores, y, no sólo empresas acereras, sino también de materiales de construcción, agrícolas, comercios y otras que importan mercancías e insumos a través de este puerto tuvieron pérdidas millonarias por los bloqueos. La Industria del Hierro y del Acero tiene 46 mil 500 toneladas de acero en el Puerto de Lázaro Cárdenas, lo que representa pérdidas de más de 400 millones de pesos por falta de entrega de material y baja en producción por falta de materia prima. En Monterrey se calcula una merma de 900 mil pesos diarios por desabasto de acero y se ha puesto en riesgo a las plantas armadoras. De igual modo, la planta de Ford en Cuautitlán-Izcalli, estado de México, detuvo sus operaciones por tres días y la de Fiat-Chrysler, en Toluca, tiene problemas de operación por falta de materiales, entre otras afectaciones.

En respuesta a lo dicho por el gobernador Silvano Aureoles Conejo en el sentido de que gestiona 400 millones de pesos para pagar pendientes a los maestros, la sección 18 de la CNTE, por medio de su dirigente Víctor Zavala hurtado, indicó que la única manera de resolver el conflicto laboral es mediante el diálogo y no con represión. “Se dice que no se nos debe, pero hay compañeros que no han cobrado desde hace meses; no estamos pidiendo nada que no hayamos devengado, no queremos que nos regalen nada. No importa el monto que sea, su obligación es saldar las deudas”. HASTA CUANDO SILVANO…

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

12 de FEBRERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

TORTURA E IMPUNIDAD

Integrar defectuosamente los expedientes por parte de las autoridades ministeriales y aplicar las rutinarias prácticas violatorias de los derechos humanos de los procesados durante la detención o el interrogatorio para determinar las causas de privación de su libertad, son obstáculos generalizados para la impartición de justicia en México. Una averiguación previa mal fundamentada, impide establecer con certeza la responsabilidad de quienes son acusados de un ilícito. La noticia reciente del amparo definitivo y la puesta en libertad dictados en favor del ex coronel José Luján Ruiz, condenado por ordenar la tortura y asesinato de dos presuntos desertores del Ejército y señalado además como responsable de otros homicidios y varias desapariciones forzadas cuando ejercía la comandancia del 35 Batallón de Infantería en Nuevo Casas Grandes, Chihuahua, constituye el más reciente ejemplo en que una acusación de tal magnitud se viene abajo por flagrantes fallas procesales.  

Lujan Ruiz obtuvo la protección de la justicia federal junto a Everaldo Cludualdo Vega y Ramón Natividad Loya Romero, también sentenciados por la Procuraduría General de Justicia Militar a 33 años de prisión por la tortura mediante asfixia, homicidio, desaparición e inhumación ilegal de Mario Alberto Guerrero León, El Jano, y Mario Alberto Peralta Rodríguez, El Capulina, en enero de 2010. En 2016, ante el juzgado cuarto de distrito de Chihuahua, los tres militares acusados denunciaron que las pruebas y testimonios en su contra fueron obtenidos mediante tortura, lo cual fue avalado recientemente por el primer tribunal colegiado con sede en ese estado norteño que concluyó que no puede establecerse si tres integrantes de las fuerzas armadas tienen o no responsabilidad en un suceso de tortura debido a que los elementos para juzgarlos fueron obtenidos por este mismo método ilegal.  

En mi tierra, por menos de este circo, se dice que son chingaderas, ya que por tratarse de sucesos con tal relevancia jurídica, política y mediática, resulta inevitable que dicho desenlace siembre dudas acerca de la capacidad general de las autoridades para desahogar un proceso penal con apego a la ley y, por otra parte, supone un recordatorio de lo extendida que se encuentra esta práctica, y de por qué se trata de uno de los principales desafíos para poner fin a la impunidad estructural que aqueja a la procuración de justicia en México, que de acuerdo con un informe presentado en marzo pasado por Nils Melzer, el relator especial de las Naciones Unidas contra la tortura, en nuestro país ésta deshonrosa práctica como los malos tratos son de uso generalizado para la obtención de confesiones.  

Al mal pensado como yo, no se le puede pasar por alto que esta noticia coincidiera con la publicación del acuerdo, por parte de la Procuraduría General de la República, por el que se crea la Fiscalía Especial en Investigación del Delito de Tortura, instancia que recibirá el encargo de iniciar, dirigir, coordinar y supervisar las investigaciones relacionadas con este grave ilícito. Esperamos que esta nueva unidad administrativa pronto de frutos y signifique un parteaguas para impedir la repetición de acontecimientos como los referidos, es decir, que no se convierta como es costumbre, en otra ampliación burocrática sin impacto en la tortura e impunidad que padecemos en nuestra realidad..

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

05 de FEBRERO de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CIEGOS E IRACUNDOS  

El hallazgo de 33 cuerpos en tres fosas clandestinas en el municipio de Xalisco, Nayarit, así como el de cuatro cadáveres en un socavón en Valle de la Trinidad, Baja California, nos ha dejado no solo ciegos, sino perplejos y mudos. Esta noticia como otras parecidas, se suma a la zozobra que viven ciudadanos de amplias zonas del país por la ola de violencia que sólo el primer fin de semana del año dejó más de 70 asesinatos, vislumbrando una repetición del macabro récord de 2017, que con 26 mil 500 homicidios cerró como el año más mortífero desde que se lleva este registro. 

En este contexto, resultan particularmente preocupantes las declaraciones de altos funcionarios federales que parecieran minimizar la crisis de seguridad. Desde el presidente Enrique Peña Nieto que con cierto cinismo y sarcasmo, pidió ver los avances y desarrollos obtenidos durante su administración, los cuales, juzgó, no son valorados con justicia debido al enojo extendido que nubla la vista de algunos. En el mismo sentido de autoalabanza se expresó el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, al pedir a empresarios maquiladores no menospreciar lo que se ha logrado en esta década. La macula óptica sigue agudizándose y parece no tener remedio.

Tal vez a estos funcionarios no les ha quedado claro que el enojo extendido de la sociedad, persistirá mientras no exista una estrategia de seguridad que ponga fin a la impunidad con que se cometen atrocidades inaceptables como los citados entierros clandestinos y desde luego, aquella que protege a los funcionarios de todos los niveles de gobierno sin cuya complicidad, omisión o incapacidad sería imposible la existencia del crimen organizado en la escala y con la virulencia presentes. La tal estrategia no puede ser una continuación de la vigente, por la cual, como si fuera narco serie de televisión, se captura o abate a uno tras otro de los capos, lugartenientes, sicarios o simples narcomenudistas, pero dejan intactas las estructuras económicas y políticas que permiten la continuidad de la producción, trasiego y distribución de estupefacientes como un negocio rentable.

Este sinuoso e intransitable camino, trazado desde que en el sexenio anterior se trasladara la responsabilidad de perseguir este ilícito a las fuerzas armadas, se ha hecho más angosto, no sólo ha sido inútil para alcanzar su objetivo último –evitar el consumo de drogas– sino que ha multiplicado la violencia de este negocio criminal, que en la penumbra corrupta de las autoridades mexicanas, se asocia a la impunidad e injusticia que van de la mano con prácticas violatorias de los derechos humanos. Como veo doy y pago sin ver, dijeron los ciegos. 

Quienes se desempeñan en la función pública no deben olvidar que dentro de una democracia los ciudadanos tenemos todo el derecho a estar enojados con nuestros gobernantes, trátese de quien se trate, y sobre todo  de quienes se encuentran en el nivel central, estatal o local, si éstos incumplen los compromisos al ejercer sus cargos o simplemente les crecen las uñas.   

En momentos en que se llevan a cabo las precampañas rumbo a los comicios presidenciales de julio próximo. Peña Nieto aseguró que el país está creciendo a partir de las políticas públicas establecidas y los cambios estructurales aprobados. Ojalá sea cierto, porque no somos tontos ni estamos ciegos, ni enojados solo que sin seguridad, marginados  y con incertidumbre, difícilmente podemos ver los avances y desarrollos de la Nación que los políticos presumen.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

29 de ENERO de 2018

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MENSAJE DE IMPUNIDAD

Acteal Chiapas, 22 de diciembre de 1997: 20 años atrás, ante la mirada de elementos policíacos que siempre permanecieron impasibles, más de 80 paramilitares debidamente entrenados y armados atacaron sin piedad a unos 350 integrantes del grupo civil pacifista “Las Abejas” que oraban en la explanada de la iglesia principal de dicho poblado. La estúpida y brutal embestida además de dejar 45 muertos, nos dejó a muchos mexicanos, el amargo mensaje de impunidad y para muchas familias indefensas, el luto perplejo y perpetuo. Como otros tantos, gobernantes nefastos como el entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León y Julio Cesar Ruiz Ferro, gobernador interino del estado de Chiapas, siguen prófugos e impunes.

Desde entonces, las autoridades han difundido la versión oficial de que la masacre fue un episodio de los conflictos intercomunitarios entre simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional y las bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Sin embargo, la Agencia de Inteligencia de Defensa de Estados Unidos (CIA) contradice esta postura y documenta claramente que como parte de la estrategia del gobierno de Zedillo Ponce de León y por orden de este sujeto, los atacantes fueron reclutados, entrenados y transportados al sitio de la agresión por cuerpos de seguridad y autoridades priístas locales, más aún, demuestran que el Ejército mexicano llevó a cabo tal adiestramiento, lo ccual, nadie ha contradicho.

La herida de Acteal se reabrió (enero de 2007) cuando un grupo de abogados del Centro de Investigación y Docencia Económicas, junto con varios intelectuales, inició una batalla legal y mediática para liberar a los responsables materiales de la masacre. Su iniciativa dio frutos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sin dar importancia a la lógica indignación entre los sobrevivientes y los familiares de las víctimas, dictó una sentencia equivocada por la cual se liberó a los procesados que perpetraron la matanza. Desde ese momento (12 de agosto de 2009) se podía advertir un posible rebrote de violencia tras la excarcelación de los responsables, entre quienes había un asesino confeso.

La crisis de los Tzotziles chiapanecos se reactivó cuando el asesinato de Samuel Pérez Luna revivió el añejo conflicto territorial entre habitantes de los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán. Las frecuentes amenazas a los habitantes del segundo municipio provocaron su exilio forzado, dejando entre los desplazados un saldo mortal por hostigamiento, frío, hambre y enfermedades. La situación de emergencia humanitaria en que se encuentran los desplazados, consolida la negación del Estado de derecho y una siniestra invitación para que se repita la tragedia, lo vivimos nuevamente en Ayotzinapa y Tlatlaya y nos recuerda que la inacción de las instancias oficiales o, en ocasiones, su probada complicidad, son caldo de cultivo que pueden cobrar tintes trágicos como los señalados.

Esta fase increíble, constituye otro ejemplo de los graves casos de grupos armados que azotan al país y se han convertido en un recurso socorrido de facciones de poder que ante la actitud omisa de los tres órdenes de gobierno, actúan con el cobijo de facciones políticas locales. Prueba además que la decisión de la SCJN representó un mensaje nefasto en cuanto a la proclividad de las instancias judiciales para tolerar impunemente episodios tan graves como el ocurrido hace dos décadas. Advertencia, los juicios mal fundados, que son muchos, no sólo favorecen la violencia y representan una afrenta para las víctimas, son también un mensaje de impunidad que los gobernantes en turno, nos dejan para el año que inicia.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

22 de ENERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

ESPEJISMO

Nada es verdad ni es mentira, todo es según el cristal con que se mira. El espejismo será el signo distintivo del año electoral en curso. El síndrome de la corrupción e impunidad del gobierno de Enrique Peña Nieto y su partido, además de la violencia y una extendida sensación de fragilidad institucional a causa de la preminencia de los poderes criminales y de los delitos de sangre dirigidos a la franja política y cívica ante la insuficiencia programática y operativa de las ofertas electorales disponibles, así lo manifiestan. José Antonio Meade Kuribreña nunca ha tenido garantizada la victoria electoral, muy al contrario, el polifacético secretario de Estado, se aferra de forma significativa a las mejores perspectivas propagandísticas de su esposa, la pintora Juana Cuevas, a quien la estrategia digital transferida desde Los Pinos, ha pretendido convertir en estrella civil compensatoria. A menos que sea a ellos mismos, a nadie engañan. 

Pepe Toño no levanta, lo mejor sería desmarcarse con claridad de la transexenal pretensión de Los Pinos y plantear como propuesta algo que no sea la continuidad del esquema priísta socialmente repudiado, Toño cumple fatigosamente con una agenda electoral desangelada que no convence ni estimula pero si afirma que los poderes truculentos parten desde abajo encubriendo una realidad fingida. Por añadidura, la marca PPN, (PRI, Peña Nieto), afecta de manera insalvable a cualquiera que lleve los tres colores tradicionales en la boleta. Ricardo Anaya, controversial sujeto, podrá simular una opción de cambio en busca de que el sistema lo asuma como la opción B, que ya no pudo ser la desangelada Margarita Zavala, con todo y que consiga nebulosamente su candidatura independiente de segunda división, al igual que el bronco de Nuevo León, pero la suma negativa de sus factores partidistas apenas le alcanza para la maquinación propagandística que a los partidos políticos les sale gratis. Andrés Manuel López Obrador, lesivo y contradictorio en temas ideológicos y en reciclamientos de chatarra de otros partidos, tiene ante sí la evidente disposición institucional para el fraude. Este personaje, debería pasar del trasiego electoral a la organización de la resistencia ante el cantado intento de golpe democrático. Es polémico, fuerte, enraizado y vigente en amplios segmentos de la población a la cual no le importa lo absurdo de sus declaraciones, sus varias precandidaturas y sus postulaciones a su eventual gabinete, sino la esencia misma del antisistema.  

Como desbocado antecedente cobran su cuota el EdoMex-2017 y la Ley de Seguridad Interior, un descarado uso de recursos militares, los secretarios de Estado y directores como jefes de cuadrantes electorales, los cárteles y la delincuencia común como drásticos inhibidores de oposiciones y amables financieros de campañas, los medios que se doblegan ante convenios de publicidad, el Instituto y el Tribunal electoral federal dispuestos a la convalidación de lo fraudulento, incluso la previa aceptación del uso de tarjetas para el reparto de promesas o regalos y, en el ámbito internacional, la grotesca administración Trump, con un asesor de la Casa Blanca advirtiendo ya de la injerencia del factor ruso para polarizar la elección mexicana. De este amenazante coctel electoral y del tren sin pasajeros ilustres, resaltan al iniciar el año, sus ingredientes de violencia física: ejecuciones, secuestros, masacres, asaltos en la vía pública y a tiendas departamentales. Lo grave del asunto es que si el tren continúa avanzando como se ha visto hasta hoy, no dudemos que la presidencia de la República y los poderes confabulados de la Nación, sólo podrán aspirar a mantenerse mediante un previsible fraude del sufragio, y la estación electoral del primer domingo de julio podrá verse totalmente descarrilada no como un complot sino como si fuera un espejismo y la más terrible realidad.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

15 de ENERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

VIOLENCIA 2018

Se afirma que el 2017, fue uno de los años más violentos con cifras que alcanzan más de 20 mil homicidios dolosos, sin embargo, al iniciar el presente año, el enérgico recrudecimiento de la violencia en Chihuahua vuelve a mal recordarnos, que los conflictos territoriales de las organizaciones del narcotráfico en distintos estados de la República pueden bajar de intensidad por periodos, pero en esencia siguen latentes. La entidad norteña, ahora gobernada por Acción Nacional no es la que mayores índices registra en ese terreno la superan con creces: Guerrero, Veracruz, Michoacán y Tamaulipas, entre otros, pero las ejecuciones de hace apenas unos días en algunas localidades chihuahuenses constituye un mal ejemplo de la magnitud que pueden alcanzar esos conflictos y de la rapidez con que suben de tono, mostrando una vez más el carácter cíclico de la narcoviolencia, que parece tener una dinámica propia y muy ajena a las medidas que las sucesivas administraciones del gobierno federal y estatal toman supuestamente para combatirla.  

En tal sentido, hay épocas en que las cifras de víctimas registran un descenso, que las autoridades oportunistas de turno no dudan en atribuir a su gestión, pero que lamentablemente dan la impresión de obedecer más a reacomodos de fuerza, treguas o acuerdos entre los propios cárteles que a las mismas políticas gubernamentales de control. Así, con breves lapsos de relativa calma y repentinos episodios violentos, las pugnas internas, los cambios de bando y las variables alianzas de las organizaciones criminales determinan los ritmos de la violencia y ponen en evidencia, por si hiciera falta, que las estrategias para reducir y extirpar la dinámica de la barbarie que representa la narcoviolencia siguen sin dar resultados satisfactorios. 

A manera de ejemplo, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Ciudad Juárez e investigadores del Observatorio de Seguridad y Convivencia Ciudadana del mismo municipio daba cuenta, a principios de 2012, de que en los dos años anteriores la violencia había obligado a abandonar la localidad a 230 mil personas, más de la mitad de ellas para radicarse en la vecina ciudad texana de El Paso. Esa cifra representaba, por aquellas fechas, 18 por ciento de la totalidad de residentes juarenses, una alarmante sangría poblacional acompañada de los terribles efectos colaterales que ello significa: desarticulación del tejido social, fractura de las redes familiares, disminución de la actividad económica, abandono de viviendas y ocupación de éstas por delincuentes del orden común, entre los más notables.

El mismo estudio señala que meses después, una tregua temporal de los hechos violentos dio pie a que el panista Alejandro Poiré secretario de gobierno y el priísta César Duarte, gobernador del estado, actualmente prófugo, se ufanaran a coro de que los índices de violencia en Chihuahua estaban a la baja, según ellos como resultado de la colaboración establecida entre las fuerzas federales y las estatales para el combate al narcotráfico, que entre otras cosas habían redundado en la detención de un líder de La Línea (cártel de Juárez) y otro de Gente Nueva (cártel de Sinaloa). Pero para 2013 y 2014 la cifra de homicidios en la entidad era la segunda más elevada del país, la captura de los dos capos había cobrado un carácter de victoria efímera y los ajustes de cuentas entre los miembros de ambos grupos seguían a la orden del día. La sangrienta jornada del año nuevo en Chihuahua sumó nuevas víctimas a una cifra a la que no podemos, no debemos acostumbrarnos, porque lo que se pierden son vidas humanas, y también porque lo que amenaza con perderse es el país entero, mientras las autoridades festejan la llegada de un año electoral violento y especialmente delicado.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

08 de ENERO de 2018

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LEY DEL MONTE

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hicieron su esfuerzo para que el Estado mexicano, en atención a sus obligaciones constitucionales relativas a la preservación y defensa de los derechos humanos, se abstuviera de aprobar el proyecto de la ley de seguridad interior (LSI), mismo que Amnistía Internacional (AI) censuró tras ser avalado por comisiones del Senado, y afirmó que era la crónica de una simulación anunciada. Sin necesidad de gravar en la penca de un maguey su nombre, Tania Reneaum, su directora ejecutiva en México, afirmó en un comunicado: “Es inaudita la forma en que las comisiones dictaminadoras del Senado han pasado por alto todas las observaciones y advertencias de la sociedad civil organizada, la academia y organismos nacionales e internacionales de derechos humanos sobre los efectos perversos para la seguridad ciudadana del proyecto de ley de seguridad interior”.

Los organismos citados, advierten que pese a que los senadores realizaron algunas modificaciones a algunos artículos del proyecto original, éste presenta todavía aspectos altamente preocupantes para las garantías fundamentales y para la vigencia y el respeto de los derechos humanos en nuestro país. Señalan que las voces en contra y las observaciones hechas al proyecto original son de tal envergadura, que resulta indispensable una deliberación democrática, amplia, honesta e inclusiva que atienda de manera efectiva los múltiples señalamientos formulados, en el marco del respeto a la dignidad humana.

Solicitaron, obviamente sin ser escuchados, que se abra un diálogo nacional sobre el modelo de seguridad en México bajo un esquema que, sin inhibir la actuación legítima del Estado, preserve y garantice los derechos fundamentales de las personas con base en los estándares internacionales de derechos humanos y, enfatizan que el tiempo de discusión se debe ampliar para analizar la norma y no limitarse a aprobarla en lo que queda del actual periodo legislativo, que concluyó este viernes aprobándose sin miramientos la ley en cuestión que según el senador Miguel Barbosa, es la entrega del control político de los territorios de México al mando militar. Al asunto no hay que darle muchas vueltas, los legisladores padecen del oído interno y jamás escuchan.

Con el jugoso aguinaldo en la bolsa, aprobaron la ley, sus oídos sordos no se dieron cuenta que aprobar la LSI significa un salto enorme hacia el control armado de la población y que el uso de la fuerza militar es una iniciativa a considerar en el portafolio del ejecutivo. Ambos eventos, constituyen reconocimiento de la rendición del Estado frente a la crisis de seguridad que tanto dolor ha causado al pueblo mexicano. Senadores y Diputados, nunca quisieron darse cuenta que la terquedad de Los Pinos para que se aprobara esa ley, forma parte del paquete de acciones preventivas que tienen ante el riesgo de que la estrategia para inflar a Meade no avance como ellos desean y temen que el proceso electoral de 2018 se desborde. Con ello, perdieron la oportunidad de hacer una política pública de seguridad integral y respetuosa de los derechos humanos, privilegiaron en cambio, un enfoque de uso de la fuerza sobre el de prevención de la criminalidad y la violencia, justamente cuando el enojo hacia las formas corruptas de representación política podría derivar el año entrante en un voto masivo a favor de la única opción relativamente distinta que el pueblo unido ya sabe cuál es.

Y mientras usted lo intuye, nos vamos de vacaciones. Felices fiestas decembrinas.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

18 de DICIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

LO ENTENDIÓ MAL

Enrique Peña Nieto joven malentendido desde el principio de su gestión presidencial, lo volvió a entender mal. Después de llegar de la magra gubernatura del estado de México, no entendió que ejercer un cargo público supremo, permite al individuo demostrar la capacidad que como seres humanos tenemos para ayudar a nuestros semejantes y no ocuparlo para beneficio personal, conducta común que como sociedad hemos normalizado en nuestros días y que ya se convirtió en costumbre.  

Lo entendió mal porque el verdadero poder se debe ejercer con virtud, con honestidad, con espíritu de servir y porque los servidores públicos se obligan a ejercer el verdadero poder del Estado, para servir y no para fomentar un poderío personal, ilegítimo y efímero. Lo entendió mal porque aquel individuo que aspire a ser poderoso y más chingón que los demás, debería hacer exactamente lo que los otros no hacen, es decir, utilizar el cargo público para servir a los demás. Enrique y muchos de sus colaboradores nunca comprendieron que el poder por sí mismo no corrompe, más bien las personas se corrompen al ejercer el servicio público de manera indebida, sin vocación de servicio, sin carrera pública y con la ambición personal que no les otorga la Constitución pero si él cargo.  

Peña Nieto lo entendió mal, tal vez porque las etimologías no llegaron a su pobre coeficiente: la palabra poder, proviene del latín vulgar poseere y ésta a su vez de posse, que en términos generales implica la idea de capacidad, posibilidad, e incluso potestad. En su significado encontramos cuando menos dos acepciones: Como verbo es vista como capacidad, facultad, habilidad o autorización para hacer algo. También se le define como la posibilidad de imponer la voluntad propia sobre otras personas, acepción última que podemos identificar como poderío, que a su vez, se relaciona con la noción de imperio, dominio o capacidad de imponer un mandato para diferenciarla de la primera.

Si el concepto del poder se traslada al ámbito del Estado, veremos que éste se formaliza en lo que se ha dado en llamar soberanía, la cual puede ser definida en términos generales como la capacidad que tiene la sociedad o el pueblo de tomar sus propias decisiones sobre su forma de organización sin la intervención de agentes externos, no hay un poder por encima del pueblo. Dicho de manera coloquial, y tal vez así lo entendió Enrique, aunque se mueran de hambre, ya chingué, y ahora puedo hacer lo que yo quiera. Por supuesto que lo entendió mal.

No señor Don Chingón, el único poder que debió haber ejercido durante su mandato lleno de corrupción, injusticia e impunidad, es el de haber servido a la sociedad y aunque ya es tarde, no se olvide que servir a nuestros semejantes, es una oportunidad que tenemos de ser más humanos y Usted, lamentablemente la desperdició, sencillamente porque el pueblo se dio cuenta que lo entendió mal.  

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

11 de DICIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

TRAICIONES

Mientras sea el momento de definiciones, puertas falsas y traiciones, muy pronto, en el gobierno de la reciente Ciudad de México, tendrán que darse cuenta de que en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, la cosa puede explotar con un escandaloso ruido político que no conviene para estos tiempos. Y es que se dice que la dependencia que encabeza Felipe de Jesús Gutiérrez, se ha convertido en una especie de granja donde vacas, puercos y pollos se encargan de tramitar todos los asuntos que tienen que ver con los estragos y secuelas del sismo y con los nuevos desarrollos inmobiliarios delegacionales que inundan la inhabitable ciudad. Hasta ahora, en las oficinas del gobierno de la ciudad, solo han podido controlar el malestar de quienes construyen, porque las condiciones del diezmo y las que se les exigen para cumplir con su trabajo son cada vez más difíciles y burocráticas. No estaría nada mal que la contraloría, o quien sea, escuchen las quejas de los desarrolladores y que se investigue a fondo cada una de las denuncias con el fin de que la vaca, los puercos y el pollo no conviertan la granja con apariencia de secretaria, en un cochinero. ¿O será que ya es tarde?

Tal vez sí, porque Mancera seguramente no encuentra otra salida para su futuro y sigue luchando por el Frente que le dio la espalda. Quizá en algún momento recapacite y se dé cuenta de que a pesar del fétido olor a traición que inundó todas las negociaciones entre las partes, habrá tiempo para pagarla con alguna medida que responda en tamaño y forma a las condiciones a las que lo han sometido. Visiblemente enojado, el jefe de Gobierno, aseguró que no seguiría dentro del frente espurio en caso de que el método para elegir candidato a la Presidencia fuera contrario a las exigencias de transparencia y legitimidad que postula la democracia. En una declaración que suponía dar por muerto al tal Frente, explicaba que Dante Delgado, líder de Movimiento Ciudadano y el marchante más grande en el mercado de la política, se uniría al Partido Acción Nacional, es decir, no tendría el lugar neutral, o cargado al Partido de la Revolución Democrática como se había supuesto.

Así que antes de que las traiciones marquen el paso de esa asociación ridícula y ficticia, y que Mancera se convierta solamente en comparsa, éste decidió pintar su raya con la confianza de que en el partido del sol azteca tendría todo el apoyo de las fuerzas del partido para presionar por un método democrático, o para romper los acuerdos que sustentan al frente y que ya no cabían en el esquema que busca para dar un poco de credibilidad a la elección del candidato. El tufo a traición es tan pestilente, que ya nadie lo puede negar, Mancera quedó descobijado, Delgado y Ricardo Anaya, líder del blanquiazul, lo habían engañado con aquello de que el candidato saldría de una medición popular, mientras preparaban la candidatura del panista, que hasta ahora se mantiene.

En el PRD sucedía algo muy parecido: una de las partes afirmó que iría en apoyo al PAN. Mancera no sólo camina con el puñal en la espalda que le había clavado Dante sino también con la traición de sus colaboradores. El frente se desmorona y si bien nunca hubo un buen augurio para esa asociación, porque es imposible conciliar los intereses de unos y otros, tampoco se esperaba un juego de traiciones y complicidades que marginaran al jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Probablemente algunas de las diferencias estén zanjadas, pero lo cierto es que Mancera sucumbió a los encantos e intereses azules, y sus condiciones para construir una candidatura ficticia pero cuando menos con posibilidades de triunfo, terminaron en el bote de la basura o en alguna pestilente e insalubre estación de transferencia.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

04 de DICIEMBRE de 2017

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

UN DESPISTADO DESTAPE

Fue en Baja California Sur, entidad azotada por la delincuencia organizada y por crímenes contra los derechos humanos, donde Peña Nieto salió al paso del despistado destape que el virtual vicepresidente ejecutivo, Luis Videgaray Caso, había hecho del titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade. Las alabanzas y elogios empalagosos de Videgaray hacia su amigo y compañero del ITAM y del gabinete presidencial dicen así: “bajo el liderazgo de José Antonio Meade, hoy el país tiene rumbo, estabilidad y claridad en las decisiones de política económica; lo conozco desde hace muchos años y puedo ser testigo fiel, no solamente de su inteligencia notable, de su extraordinaria preparación y experiencia, sobre todo de sus valores, siendo el más importante de todos la integridad y el patriotismo, que a final de cuentas es el amor a México en que cada una de sus responsabilidades de su larga trayectoria en el gobierno… hoy conduce con inteligencia, disciplina, patriotismo y visión de Estado la política macro económica de México”. ¿Qué más podemos pedir?

Al comentar Peña Nieto lo que pareció el inesperado destape, sonriente, con aire de actor pícaro y sin seriedad, dijo “no se despisten, el PRI no elige a su candidato a partir de elogios o de aplausos entre los varios miembros que hay en sus filas”, así, trazó una línea de referencia que habrá de mostrar si Videgaray y Meade fueron los despistados, y el dedo peñista se posa en otro aspirante, o si realmente el despistado fue el propio Peña, que, a fin de cuentas, tendrá que cumplir con la ceremonia del dedazo para designar como candidato al elogiado hacendario responsable de las cuentas públicas.

Peña como es su costumbre, aprovechó la salida de pista (inducida o natural) del ansioso Videgaray, quien casi siempre exitoso en la tripulación de muchas decisiones trascendentes asumidas por su jefe Peña Nieto, pareciera haber caído en esa doble acepción del vocablo despiste que no significa solamente que alguien se muestre confundido, desorientado o extraviado, también puede significar que alguien se salga de una pista por un error de cálculo del conductor. El propio canciller trató de enmendar el inquietante revuelo que generó con su maniobra.  

Escribió en su cuenta de Twitter que ante los diplomáticos extranjeros acreditados en México, había hablado en términos elogiosos de los tres secretarios de estado que habían comparecido. Aunque, claro, no es lo mismo hablar de Meade, a quien muchos observadores lo consideran el virtual ganador de la contienda. que hablar con calidez, gratitud y reconocimiento a su talento y trayectoria de Ildefonso Guajardo, el secretario de Economía, cuyo horizonte político está limitado por el trabajo decepcionante realizado ante los negociadores gringos del tratado de  libre comercio, o de Enrique de la Madrid, el secretario de Turismo que nunca y a pesar de las bondades turísticas de México, ha estado en la posibilidad real de ser candidato a la sucesión. Mientras tanto, Videgaray, sin enfrentar las críticas acerca de que estaba asumiendo un papel que no le corresponde, ya volaba rumbo a Brasil, dejando atrás la amargura de sus halagos y la secuela nerviosa del despistado destape.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

27 de NOVIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

2018, FISCAL A MODO

Las maniobras y movimientos instruidos o avalados desde Los Pinos para hacerse de un fiscal para delitos electorales a modo, un fiscal que encubra los delitos ya cometidos, y así, acomodar estratégicamente al mayor número de piezas en favor de una elección de Estado en 2018, son una farsa indecorosa e indicativa que equivale a una virtual confesión de tendencia delictiva en la paradójica búsqueda de ocultamientos judiciales o abiertas exoneraciones. Tal vez por ello, el incómodo Nieto Castillo fue aplastado vergonzosamente para dar ejemplo a eventuales imitadores de mínimas insurrecciones, aunque sean cosméticas.

Haber quitado a Santiago Nieto Castillo, de la manera en que fue quitado de la Fiscalía Especializada para la Atención de Asuntos Electorales, dependiente de la Procuraduría General de la República, significa en códigos mafiosos el enaltecimiento de las complicidades protectoras de quienes se mueven en las pestilentes cañerías financieras para suministrar a campañas electorales fondos sospechosos con tintes de corrupción.

Esto lo sabe muy bien Emilio Lozoya Austin, quien debe sentirse a salvo al contar con la feroz defensa de Javier Coello, llamado el Fiscal de Hierro cuando fue subprocurador federal de asuntos de drogas, y con las maniobras senatoriales del yucateco perenne Emilio Gamboa Patrón, vinculado con juegos de golf para destituciones y postulaciones, y con la organización de jugosas ofertas a las bancadas partidistas, que éstas como acostumbran, no pueden rechazar. Por lo pronto, las mañas de Gamboa dieron fruto.

En esa cámara de grillos desmemoriados, fue aprobada la convocatoria para nombrar nuevo fiscal electoral, de esta manera, aumentaron los bonos de la fundada desconfianza electoral 2018, sin haber resuelto ni hecho justicia en el caso del anterior funcionario, así como su declinación a seguir peleando su derecho constitucional, pues lo que el Senado debió haber hecho se refiere a las funciones decorosas del poder Legislativo, atropellado indignamente por el poder Ejecutivo.

Con el voto dividido del PAN y con el apoyo de algunos legisladores independientes, la bancada priista y la del Verde en el Senado lograron suprimir el requisito de seis años de no pertenecer a ningún partido político a quien aspire a ser el titular de la FEPADE. Esto quiere decir que siempre sí podrá ser fiscal para delitos electorales alguien que haya sido dirigente partidista o candidato u ocupante de algún cargo de representación a nombre de algún partido. Digamos, por ejemplo, Raúl Cervantes Andrade, un senador priísta (con licencia) y gran amigo de Los Pinos, o quizá un Beltrones, o un…., la lista de lobos sueltos es interminable.

Retirar el requisito de no tener antecedentes partidistas en los seis años anteriores al momento en que se designe al nuevo fiscal electoral, hace suponer a los mal pensados como yo, que Los Pinos ya tiene candidato negociado, y que el reparto de piezas en el tianguis legislativo son: la fiscalía para asuntos electorales para una de las partes conjuradas, y para la otra, la Fiscalía  General de la Nación, el guardaespaldas transexenal que durará nueve años al servicio y la exoneración de quienes hoy lo designen. Todas son combinaciones ganadoras posibles, para que ningún partido o élite partidista que pertenece a la mafia del poder se queje de mal trato. El Senado “ha entrado en pánico” y está intentando despachar todo lo acumulado, sin embargo, tal y como se ven las cosas, no será fácil lograrlo, aun contando con fiscales a modo y de consigna.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

20 de NOVIEMBRE de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

PARAÍSOS FISCALES MEXICANOS

El pasado 9 de octubre, si la memoria no nos falla, Emilio Lozoya Austin recurrió al amparo de “la justicia federal” alegando la omisión de la fiscalía electoral (Fepade) en ese entonces a cargo del despedido Santiago Nieto Castillo, para darle acceso a la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI-CDMX/1139/2017, así como la desatención para citarlo a rendir entrevista en su carácter de imputado.

Posteriormente, el 26 de octubre, el prepotente ex servidor público acudió a las instalaciones de la fiscalía para conocer su situación jurídica en torno al caso de la empresa brasileña internacional Odebrecht, sobre el cual, en medio de las exigencias de partidos políticos, tiene una denuncia para que se revise si los recursos económicos, que presuntamente recibió de la citada empresa, siendo coordinador de asuntos internacionales de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, más o menos 10 millones de dólares, fueron a parar a su bolsillo o al de funcionarios mexicanos o tal vez, a las arcas promocionales del voto fraudulento del entonces mediático y mediocre candidato, hoy investido como presidente.

Mucho antes de la navidad, el final feliz llegó para Lozoya; el arte y la magia de Merlín Peña, el de los Pinos, logró el milagro: liquidaron al incomodo fiscal Nieto Castillo, Lozoya se declaró inocente de las imputaciones presentadas, y el juzgado primero de distrito de amparo en materia penal, con sede en Ciudad de México, suspendió de manera indefinida cualquier solicitud de aprehensión de la Procuraduría General de la República contra el ex director de Pemex. La suspensión será válida hasta que se dicte una sentencia en el juicio de garantías, es decir, indefinida. En el expediente 909/2017, se cita:

“se concede la suspensión definitiva solicitada, para el efecto de que se le permita a él o sus defensores el acceso a éste, para que goce de una defensa adecuada y pueda ofrecer las pruebas que considere pertinentes para que las cosas permanezcan en el estado en que se encuentran en la carpeta de investigación y no se determine en definitiva la investigación inicial, sin que el quejoso haya ejercido su derecho de defensa y hasta en tanto se les notifique la sentencia que resuelva el juicio en lo principal”. En otras palabras, el ex titular de Pemex no podrá acceder de inmediato a la carpeta, debido a que el juzgador tendrá que conocer los informes donde se indica si está involucrado en la investigación como inculpado. Luego dictará sentencia de amparo, y en todo este tiempo la PGR está impedida para consignar al individuo de marras.

El amparo no frena la investigación, pero si impide cualquier ejercicio de una acción penal en tanto no tenga acceso al documento del juicio que se inició en su contra. Hasta el momento, la defensa legal de Lozoya Austin no ha tenido acceso al expediente en su contra, ya que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) interpuso un recurso de queja que resolverá un tribunal colegiado de circuito.

Mientras tanto, el diario rotativo brasileño O’Globo afirmó que la constructora Odebrecht, a cambio de los sobornos a Lozoya entre 2012 y 2016, ganó en PEMEX, una licitación de 115 millones de dólares disque para realizar obras en la refinería de Tula, Hidalgo. Sin duda, Pemex es uno de los otros tantos paraísos fiscales enraizados en suelo nacional, como lo son la Riviera Maya y otros paraísos turísticos que son un atractivo muy singular para el narco dinero y para el accionar ilícito de exgobernadores, empresarios y funcionarios corruptos activos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

13 de NOVIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LO RIDÍCULO Y LO VERGONZOSO. 

A poco más de un mes para que concluya el actual periodo de sesiones, la modorra, la indiferencia y la agitación política en el Senado y en la Cámara de Diputados amenaza la gobernabilidad del país. Actúan de manera independiente, ridícula y vergonzosa, les vale madre si hay o no, avance en torno a las principales iniciativas legislativas pendientes y ambas cámaras comparten una lista de 53 reformas pendientes, entre ellas la ley de la Fiscalía General de la República, la reforma constitucional que elimina el pase automático de la PGR a ese organismo, las leyes en materia de seguridad, la de archivos y las modificaciones para endurecer las penas por robo de combustible, entre otras. Esa convulsión legislativa y la carencia de los agentes de procuración de justicia, nos han revelado condicionantes que hoy obligan a reflexionar sobre su naturaleza, alcance y oportunidad, ejemplo: Los candidatos independientes.

Para estos aventurados sujetos, el proceso para la obtención y captura de firmas para apoyar candidaturas independientes está resultando poco atractivo y posiblemente destinado al fracaso bajo la evidente distorsión que causan los políticos profesionales. La más exitosa en esa búsqueda de apoyos, la flamante ex panista Margarita Zavala Gómez del Campo, no ha visto masas ciudadanas ansiosas por cumplir con los procedimientos cibernéticos establecidos por el Instituto Nacional Electoral (INE), tempranamente acusado de pifias significativas en lo tecnológico.  

Por lo pronto, sin fiscal para atender los delitos electorales (FEPADE) y conforme a los datos reportados por el INE, el curso de la recolección de 866,593 firmas parece poco propicio para que los independientes alcancen sus metas sin que intermedien grandes, y acaso sospechosas y no gratas sorpresas. Zavala cuenta con el respaldo de su esposo, Felipe Calderón, quien a título de ex presidente de la República, cuenta con un equipo de trabajo de decenas de personas con cargo al erario, lleva un avance de 5.1 por ciento; Jaime Rodríguez Calderón, alias El Bronco, otro de los falsos independientes, pues es gobernador del estado de Nuevo León, lleva 3.3 por ciento; Marichuy Patricio, representante indígena, 1.7; Ríos Píter, 1.2, y el periodista Ferriz de Con, 0.8 por ciento.

Zavala y Ferriz de Con, cuyas clientelas son mayoritariamente urbanas y con facilidades tecnológicas, se quejan y atribuyen su magra cosecha no a los sismos ni al cambio climático, sino a la aplicación que el INE habilitó para captar las muestras de apoyo, y a complicaciones operativas no previstas. Caso especial es el de Marichuy, cuyas bases corresponden justamente al México Indígena, fuera de contexto, marginado y con evidentes rezagos y complicaciones para el acceso a la fórmula electrónica con ribetes de simulación o ineficacia establecida de manera prioritaria por el citado INE.

Lo ridículo del proceso es que más de 39 mil auxiliares acompañan en la búsqueda de firmas a los aventureros a la candidatura presidencial independiente, el 50 por ciento de ellos auxilian a Margarita Zavala, pero parece que la aplastante mayoría de sus promotores no le consiguen cuando menos una firma, es decir, alrededor de 86 por ciento de sus auxiliares no han movido un dedo, o no han logrado que sus movimientos sean registrados. El Bronco neoleonés ha visto que 5 mil 881 de sus auxiliares registrados no reportan ninguna firma, y, en ese orden, Marichuy Patricio tiene 2 mil 562 que no reportan movimiento. Las trampas a la fauna independiente, están debidamente orquestadas y el camino se les desdibuja cuesta arriba, no olvidemos que Zavala y Rodríguez Calderón, los dos punteros tienen a su servicio estructuras de poder tales como privilegios ex presidenciales y sustento en el erario neoleonés, que podrían acelerar la recolección en los tramos finales.

Lo vergonzoso del proceso es que pese a no haber renunciado a su militancia por lo menos un año antes del registro de la candidatura, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México ordenó admitir la solicitud de registro del ex presidente del PAN capitalino, José Luis Luege Tamargo, para contender como candidato sin partido por la jefatura de Gobierno de la CDMX. El requisito está estipulado en la Constitución Política capitalina y el Código local de Instituciones y Procedimientos Electorales, documentos jurídicos y regulaciones que por lo visto de nada sirven y que sólo desvirtúan la figura de la candidatura independiente.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

06 de NOVIEMBRE de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

DIFÍCIL CAMINO

El libre comercio es la única alternativa para el desarrollo y modernización del país, así lo sostuvieron por más de 20 años, los orgullosos funcionarios mexicanos que hoy, empiezan a hacer agua y escurrirse de lado. Como lo instruye el presidente Peña Nieto, el canciller Luis Videgaray Caso y el secretario de economía Ildefonso Guajardo declaran demagógicamente que: México es sólido y es más grande que el tratado y vamos a salir adelante. Lo cierto es que, al paso del tiempo, las probabilidades de que Estados Unidos abandone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) aumentan, ya que las amenazas y píldoras venenosas enviadas a la negociación por el presidente republicano Trump no cesan y muestran que ese país exige más concesiones a sus llamados socios comerciales, México y Canadá.

Ante la ceguera y la complicidad de nuestros gobernantes, analistas reconocidos, adelantan pronósticos de los efectos de la reversión del TLCAN y apuntan que México será la economía más golpeada. Anticipan la reducción de la inversión, de las exportaciones y de las importaciones, la caída del PIB, la vulnerabilidad económica que trae consigo la deuda del país, el enorme gasto del gobierno federal, la inflación y la depreciación del peso frente al dólar, todo ello, redundará en una pérdida de cerca de 951 mil empleos según ImpactEcon. Para Paul Krugman, premio Nobel de Economía, la cancelación provocará que la economía sufra tanto como sufrió cuando el tratado fue originalmente establecido sólo que en la actualidad, sus resultados enmarcarán el acotamiento de un camino difícil en el turbulento proceso electoral que se avecina.

Ese libre comercio, únicamente ha significado beneficios acotados para unos pocos sectores de exportación enclavados en México, la mayoría de ellos trasnacionales que aprovechándose de la falta de regulaciones ambientales, salarios miserables y condiciones casi esclavas de obreros y jornaleros agrícolas, han provocado la ruina de muchas pequeñas y medianas empresas nacionales y de las cadenas de producción implícitas. En el sector agrícola por ejemplo en caso de que el TLCAN se cancele, el presidente Trump buscará eliminar el déficit fiscal en aumento durante los dos últimos años que asciende a más de 5 mil millones de dólares en 2016.

Posiblemente Estados Unidos proponga aranceles estacionales o cuotas de importación para proteger a los productores y empresas domésticas y presionar a las que se ubican en México. Inevitablemente, las exportaciones agrícolas mexicanas a Estados Unidos estarán gravadas con el arancel de la Nación Más Favorecida de la Organización Mundial del Comercio (OMC), cultivos agrícolas 3.8 por ciento y en ganado y pesca a 0.6 por ciento. Los exportadores de jitomates, aguacates, pimientos, uvas, pepinos, melones, nopales, quelites, cebollas y otras frutas o verduras, que aumentaron considerablemente su valor de 4 mil 324 millones de dólares en 2005, a 10 mil 413 en 2015, serán irremediablemente gravados.

En correspondencia el gobierno mexicano debería imponer los aranceles permitidos en la OMC para las importaciones estadounidenses, agricultura y forestería de 11.6 por ciento y para ganado y pesca de 7 por ciento, sin importar que en su mayoría sean productos básicos. Quienes podrían tener problemas son los ganaderos industriales productores de res, puerco y pollo, que acostumbran alimentar a sus animales con maíz, soya y derivados importados. Las importaciones especulativas, que se benefician del libre comercio y los subsidios en Estados Unidos, podrían abastecerse con producción de otros países pagando el costo de comercialización, lo cual, daría un nuevo impulso a la producción nacional que debería ser fomentada y no vapuleada como hasta ahora.

El peor escenario sería que Estados Unidos cancelara el TLCAN y México mantuviera unilateralmente la libre entrada de importaciones, como ya lo hizo con el maíz durante la administración del doctor Zedillo, bajo el argumento de que convenía más comprar la producción de maíz sin arancel y subsidiada, que proteger a casi 3 millones de productores mexicanos del producto básico para la alimentación. En términos tenísticos, la eliminación del TLCAN puede significar dos cosas: o es un punto de quiebre o es la muerte súbita, México frente al energúmeno de Trump, no debería ceder y otorgar más concesiones a cambio de mantener el difícil camino del libre comercio.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

30 de OCTUBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

JUSTICIA A MEDIAS

Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), en su gobierno, designó a cinco titulares del Ministerio Público Federal, desde entonces, no se había presentado una administración en la que se hubieran dado tantos cambios de procurador. Con el accionista ferrocarrilero Cedillo Ponce de León, estuvieron Antonio Lozano Gracia y Jorge Madrazo Cuellar; con Fox, el militar Rafael Macedo de la Concha y el panista Daniel Francisco Cabeza de Vaca y durante el nefasto gobierno de Felipe Calderón Hinojoza, fueron designados como titulares de la PGR: Eduardo Medina Mora, quien estuvo al frente de esa institución del 7 de diciembre de 2006 al 7 de septiembre de 2009; finalmente fue designado ministro de la Suprema Corte. Posteriormente fue nombrado Arturo Chávez Chávez, y tras su renuncia llegó al cargo Marisela Morales Ibáñez, gris procuradora que concluyó su encargo el 30 de noviembre de 2012.

Al iniciar el gobierno del priista Enrique Peña Nieto, la justicia a medias no pudo encontrar su curso con Jesús Murillo Karam. Su renuncia, se relacionó con los resultados de la llamada ‘‘verdad histórica’’ macabra y caduca investigación del caso Iguala, donde aún no se conocen resultados de las líneas de la investigación exigida por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para esclarecer el paradero de los 43 estudiantes normalistas y de la cual no existe una sola sentencia en contra de los Abarca y los tantos detenidos, acusados de tener participación directa en tal desaparición.

El 3 de marzo de 2015, el Senado ratificó a Arely Gómez González, mediática mujer que sin resultados efectivos se desempeñó como procuradora hasta el 26 de octubre de 2016. Fue sucedida por Raúl Cervantes Andrade, incondicional de Peña Nieto, quien faltándole 10 días para cumplir un año, renunció a su cargo aun cuando llegó a ser candidateado para convertirse en fiscal general de la República. Entre los hechos que más sobresalieron durante su mediocre e ineficiente gestión, están la entrega en extradición a Estados Unidos de Joaquín El Chapo Guzmán Loera y la aprehensión de Dámaso López, El Licenciado, uno de los líderes del cártel de Sinaloa. Le siguen: Un acto fingido donde se entregó el panista Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora, y fue extraditado a México el ex mandatario de Quintana Roo Mario Villanueva Madrid, quien cumplirá con los privilegios de la justicia mexicana, una ridícula sentencia de 22 años.

Las aprehensiones mediáticas de los ex gobernadores de Veracruz Javier Duarte de Ochoa en Guatemala y de Quintana Roo Roberto Borge Angulo, detenido por agentes de Interpol en el aeropuerto de Panamá, pillos rastreros que enfrentan un proceso por delitos federales que van desde operaciones con recursos de procedencia ilícita hasta peculado, defraudación fiscal y delincuencia organizada. Tomás Yarrington, ex gobernador tamaulipeco, fue detenido en Florencia, Italia, enfrenta su proceso de extradición y se le acusa por colaborar con los cárteles de Los Zetas y del Golfo.

Cervantes dejó órdenes de captura pendientes de cumplimentar en territorio nacional contra César Duarte Jáquez, ex mandatario de Chihuahua y por otro lado, el caso Odebrecht, una investigación en curso por un caso de corrupción que vincula a altos funcionarios de Petróleos Mexicanos con sobornos por más de 10 millones de dólares para favorecer con contratos petroleros y de otro tipo a la empresa brasileña. Para colmo, al cesar de su cargo  a Santiago Nieto Castillo, el titular incomodo de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), disque por violar el código de conducta, su legado, le ha dado en la madre a la legitimidad del proceso electoral 2018, no sin antes, dejar en archivo muerto el  informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre las agresiones mortales contra pobladores de Nochixtlán, Oaxaca y las responsabilidades de la Policía Federal y de quien era el jefe de esa corporación, Enrique Galindo Ceballos. Personaje obscuro y nefasto que buscó ser candidato priísta a gobernador de San Luis Potosí, y ahora busca la postulación a senador sin ser sometido a proceso por dichos actos. Como quien dice, sin procuración de justicia o con justicia a medias, el calificativo de “Poca Madre” sale sobrando. 

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

23 de OCTUBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CHANTAJE EN PROCESO

 

Al dejar de escuchar el canto de las sirenas, finalmente, Enrique Peña Nieto y sus  brillantes negociadores mexicanos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Videgaray, Guajardo, Meade, registraron con pasmosa lentitud, que las amenazas del salvaje de la Casa Blanca van en serio, y que de amigo y socio de nuestro país Donald Trump, el incómodo vecino, nunca ha tenido ni tendrá una sola referencia. La puerta de este tratado está a punto de cerrarse, todo indica que ante los empujes y la fuerza del epicentro en Washington, el castillo en el aire que construía el gobierno de Peña Nieto se desmorona, la estructura falsa y la escenografía diseñadas por sus chalanes y aprobadas por el mismo, colapsaron y llegaron a su fin. Sobre todo porque Peña Nieto lleno de soberbia había dejado entrever que la renegociación debería ser integral y la única manera de tener una relación es que sea balanceada.

 

La interpretación de su alfil Ildefonso Guajardo a esta indicación fue: “Si Estados Unidos abandona el (TLCAN), entonces no puede esperar que México pueda colaborar en los temas de contención migratoria y de seguridad nacional”, aun cuando todos sabemos que en el escenario migratorio el comportamiento del vecino del norte ha sido brutal en contra de paisanos y centroamericanos.

La estrategia negociadora de Donald Trump, es sencilla: todo o nada, y si el gobierno mexicano quiere mantener su membresía maquiladora en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entonces debe aceptar todas y cada una de sus exigencias y caprichos, que son abundantes. Caso contrario, se acabó la fiesta para los socios y amigos tercermundistas. La hostilidad de Trump al pacto se basa en que Estados Unidos registró un déficit comercial de más de 60 mil millones de dólares con México y de 12 mil millones de dólares con Canadá en 2016. “Para él eso equivale a perder… el problema es que es una insensatez económica”, la administración Trump debe atender más indicadores, como crecimiento económico, empleo, productividad e inflación.

 

Su ofensiva verbal contra el tratado, no necesariamente refleja las creencias del individuo acerca del libre comercio ni sus supuestas preocupaciones por el déficit comercial bilateral y por la pérdida de empleos en Estados Unidos. Es, sobre todo, una herramienta para causar terror y zozobra en el grupo gobernante en México y en los disminuidos sectores de la sociedad que aún creen en las supuestas bondades de la asociación comercial.

 

El soberbio presidente gringo sabe perfectamente que la oligarquía mexicana cifra su supervivencia política en la integración económica sometida y que sin ella no son nada los procónsules como Peña, Videgaray, Guajardo y Meade: su misión en el mundo es y ha sido servir a los intereses trasnacionales y colonialistas y a la élite empresarial vernácula. Por añadidura, la simpatía y la protección de Washington han sido para ellos y sus antecesores una garantía de impunidad. En otros términos, ante los desplantes de Trump se requiere de serenidad, firmeza y dignidad. Nada más lesivo y contraindicado para el país que un manojo de altos funcionarios que, cada vez que el magnate gringo truena los dedos y alza la voz, tiemblan y sudan, y se les echa de ver.

 

En esta lógica, la amenaza y los desplantes de Trump, parecen ser un chantaje en proceso, orientado a obtener más sumisión y servilismo de su contraparte mexicana que la expresión de una voluntad real de acabar con el instrumento comercial.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

16 de OCTUBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SEMBRANDO TRAGEDIAS

En un país como México, donde supuestamente “El que no tranza no avanza”  y donde para hacer dinero es mejor dedicarse a la política que a los negocios, garantizar que después de un sismo, las edificaciones sean seguras para sus habitantes y usuarios, es tarea muy seria que demanda urgentemente dos cosas: una, emprender la revisión y saneamiento a fondo en los procesos constructivos y de supervisión de la industria de la construcción y dos, establecer mecanismos de fiscalización y transparencia en todo lo que rodea a dicha industria, afectada ya por otros episodios como: desperfectos de la línea 12 del metro, socavones e inundaciones por malos drenajes, permisos apócrifos, uso de suelo irregular y nula o mala supervisión por parte de las autoridades. 

Los sismos de septiembre sin importar su magnitud y su epicentro, no sólo derrumbaron y dañaron viviendas, escuelas, templos y edificios diversos, sino que de un sólo golpe, colapsaron a cientos de familias que perdieron su patrimonio y en no pocos casos se quedaron, para colmo, endeudados por viviendas que deben ser demolidas o requieren reparaciones mayores o de plano ya no existen. Pero además, por actos corruptos, la confianza en constructores, supervisores y autoridades quedó sepultada bajo los escombros o la ruina de edificios habitacionales nuevos, viejos o de construcción muy reciente que resultaron con daños irreparables. 

Después de los sismos y más allá del deber inmediato de los tres niveles de gobierno de ofrecer a los afectados solución ágil y expedita, tanto en materia de vivienda como jurídica y financiera, las autoridades deben estabilizar la credibilidad ciudadana, en constructores y en dependencias y garantizar que con la normatividad aplicable, ninguna edificación caiga, pero no por la magnitud del fenómeno natural sino por estar mal construida. En 1985, el terremoto que sacudió al entonces Distrito Federal, dejó al descubierto vicios ocultos y reglamentos urbanos y de construcción totalmente obsoletos. A raíz de aquella tragedia los reglamentos y la normatividad constructiva fueron revisados, modificados y actualizados. Aparecieron normas más rígidas, Directores Responsables de Obra y corresponsables en diseño estructural, instalaciones eléctricas, hidráulicas, sanitarias y especiales, así como en impacto urbano y ambiental. Muy pocos de ellos verifican en sitio la responsabilidad conferida y la mayoría especula con ella.

La explicación es muy sencilla, prácticas de corrupción y reglamentos y normas técnicas que no se cumplen, esas faltas sólo se explican en un contexto de desenfrenada especulación inmobiliaria y de indeseable relajamiento en el otorgamiento de licencias, manifestaciones de obra, uso de suelo, permisos y falta de supervisión. Cuando un empleado público irresponsable acepta la reducción o la supresión de los requerimientos constructivos a cambio de favores o dinero, y cada vez que una empresa constructora incrementa su margen de ganancia haciendo trampa en los planos y procedimientos constructivos, disminuyendo la cantidad, calidad y especificaciones de los materiales establecidos para una obra segura, el resultado es ineludible, se ponen en peligro vidas humanas y el patrimonio familiar y por lo tanto, se deben aplicar duras sanciones penales a los responsables.

En la reconstrucción, lo peor que podrían hacer los mandatarios y políticos, sería salir en la foto y eludir las investigaciones y los peritajes de rigor. Pretender «hacer borrón y cuenta nueva» con lo ocurrido, no tener en cuenta hechos pasados y dejar en la impunidad la destrucción atribuible a malas prácticas constructivas, administrativas y gubernamentales, significaría preparar la semilla para sembrar nuevas y futuras tragedias.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

09 de OCTUBRE de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LO GROTESCO DEL SISMO. 

El concepto de sismo dice: “fenómeno de sacudida brusca y pasajera de la corteza terrestre producida por la liberación de energía acumulada en forma de ondas sísmicas”. Dependiendo de su intensidad y origen, puede causar desplazamientos de la corteza terrestre, corrimientos de tierras, maremotos (o también llamados tsunamis) o la actividad volcánica, lo cual generalmente se traduce en el colapso de viviendas de la población más pobre y de estructuras inmobiliarias construidas irregularmente, colateralmente el sismo sacude a los gobernantes, mueve a la solidaridad y surgen episodios grotescos como los ocurridos durante la desgracia reciente:

Primero: Siempre presente en él engaño televisivo de la inexistente niña Frida Sofía, Aurelio Nuño, inexperto secretario de Educación Pública (SEP), dio un paso más en falso al referirse al desenlace de ese lamentable episodio. Ante un grupo de niños y en respuesta a la pregunta de uno de ellos, con el mayor desparpajo e imbecilidad, culpó a rescatistas civiles de haber dado la información relacionada con la presunta escolar que a punto de ser rescatada, se convirtió en episodio grotesco y manipulación sostenida que mantuvo en vilo a millones de mexicanos. “Fue la emoción”, argumentó el citado titular de la SEP y claro, no hubo culpa de marinos, empresas de televisión y perros rastreadores, auténticos héroes, pero sí de civiles emocionados por la esperanza de rescatar al ser imaginario que movía la mano, se le suministraba agua y oxígeno e incluso confirmaría que era una pequeña que estaba bajo una resistente mesa junto con cinco menores, atrapados sin salida.

Segundo: Para darse baños de pueblo y bajo la fundada suposición de que el contraste lo dejaría a salvo, el ocupante de los pinos, Enrique Peña Nieto, a una semana del sismo cuyas consecuencias económicas, sociales, políticas y electorales aún son imprevisibles,  escogió la compañía de Graco Ramírez, gobernador de Morelos, quien, fue convertido en imán de los dardos populares, con mentadas de madre, abucheos y gritos de ratero que desde el socavón de Cuernavaca no le permiten conciliar el sueño. En el grotesco contraste buscado, Peña y su investidura, al amparo del rigor del Estado Mayor Presidencial por supuesto que resultaron ilesos, eso era lo que buscaban.

Tercero: Sin apoyo de los gobiernos e incluso en contra de ellos, la Ciudad de México, capital del país, ha vivido episodios altamente significativos de organización y solidaridad social. En términos políticos, Peña no ha puesto un solo pie. Y no lo ha hecho porque probablemente en el ánimo de quienes lo cuidan, esté muy presente lo sucedido con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, abucheado e incluso receptor de algún manotazo sin mayores consecuencias, o con el jefe delegacional en Xochimilco, Avelino Méndez, pateado, empujado y perseguido. La única avanzada del gobierno federal ha sido el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián, pieza flexible que el gobierno de Peña Nieto usa para aparentar diálogos y negociaciones, bajo un aspecto de comprensión burocrática casi bondadosa pero, sin tener mayor capacidad que la de hacer correr el tiempo y generar algunas expectativas menores.  

Cuarto: Los familiares y vecinos que se reunieron con él durante la tragedia indescriptible de Álvaro Obregón 286, colonia Roma, no encontraron la respuesta y menos la actitud que esperaban. Campa no te hagas pendejo, queremos los cuerpos, fue uno de los gritos lanzados al funcionario. Ese grito tan popular podría describir la especialidad de la actual administración mexiquense respecto del estremecedor caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala y sus alrededores, donde desde hace tres años, el encubrimiento institucional proviene del hecho de que los jóvenes fueron víctimas de una amalgama de los tres niveles de poder gubernamental y de ciertos grupos criminales que siguen operando bajo el amparo de la llamada verdad histórica.

Quinto: Rayando en lo grotesco, podemos afirmar que nada va a caminar mientras la administración de justicia sostenga cínicamente su estrategia de apostar al paso del tiempo y al desgaste del movimiento de familiares de los estudiantes normalistas. Mientras esa estrategia no cambie, esa administración equivocada y la secuela de los sismos dejarán coyotes que ofrecen falsas responsivas de obra y al cínico ex gobernador de Quintana Roo Roberto Borge que se declara en huelga de hambre en Panamá, al estilo de Javier Duarte, por flagrante violación a sus derechos humanos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

02 de OCTUBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

USO Y ABUSO DE REDES SOCIALES

Tragedia inevitable, a diferencia de lo sucedido en décadas pasadas, el momento que vivimos ha desarrollado además de nuevas tecnologías, un enorme conjunto de redes ciudadanas cuyo activismo contribuye a avanzar en áreas específicas el proceso de democratización. Ante los lamentables hechos, el uso y abuso de las redes dan material para un debate largo y tedioso, que ocurre desde hace años y que los sismos recientes solamente aceleraron. Seguramente que un gobierno como el de Enrique Peña Nieto con bajísimo índice de aprobación, no es, para muchos ciudadanos, una fuente de información confiable. Pero acaso, ¿Desconfiar del gobierno implica confiar en todo lo que se sube a las redes si no proviene de una fuente oficial? Naturalmente que no es así, los esfuerzos realizados por personas y colectivos para filtrar y verificar la información que circula sin ton ni son y que se traduce en chisme o rumor han sido la difícil prueba en estos días. Ante el desmadre informativo y en ausencia de Peña Nieto, sale al quite el titular de la Secretaría de Gobernación (SG) Miguel Ángel Osorio Chong quien escribe en Twitter:

“Es muy importante verificar en cuentas oficiales la información que difundes en redes sociales para evitar propagar rumores” “No repliques información sin antes verificar”, completaba su exhorto. Paralelamente, WhatsApp la más popular aplicación de mensajería, sugería que, para estar adecuadamente enterado, el ciudadano debe recurrir a las cuentas oficiales de autoridades como Protección Civil y la Cruz Roja Mexicana.  Además del personaje ficticio “Frida Sofía”, creado sin escrúpulos por televisa (Denise Mercker, Loret de Mola y López Doriga), pongamos como ejemplo algunos de los rumores más extendidos de estos días: El audio grabado por una mujer que juraba que rescatistas extranjeros le dijeron que aún había niños por rastrear en el Colegio Enrique Rebsámen, se dispersó como plaga, no podía dar más detalles porque se le terminaba la pila del celular.

No había manera de verificar la información, pero mucha gente la compartió. Circuló otro ejemplo: Un video en Facebook que mostraba escenas de la fábrica textil que se derrumbó en la colonia Obrera. La persona que lo grabó denunciaba la entrada de maquinaria pesada pese a que no existía la certeza de que no había más sobrevivientes. Angustiada decía: Este es un asesinato por parte del Estado; necesitamos que la banda llegue a apoyar. Con la luz del sol, las autoridades permitieron el ingreso de algunos activistas, ellos mismos corroboraron que en el sitio no había posibles sobrevivientes sólo quedaban escombros y corrupción laboral. La lógica que se impone es: ¿cómo desconfiar del mensaje que me manda un conocido, un primo, un hermano? El problema, es obvio, tu conocido compartió la información con un razonamiento como el que ha acompañado rumores que han dado la vuelta al mundo: Me suena raro, pero, ¿qué tal si es cierto?

You Tube, Watts App, Twitter, Facebook, HashTag, saltan de entre las ruinas como condiciones y nuevo vocabulario para entendernos. Todas derivan en redes ciudadanas formadas alrededor de causas específicas como la lucha y protección de los derechos humanos, otras orientan su trabajo al cabildeo para promover reformas legales en los ámbitos específicos notablemente en el combate a la corrupción. Conjugan una enorme diversidad y rasgos característicos: fuerte concentración geográfica; se forman entre activistas provenientes de las clases medias educadas y, su cohesión es producto de identidades culturales más que de clasificaciones socioeconómicas. La verdad surge de la tragedia que dejaron los sismos: los medios de comunicación digitales ante la desinformación palpable, fueron víctimas y victimarios del enroque del engaño, la exageración y la perversión de las mentiras. Ojalá que con el tiempo, no se pierda su credibilidad.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

25 de SEPTIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

ZONAS ECONÓMICAS

Enrique, con todo respeto a tu investidura presidencial te dirijo de manera personal, estas líneas directas: Antes de tu grito afónico de “VIVA MÉXICO”, de nuevo diste de que hablar. Hiciste un elogio abierto de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) que, según tus palabras, servirán para que las regiones donde se desarrollarán nuevas formas de actividad económica, al fin alcancen mejores niveles de vida. Para esos propósitos, mencionaste, “se ha ido adquiriendo la tierra para detonar los proyectos productivos y una vez que los anunciemos serán ahí lugares ancla para atraer proyectos productivos”.

No olvides Enrique, que el concepto de zona económica especial, según la página de la Secretaría de Economía, que tú mismo creaste, es el siguiente: Es un área delimitada geográficamente, ubicada en un sitio del país con ventajas naturales y logísticas para convertirse en una región altamente productiva. Su objetivo es democratizar la productividad, a nivel regional, para que sus habitantes tengan las mismas posibilidades de desarrollo y bienestar que los del resto del país.

La grandilocuencia de tu discurso, tal vez con mucha demagogia, es entendida de manera distinta en varias partes del país, donde las tales ZEE son asumidas como nuevas fórmulas para el saqueo de las riquezas naturales, la expulsión de habitantes de comunidades rurales o su conversión en mano de obra barata, todo en un contexto de sabida corrupción entre políticos poderosos y empresarios aliados, los cuales buscan establecer cotos y áreas de propiedad restringida, bajo criterios extremos de lucro, sin que los secretarios de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Desarrollo Social y Desarrollo Agrario, Ordenamiento Territorial y Urbano, digan nada al respecto, tal vez por complicidad o porque esconden la cara como las avestruces.

Todos los mexicanos sabemos que para que los empresarios puedan dar la prosperidad calculada en el proyecto inicial, los gobiernos están aportando con tu complicidad recursos, infraestructura, estímulos fiscales, laborales y aduaneros e incluso formas de cesión de autoridad. Las ZEE están en curso en Puerto Lázaro Cárdenas, Michoacán (con inclusión de municipios de Guerrero), en el Corredor del Istmo de Tehuantepec, zona de terribles sismos y pobreza extrema (que irá de Coatzacoalcos, Veracruz, a Salina Cruz, Oaxaca, incluyendo el Canal de Panamá oaxaqueño que prepara el empresario Alejandro Murat), y en Puerto Chiapas, en Chiapas, donde es difícil comprender qué escenario nos espera después de los recientes desastres naturales. Para dejar constancia de que lo importante es hacer negocio, y no el sentido social, nombraste como autoridad federal para el desarrollo de las Zonas Económicas Especiales a Gerardo Gutiérrez Candiani, un oaxaqueño que fue presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana y del Consejo Coordinador Empresarial, nunca entendimos dicho nombramiento.

A pesar de la vehemente propaganda oficial que proclama paraísos en el sur separable, muchos de los presuntos beneficiarios consideran que esas zonas no son sino un negocio más de los que contra el interés popular se han realizado en este sexenio, para ganancia de quienes están en el poder y de empresarios allegados y agradecidos. Por ello se están produciendo protestas como las de Chiapa de Corzo donde tu como presidente fuiste declarado “NON GRATO” o, en un contexto ajeno a las ZEE, en Zapotitlán Salinas, Puebla, donde te impidieron filmar escenas para tu propaganda del quinto Informe de gobierno, opuestos estos poblanos a que sus tierras sean declaradas Patrimonio Mixto de la Humanidad, y tienen mucha razón. Por favor Enrique, recapacita, piensa y actúa en consecuencia.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

18 de SEPTIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA DOCTRINA TRUMP

Derribado el esquema de la imposición automática del Fiscal Carnal, autónomo de todo poder o grupo político, durante nueve años, enconada la reanudación de actividades en la Cámara de Diputados y desatada la guerra partidista rumbo a las delicadas elecciones de 2018, la vida cotidiana del mexicano sigue con bromas en redes sociales y se solidariza con miles de hogares que están de luto en medio de la angustia y desesperación por causa de las fuertes lluvias, inundaciones, derrumbes y sismos de gran magnitud. Sabe bien que la infraestructura y los cauces de los ríos del orden nacional llenos de basura demagógica e impunes, han colapsado y no pueden contener la creciente violencia del crimen mafioso, tampoco el saqueo del erario federal desde oficinas gubernamentales, ni el desbordado activismo oaxaqueño contra la reforma educativa y las políticas federales.  

Para acabarla de amolar, Peña Nieto, el diseñador de tales cauces y uno de sus cómplices, Luis Videgaray, han tenido a bien sumar al país a los escenarios internacionales bélicos. Expulsaron al embajador Coreano en México, Kim Hyong Gil, tras declararlo persona non grata, con el argumento de que Corea del Norte ha violado el derecho internacional y diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, al realizar ensayos nucleares y lanzar misiles balísticos de largo alcance poniendo en riesgo la paz y la seguridad internacional. Pese a que la medida se presentó como respuesta al lanzamiento de un misil balístico de alcance medio, el 29 de agosto, es imposible eludir el precedente de que 12 días antes el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, en medio de un intercambio de amenazas entre el gobierno de Donald Trump y su contraparte, encabezada por Kim Jong-un, solicitó a la cancillería mexicana la ruptura total de relaciones con su antagonista asiático. 

Además, Peña Nieto sin respeto a los protocolos diplomáticos, emitió un decreto en el que México expresa al gobierno de Corea del Norte absoluto rechazo a su reciente actividad nuclear, dando con ello, un peligroso paso en falso que desmantela la doctrina mexicana de relaciones exteriores, basada en los principios de no injerencia y autodeterminación de las naciones, y consolida su correlativa sustitución por un alineamiento inocultable a los intereses de Washington. La aplicación en México de la Doctrina Trump y su expresión de odio, en lugar de la Doctrina Estrada, confirma peligrosamente, el alineamiento del grupo encabezado por Videgaray Caso con las políticas de la Casa Blanca. En su defensa, Kim Hyong Gil, calificó como ignorante la decisión de declararlo persona non grata y dice que es una lástima que la administración del presidente Enrique Peña Nieto haya adoptado una medida que no tiene fundamento jurídico ni moral.  

Ante la próxima tormenta anunciada, es importante hacer las siguientes consideraciones: México no ha recibido ninguna amenaza de Corea del Norte para justificar el hostigamiento contra su personal diplomático y no tiene ninguna presencia determinante ni importante en el conflicto en espiral entre Estados Unidos y Corea del Norte, por lo tanto, no existe razón válida para colocar al territorio mexicano en el mapa de riesgos nucleares frente a los cuales nuestro país no tiene como protección más que los discursos de Peña Nieto y el citado Videgaray.  

Si la mencionada expulsión del embajador Coreano carece de justificación y se considera una medida inoportuna y contraria a la tradición diplomática mexicana, cabe esperar que las autoridades rectifiquen el camino tomado y desactiven la amarga experiencia de la Doctrina Trump, un potencial foco de conflicto internacional en el que nuestro país no debería tener ningún interés. ¿Será posible?.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

11 de SEPTIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

HERENCIA MALDITA

Recientemente, Tomás Zerón de Lucio, secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad (CNS), afirmó que no existen indicios que modifiquen la llamada verdad histórica sobre la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, ocurrida la noche del 26 de septiembre de 2014. De acuerdo con Zerón, las más de 800 búsquedas realizadas en el caso no han aportado ningún elemento que contradiga el relato según el cual los normalistas fueron levantados por elementos del crimen organizado, asesinados e incinerados entre esa misma noche y la madrugada siguiente en un basurero del municipio de Cocula, en el estado de Guerrero. 

No es la primera vez que el funcionario sostiene el desesperante tortuguismo y la inamovilidad de la investigación de la cual es corresponsable por su labor al frente de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). En abril de este año, Zerón manifestó que avala al 100 por ciento la versión presentada por su amigo el ex procurador Jesús Murillo Karam y que ésta no va a cambiar en nada, hagamos lo que hagamos sobre ese tema.

Ante el hecho de que el propio Zerón de Lucio tiene un expediente abierto en el órgano de control interno de la PGR que indica que las diligencias irregulares que llevó a cabo sin acompañamiento del Ministerio Público, además de contaminar la escena en la que presuntamente fueron incinerados los estudiantes, esa actuación violó el Código Federal de Procedimientos Penales y afectó el derecho a la verdad al que tienen las víctimas del caso, es decir, los padres, madres y hermanos o hermanas de los 43 estudiantes desaparecidos y de las 6 personas que perdieron la vida el día de los hechos.

Sus burdas declaraciones totalmente fuera de contexto, son una expresión del más grosero cinismo y una nueva escalada en el historial de agravios contra las víctimas y sus familiares que, comenzando por la negativa inicial a conocer del caso, ha supuesto el manejo gubernamental del más emblemático evento de desaparición forzada ocurrido en la historia reciente de nuestro país.

Es también de una insolencia inaceptable sostener que no existen indicios para modificar la versión oficial cuando ésta se encuentra por completo desacreditada por un cúmulo de evidencias, entre las cuales las más demoledoras son la mencionada participación de Zerón en diligencias no autorizadas, documentada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y hasta ahora no desmentida por la PGR; el reconocimiento por directivos de la misma procuraduría de que su línea de investigación se desprende de testimonios obtenidos bajo tortura, y la imposibilidad física de que los estudiantes fueran incinerados en Cocula, demostrada de manera fehaciente por especialistas nacionales y extranjeros.

Si los padres de los normalistas desaparecidos, su entorno social de apoyo y vastos sectores ciudadanos ya percibían como una burla la continuidad de Zerón de Lucio en puestos clave de la administración federal, su ligereza declarativa constituye el desplome del más elemental decoro institucional, y genera dudas aún mayores sobre el compromiso de las autoridades con el esclarecimiento de esta tragedia, que cumplirá ya tres años sin respuesta. Sin duda, por alguna oscura razón, la investigación va a seguir exactamente igual, inmóvil y carente de justicia, y junto con la impunidad, la lacerante pobreza y la ingobernabilidad serán una herencia maldita que Peña Nieto no incluye en su quinto informe pero que dejará como modelo fracasado para la próxima administración.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

04 de SEPTIEMBRE de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL RECAUDADOR DE DIEZMOS.

Mientras Enrique Peña Nieto, en las vísperas de su quinto y penúltimo Informe de gobierno al Poder Legislativo, nos atiborra con spots televisivos con la frase “Lo bueno también cuenta y cuenta mucho”, a mes y medio de la tragedia del socavón en el Paso Exprés en Morelos, su secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza, con indigna postura ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, trató de convertir sus graves faltas en virtud y se quiso deslindar de toda responsabilidad al señalar que ““La secretaría no hace obras, contrata empresas”. No renuncia al cargo, dice, justamente porque él sin mirarse a sí mismo en el espejo, sigue cumpliendo con su responsabilidad de buscar responsables.

En su catálogo de yo no fui, fue el de enfrente, ha inscrito en primer lugar al gobernador de Morelos, Graco Ramírez, ampliamente repudiado por ciudadanos de esa entidad que atribuyen al perredista actos continuos y graves de corrupción, nepotismo y permisividad (o complicidad) hacia consolidados grupos criminales de la región. Se dice que el gobernador, reparte su atención entre estos asuntos del socavón, la defensa de la forma en que su esposa se hizo de una casa en un terreno de más de 2 mil metros y el pleito contra Cuauhtémoc Blanco, el futbolista amonestado por llegar fuera de lugar a la presidencia municipal de Cuernavaca y al que ahora una decisión judicial le reabre el camino rumbo al gol en la portería de la próxima elección de gobernador del estado.

La visita del tal secretario de Comunicaciones y Transportes al tal Congreso, simplemente confirma la sospecha de que en materia de obras públicas, particularmente en el caso del socavón que ahí se produjo, nunca habíamos tenido un proceso tan evidente y cínico de protección a las altas cúpulas, políticas y empresariales. Su comparecencia, ratificó los múltiples escenarios de simulación e impotencia en que se mueve la vida pública de nuestro país: cierta oposición partidista excitada que se queda en el desahogo testimonial, un partido en el poder que junto con sus aliados procesa la comparecencia en turno, un manejo mediático que da cuenta de las mortificaciones circunstanciales del compareciente y, finalmente, una especie de convalidación voluntaria e involuntaria de que ante la adversidad, todo sigue y ha de seguir como siempre, en la oscuridad. ¿Qué explicación dio?, ¿quién o quiénes son los responsables? Esto dijo:

Aun cuando no se han repartido culpas ni señalado responsables, su obligación en semejante tragedia es hacer que las empresas involucradas asuman su deber y respondan por ello. Pidió no resolver el caso con un sacrificio político que bien podría ser el de su persona y en un arrebato épico de respeto a la legalidad vigente, tan bien conservada, advirtió que las constructoras Aldesa y Epccor, no pueden ser desposeídas de los derechos que ya han adquirido y están ejerciendo como parte del grupo encargado de los trabajos del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, que los críticos ya conocemos como uno de los mejores negocios del sexenio.

Al lavarse las manos, el secretario recaudador de diezmos, delega la responsabilidad en algo que en realidad no sirve para lo que se dice que fue creado, la Secretaría de la Función Pública, dirigida primero por Virgilio Andrade, el defensor de la propiedad inmobiliaria ilícita y ahora por la ex procuradora federal de justicia Arely Gómez que no hace ni la dejan hacer nada. ¿Qué sigue? Lamentablemente nada. Al recaudador de diezmos, sólo le hicieron pasar un mal rato. Podría ser sometido a juicio político, pero como es muy cercano al demagogo vendedor de milagros, el Presidente Mexiquense, es muy remoto que eso suceda. “Lo malo también cuenta y hay que contarlo”.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

28 de AGOSTO de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   NO MANCHES PROCURADOR

Hace más de tres meses, Javier Coello Trejo, abogado defensor del ex director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin muy cercano a Enrique Peña Nieto, a Odebrecht y a OHL, sembró sin éxito en medios de comunicación, la exigencia de que la Procuraduría General de la República (PGR) diera cita a su cliente para ‘‘defenderse’’ de las versiones periodísticas de que presuntamente recibió sobornos por 10 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht y para que la verdad jurídica del caso se pudiera precisar y conocer. Una verdad jurídica que mañosamente tiende a construir una imagen de inexistencia o insolvencia de esas acusaciones.

Doblegado por la mediática y justiciera exigencia, el procurador Raúl Cervantes Andrade recibió al excompañero de la campaña electoral de Peña Nieto (2012) y de inmediato le hizo saber que en la documentación oficial de su madriguera no existen referencias sobre presuntos actos de corrupción en su contra, en específico, nada de nada respecto de los señalamientos publicados en “O Globo” de Brasil y en medios mexicanos, de que él recibió los millones de dólares por parte de algún directivo de Odebrecht. Lozoya, feliz por el gesto de su buen amigo el procurador y por el selectivo regalo judicial recibido, se reservó su derecho a declarar ante la PGR y como quien dice, sólo fue de visita para salir en la foto y verificar el archivo de las injusticias y los casos no resueltos.

Por la tarde, Lozoya y sus abogados, acudieron a una conferencia de prensa. Coello Trejo, dijo que en Brasil su cliente no ha sido requerido por ninguna autoridad ni tampoco en otro país. Lozoya, se quejó una y otra vez de ser acusado sin pruebas de las maniobras ilícitas que se le atribuyen en un expediente brasileño y se declaró químicamente limpio de todo. Mantuvo cuidadosamente esa objetividad que en el contexto de la justicia mexicana le resulta muy conveniente, (puede ser que esas acusaciones no existan; que sea inocente o esté exculpado de esos cargos). ¿Entonces cómo han surgido las acusaciones? Emilio, cínicamente se envuelve en la bandera de la defensa de los supuestos logros reformistas de su patrón Peña Nieto y quiere hacernos creer que los señalamientos provienen de grupos que no están a favor de tales reformas, en particular de la energética. Sin inmutarse, afirma que hay quienes toman referencias de medios y filtraciones judiciales brasileñas para utilizarlas contra la grandiosidad reformista y petrolera del gobierno federal en turno. ¡Bravo, Bravo!

En momentos, el ex coordinador de vinculación internacional de la campaña presidencial de Peña Nieto se muestra desafiante y mantiene una actitud de seriedad sombría combinada con tonos y gestos faciales, que en momentos evocaban aquel ridículo video de noviembre de 2014, estelarizado por Angélica Rivera “La Gaviota” para presentar, en una especie de reproche público, su versión de la manera en que adquirió con el esfuerzo de su trabajo el lujoso inmueble llamado la Casa Blanca, caso que forma parte de otra verdad histórica.

Mientras que en Brasil y otras naciones latinoamericanas se difunde información de los funcionarios que recibieron sobornos de Odebrecht. En México, la evidente jugada jurídica-mediática de Lozoya-Coello, se complementa con el hecho de que la Procuraduría General de la República (PGR) decidió reservar por un periodo de cinco años todos los informes, reportes y órdenes de investigación relacionados con el caso. Por lo tanto, el expediente de los poderosos sobornos ha sido puesto bajo amistosos candados. ¿Por qué será? Acaso Lozoya no será tocado por el gobierno de Peña Nieto. ¡No manches Procurador!

La razón no hay que buscarla en expedientes judiciales, sino en la reforma energética y sus entretelones: ¿Cómo se diseñó, con quién se pactó la transmisión de los recursos petroleros de la nación a empresarios privados, porqué bajó la producción y la refinación? Toda esa reforma implicaba dejar caer a Pemex y todos sus procesos. La meta se cumplió cabalmente, producción y refinación a la baja, se privatizan procesos, se presentan huachicoleros y mucha corrupción impera en la empresa. De eso sabe mucho Lozoya. Como colofón o mal chiste de cantina, Odebrecht ganó una licitación de 115 millones de dólares para hacer una barda perimetral de la refinería “Bicentenario” en Tula, Hidalgo, y dice tajante la PGR: En el caso Odebrecht, todo el peso de la ley, sin excepciones. De nuevo, ¡No manches Procurador! Te lo ganaste a pulso.

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

21 de AGOSTO de 2017

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL SÍNDROME DE FUEGO Y FURIA.

Hace exactamente 72 años, en estas mismas fechas, Estados Unidos, el único país del mundo que ha usado armas de destrucción masiva en la historia, arrojó dos bombas atómicas, una sobre Hiroshima y tres días después otra sobre Nagasaki, Japón, la descarga nuclear provocó muerte, efectos secundarios terribles, pánico y terror. Hoy, en pleno siglo XXI, gracias a la furia de su energúmeno presidente, los norteamericanos no concilian el sueño y amanecen entre pesadillas nucleares y advertencias del Pentágono a Corea del Norte acerca de que ese país debe cesar de inmediato cualquier acción que lo llevaría al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo.

"Es mejor que Corea del Norte no haga más amenazas a Estados Unidos", en caso contrario "se encontrarán con un fuego y una furia y francamente un poder como el mundo nunca ha visto hasta la fecha". Corea del Norte debería estar muy, muy nerviosa, porque le pasarán cosas que nunca creyó posibles dijo el mandatario al mandar el más tajante ultimátum a Corea del Norte desde que llegó a la Casa Blanca. La advertencia sorprendió a su nuevo jefe de gabinete, John Kelly y a otros asesores políticos y militares que no esperaban los malabares verbales completamente improvisados del comandante en jefe, y que tuvieron el efecto de elevar la tensión internacional con la amenaza tajante de los Coreanos de atacar con misiles de mediano alcance las inmediaciones de las bases militares norteamericanas en la isla de Guam, bastión estratégico de Estados Unidos en la región del Pacifico.  

El general Kim Rak Gyom agregó que a mediados de agosto podría estar listo el plan de ataque (lanzar cuatro misiles que sobrevolarían Japón) y que será presentado para su aprobación al perverso líder norcoreano, Kim Jong-Un. El general norcoreano se burló de la falta de cordura de Trump, indicó a la agencia de noticias KCNA: “Un diálogo sensato es imposible con un tipo que carece de raciocinio y con él sólo funciona la fuerza absoluta”.

La advertencia se produce tras las sanciones económicas impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y poco después de que varios medios indicaran que Pyongyang había logrado miniaturizar con éxito una ojiva nuclear para sus misiles balísticos que podrían alcanzar el territorio de Estados Unidos, además de que oficiales norcoreanos redoblaron sus críticas hacia EEUU y otros países vecinos, amenazando con represalias, según la inteligencia estadounidense.

Las sanciones impuestas podrían reducir en un tercio los ingresos anuales de 3 mil millones de dólares por exportaciones del Estado asiático ya que prohíben las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, mineral de hierro, plomo, mineral de plomo y mariscos. Impiden a los países aumentar el número actual de trabajadores norcoreanos en el extranjero, prohíben nuevas empresas conjuntas con Corea del Norte y cualquier nueva inversión en firmas conjuntas actuales. Agrega a nueve personas y cuatro entidades a la lista negra de la ONU, entre ellas el principal banco cambiario de Corea del Norte, a los que somete a una congelación de activos y prohibición de viajes. 

Mientras expertos en asuntos nucleares dentro y fuera del gobierno debaten sobre si los norcoreanos ya pueden destruir la ciudad de Nueva York con un misil nuclear, a juicio de Rex Tillerson, el jefe de la diplomacia estadounidense, Trump sólo está enviando un fuerte mensaje a su homologo Kim Jong-Un en un lenguaje que podría entender, porqué parece que no entiende el lenguaje diplomático, según él, ambos países podrían negociar si Corea del Norte no realiza más pruebas balísticas. Lejos de recoger el guante tendido por Tillerson, Kim Jong Un advirtió a EEUU en una nueva escalada verbal entre ambos países, que le haría "pagar mil veces el precio de su crimen".  

Ante la crisis internacional, Trump no dejó de escupir furia y fuego durante toda la semana. Consideró que su belicosa promesa contra Corea del Norte, quizá no fue lo suficientemente dura, y subrayó que China, quien le demanda contención y moderación para evitar el conflicto, puede hacer mucho más para frenar las ambiciones nucleares de Pyongyang. Trump advirtió que bajo su mando el arsenal nuclear estadounidense es mucho más fuerte y poderoso que nunca, algo que, más que exageración, es mentira sostuvo The Washington Post, ya que la modernización de esas fuerzas fue ordenada por su antecesor Barack Obama y cualquier modificación o aceleración de ese proceso, costos, fabricación y la necesidad de que el Congreso lo apruebe anualmente, tomaría años y no días; nada ha cambiado en este rubro en los siete meses que lleva como comandante en jefe, estimó el periódico en una verificación de hechos.

En el traspatio interno, como parte de la investigación del fiscal especial federal Robert Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses, agentes de la FBI realizaron un cateo sorpresivo en el hogar de Paul Manafort, ex jefe de campaña de Trump, utilizando una orden judicial para confiscar documentos y otros materiales. Además de Manafort se encuentran bajo investigación el hijo mayor y el yerno del magnate neoyorquino, Donald Trump Jr. y Jared Kushner, respectivamente. La acción, además de generar preocupación entre algunos integrantes del círculo cercano a Trump, detonó más especulación sobre las implicaciones para el indescriptible futuro del ocupante de la Casa Blanca y su familia, que aguardan además decisiones oficiales sobre si el cambio climático será censurado.

Al respecto, versiones del borrador de un informe entregado a la Casa Blanca donde se reporta el consenso de 13 agencias federales, fueron filtrados a medios como el New York Times y la agencia Ap. Los científicos concluyen con preocupación que la evidencia sobre el calentamiento planetario provocado por la actividad humana no es dudoso, ni fortuito y contradicen directamente la posición de Trump y su gabinete, que siguen rechazando las pruebas del consenso científico mundial sobre el asunto. No hay explicaciones alternativas, temen que el energúmeno emperador Trump, envuelto en su síndrome de locura, evalúe defender su política radical y desaparecer con fuego y furia el término cambio climático, sino es que antes, junto con Kim Jong-Un, de un plumazo nuclear desaparecen nuestro planeta Tierra.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

14 de AGOSTO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL HAZMERREÍR DEL MUNDO.

En medio de la oscuridad legislativa y del candil que filtra información confidencial, el Senado de Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos del líder de la mayoría republicana, el llamado maestro de la táctica Mitch McConell, no consiguió pasar la iniciativa de una nueva ley de seguro médico conocida como Trump-Care. Buenas razones tiene la noticia: más de 20 millones de estadounidenses continuarán con cobertura médica, que la hubieran perdido, atrasa la agenda legislativa de Trump, lo manda de vacaciones y le resta ímpetu a la burbuja especulativa en Wall Street que se creó con la elección equivocada del prepotente magnate.

Si la oposición logra mantener la presión en el Congreso, esa burbuja se irá desinflando hasta acotar cualquier posibilidad de que el belicoso Trump se pueda reelegir en 2020. Su reelección dependerá sólo en caso de que ese malogrado candidato logre convencer a su base de que le dio un empujón efectivo a la economía, especialmente en el rubro de las manufacturas, la minería del carbón y la agroindustria. Habrá que estar atentos a esto último.

Mitch McConell, al ver el fracaso de su primer intento por desmantelar la reforma de salud, que fue el logro mayor de la presidencia de Barack Obama y por tanto, una de las promesas centrales de la campaña electoral del intransigente millonario, sin ofrecer una alternativa, prometió impulsar una versión modificada para obtener los votos necesarios de sus filas y Trump redobló furiosamente la presión a senadores republicanos renuentes. Eso también fracasó.

Los republicanos cuentan con una mayoría –52 por 48 demócratas– y para aprobar un proyecto de ley necesitaban una mayoría simple (cuando hay empate, el vicepresidente, en su calidad de líder del Senado, vota). Por tanto, McConnell no podía perder el apoyo de más de dos colegas suyos, pero después de disputas entre los llamados moderados y ultraconservadores, cuatro senadores republicanos se negaron a suscribirla, no se logró consenso. Más aún: en todas las encuestas la opinión pública se oponía por marcada mayoría a las propuestas de salud de los republicanos, también rechazadas por asociaciones médicas y de hospitales del país. O sea, los representantes del pueblo estaban bajo sitio y atemorizados.

Esta derrota demostró que, a pesar de que los republicanos controlan el gobierno federal (la cámara baja, el Senado, la Casa Blanca), sus divisiones internas, la oposición pública a su agenda y lo que muchos dentro del partido señalan como la incompetencia de este presidente, son obstáculos que generan autogoles en su juego. Por ahora, el tropiezo complica la aprobación del presupuesto federal, cuya propuesta inicial ofrece un enorme incremento al gasto militar e incluye recortes de billones de dólares a los programas de asistencia social. Por supuesto también contempla la gran promesa de Trump y sus aliados: una reducción drástica de impuestos a los ricos. Todo indica que este proyecto de ley tiene un futuro totalmente inseguro.

Los legisladores saben que a mediano plazo, los conatos de conflicto comercial que Trump ha montado con Europa, China y México no ayudarán a la economía estadounidense, pero la especulación a corto plazo, generada por supuestas ganancias por el recorte del gasto en salud, y a los impuestos a los ricos podrían generar efectos económicos positivos, que levantarían la popularidad del embaucador Trump, quien con el colapso del Trump-Care, junto con las sospechas de una eventual colusión entre el comité de campaña de Trump y funcionarios rusos para derrotar a Hillary Clinton del Partido Demócrata en las elecciones, constituyen una tormenta que la Casa Blanca no logra disipar y está dejando en Washington un clima de incertidumbre y desconcierto. Trump mientras se retira de vacaciones sigue soñando y mintiendo. Insiste en que a pesar de todos esos reveses y escándalos, su estancia en la Casa Blanca es un éxito sin precedente.

Lo contradice Walter Shaub, el director saliente de la Oficina de Estados Unidos sobre Ética Gubernamental, quien deploró la conducta de Trump. En su artículo publicado en el New York Times, acusó que las acciones del presidente y su equipo han creado una crisis histórica de ética y que es difícil que Estados Unidos promueva iniciativas anticorrupción y sobre ética cuando no estamos manteniendo limpio nuestro lado de esa calle. Dijo “Estamos bastante cerca de ser el hazmerreír en el mundo”.

Con todo respeto para los norteamericanos pero no para el hazmerreír del mundo, nosotros estamos completamente de acuerdo.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

07 de AGOSTO de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

TRASLADOS DE PESADILLA

Situaciones de conflicto político o social, pugnas raciales, catástrofes naturales, desastres económicos, guerras, violencia o una combinación de esas calamidades, han originado el sostenido crecimiento de los flujos migratorios en gran parte del mundo. En México, desde hace tiempo, ese flujo es evidente en las extensas fronteras del norte con Estados Unidos y del sur con Guatemala y Belice. Desde entonces, la migración indocumentada y corrupta ha representado graves riesgos para todos los que participan en ella, incluyendo con todas sus dramáticas consecuencias, la posibilidad de perder la vida o resultar lesionado. 

Recientemente, un grupo de 28 inmigrantes, cruzaron el Río Bravo desde Nuevo Laredo, Tamaulipas. Sus guías, controlados por el Grupo de Los Zetas, les cobraron 12,500 pesos para embarcarles en la balsa que los cruzaría ilegalmente a Estados Unidos. De esta cantidad, 11 mil se pagaban “por protección”. El resto, a los dueños de la balsa y una cantidad adicional, de 5,500 dólares, tenía que ser pagada a los traficantes una vez alcanzado el destino final. Como es costumbre, ya estando en Estados Unidos, el grupo aprovechó la oscuridad para caminar durante la noche y llegar hasta el camión de la muerte que los trasladaría a San Antonio, Texas. 

Quienes sobrevivieron a la tragedia, relatan que el interior del camión era oscuro y sin ventilación. Con el paso de las horas y el hacinamiento de más de 100 personas en el interior del remolque, la temperatura se disparó, los termómetros de ese día escalaron hasta los 39 grados centígrados. El ataúd rodante se convirtió rápidamente en una especie de micro hondas que comenzó a escaldar y a angustiar a los sacrificados pasajeros. El calor y la falta de agua y ventilación desato escenas de pánico, la gente comenzó a tener problemas para respirar, algunos se desmayaron, comenzaron a gritar y hacer ruido para llamar la atención, pero nadie hizo caso, el chofer James Bradley Jr., de 60 años y originario del estado de Florida, ignorando su carga, sólo se detuvo hasta llegar a los suburbios de San Antonio.  

Tras un traslado de pesadilla, el chofer bajó del camión pero el ruido de la gente que había soportado casi tres horas de trayecto, lo obligó a abrir la puerta. El espectáculo, como episodio atroz que evidenció una vez más el rostro brutal del tráfico de personas, resultó dantesco. Cuerpos inertes sobre el piso y decenas saltando sobre ellos para escapar de la escena. Días después, en un escenario diferente, fallecieron ahogados en el Río Bravo, cinco migrantes centroamericanos, de nacionalidad guatemalteca y hondureña, sus cuerpos, fueron rescatados por personal de Protección Civil de Ciudad Juárez, Chihuahua, incrementando en cuestión de días, el saldo trágico de la criminalización de los trabajadores que intentan ingresar a territorio estadounidense en la búsqueda del sueño americano.  

En uno y otro casos, al igual que ocurre en los cientos de muertes de migrantes que tienen lugar en los pasos fronterizos ribereños o desérticos de México, la actividad ilícita de polleros, coyotes y enganchadores se desarrolla en el ámbito generado por la hipocresía tradicional migratoria de Estados Unidos: prohibir el ingreso a trabajadores cuya mano de obra sigue siendo fundamental para la economía de la superpotencia. Así, ante la insensibilidad de los gobiernos, la política de criminalizar la migración y los discursos de odio procedentes de la Casa Blanca desempeñan un papel fundamental en la gestación de situaciones mortíferas como las del Río Bravo y San Antonio, Texas.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

01 de AGOSTO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

BIENVENIDO VERACRUZANO.

 

Empieza el montaje de un buen circo. Sonriente, tranquilo y confiado, el veracruzano y pillo renombrado, Javier N (por restricciones de orden judicial se ha ordenado no usar el apellido Duarte de Ochoa mientras no haya una sentencia condenatoria) finalmente llegó a México. Antes frente al tribunal guatemalteco que lo juzgaba, aceptó la extradición voluntaria para enfrentar los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita que le formuló la Procuraduría General de la República (PGR), por los cuales podría alcanzar –sin trampas jurídicas de por medio- penas que llegarían hasta 40 años por delincuencia organizada y 15 por ‘‘lavado de dinero’’.

Para Javier N, la bienvenida oficial fue muy afectuosa. Llevaba pocas horas de haber llegado a tierra mexicana y en la primera audiencia judicial, tenía las primeras muestras de gratitud de sus amigos con poder: Raúl Cervantes Andrade, el Procurador General de la República, incondicional de Enrique Peña Nieto, envió a un trío de abogados inexpertos que ni siquiera sabían de qué acusaban al extraditado, a tal grado que el juez a cargo del caso amonestó a los presuntos representantes de la sociedad por su incapacidad e imprecisión. 

Otro exorcizado más de Los Pinos, José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Hacienda, se permitió no enviar representante alguno de la temible Unidad de Inteligencia Financiera, (donde se concentran los secretos y claves de los movimientos financieros importantes) a tan trascendente y delicada audiencia. El fiero e implacable titular de esa unidad, es Alberto Bazbaz Sacal, abogado mexiquense y un viejo conocido del mundo tenebroso de la justicia y de la sospecha; fue procurador de justicia cuando el mismísimo Peña Nieto era gobernador de la entidad, y no es bien recordado por su rol estelar en el caso cerrado de la niña Paulette, cuando hace 7 años, fue encontrada sin vida, de forma inadmisible, en un resquicio de su pequeño colchón donde dormía.

Ante la primera diligencia judicial, la notoria ausencia de Bazbaz o cualquier funcionario de esa unidad, no dejó constancia técnica de los detalles específicos de las acusaciones contra el incómodo extraditado, colaborando así de manera entusiasta a que se sintiera realmente como en casa, bien servido y mejor atendido por la justicia mexicana que en su temporada de rebajas de verano, benefició inmediatamente al precitado Javier N, pues no hubo precisión acerca de movimientos financieros e inmobiliarios y sólo quedó asentado un presunto desvío de recursos públicos por 38.5 millones de pesos, nada que ver frente a los 438 millones que originalmente se habían establecido y a los miles de millones que se encuentran perdidos.

Respecto al circo que se está montando a favor del veracruzano, se percibe desde ahora, el nauseabundo manejo de pifias de procedimiento, siembra de errores e impericia, equivocaciones sustanciales, enredos de cifras, datos y nombres; constancias, peritajes y diligencias con fechas equivocadas, acusaciones en contra de quien resulte responsable, nombres o cargos de autoridades citados de forma errónea. Sembrar estos desde el principio, ayuda a los abogados defensores y fortalece las fundadas especulaciones con respecto de la protección de los amigos con poder para uno de los suyos. Por lo pronto, al inculpado, sólo se le juzgará por los delitos específicos consignados en su pedido de extradición y ya no se tomarán en cuenta nuevas acusaciones.  

Bienvenido veracruzano, sólo una voluntad de máximo mando pudo dar instrucciones para que la PGR y Hacienda se abstuvieran de presentar un frente ministerial y hacendario suficientemente experto, vigoroso y preparado para enfrentar a tu equipo de defensores, encabezado por Marco Antonio del Toro Carazo, defensor natural de altos funcionarios que se enriquecen de manera sospechosa. Lo sucedido a tu llegada, confirma que el gobierno federal no tiene prisa y ninguna intención firme de que haya justicia en cuanto a las múltiples fechorías que cometiste.

En la atmosfera judicial, se percibe que tu expediente, fuera del Estado de Derecho, está siendo acomodado para que dures el menor tiempo posible en prisión, que tengas las mayores comodidades, disfrutes de una fortuna levemente afectada y que tu familia siga intocada, en especial tu esposa, que sin inmutarse, puede seguir gozando su viaje transcontinental con cargo al diezmo que fue robado a los nobles veracruzanos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de JULIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CLEPTOCRACIA Y SOCAVONES

Cleptocracia, sistema de gobierno que en lugar de buscar el bien común, está centrado en el enriquecimiento de sus propios dirigentes, para lo cual aprovechan los recursos públicos y utilizan diferentes mecanismos para saquear al Estado. Supone la institucionalización de la corrupción y del robo en beneficio de los gobernantes garantizándoles la impunidad, ya que no hay sector del poder que esté exento del delito.

En México, el ejercicio de la función pública en cualquier nivel de gobierno, ha evolucionado impúdicamente hacia formas de criminalidad organizada: todo es negocio, comisión, porcentaje, todo es susceptible de maniobras corruptas para enriquecer a funcionarios que destinan una parte de esas ganancias oscuras para financiar futuras campañas electorales que garanticen la continuidad de esa cleptocracia.

Hago esta referencia porque, una obra que hubiese sido realizada con calidad y responsabilidad, en tiempo, costo y forma, es hoy en día, un ejemplo de lo que sucede cuando se privilegian los moches y se propician trabajos no supervisados y muy por debajo de las especificaciones técnicas. Una obra que el 5 de abril de este año, Enrique Peña Nieto, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, y el titular de Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, develaron, aun cuando no estaba terminado, la placa inaugural de la Ampliación y Modernización del Libramiento Cuernavaca Paso Exprés, ese día, todo eran elogios, sonrisas y optimismo; en especial fue notable la satisfacción del ocupante de Los Pinos.

Desde su inicio tan elogiada obra fue objeto de críticas por las malas condiciones de seguridad en las que se llevó a cabo, por el incremento en el costo total inicialmente pactado y por el retraso de su puesta de servicio. Serían siete kilómetros y se erogarían mil 45 millones de pesos. Al final, fueron 14 kilómetros y el costo fue de 2 mil 200 millones de pesos, pues se tuvieron que hacer obras inducidas y trabajos no considerados en el plan inicial. Recientemente, un padre y su hijo, encontraron la muerte al caer el automóvil en el que viajaban en un profundo socavón que se abrió en medio de la cinta asfáltica de la obra referida.

En redes sociales, en voces callejeras, e incluso mediante señalamientos de representantes comunales ante el delegado José Luis Alarcón Ezeta, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Morelos, se informó, oportuna e insistentemente, sobre las afectaciones y fallas visibles del tramo socavado: tuberías rotas, drenajes y coladeras llenas con escombro, deslaves, inundaciones, mala infraestructura hidráulica, viviendas dañadas en su estructura, bardas desplomadas y colapsadas, son algunas secuelas de una obra mal ejecutada. Pero las autoridades no hicieron nada. Por si no bastara con semejantes omisiones, las autoridades de Morelos exhibieron una asombrosa indolencia en las tareas de rescate de los dos hombres que quedaron atrapados en el interior de su vehículo y que según el peritaje, fallecieron por asfixia por confinamiento y no por el impacto. Pero las autoridades tampoco hicieron nada.

Tras el desastre, la SCT anuncia estudios, peritajes, dictámenes e indemnizaciones para acallarlo, desde luego, se deslinda de la responsabilidad por “la afectación” en la carretera, despide a su delegado en Morelos y su titular, explica absurdamente que el socavón se produjo por la erosión de una alcantarilla afectada por el exceso de basura, acumulación extraordinaria de agua ocasionada por las intensas y atípicas lluvias y por la deforestación del área derivada del crecimiento de la zona urbana”. No olvidemos que Ruiz Esparza, ha acumulado suficientes indicios y acusaciones de irresponsabilidad y corrupción, en particular en el expediente relacionado con OHL, la firma con matriz en España que ha recibido innumerables contratos, benevolencia y complicidad para hacer cuantiosos negocios en México.

Desde luego que no fue un accidente. La tragedia como otras tantas, le da forma a la cadena de fallas y omisiones que confluyeron en el percance y constituye un doloroso botón de muestra de un gobierno socavado y relleno de basura institucionalmente acumulada. Resulta obligado esclarecer esas fallas, deslindarlas y aplicar las sanciones que correspondan conforme a derecho.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

17 de JULIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

BUEN ENTENDEDOR, POCAS PALABRAS

El general John Kelly, inquietante secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en ausencia de Enrique Peña Nieto, encabezó durante tres días en nuestro país, diversas reuniones de trabajo con estratégicos secretarios del gabinete mexicano. Lo atendieron: Salvador Cienfuegos de la Defensa Nacional, Vidal Soberón, de la Marina y Miguel Ángel Osorio Chong, el titular de Gobernación. Con los militares sobrevoló zonas usualmente sembradas de amapola en el estado de Guerrero, y en su dialogo con el civil, acordó que persisten retos y nuevos desafíos comunes, por lo que las diferencias entre ambos países deben quedar de lado y trabajar juntos para generar condiciones de tranquilidad y prosperidad para la región.

El interés específico de Kelly por Guerrero se sustenta en el informe de hace apenas tres meses, de William Brownfield, secretario adjunto de Estados Unidos para narcóticos y asuntos de seguridad, quien señaló que entre 90 y 94 por ciento de la heroína consumida en Estados Unidos proviene de México, país considerado como uno de los mayores productores de heroína, mariguana y drogas sintéticas para consumo en Estados Unidos.

Si la política se apoya en simbolismos y rituales, tendremos por fuerza que decir en esta columna, que Peña Nieto en su ausencia, cedió simbólicamente la plaza a un apabullante peso pesado de la administración estadounidense, quien por si los signos no fueran suficientes, se hizo acompañar de Michael Richard Pompeo, el director general de la Agencia Central de Inteligencia, ambos figuras notables del control internacional gringo que junto con sus anfitriones militares y civiles, sesionaron y se mostraron con aires de poder en el endeble piso político mexicano donde transitan nuestras autoridades. La incursión de estos personajes en territorio nacional, no se puede ver con amabilidad analítica.

El multicitado general Kelly, fue designado por Trump justamente por su carácter recio y con la encomienda de controlar las actividades del crimen organizado, la frontera sur mexicana y la inmigración ilegal. En la visión experta del general gringo, la seguridad nacional de su país, está amenazada permanentemente por la poca o nula capacidad del gobierno mexicano para impedir que desde aquí puedan llegar terroristas y drogas al país vecino. Pero si el miedo no anda en burro, el escenario sería peor, si además, esos terroristas (previsiblemente islámicos) llegaran a establecer nexos y operaciones duraderas con los grupos mexicanos del crimen organizado.

Kelly afirma que para ahogar desde su origen esa posibilidad, Estados Unidos debe asumir abiertamente a México como parte de su política de Seguridad Nacional, tomar el control de la maquinaria obsoleta y desvencijada del vecino, dar órdenes y supervisar su cumplimiento. Colombia es el modelo a seguir, allí, se dio ejemplo de cómo derrotar a terroristas y grupos criminales, pero en México, la limitante es que el negocio del narcotráfico ha crecido notablemente gracias al consumo de su país. Mi general Kelly, sabemos que usted ya lo hizo pero por si las dudas, puede informarle al arrogante Sr. Trump, su presidente y jefe inmediato, lo siguiente: Que los mexicanos tenemos dignidad y merecemos respeto; Que el apetito insaciable de su país por drogas, es una de las causas de violencia y muerte que se registran en ambos lados de la frontera; Que si los dos países no trabajan juntos, las redes criminales van a ganar poder; Que debemos compartir información, capacitación e infraestructura y que tales acciones deben ir acompañadas de confianza mutua, apoyo e igualdad. ¿Podrá el soberbio republicano entenderlo?

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

10 de JULIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

NUESTRO FUTURO COMÚN

Para la Ciudad de México y su gobierno, el desarrollo sustentable está en riesgo y tiende a la insensibilidad. La demolición de pisos excedentes en inmuebles es sólo una de las muchas acciones que el gobierno de Miguel Ángel Mancera Espinosa realiza para atender el reclamo de los ciudadanos por construcciones irregulares que paradójicamente, su mismo gobierno autorizó. Demagogo como muchos, Mancera puntualiza “no se permitirá que las inmobiliarias actúen de manera impune”. Hoy, en el paisaje urbano de la capital del país, entre inundaciones terribles y perjudiciales, solo hay baches, topes, grúas y polvo, un cúmulo de quejas por irregularidades y, también, cientos de desplazados de los que antes fueron barrios tradicionales. Se dice que la anarquía urbana es la trayectoria de las decisiones políticas erróneas para una metrópoli de más nueve millones de habitantes que se preguntan: ¿En dónde y cómo vamos a vivir? ¿Cuál es nuestro futuro común? Debemos dejar de ver al desarrollo y al ambiente como si fueran cuestiones separadas (Informe Brundtland 1987). 

En otro escenario, en el Caribe mexicano, donde las corruptelas de Roberto Borges terminaron con el desarrollo sustentable y dejaron una cauda de irregularidades inmobiliarias y urbanas, la resolución del tribunal colegiado del vigésimo séptimo circuito para el rescate de una zona de manglar, reaviva un tema que se discute de manera periódica pero que es materia de preocupación constante: los desarrollos emprendidos a despecho del medio ambiente y sin considerar los perjuicios que pueden ocasionar a quienes habitan en las zonas elegidas para su construcción.

De acuerdo con esa resolución legal, el elefante blanco que administra Rafael Pacchiano Alamán, llamado Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), cómplice del desastre, deberá restaurar la zona del manglar de Tajamar en Cancún, Quintana Roo, afectado por las obras de un proyecto turístico promovido por Fonatur, la resolución también prohíbe emitir allí ningún nuevo permiso similar al otorgado a Fonatur en clara violación de la Ley General del Equilibrio Ecológico y del medio Ambiente. Dicho por el tribunal, sería posible reparar parcialmente los daños reforestando las 57 hectáreas del manglar Tajamar, removido en 2016, aunque pobladores del rumbo y grupos ecologistas enterados señalan que los daños producidos en el ecosistema, en especial a la fauna que poblaba el lugar, son irreparables.

El Malecón Cancún, nombre del proyecto cancelado, es un episodio que hasta cierto punto tiene una culminación más o menos feliz pero que está lejos de ser paradigmático, no hay recursos para lograr esa reforestación y es apenas una de las tantas obras que en varios lugares del país han sido autorizadas por algún organismo gubernamental. Los proyectos de construcción de presas y plantas hidroeléctricas y eólicas, autopistas, minas y emprendimientos de turismo parecidos al de Cancún que tienen lugar en otros estados de la República han seguido en pie, aun cuando algunos hayan despertado protestas, denuncias públicas e inconformidades de pobladores y comunidades de la zona donde se erigen porque ven lesionado su hábitat, a menudo la posesión de sus tierras (previo cambio de uso del suelo) y con indeseable frecuencia sus derechos individuales, su economía y sus vidas.

Entre muchos episodios de este tipo se cuentan el nuevo aeropuerto de la Cd. De México, la autopista Toluca-Naucalpan en el estado de México; el proyecto hidroeléctrico y posterior conflicto de La Parota, finalmente suspendido pero que produjo violentos incidentes en Guerrero; el acueducto Independencia, en Sonora, avalado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2016, a pesar de que los habitantes del Valle del Yaqui argumentaron que les restaría enormes volúmenes de agua para consumo humano y agrícola.

También en Puebla, Oaxaca y Nayarit varios megaproyectos empezaron a ser construidos a contracorriente de numerosas poblaciones que se oponían a ellos aduciendo afectaciones a la salud, perturbación de su actividad económica y hasta menoscabo de su cultura (ocupación física de espacios considerados sagrados para algunas comunidades indígenas). Unos fueron aparentemente cancelados, otros suspendidos, otros se encuentran en el centro de encendidas discusiones y un número indeterminado se mantienen vigentes. Todos ellos tienen un punto de venta en común que se convierte rápidamente en total mentira: son polos de desarrollo que redundarán en indudables beneficios para la zona en que se encuentran y por extensión para el conjunto del país.

Puede ser que en términos estrictamente técnicos su funcionamiento cumpla con el propósito para el que fueron diseñados. Pero si el elefante blanco (Semarnat) y las autoridades competentes no evalúan correctamente los estudios de factibilidad y de impacto urbano y ambiental que tendrán sobre el entorno circundante y la vida comunitaria de las poblaciones en las que incidirá su actividad, entonces estos proyectos solamente justificarán la insensibilidad social, dejando en entredicho los principios sustentables de “Nuestro Futuro Común”.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

03 de JULIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SEPULTUREROS DE LA DEMOCRACIA

Ahora que todos debemos sentirnos como espiados, las elecciones recientes nos han dado prueba de la perversa imaginación de los políticos mexicanos, una virtud que no celebramos porque no la han empleado para erradicar la corrupción o para responder a los problemas más urgentes del país. Por lo contrario, la usaron solamente para encontrar nuevas formas de defraudación del voto. Una reacción esperada ante los resultados electorales del estado de México, por ejemplo, era el factor sorpresa que no apareció por ningún lado a pesar de que los perpetradores del fraude no tenían mucho interés en ocultarse y les daba igual que sus trampas fueran notorias quizá para subrayar que son impunes porque siguen siendo poderosos.  

La elección fraudulenta también provocó frustración, con Eruviel Ávila Villegas al frente del gobierno mexiquense y su asociación con Enrique Peña Nieto, un presidente de la Republica cuya popularidad se desvanece día con día, la serie de escándalos de corrupción y violencia que han estallado en esa entidad sugerían que el voto en el estado sería tanto como un castigo para el señor de Atlacomulco y su partido político o como un indicador del ánimo decaído de la opinión pública para 2018.   

El si hubiera y el habría nunca llegaron, es decir: Si Morena y el PRD hubieran formado un frente de oposición, habrían conquistado la gubernatura con más de la mitad del voto. Un triunfo de esta coalición, habría sido una inyección de vitalidad a una democracia famélica que está a un paso del coma vegetativo, y habría tenido un impacto muy positivo sobre nuestras primarias actitudes hacia la necesaria institucionalidad que los defraudadores no reconocen y destruyen conscientemente. 

Nos admira la indiferencia con la que bandas de políticos, en lugar de dedicarse a legislar, cuando de legisladores se trata, o a elaborar programas de gobierno específicos que sean viables para los electores, hacen todo lo contrario, actúan como vulgares sicarios, primero descuartizan, después decapitan y al último, con sus puercas acciones agravan la frágil credibilidad de nuestra breve y contrastada experiencia democrática. Es admirable también, la creatividad que éstos barbajanes han desplegado para mantener sus viejos hábitos dentro de nuevas instituciones y la aplicación de nuevas tecnologías.

Estos sicarios, con careta de políticos, matan el tiempo imaginando trampas y estafas para impedir el triunfo del adversario y consecuentemente, quitarle el marcapaso a esa moribunda democracia. Sería deseable que la misma energía y disciplina la pusieran en el análisis de las decisiones del gobierno o en el examen de las iniciativas presidenciales. Pero para que extrañarnos, si nuestra historia electoral muestra que periódicamente surgen nuevas formas de defraudación del voto.

En los años 40, la violencia destruía casillas electorales, quemaba boletas, golpeaba a los funcionarios, secuestraba a candidatos y representantes de partidos. Después en 1946, el fraude electoral se concentró en la manipulación de las listas de electores. Aparecían registros pletóricos de ciudadanos y votaban hasta los difuntos. En 1988, se le cayó el sistema a Manuel Bartlett para dar el triunfo a Carlos Salinas de Gortari, sobre Cuauhtémoc Cárdenas, luego llegaron otros pillos, Cedillo, los pitufos de azul y blanco, Fox y Calderón y, finalmente por la ruta de las trampas llegó Peña Nieto.

El fraude más reciente, sobre todo en el estado de México, ya no es el del ratón loco y tampoco el del dedito lapicero, mañas que en el pasado eran las más socorridas por los representantes del PRI para alterar los resultados de la votación. Ahora, el incierto desenlace de una competencia electoral, se resuelve a base de deditos (no de López Obrador) sino de capturistas entrenados que intervinieron maliciosamente en el proceso para inclinar la balanza en favor de un determinado candidato mediante miles de errores de dedo. Si en esta ocasión, los capturistas fueron a su vez capturados, habría que pensar muy seriamente en todo el aparato electoral, que no está diseñado a prueba de los deditos de los capturistas, ni de la decisión de algunos políticos malogrados resueltos a destruir nuestros votos y a las instituciones que debían resguardarlos.

Al final de esta burla electoral, todo hace suponer que para el 2018, la clave del fraude exitoso seguirán siendo los deditos en el tablero, las mañas en las urnas y la parcialidad de las instituciones electorales que se niegan sistemáticamente a intervenir para detener a los sepultureros de la democracia.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

26 de JUNIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

SIN RAZÓN APARENTE Editorial

En la semana pasada, dos tiroteos ocurrieron en distintos puntos de Estados Unidos que dejaron un saldo de cuatro muertos y cinco heridos. El primero ocurrió muy temprano en Alexandria, Virginia, momentos antes de que comenzara un juego de béisbol entre legisladores. Pocas horas después, en el extremo opuesto del país vecino, en San Francisco, California, un empleado de la firma de paquetería UPS mató a balazos a cuatro personas en un local de esa corporación y se suicidó, desconociéndose las causas de su proceder. 

Tragedias de esta clase, en las que un sujeto o un pequeño grupo decide efectuar una matanza sin razón aparente, se han convertido en parte habitual de la alerta roja estadounidense. Vistas en conjunto las cruentas balaceras, constituyen un peligro mucho más grave que el de los atentados realizados por organizaciones fundamentalistas, tienen una génesis anterior a los conflictos que detonaron el terrorismo islámico y parecen haberse vuelto consustanciales a la gran superpotencia y tal vez lo sean. 

En efecto, a la hora de analizar el conjunto de tiroteos ocurridos en Estados Unidos no deben desestimarse los datos de que la sociedad de ese país es la más armada del mundo y que esa nación es la más belicosa del planeta. En el territorio estadounidense el negocio de las armas es muy productivo, por cada 100 habitantes, hay 89 armas de fuego (un total de 270 millones), muy por encima de los promedios de países en guerra, como Yemen o Irak. Por lo demás, no hay un solo conflicto militar en el que Washington no tenga una participación directa o indirecta, muchas veces en calidad de protagonista. 

Es importante destacar que ambas condiciones, sociedad armada y gobierno guerrerista, vienen de mucho tiempo atrás y trascienden los colores partidistas de quienes ocupen la Casa Blanca y ostenten las mayorías en el Capitolio. Con presidentes demócratas o republicanos, las matanzas se suceden sin razón aparente y sin solución de continuidad y en el afán de dar caza a individuos armados y antisociales, el reforzamiento de las corporaciones policiales, lejos de atenuar en algo la violencia doméstica, tienden a agravarla. Se ha investido a los uniformados de plena licencia para matar y con ello se ha obtenido un incremento de los asesinatos policiales, perpetrados con mayor frecuencia en barrios pobres y con víctimas preponderantemente afro estadounidenses o latinas. 

A diferencia de Barack Obama, quien realizó esfuerzos políticos por atenuar el armamentismo civil e imponer alguna suerte de control en el mercado de armas de fuego, Donald Trump es amigo de la ultraconservadora Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés), organización que alienta y promueve la posesión de armas por los ciudadanos y mantiene una feroz resistencia a cualquier clase de reglamentación en la posesión de pistolas y fusiles de asalto.  

Por lo demás, la venta de armas y las pronunciaciones militaristas en la política exterior de la superpotencia han experimentado un claro incremento a raíz de la llegada del engreído y repudiado republicano a la Casa Blanca. En tanto Estados Unidos no emprenda una reforma del Estado, no hay motivos para esperar una disminución en la terrible frecuencia de sucesos como los ocurridos. Todo indica que, sin razón aparente, muchas personas inocentes seguirán muriendo en ese belicoso país, a manos de sus propios conciudadanos y con armas fabricadas por ellos mismos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

19 de JUNIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

AFLICCIONES DE UN PRESIDENTE 

Qué lejos quedaron aquellos espectaculares actos que llenaban de aduladores el patio central de Palacio Nacional, acarreados y paleros aplaudidores ya no deambulan por los pasillos. Hoy históricamente la intención de gobernar de Enrique Peña Nieto, se pierde en un laberinto sin salida, hoy el presidente empieza a sentir los síntomas del síndrome de la soledad. En su cajón de desaciertos, viven su infancia, su adolescencia, su juventud y su edad adulta, sus sueños fracasados se amontonan junto al descrédito de sus promesas no cumplidas. En la tapa del cajón, se lee con letras mayúsculas y negritas, un epitafio: NO ENTENDIÓ AL PAÍS.

Y es verdad, lo percibió con la mentalidad triunfalista de quien nunca supo de fracasos, frustraciones y desventuras, ingredientes adversos de la vida común que forman y fortalecen al hombre para dotarlo posteriormente de la agudeza, la energía y el estoicismo ante lo desfavorable. Peña Nieto, se equivocó de manera contundente, no logró concebir al complicado mundo en que vivimos ni pudo descifrar al México que al grito de guerra lucha contra sus tremendas complejidades, su violencia e impotencia, sus carencias y tristezas, sus volubles riquezas y sus anquilosadas miserias aunque retiemble en su centro la tierra.

Su vida pública llena de logros provincianos siempre se refugió en el manto de la protección familiar. La indulgente clase política de su estado y no pocos recursos financieros, aceitaron los engranes para su vertiginoso ascenso hasta la Presidencia de la Republica. Dos columnas fortalecen a Peña Nieto: Su vanidad (persona que tiene en un alto concepto sus propios méritos y un afán excesivo de ser admirado y considerado por ellos). Su ambición (deseo intenso de conseguir una cosa difícil de lograr, especialmente riqueza, poder o fama).

Su vanidad ante tantos fallos, lo anima esa resistencia que para él sólo tiene como misión satisfacer sus tres codicias. La primera, pasar a la historia como el Tlatoani (semidiós) que siempre se creyó, la segunda, prolongar su poder más allá de su sexenio para influir en el gobierno que nos espera y para protegerse de la justicia, si es que la hay, que lógicamente lo espera con la espada desenvainada. La tercera, que se nutre de las dos primeras, es ser congruente con su papel extraoficial de jefe de su partido y hacer lo imposible por preservarlo en el poder. Esas ambiciosas metas influirán sus decisiones del año 2018, dejando al interés nacional en segundo término. Para lograrlas su cúmulo de obligaciones es enorme, unas son derivadas de las torpezas de su gobierno y otras, no pocas, provienen del exterior. No supo distinguir la fuerza de alianzas latinoamericanas ni concebir una relación llevadera con Estados Unidos, fue arrogante ante aquel intenso país.

Recordemos que no realizó una visita de Estado a Washington con el accesible Obama y ahora, con Trump y el descrédito internacional que el propio Presidente ha hecho caer sobre México sus retos son mayores. Allende nuestras fronteras, el país se percibe como una alcantarilla donde las pestilencias de la corrupción, la impunidad y el crimen organizado son evidentes. En lo interno, el concepto de seguridad interior desplazó al de seguridad pública. La diaria violencia, los Huachicoleros, matanzas y desapariciones forzadas (Ayotzinapa, Tlatlaya, Acapulco) tragedias como ABC, Hermosillo, y el asesinato de tantos periodistas así lo certifican. La eficacia de su gobierno pronto será puesta a prueba y podemos anticipar que será con resultados menos que mediocres, tanto como lo es el limitado equipo de sus desventuras, que pronto lo dejará solo con sus quebrantos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

12 de JUNIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

INFLACIÓN Y POBREZA EXTREMA

Datos que ameritan un cuidadoso análisis y a la vez esbozan una inquietante perspectiva para el futuro de la economía mexicana los contiene el más reciente informe elaborado por el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN), organismo dedicado, entre otras cosas, a identificar movimientos y tendencias del desarrollo y las finanzas del país. Señala que a comienzos de este año, el moderado incremento del producto interno bruto (PIB) Nacional –2.7 por ciento a tasa anual– permitía alentar expectativas de mejora en el desarrollo económico de México, con el consecuente impulso que supondría para la actividad comercial y, para los consumidores de bienes y servicios. Sin embargo, por esos atolladeros y baches que tiene la economía, el crecimiento no encontró relación directa en el terreno del comercio, que en ese periodo a pesar de la violencia e inseguridad, mostró algunos asomos de evolución, pero se caracterizó más por la cautela que por el dinamismo.

En el escenario mundial, la violenta irrupción de Donald Trump y su equipo en el proceso de intercambio de mercancías, su amago de fijar barreras arancelarias a la importación-exportación, la probabilidad de que esta práctica se haga extensiva a gran número de naciones, la poca disposición de los inversionistas a aportar recursos y la aversión al riesgo, configuran un panorama que con muy buena voluntad los observadores califican de incierto. En el plano nacional, no hay para donde hacerse, la amenaza de la inflación y sus vaivenes sigue siendo decisiva para hacer más lento el movimiento comercial: El hecho de que la misma haya alcanzado, en estos días, el nivel más alto de los anteriores ocho años, (casi 6%) trae aparejada la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, que comparados con otros países de desarrollo similar al de México, están gravemente abaratados.

Entre algunos hechos que contribuyen a la tendencia inflacionaria, se cuentan varios factores macro como son: el persistente bajo precio del crudo y sus disminuidos volúmenes de extracción, la merma de la actividad minera (sumergida a un grado del cual no hay precedente histórico) y el impreciso destino del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ante la absurda furia de Trump. Pero hay otros detonantes del fenómeno, como la liberación al alza de los precios controlados de las gasolinas y el gas LP, y el ajuste de precios derivados de la depreciación cambiaria, lo que permite avizorar un aumento en los costos del crédito y el consiguiente estímulo al ciclo inflacionario.

Más allá de sus objetivos teóricos, el gasolinazo, es un componente letal de la inflación: además del traslado proporcional del alza a los precios de los productos transportables (la mayor parte de las mercancías), se produce un incremento extensivo que no tiene proporción directa más que con la genérica fórmula que dictamina hay que subir los precios, porque con el incremento del combustible todo aumenta. El estudio comentado prevé que el moroso ritmo de la actividad comercial se mantendrá sin grandes cambios.

Como salida alternativa sugiere, que se intensifique el apoyo a la industria con la finalidad de que ésta compense el decaimiento del sector comercio. Sea cual fuere la actitud que asuman el atribulado Peña Nieto, el Banco de México y las autoridades de Hacienda, lo más probable es que los cálculos que realizaron a comienzos del año sobre crecimiento del PIB e inflación, no cumplan sus expectativas; esto es, el primero será menor y la segunda mayor a lo previsto. Conclusión: Los mexicanos seguiremos en la pobreza extrema.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

06 de JUNIO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

AMENAZAS DE CAMBIO

El nuevo gobierno de Estados Unidos amenaza no solo a México sino al mundo entero, anunciando medidas de presión e incluso de fuerza, pero al mismo tiempo ha visto que el dólar, que en un momento fuera la moneda de reserva de casi todo el mundo, está siendo cada vez más rechazado e incluso como fuente de la reserva de divisas, se encuentra en el camino inevitable de la sustitución por él oro. El rechazo al dólar en el globo terráqueo, es un aspecto del creciente aislamiento del gobierno estadounidense, que se ve también, casi diario, dentro de su propio país, pleno de opositoras y opositores.

Claro que aquí en México hay muchos personajes, sobre todo en el gobierno, que están dispuestos a negociar y a conceder al gobierno de Donald Trump lo que sea necesario para quedar bien con él, aunque el país de las barras y las estrellas, esté perdiendo terreno en el plano mundial.

China sigue su carrera hacia la conquista del futuro y experimenta un desarrollo muy rápido como potencia comercial y financiera, además de ser un referente cultural para occidente, se convierte hoy en un desafío para la arrogante gran potencia estadounidense que sigue el errático camino que Trump ha escogido a base de plantar zancadillas y empujones a sus contrapartes, incluso si son aliados. China, tiene en sus reservas, un proceso de sustitución, de los dólares por oro. Rusia, además de eso, aumenta la producción de oro, del cual tiene minas. Lo mismo sucede con países del Medio Oriente y de otras regiones. Otra forma ha sido el empleo del yuan chino, también para el pago directo de las importaciones. China y Rusia pagan las mercancías que van de un lado al otro, con el yuan. Pero Irán e India se pagan el petróleo en rupias de India. Y así sucede en otros casos. El aspecto del dólar es parte de una caída de la influencia en el mundo. Incluso en el país, lo vemos cada rato en las noticias durante el proceso de formación de un conjunto de 16 países, incluyendo a China, India y Japón, con vista a un comercio más ágil y equitativo. También se han visto estos ejemplos en Latinoamérica:

“Se dio la visita del presidente de China a Perú y a Chile, a partir del 12 de noviembre, con resultados precisamente de una asociación estratégica y varios acuerdos comerciales. China es la principal en el comercio exterior de Chile. Se firmó un Tratado de Libre Comercio entre Perú y China. Se firmaron en total 12 convenios de cooperación. Entre China y Chile ya había desde antes un tratado de libre comercio, cuando Salvador Allende era presidente. La introducción del yuan a la canasta internacional del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la aceptación mundial del Banco de Infraestructura de Inversión Asiático con sede en China, son pruebas de la nueva situación. Otro factor que muestra la nueva situación. Ya hemos hablado de la red ferroviaria que comunica a China con prácticamente toda la península sudeste de Asia y las islas que hay alrededor.

Pues hay otra vía en construcción a través de Pakistán, país que colinda con India por un lado y por el otro con Irán. Es parte del corredor económico China-Pakistán. Esta vía férrea va de China al Océano en el sur. El viejo dominio de los mares por el sur de Asia por los colonialistas europeos, está acabando de morir, cuando la red ferroviaria va cubriendo y conectando a todo el sur de Asia, y al Asia en general. Estados Unidos también queda al margen de este tremendo crecimiento. En Pakistán, el periódico Daily Pakistán, publica un estudio intitulado: “El mundo en 2050: China dominará seguido por India y Estados Unidos que estaría en tercer lugar; Pakistán asegura el lugar 16”.

Para 2050, el cuarto lugar lo tiene Indonesia. Y, en Europa Occidental, de los cuatro países que estaban dentro de los primeros 10, ya sólo quedan Alemania en el noveno lugar, y Gran Bretaña en el décimo. Así está cambiando el mundo y México ¿Cuándo cambiara?

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

29 de MAYO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MIOPÍA PRESIDENCIAL Y JUSTICIA CABAL.  

El acto criminal que segó la vida del periodista Javier Valdez Cárdenas, llevó a la Presidencia de la República a convocar con urgencia la reunión del gabinete de seguridad con gobernadores en Los Pinos. Ahí, el presidente Enrique Peña Nieto con su estilo demagógico característico, admitió la profunda herida abierta en la sociedad a partir de la violencia contra periodistas y defensores de derechos humanos y anunció tres medidas extraordinarias ante la grave situación que encaran los comunicadores: mayor presupuesto y estructura para el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas; establecimiento de un protocolo nacional de operación ante las agresiones al gremio, y fortalecimiento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle).

Según el glaucoma que aqueja a la visión presidencial, “no se mata la verdad matando periodistas”. El homicidio contra representantes de la prensa muchas veces es síntoma de un fenómeno mayor de impunidad al que se debe poner punto final con la acción de los tres poderes y órdenes de gobierno, porque a la ciudadanía no le interesa a qué autoridad compete el esclarecimiento de esos crímenes. Espera tres cosas: Resultados lo más pronto posible, que ninguno de estos delitos cometidos quede impune y que los agresores no escapen a la justicia. En síntesis exige que la violencia no sea parte de la vida cotidiana.

Peña Nieto agregó que al Estado mexicano, corresponde otorgar garantías para el ejercicio de la labor periodística, especialmente ante la amenaza que hoy representa el crimen organizado, en ocasiones infiltrado en instancias de gobiernos locales, particularmente en ciertas regiones del país que en conjunto debe distinguirse por salvaguardar la libertad de expresión y no podemos ni debemos ceder ante la violencia.  

Pero la cruda realidad nos dice otra cosa, robos y asaltos, secuestros, asesinatos y extorsiones son el pan de cada día. En el caso del crimen del periodista Javier Valdez Cárdenas, a más de 5 días de iniciadas las investigaciones, la Fiscalía General de Justicia de Sinaloa no tiene ningún avance sobre el caso. Dando palos de ciego, el fiscal Juan José Ríos Estivillo, no ha establecido aún cuántos fueron los agresores, no ha podido identificar a algún grupo del crimen organizado como responsable del homicidio, desconoce la ruta por la que huyeron y no ha precisado siquiera si alguna cámara de video grabó su recorrido por las calles de Culiacán. Señaló que la principal línea de investigación está relacionada con su actividad periodística, aunque aclaró que aún no se descarta la posibilidad de que el asesinato se haya cometido para robarle el vehículo en que se transportaba.

En este contexto, sin muchas esperanzas y sabiendo que el destino de la mayoría de los casos, es cerrar el expediente sin hacer justicia. ¿Qué esperaríamos del gobierno estatal y del federal? Esperaríamos por enésima vez, que se abocaran a investigar y castigar este crimen, exigiríamos autoridades limpias en las que se pueda confiar para denunciar las amenazas, una policía que no se vincule con el narco, una Marina y un Ejército que vuelvan a ser ejemplo de probidad, que se persiga a narco políticos y banqueros coludidos y que se acabe de una vez por todas, la impunidad y la corrupción de nuestros gobernantes. Exigimos no más miopía presidencial, sino justicia integra y cabal. ¿Será mucho pedir?.

Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

22 de MAYO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

COMO EL PECADO ORIGINAL

 

Sin duda el “cómo nos arreglamos” y la “mordida” son las formas más directas y conocidas como medida de corrupción donde, todos de una u otra manera hemos participado. El fenómeno sin precedentes (parecido al pecado original), aparece como manzana de discordia o moneda corriente, mochada, soborno, peculado, tráfico de influencia, palabritas de amor, con recibo o sin él, es decir, no reconoce ningún indicador y además tiene varias connotaciones que nos afectan y más aún, cuando los escándalos sólo quedan registrados, impunes y sin castigo.  

 

En casi todos los países del mundo, el fenómeno tiene un viejo historial, pero en México, en el actual gobierno de Peña Nieto, alcanzó proporciones de escándalo. Mudos testigos de esta incomoda aseveración, son las millonarias propiedades inmobiliarias, inversiones en el extranjero y personajes sin personalidad propia que deambulan por Europa, Estados Unidos, y otros tantos países y que usted como yo, sabemos quiénes son.

 

En éste paraguas corrupto e impune, que está lleno de miserables gotas de estiércol, también, los medios de comunicación forman parte de este mal; la información privilegiada que manejan tiene mucho que ver con las medidas políticas y económicas que se adoptan en función del interés de funcionarios y empresarios sin escrúpulos que aprovechan sus cargos y relaciones para formar parte del exclusivo y selecto mundo de los millonarios. Transparencia Internacional indica que “la relación entre la corrupción y la desigualdad fomenta la demagogia y que por ello, aparecen más líderes demagogos que prometen romper el ciclo de corrupción y privilegios”. Los ejemplares están a la vista, sobre todo en tiempos electorales.

 

En América Latina, las prácticas corruptas a escala gubernamental ocuparon un lugar preponderante. En 2016, salieron a la luz cientos de nombres de personas y corporaciones vinculadas con los paraísos fiscales llamados Panamá Papers y Bahamas Leaks. Los turbios manejos de la constructora brasileña Odebrecht y su vinculación con distintos gobiernos de la zona entre ellos México, demuestran el tamaño y la profundidad que la corrupción tiene en la esfera de la gestión oficial y, pone en evidencia el hecho de que la corrupción pública no solo se alimenta de pan y vino, sino en gran parte de fondos privados.

 

La variante corruptiva de Marcelo Obredecht, ocurre cuando los recursos pasan de manos de particulares a las de personajes que ocupan un estratégico puesto público, el hecho constituye una especie de inversión que producirá en el corto plazo jugosos réditos mediante la adjudicación de licitaciones, exenciones fiscales, permisos de operación o algún otro beneficio disfrazado de concurso bien ganado. La empresa brasileña, entregó en territorio mexicano, entre 2010 y 2014, aportes y sobornos a funcionarios gubernamentales por 10.5 millones de dólares, dichos pagos irregulares generaron beneficios por más de 39 millones de dólares para Odebrecht. (Informe de agencia Reuters). Peña Nieto, Lozoya Austin, Gerardo Esparza y otros funcionarios tienen la palabra o como acostumbran, callarán como siempre. Conclusión:

 

¿Qué impide usar a don dinero para comprar el derecho de operar bienes y servicios o para obtener ventajas competitivas? En México, nada lo impide, los escándalos de corrupción siguen aumentando. Lo saludable es seguirle la pista a concesiones y grandes obras de infraestructura, que por extraña razón quedan por la vía del concurso disfrazado y del diezmo en manos de empresas extranjeras o en pocas empresas nacionales de renombre y gran capital. ¿Por qué será? Los dichos mexicanos: “Tanto peca el que mata la vaca como el que alza la pata” y “Bendito caballero es Don Dinero” quedan así demostrados.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

15 de MAYO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

JAQUE AL PEJE 

En uno de los tantos movimientos del ajedrez político con rumbo al 2018, estamos viviendo un escenario nauseabundo y fortuito de asquerosidad política. Andrés Manuel López Obrador, el líder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), pugna contra un alto costo político por definirse, para no ser colocado en posición de jaque. El alfil que mediante un falso movimiento lo puso en esta incómoda posición, fue la diputada veracruzana, Eva Cadena Sandoval quien aparece en vivo y a todo color recibiendo fajos de billetes, supuestamente para darlos al líder.

La maquinaria mediática, contra el precursor de la honestidad valiente, de pronto, recibió un tanque de oxígeno que usa inmediatamente para inducir una percepción similar a la que en 2004 se generó con Rene Bejarano el señor de las ligas y con el episodio llamado pase de charola que en 2012 fue también revelado para desatar una campaña de desacreditación del candidato entonces perredista. El incidente de Eva, de extracción panista, tendría que dar origen a una investigación judicial en forma, pero ¡oh sorpresa!, sólo ha sido, una muestra estridente del material defectuoso y contaminado que indiscriminadamente recoge el partido revelación de la temporada.

Debido a que del rechazo de ir con perredistas y otros segregados, se pasó al perdón para todo aquel que cruzara la línea divisoria para expresar apoyo al proyecto Moreno, a nadie sorprende el estilo y las andanzas de varios de los políticos reciclados por un virtual candidato presidencial que goza de amplio apoyo popular, pero que se empeña en coronar su esfuerzo de proselitismo con una discutible recolección de piezas de museo que pertenecen a cuadros ajenos y contradictorios del sistema político clásico. Decididas a invertir en la nueva opción, varias de estas piezas llegan en aras de una supuesta necesidad táctica de alianzas electorales para afianzar el triunfo en la contienda presidencial del 2018. Algunas con sus prácticas, mañas, bases y escasos recursos, ya ocupan espacio en los templetes de más privilegio. 

Desde luego, una posibilidad muy en boga es la de cerrar los ojos y atribuir lo sucedido con Eva Cadena a factores complotistas diseñados por las mafias del poder o recurrir a la respuesta litúrgica de López Obrador: “Siempre hemos salido de la calumnia ilesos. Nuestro escudo protector es la honestidad”. Lo que es evidente, es que en una guerra política que tiene como meta el 2018, los marrulleros adversarios van a golpear y difamar con lo que tengan a la mano.

Para Morena y su candidato exhibido, el verdadero reto es aceptar su incapacidad para la autocrítica y para revisar el modelo de reciclaje de figuras externas, no basta con que la diputada Cadena haya renunciado a la candidatura a presidente municipal de Las Choapas, o que diga que devolvió el dinero recibido y que vaya a ser sancionada por las instancias nacionales de su reciente partido. Las tendencias negativas, que han sido inducidas por el oficialismo a partir de un hecho cierto, no se revertirán invocando demonios sueltos y conspiraciones de élite con material reciclado y especies en peligro de extinción de otros partidos.

Los videos de Eva encajan a la perfección en la secuencia acusatoria que detonó el gobernador panista-perredista de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares para denostar a López Obrador, y que antes del 2018, cuando sea el momento oportuno se prevé que va a apuntalar otro alfil, Javier Duarte de Ochoa, nefasto sujeto predestinado a ser ave de mal agüero para el jaque mate del peje tabasqueño.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

08 de MAYO de 2017

 

 

DITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

CIEN DIAS DE INCERTIDUMBRE

Desde la presidencia de Franklin D. Roosevelt (1933-1945) es usual en Estados Unidos evaluar el arranque de un gobierno en los primeros 100 días. Donald Trump al frente del gobierno norteamericano los cumplió y, en consecuencia, pasa a escrutinio público. El magnate sabe bien que este criterio de evaluación no le favorece. Tal vez por eso, tuiteó: “No importa lo mucho que logre durante el ridículo estándar de los primeros cien días, y ha sido mucho… los medios de comunicación me van a destrozar”.

Pero no son los medios de comunicación, sino la realidad la que se está encargando de ponerlo en aprietos. Orgulloso en su ego ha querido imponer su voluntad, aunque en su desempeño irregular se lleve tremendos frentazos como el que sucedió con sus órdenes ejecutivas que prohibían la entrada a Estados Unidos de viajeros provenientes de países musulmanes: Irán, Iraq, Siria, Somalia, Yemen, Sudán y Libia, previendo el peligro de que se infiltrasen terroristas. Hubo movilizaciones sociales en contra de tales prohibiciones por considerarlas discriminatorias y Jueces federales rechazaron en dos ocasiones las disposiciones contra los musulmanes, lo cual constituyó además de un revés jurídico también un tropiezo político.

Además, el juez William Orrick, decidió suspender la aplicación del decreto presidencial que pretendía dejar sin fondos federales a las ciudades santuario contrarias a su política contra la inmigración. Con la misma retórica incendiaria, insistió en echar atrás el sistema de salud establecido por Barack Obama y sustituirlo por algo más operativo y eficiente. Ni teniendo al Congreso en manos de su partido, el republicano pudo llevar a cabo el desmantelamiento del Obamacare. Ante el Congreso, el bravucón y advenedizo presidente tuvo que retirar su solicitud de fondos para la construcción del muro fronterizo entre México y Estados Unidos, de otra manera se hubiese presentado una parálisis gubernamental.

Su postura ha creado una tensión diplomática innecesaria entre ambos países en lo que se refiere al muro fronterizo, la política migratoria y la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el cual inesperadamente aceptó renegociarlo después de hablar con sus contrapartes Enrique Peña Nieto de México y Justin Trudeau de Canadá, pero por ahora lo deja en suspenso. A muchos sorprendió el giro de su crítica hacia México –chivo expiatorio– para apuntar contra Canadá y denunciar maniobras comerciales ‘‘injustas’’ del vecino del norte en los rubros de madera y lácteos.

El belicoso mandatario advirtió que si no logra ‘‘un acuerdo justo’’ para su país, está preparado para retirarse del pacto comercial trilateral. No ha entendido que el lenguaje de confrontación propio de la campaña, es totalmente diferente al lenguaje que debe emplear como Jefe de Estado. Sigue montado en la política del enfrentamiento y de la persecución. Vincula migración con crimen, terquedad que afecta a muchos sectores económicos que dependen del trabajo de los migrantes. Hacia el exterior sus planteamientos han sido completamente erráticos.

Sus peligrosas bravuconadas y agresiones unilaterales han exacerbado conflictos tan complejos como el contencioso entre las dos Coreas. Lanzar un bombardeo contra instalaciones militares sirias no va a derrocar al dictador Bashar al-Assad y sí, en cambio, la impericia diplomática del aprendiz presidente y de quienes conforman su círculo más cercano, amenazan con arrastrar al mundo a una catástrofe de dimensiones imprevisibles. Las acciones bélicas en los escenarios mencionados ponen en riesgo la ya frágil estabilidad mundial. Y qué decir de la situación ambivalente que ha mostrado en relación con la OTAN: decía que no era posible seguir erogando grandes sumas de dinero para sostener una organización que no mostraba voluntad para combatir el terrorismo, en tanto que en las últimas declaraciones ha moderado su lenguaje. Rusia es la gran incógnita: los halagos hacia Vladimir Putin; fueron distanciados por el bombardeo a Siria; pero, de cualquier manera, la investigación sobre la intromisión de los rusos en las elecciones presidenciales está sacando a flote un contubernio que le puede salir muy caro incluso; vale decir, ser separado del cargo.

A pesar de su absoluta inexperiencia política, el mandato de Trump cumple 100 días trastabillando en medio de dos nuevos fracasos: no ha logrado la aprobación del presupuesto para el año fiscal que concluye el 30 de septiembre y el producto interno bruto (PIB) como el gasto de los consumidores y el gubernamental registraron en el trimestre sus peores desempeños de los últimos tres años.

En lo personal, Trump tiene aspiraciones autocráticas; pero para su mala fortuna se ha topado con instituciones sólidas que hasta ahora se lo han impedido. Con frecuencia impredecible, a veces impulsivo y en otras ocasiones errático, el alicaído magnate republicano está perdiendo credibilidad. En tal empantanamiento, los cien días por venir, más los que se acumulen,  resultan, particularmente críticos y peligrosos.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

01 de MAYO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

PREOCUPACIÓN 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó su Panorama Económico Mundial. El referido informe da cuenta de que la economía global está en un momento favorable y ha ganado velocidad desde el último trimestre de 2016, por lo que se espera un crecimiento de 3.5 por ciento en el presente año, explicable debido a un mayor nivel de actividad económica y expectativas más robustas sobre la demanda global, que junto con los acuerdos para restringir la producción de crudo, han permitido que los precios de las materias primas comercializables mejoren.  

Respecto a México, el FMI no tiene ninguna duda: la economía está en un momento desfavorable y apenas crecerá 1.7 por ciento este año y llegará posiblemente a 2 por ciento en 2018. La crudeza de estos datos nos refleja que la propuesta de crecimiento para el sexenio 2013-2018, hecha por el PRI y el gobierno de Peña Nieto, no se conseguirá, lo que constituye un fracaso con futuro crecimiento si se incorporan las metas señaladas a partir de las reformas privatizadoras, destacadamente la petrolera.

Dicho esto, el sexenio de Peña Nieto terminará con un costal enorme de promesas incumplidas que se suman a 36 años de famélicos resultados que no han logrado desarrollar bienestar social sino pobreza extrema. Tampoco ha logrado reducir la brecha del producto per cápita para alinear a México con los países desarrollados y mucho menos, las reformas constitucionales y liberar las áreas de la economía mexicana, incluyendo los tratados comerciales que se firmaron, han servido para conseguir el bienestar general de la población.

En el informe del FMI aparece la alerta roja de que persisten problemas estructurales de importancia, centralmente el lento crecimiento de la productividad y la fuerte concentración del ingreso que están presentes desde hace mucho tiempo. A ello habrá que sumar una normalización de las tasas de interés más rápida de lo esperado y el regreso de políticas proteccionistas, que aunque no ha sido tan rápido como se esperaba, desarticulará la producción de la industria asentada en México cuyo principal destino es la industria estadounidense.

Preocupan la inseguridad y los generalizados niveles de corrupción a que hemos llegado en los diferentes ámbitos de gobierno federal o estatal. Preocupa que buena parte del país está asolado desde hace tiempo por condiciones intolerables, para las que los gobiernos respectivos no tienen solución. Preocupa la desaparición forzada y la cifra de asesinatos diarios que es propia de países en guerra, preocupan las fosas comunes y clandestinas que aparecen y resultan asombrosas, preocupa el asesinato de periodistas como señal de que los poderes fácticos están ahora en la delincuencia organizada.

Preocupa que el panorama mexicano plantee justamente una expectativa contraria al de la economía global y que internamente el gobierno federal carezca de una estrategia que, por lo menos, pudiera amortiguar los impactos negativos que llegarán muy pronto de Estados Unidos. Preocupa en general la salud del enfermo (México) que nos lleva a dos caminos disyuntivos, o  el enfermo se somete a cirugía mayor con trasplante de varios órganos o, entrará en un estado de coma terminal que a nadie conviene.

Preocupa en consecuencia confirmar que la gestión presidencial fracasó. Falta ver cómo enfrentan electoralmente este fracaso. Lo cual también nos preocupa.

 

 Por ALEJANDRO DÍAZ CAMACHO

24 de ABRIL de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

México; la punta de lanza de EE.UU. para desestabilizar a Venezuela. 

Esa es la frase que utilizó Maduro, el mandatario venezolano, para descalificar en días recientes la conducta de nuestro país y, francamente, tenemos que estar de acuerdo, con el señor Maduro. 

El grave conflicto que vive Venezuela, no nació ayer, es el resultado de una estrategia, diseñada en Washington, para afectar a la hermana república de Venezuela. 

¿Cual es la única potencia que está, desde hace años, decidida a desestabilizar al Gobierno de Venezuela?; la respuesta es solo los EE. UU. de Norteamérica.  

El último bastión nacional, con posibilidades autónomas para manejar su petróleo en el Continente Americano, es justamente Venezuela y por ello no le conviene a los EE. UU. y especialmente a los organismos mundiales que manejan los flujos petroleros del mundo, la independencia que muestra el país sudamericano en el manejo del energético llamado petróleo; ellos desean hacerse del control mundial de todo lo que signifique el oro negro y no están de acuerdo en compartir con el gobierno de Nicolás Maduro esos recursos. 

La guerra secreta de las empresas que controlan los recursos energéticos del mundo requieren del dominio total del petróleo para llevar a cabo sus objetivos de control mundial: Es por ello que ya desde el ejercicio político del ex presidente Chávez, intentan una y otra vez, obtener el control del país productor que se atreve a vender a precios de regalo, la gasolina que consumen los venezolanos en su país. 

Lo anterior significa un insulto para las organizaciones que desean el control total de la energía proveniente del oro negro, y están, dispuestos a todo para impedir que eso suceda.  

Peña Nieto, a quien tienen amenazado los EE. UU. con desestabilizar a México, no midió las consecuencias, que significa irse por la libre, para defender al presidente Maduro de Venezuela y para que no haya dudas, montaron una estrategia prefabricada, para sacar de la jugada a México. Peña cayó en la trampa y se le fue encima a Maduro, olvidándose que las primeras obligaciones de México, para con América Latina está, la de servir de barrera de contención, para defender las posesiones latinoamericanas de los países del continente, tal como lo hubiera hecho el presidente Lázaro Cárdenas del Río. 

Ahora, muerto el general que expropió el petróleo mexicano, a Peña Nieto se le hizo fácil, continuar deteriorando o erosionando el prestigio que nuestro país obtuvo durante muchos años, en el Continente Americano y, acobardado, cedió a los reclamos de Washington para defender los intereses del país bajo el asedio del imperio, importándole un bledo, cómo veríamos en México y América Latina otra traición al espíritu de la unidad latinoamericana. Para variar la corrupción ganó en el ámbito mexicano.

 Por GERARDO REYES GÓMEZ

03 de ABRIL de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¡Un bravo y tres chiquitibúmes! para el gobernador panista de Chihuahua Javier Corral por las espontáneas declaraciones de que "el gobierno de su Estado no tiene fuerzas suficientes para combatir al crimen organizado". 

Esa es la verdad en su caso y en varias entidades más de la República Mexicana. Solo que él Corral, si tiene los tamaños para admitir que se enfrenta a una guerra que él no puede ganar, porque no cuenta con los recursos ni las estructuras policíacas para presentar batalla.  

Además de lo anterior no posee el mandatario norteño  compromisos con los líderes de los cárteles de los narcos y las estructuras criminales de la mafia organizada, como los tienen otros gobiernos priístas. Esa es la verdad de a kilo. 

Tenemos que aceptarlo. Lo que es encomiable es que él, Corral posea la valentía y el coraje para poner el dedo sobre la yaga; es una guerra arreglada que él no declaró, aunque fue otro panista, el dipsómano Felipillo Calderón quien abrió la caja de Pandora.

Si el señor Peña Nieto tuviera la mitad de la valentía que posee el gobernador Javier Corral y no tuviera los nexos y compromisos con la delincuencia organizada, tendría que reconocer que se enfrentan a una guerra prefabricada, en ese contexto hasta Donald Trump tiene razón, y por ello trata el presidente estadounidense a Peña Nieto como lo trata, con la punta del pie. 

Llamar al pan al pan y vino al vino, como lo hizo Corral, en México no es fácil, especialmente, en medio de la crisis que sufre México en materia de violencia y seguridad ya que esta es una de las causas soterradas, bajo la protección de varios brazos de la justicia del Estado Mexicano actual. 

Si no aceptamos lo anterior no podríamos explicarnos porqué, teniendo el señor Peña tan baja popularidad política, todavía no se atreve a pedir licencia para retirarse del cargo que aún detenta.

Sin embargo, en estadísticas reales nueve de cada diez mexicanos abominan al señor Peña Nieto, pero él continua incólume en un puesto que no tiene que ver nada con el buen gobierno nacional. 

Esperemos que el gobernador Corral continúe vivo por mucho tiempo y pueda gozar de salud y la satisfacción de hablar con la verdad, como le dicta su corazón y su forma de pensar.  

Por lo pronto honor, a quien honor merece. 

 Por GERARDO REYES GÓMEZ

28 de MARZO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

NADA QUE CELEBRAR EL DÍA DE HOY 

Al presidente Enrique Peña Nieto "se le hizo bolas el engrudo" porque no se tiene nada que celebrar el 21 de marzo en reemplazo del día de la Expropiación Petrolera llevada cabo por el general Cárdenas del Río, el año de 1938.  

¿Porqué el Gobierno Federal de Peña Nieto declaró que el día lunes 20 de marzo era día feriado, para recordar que se estaba festejando el Día e la Expropiación Petrolera? si desde al año anterior 2016 ya estaba firmado, por el mismo Peña Nieto, la privatización de PEMEX, entonces, eso solo pudo darse en un momento de plena reflexión estúpida, del primer mandatario y nada más. 

Como una concesión, podríamos admitir que ese momento glorioso se debió a alguno de los secretarios de Estado del Gabinete del señor Peña, pero para el caso es lo mismo, ya que la responsabilidad de las decisiones del Gobierno Presidencial, recae sólo en el Presidente de la República. 

Fue Peña quien con su comportamiento y pensamiento supino aceptó festejar feriadamente, el lunes 20 de marzo, en reemplazo del día en que tradicionalmente se festejaba la expropiación petrolera. Pues sí que volvió a "hacer el oso" el actual inquilino de Los Pinos; y para vergüenzas no ganamos. 

Una de las razones por las cuales el presidente actual se siente muy orgulloso, fue porque fue él quien privatizó el oro negro de los mexicanos. Por ese anti mexicano y antipatriota evento la semana pasada el senador Manuel Barlett Diaz se refirió al señor Peña, como digno de ser calificado como traidor a la patria. 

Sabemos que todo hombre, incluido quien esto escribe, tiene de vez en cuando un momento estúpido, pero para dejarlo claro, amables lectores, el señor Peña abusa de esa condición. 

Si fue el propio señor Peña quien dio su plena aceptación para vender PEMEX al mejor postor, incluidas las compañías petroleras estadounidenses, no podrá negar que el día de hoy no debió ser declarado feriado, porque no había nada qué festejar, como no fuera una muy idiota fecha que en su momento el mismo señor Peña olvido, ya que no debió vender nunca el patrimonio de los mexicanos que fue rescatado en 1938, por el Cárdenas del Río.  

Esa pifia que cometió el actual presidente no es razón para estar orgulloso, sino que demuestra el desmadre que posee el primer círculo del Poder Ejecutivo. Es, como si el señor Peña quisieran recordarnos que, como dijo brillantemente el gran compositor José Alfredo Jiménez, que la vida de los mexicanos no vale nada y "comienza siempre llorando y así llorando se acaba".  

Pues no me resta más que decir que ¡vaya que tenemos un presidente "brillante" y que se le quema la tatema de tanto razonar! . 

 Por GERARDO REYES GÓMEZ

20 de MARZO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA GRAN BATALLA DE DONALD TRUMP 

El conflicto más peligroso que enfrenta el presidente Trump es el que lleva a cabo contra el interior de su propia Administración Ejecutiva, esto es, contra los cuerpos de inteligencia y de seguridad nacional, encabezadas por la CIA y ese puede convertirse en su talón de Aquiles. 

Para nadie es un secreto que la opinión de Trump que la CIA es una organización cerrada y obsoleta, sin embargo, teniendo razón, ellos son los ojos y oídos ocultos de su administración, operando en casi todo el mundo. 

La CIA es el instrumento de dominación más efectivo que se han  dado los Estados Unidos para vigilar a sus enemigos e incluso a las naciones amigas o dependientes del imperio estadounidense. Sin embargo, cometieron, entre otros, el error de ayudar a hacer fracasar los planes que el nuevo presidente norteamericano tenía para el comité de seguridad nacional, ideados por Donal Trump, torpedeando la actuación política de uno de sus favoritos del presidente para encabezar a esa institución. 

Por lo anterior el presidente estadounidense no confía en la CIA, y sobre todo, porque no la conoce a cabalidad, ni de lo que es capaz. 

La CIA, una institución que durante décadas le fue enormemente fiel al ex presidente Bush, al grado de endiosarlo y considerarlo la quinta maravilla del mundo. No tuvo la capacidad de observar que el mundo estaba cambiando y hacia dónde debería apuntar sus baterías. 

Los de la CIA conocen hasta la saciedad la preponderancia tecnológica que posee su nación y que fueron capaces de convencer, por poder o por dinero, al que fuera el hombre más rico del mundo William Gates para que en los programas para computadoras de todo el mundo que llevaran la marca, de Windows o Intel, al mismo tiempo contenían instrucciones para permitir ser jaqueadas por expertos en informática, al servicio de los EE. UU.  

Ello ha sido el instrumento más cruel, dirigido al control de la tecnología moderna al servicio del imperio. Nunca hubo realmente, libertad tecnológica para el resto el mundo civilizado esa fue la gran debilidad que tenían todos los clientes de la tecnología estadounidense; la de ser espiados por quien tuviera la clave de los programas creados en EE. UU. de Norteamérica. 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

14 de MARZO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Usos y abusos del poder presidencial. 

Atrapado en una inercial dinámica de la retórica burda barata y mentirosa, la Presidencia de la República después de cinco años de ejercicio no quiere darse cuenta de lo falso que suena una verborrea exagerada y hasta cruel para los ciudadanos. 

Pululando una caterva de agentes de inteligencia del imperio por todos nuestros rincones no pueden pasar por alto enviar a sus cedes los informes de que clase de dirección política posee la nación situada al sur del Río Bravo. Por ello, el presidente Donald Trump, trata mejor a un molesto mosquito caribeño, que al presidente de México. 

Digamos que ese trato se lo ha ganado a pulso el señor Peña Nieto. El abuso de la retórica barata ha tipificado el discurso del poder en nuestro país hasta alcanzar niveles sin precedente en nuestra historia. 

Cuando se exagera la actuación hasta alcanzar la irracionalidad se pierden los equilibrios la mesura y la vergüenza, para dar lugar a un insulso y enfermizo parloteo.  

¿A quien queremos ocultar fenómenos como: la desigualdad social, la creciente pobreza de grandes masas de nuestro depauperado pueblo. La cada vez más descontrolada violencia social, imperante hasta el último rincón del territorio mexicano, la profunda corrupción de quienes detentan nuestras instituciones de justicia federal, de política y, en general de todas las ramas del poder federal hasta los niveles de los gobiernos Estatales y municipales, cuando vivimos una sardónica y miserable  condición de injusticia, corrupción e impunidad? 

Además de lo anterior no contamos en nuestras autoridades con la mínimo valor de auto respeto, para reconocer que ya no se puede seguir vendiendo lo que resta del país. Y todavía así, los señores encargados de subastar lo que resta de él, venden a compañía extranjeras todos los energéticos que encuentren a profundidades de miles de metros. Créanlo o no, sí encontraron inversores dispuestos a comprar todo, lo que por nosotros mismos somos incapaces de explotar.  

Ante una situación como la descrita, todavía el gobierno del señor Peña Nieto se vanagloria de su hazaña, cuando fuimos incapaces de resolver los acuciantes problemas de la violencia, de la injusticia social y económica así como los cientos de miles de problemas de la corrupción en México. 

Que acaso no tienen la mínima decencia para reconocer que cada vez  que cometen ese tipo de acciones hunden un poco más a la nave del Estado. Quizá su miedo los obligue a cometer delitos como el de vender el agua que ingerimos y el aire que a duras penas respiramos, del calor solar de que disfrutamos, cuando no del piso que pisamos. 

Hemos terminado por pensar que ya no les resta ni un mínimo de vergüenza y aún así no se atreven a renunciar o, simplemente pedir licencia para separarse de sus cargos, para continuar hundiendo a México en los lodos de la traición, al mismo tiempo que guardan en sus alforjas lo que les resta, si es que se les olvidó dejar algo para las próximas generaciones. 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

06 de MARZO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¿Unidad mexicana en torno a qué? 

Usted, señor Peña Nieto, no es el presidente de los que no votamos  para que ganara el PRI.  

Entonces no haga usted llamados a la unidad nacional, ni mueva a sus corifeos para que el pueblo se solidarice en torno a la defensa de su persona, cuando el imbécil de Donald Trump, lo pone en su lugar. 

Le diré la verdad y la razón por la cual le digo firmemente mi opinión. Usted no posee ni pizca de credibilidad, respeto, honor y dignidad, aunque se haya valido de artimañas para cruzarse el pecho con la banda que le sirve de adorno. 

Cuando usted y la runfla de priístas corruptos que lo llevaron al poder, en la forma que lo hicieron, no merece ni mi adhesión y mi respeto. No puede pretender que si se prestó para traicionar a la patria, vendiendo el patrimonio de la nación a los enemigos de México, ahora proponga que demos la cara para defenderlo de lo que se merece y con creces. 

Usted, señor Peña, que se atrevió a encarcelar al doctor Mireles, el líder más limpio de las auto defensas comunitarias por criticarlo, acremente, no se merece la adhesión de ningún mexicano bien nacido.  

Señor Peña no se vale abusar del engaño a todos los habitantes de una nación, para destruir o deteriorar sus instituciones políticas y sociales. El abuso de las prebendas presidenciales, aunque no este tipificado en la constitución, le ha servido a usted para distorsionar la  incipiente democracia que habíamos logrado. El no reconocer sus carencias en materia de conocimientos, ha defraudado a los pocos que creían en usted. 

Si usted no es capaz de reconocer sus fallas y carencias, aún cuando no faltado quien se las eche en cara. Eso no habla muy bien de usted ni de su partido. Usted permitió que tres mujeres indígenas estuvieran encarceladas, durante los primeros años de su administración y tiempo después les permitió la libertad, a sabiendas de que eran inocentes pagándoles con una disculpa y pidiéndoles perdón. Y, lo más grave del asunto es que ninguno de los responsables de esa tremenda injusticia fueran encarcelados. Con esto usted se convirtió en campeón de la impunidad. 

Para acabar pronto, cuente usted las veces que actuado injustamente y contabilice las decisiones que ha tomado que, verdaderamente, han ayudado a los mexicanos, especialmente cuántas han beneficiado a los poderosos y cuántas han servido para privilegiar a los que menos tienen. Cuántas han servido para privilegiar a los que menos tienen y el número de veces que los ha traicionado para continuar permitiendo la desigualdad que prevalece en la sociedad mexicana. 

Ahí están PEMEX, la Comisión Federal de Electricidad y mil ejemplos más. 

 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

27 de FEBRERO de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

El general Cienfuegos titular de la Secretaría de la Defensa Nacional y su contraparte, el titular de Secretaría de Guerra y Marina Nacional, no entendieron el mensaje político que deseaba transmitirles el señor Peña Nieto; además de su función para proteger los intereses del Poder Ejecutivo, deberían respetar los Derechos Humanos de los mexicanos. 

Estando nuestro país inundado de agentes de inteligencia estadounidenses vigilando las acciones del Ejército y la Marina, estas instituciones se sintieron libres de supervisión y comenzaron a desbarrar en contra, no de la delincuencia organizada, sino al contrario, ofendiendo al pueblo que deberían respetar. 

Se les mezclaron los objetivos de su responsabilidad a las fuerzas armadas y eso los llevó a una situación de ridículo total: el presidente estadounidense les ofreció públicamente, enviar a tropas a nuestro país para frenar las actividades delincuenciales de la operación del negocio de las drogas.  

En ese momento se les cayeron los pantalones a los dos jefes de las fuerzas armadas de México. Pusieron en aprieto diplomático muy serio a esas dos instituciones. Y además en una situación muy delicada al señor Peña Nieto, quien no había previsto lo que podría suceder dándoles la libertad que les dio a la SEDENA y a la Marina Armada de México. 

Después de ese aquelarre se hicieron públicos los excesos en Tepic de los militares y se observó la sobre vigilancia a que nos tienen sujetos los cuerpos de inteligencia del Imperio. Sin embargo, el daño ya estaba hecho, y se nos vino encima una oleada de críticas, de las que no se salvó, ni siquiera el señor Peña Nieto. 

Ahora la sociedad mexicana se pregunta que ¿acaso no tienen un mínimo de neuronas en sus cerebros, el general Cienfuegos y su contra parte de la Marina de Guerra, y todavía se asombran de que la credibilidad de las instituciones armadas mexicanas ande por los suelos, y ya no se diga el mermado desprestigio del comandante supremo de las fuerzas armadas nacionales. 

En el México de hoy se pueden hacer muchas cosas, pero considerar a todos los mexicanos como imbéciles, es una solución que solo a Peña Nieto se le puede ocurrir, otra vez se pasaron de la raya.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

20 de FEBRERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

La marcha "Vibra México" inspirada por Televisa para, presuntamente darle apoyo al presidente Peña Nieto, fue respaldada con la presencia del doctor Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, el día de ayer domingo 12 de febrero y nuestro juicio, fue una acción desafortunada. 

En términos políticos el rector, con solo su presencia convalidó la postura oficial del poder central. El doctor Graue, mientras desempeñe el cargo de rector de nuestra máxima casa de estudios,  representa a toda la institución de la que es rector. Ahí no hay medias tintas. Desafortunadamente la decisión no fue avalada por los estudiantes y ni siquiera con los cuerpos colegiados de la UNAM.  

Estando México transitando en medio de una muy difícil crisis de credibilidad de en la instituciones, seguramente el rector actuó, más por sus intereses personales, que la posición institucional. Eso podría ser reprobable para una trayectoria que trate de ser totalmente independiente de los intereses del equilibrio de poderes partidistas, al renunciar a la neutralidad, a la que tiene derecho la UNAM. 

Repetimos, aunque la decisión del rector este inspirada en la defensa y conveniencia del grupo gobernante en el país, no necesariamente lo está, en una institución que conlleva en su nombre el valor de la autonomía política, a menos que se haya presentado una consulta a la comunidad universitaria de la UNAM y ésta haya sido aprobada por la misma.  

Es cierto que: "el que paga manda", pero si el término "autonomía" demanda una decisión mayoritaria, entonces no debe ser una opción la medida personal, de quien fue convocado. Éstas, que alguien podría calificar de sutilezas del actuar político, puede llevar a crear un clima de desconfianza en las autoridades universitarias de parte de algunos sectores de la comunidad, porque además se dieron manifestaciones internas que fueron publicadas en algunos medios de comunicación oportunamente. 

El rector Graue, por así decirlo, "se la jugó y pagó por ver". Esperemos que a futuro no se la vayan a cobrar los sectores que abiertamente están en contra de los pobres resultados que presenta un régimen político federal sumiso y dependiente de la voluntad de los poderosos. 

La moneda está en el aire.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

13 de FEBRERO de 2017

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   nuevo.jpg (5064 bytes)

DONALD TRUMP, NO ESTA LOCO. 

El presidente de los EE. UU. de Norteamérica no es un orate. Puede ser un patán misógino, muy iletrado pero definitivamente no está loco. 

La prueba irrefutable de nuestra afirmación es que Trump logró, en buena lid, competir y ganarle, en su terreno, a un viejo núcleo de poder estadounidense, la Presidencia del país más poderoso del planeta Tierra, aún con la leal y firme ayuda de grupos importantes de las finanzas de Wall Street, el grupo de William Clinton y la señora Hillary,  nunca esperaron perder la presidencia con un oponente como Trump. 

Lo anterior no podría haberlo logrado un loco. Aunque sí un irreverente e irrespetuoso patán de quinta categoría. Sin embargo, nos hagamos tontos, Trump de loco no tiene un pelo.  

Lo anterior viene a cuento porque el mandatario estadounidense se atrevió a insultar y "chamaquear" a Enrique Peña Nieto, presidente de los mexicanos, vía telefónica, lo que fue censurado por dos respetables y muy inteligentes damas del periodismo mexicano, Dolia Estévez, y Carmen Aristegui. La primera con una gran experiencia como corresponsal en Washington y la segunda que se ha convertido en un icono de la anticorrupción en México. 

Si es cierto y absolutamente verídico que las formas y soeces maneras de tratar al presidente Peña no son ni propias ni medianamente correctas, cuando se trata de un mandatario o jefe de Estado como México. Especialmente cuando lo trata como un molesto insecto al que hay que despabilar.  

Sin embargo, también es cierto que Donal Trump, es una persona perfectamente bien informada y sabe de qué cojea nuestro presidente. Ahora bien, al presidente yanqui le hicieron llegar noticias muy alarmantes. Que México, se encuentra al borde de un levantamiento social de repudio generalizado, porque en la trayectoria política de Peña Nieto, la que está corrompida hasta los huesos, impuso políticas antinacionales que ponen en peligro la estabilidad política social, de lo que Trump y sus connacionales consideran como su patio trasero y por ende, la seguridad de la región. 

Eso fue lo que verdaderamente enojó a Donald Trump, y por eso lo trató como a su peor sirviente. Ya que entre las responsabilidades no formales México "tiene" la obligación de servir de filtro para políticas afines de los EE. UU. como el control migratorio de quienes desean llegar a los Estados Unidos y un filtro de para su seguridad nacional. 

México, le ha sido de gran ayuda al imperio para permitirles, bajo la supervisión estadounidense, detener y resolver problemáticas del tipo que mencionamos. Pero, ahora que se avecinan tiempos de legítimas manifestaciones sociales y políticas con posibilidades de levantamiento armado, se rompió el equilibrio de la seguridad del norte del Continente Americano. Por eso estaba Trump tan enojado y trató a Peña con la punta del pié.  

Con la proverbial irresponsabilidad política de Peña, él esta poniendo en peligro la seguridad de los Estados Unidos, entonces fue cuando le dijo claro en la conversación telefónica a su contra parte mexicana que: si él no podía poner remedio a la situación con el Ejército y la Marina mexicana, entonces él estaría dispuesto a enviar a fuerzas armadas a nuestro territorio. Y, no nos hagamos tontos, quienes filtraron la conversación entre Peña Nieto y Trump a la prestigiada periodista Estévez, fue una de las agencias de inteligencia estadounidense, operando en México.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

06 de FEBRERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SUERTE TE DE DIOS, QUE EL SABER, NADA TE IMPORTE. 

Como una bocanada de aire puro y bien oxigenado, le llegaron al presidente mexicano Peña Nieto, los desaires e insultos con que los que lo trató el prepotente, medio idiota y soberbio, presidente de los EE.UU. Donald Trump. 

Afirmamos lo anterior porque Peña Nieto, inmediatamente antes de que lo insultara diplomáticamente Trump, ya estaba en la lona del cuadrilátero de la política mexicana y no había protesta ni manifestación popular alguna en la que no aparecieran pancartas en los que claramente se podía leer "Fuera Peña Nieto". 

Sin embargo, después del maltrato que le dio Donald Trump a su homólogo mexicano, el panorama político de Peña Nieto cambió radicalmente.  

Como públicamente y a todas luces, el presidente estadounidense había insultado a Peña Nieto, y ni siquiera lo quiso recibir en Washington, además de exigirle pagar el muro a construir  para evitar el paso de mexicanos a quienes estúpidamente calificó Trump, como delincuentes y violadores, eso le dio a Peña Nieto la oportunidad de contestar con una llamada de atención a la comunidad nacional mexicana, para que lo defendiera de las estupideces de la conducta de Donald Trump.

La comunidad nacional, e incluso en otras muchos otros países, recibieron con beneplácito las muestras de protestas que se dejaron escuchar por los medios de comunicación mexicanos, reprochando el lenguaje y la prepotencia del mandatario estadounidense.  

Esta situación le vino a Peña Nieto como anillo al dedo, porque de inmediato él utilizó todos los medios a su alcance para hacer un llamado a la unidad nacional en defensa de su persona, cuando la verdad era que él, Peña Nieto ya se había permitido, con sus mentiras y malas decisiones políticas, caer en el descrédito y no había forma de ocultar las pancartas en las que se leía "Fuera Peña Nieto". 

Ello le permitirá a Peña Nieto llegar al fin de su sexenio como presidente mexicano, a pesar de los desconocidos niveles de corrupción a los que ha conducido a la comunidad mexicana. 

Por ello reafirmamos el subtítulo de este editorial: "Suerte te de Dios, que el saber nada te importe.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

30 de ENERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

AL SUR DEL RÍO BRAVO COMIENZA CORRUPTILANDIA 

Con una increíble mala leche el huésped de Los Pinos antes de priorizar la problemática de México, se dedicó a vender el patrimonio de la nación e inventó lo que dio en llamar sus "reformas estructurales." 

Claro que sin hacer un estudio honesto de los problemas más graves de México, Peña Nieto escogió la temática que le habían dictado para atacar: primero que todo, a privatizar PEMEX, e inmediatamente después a la Comisión Federal de Electricidad. Así alzó el vuelo premeditadamente Peña Nieto, olvidando a la Corrupción del sistema político, en  la cual él personalmente participa. 

El, Peña, se ha hecho el occiso, cuando toda la gente pensante del país le ha reclamado que es pobre y deleznable la ética política de su conducta. Por fortuna, existen poderosos núcleos de información independientes, como la "Revista Proceso," que en su número 2099 del 22 de enero, publicó un número que tituló Los Sueldazos y Privilegios, firmado por Arturo Rodríguez García, trabajo que denominó "La Austeridad Dorada". 

En el mencionado análisis el autor aborda un problema toral de la estructura de poder en México; el de la desigualdad. Ese análisis es fundamental para entender el problema más candente del presente régimen político: la corrupción proveniente de la cúpula política del Estado, para promover y acrecentar la desigualdad económica que rige en nuestro país. 

El autor comienza por centrar el problema del costo del último y deleznable "gasolinazo" aplicado a los ciudadanos del país, haciendo escarnio de los desesperados llamados del Poder Ejecutivo para aceptar la medida con resignación, porque es indispensable para la salud económica del país y haciendo un llamado a los mexicanos para volvernos a apretar el cinturón. 

Lo más interesante de todo es que, en sus desesperadas medidas para paliar los males de los efectos de los incrementos en los energéticos, la medida más "justa" de los estrategas del desastre, se basó en que para apretarse el cinturón, Peña Nieto determinó rebajar el sueldo de la alta burocracia en un diez por ciento. Más, sin embargo, los sueldos de esos políticos de altos vuelos excede, en mucho, si se les compara con los poquísimos pesos que millones de mexicanos, ganan los sueldos mínimos. El sacrificio de un secretario de Estado, al que le rebajan el 10% de su altísimo ingreso mensual, es nada, comparado con aquel que recibe un asalariado que recibe el mínimo. 

Entonces, que no se de baños de pureza esa élite corrupta compuesta por los poderosos y que lo único que hacen es ahondar, aún más la desigualdad en el grupo social mexicano. 

 Por GERARDO REYES GÓMEZ

23 de ENERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

No existe un ser más ciego que aquel que no quiere ver.  

¿Cómo es que el ex director del Banco de México, sí renunció y prefirió retirarse, cuando se dio cuenta que la privatización de PEMEX era condición sine ecuanon proveniente de la capital política del imperio, para el gobierno mexicano.  

¿Cómo es que en la Presidencia de la República nadie le dijo al jefe del Poder Ejecutivo de dónde venían las estrategias para arrebatarle a México la dirección de la empresa petrolera mexicana. Si en este mismo espacio, lo publicamos con todas sus letras? 

¿Tiene el señor Cartens más grandes las bolsas testiculares que las del mandatario mexicano? o, de plano ¿el personaje al que mencionamos se hizo el occiso y no se dio por enterado? 

El caso es que, aún sabiendo los mexicanos que PEMEX tiene uno de los sindicatos más corruptos de nuestra historia, tendría que darse preferencia al sindicato de PEMEX, en lugar de habérselo cedido a los poderosos intereses petroleros estadounidenses. Al menos con esa medida, no tendríamos que sufrir la pérdida de soberanía que implicó la sumisión y entrega de PEMEX a los apetitos del imperio. 

Ahora ya sabemos de qué carece el señor Peña Nieto. Lo cual definitivamente, no lo define como un héroe y más bien lo convirtió, otra vez en irresponsable. 

La Presidencia de México no tiene por que saberlo todo, pero sería deseable que consultara con expertos universitarios en la materia, y varios de ellos sí anticipaban cómo los EE. UU. de Norteamérica, estaban trabajando tiempo extra para obtener el resultado que lograron. 

Es más que cierto, que algunos de los trabajadores de PEMEX ordeñaban los ductos que les dejaban enormes ganancias, pero también es cierto que la mayoría de los recursos obtenidos por ellos se quedaban en México, ahora todo eso pasó a la historia negra de nuestro país, porque ellos no robaban soberanía, como finalmente lo hizo el imperio. 

La ignorancia de los miembros del Poder Ejecutivo mexicano, fue de antología, porque ignoraban que el sindicato de PEMEX fue responsabilizado por el general Lázaro Cárdenas del Río, como el servicio de inteligencia de la empresa paraestatal mexicana para brindarle protección, sin embargo, los gobiernos priístas fueron los que permitieron que la corrupción entrara en PEMEX. 

Cuando se nombró director de PEMEX a un pariente del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, pudo todo el mundo imaginarse que cualquier intento del imperio para privatizar la empresa petrolera mexicana podría tener éxito. Y nadie del gobierno mexicano protestó o alzó la voz para prevenir lo que finalmente sucedió. Nos robaron la parte más redituable de ingresos por los energéticos del subsuelo. Pero la lista de cómplices es muy larga, comenzando por quien insiste en hacerse llamar el "presidente de los mexicanos".

Por GERARDO REYES GÓMEZ

16 de ENERO de 2017

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Tanto va el cántaro al agua... que lo que tenía que pasar pasó; se acabó la paciencia de los mexicanos y mandó al retrete a Peña Nieto. La puntilla fue el inclemente "gasolinazo" que erosionó hasta la última gota de credibilidad del mentiroso mandatario mexicano. 

Esto se veía venir de mucho tiempo atrás. No se puede estar golpeando a la sociedad inclementemente y salir airoso. La imagen de Peña Nieto se derrumbó como un castillo de naipes, al menor soplido del enardecido pueblo; las consecuencias reales podrán observarse en las próximas elecciones del 2018. Ya que todo el grupo social de mexicanos repudia al partido que llevó al poder presidencial, al enemigo de la verdad que ocupa la Presidencia de la República. 

Las protestas no se hicieron esperar y por primera vez en la historia de México, se proyectó un video que apareció en las pantallas televisivas en el cual se mostraba una leyenda que rezaba de esta manera: "Que chinge a su madre Peña Nieto" Pero, no fue una ni dos la veces las apareció la leyenda, sino que fue durante más de una hora en que, en forma intermitente reproducían el ofensivo mensaje escrito sobre el cristal trasero de un automóvil. 

Lo descrito se salía de las reglas utilizadas por la multitud; esa era una contribución de la televisora para transmitir el sentir del pueblo a unas medidas predatorias para la sociedad mexicana.  

De ello, a repudiar al PRI, no hay sino un solo paso y las urnas lo podrán constatar en el próximo ciclo electoral presidencial de dos mil diez ocho.  

La sociedad se volcó a las manifestaciones contra la política económica del Estado Mexicano. Y como un reguero de pólvora las manifestaciones llegaron hasta los rincones más apartados del territorio nacional. El pueblo olfateó la agresión a las clases populares y detectó que, con el "gasolinazo", se estaba beneficiando a los socios del grupo en el poder. 

Sin embargo, ya no está el horno para hacer bollos. La medida de incrementar los energéticos, va directamente en contra de los intereses de las grandes mayorías y afectarán en forma muy significativa la desigualdad social entre los grupos más desprotegidos del estrato nacional. 

Ahora ya sabe el pueblo a qué atenerse y considera enemigos a quienes dan ese tipo de actuaciones que reducen dramáticamente las posibilidades de de desarrollo justo de las clases más necesitadas del país, porque además, se observó claramente que los únicos  ganadores son los socios poderosos  de la cúpula política del poder político de Los Pinos. 

La medida está tomada y según la Presidencia de la República, aunque dolorosa, es irreversible. Querían despertar al México bronco y pues ya lo están logrando y con creses. 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

09 de ENERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

GOLPE DE ESTADO AL CONGRESO

Así debió llamarse a la estrategia de Enrique Peña Nieto para, por decisión de los poderosos del Imperio, transformar a México en su más leal esclavo. 

El golpe de Estado aplicado a nuestro país posee una característica muy novedosa: no se hizo utilizando la fuerza militar, sino se basó en grandes, o enormes montos de corrupción para adueñarse de la voluntad política de la gran mayoría de lo miembros del Congreso de la Unión. Así nació "el Moche". Cantidad de dinero en efectivo o en prebendas, para obtener el cambio de las leyes de la Constitución política del país. 

Una vez que los centros de poder del imperio se pusieron de acuerdo sobre el nuevo México que ellos deseaban como vecino, se dieron a la tarea de conseguirlo. Comenzaron por apoyar la candidatura de un joven político que reuniera las características que les convenía. Para ello consultaron a un viejo conocido ex presidente de la República, que reclutara a un personaje con las características que ellos necesitaban y eso fue resuelto casi de inmediato. 

Una vez seleccionado el candidato, que pertenecía a una corriente política de líderes de alta alcurnia proveniente del famoso grupo del gran hacedor de políticos de Atlacomulco, el nuevo elemento que no era muy brillante, ni estudiado, sino tal como ellos lo necesitaban lo postularon por el partido en el poder, el clásico PRI, fue fácil llevarlo a los Pinos, ya que tenía la apariencia agradable, juventud y un mínimo de ejercicio político, ya que había sido gobernador de Estado de México.  

Lo rodearon de especialistas, ya que el joven proyecto poseía los lazos de alta alcurnia y poseía parientes que durante muchos años ejercieron el poder político mexiquense. Luego se avocaron a llevarlo como titular a Los Pinos, lo cual consiguieron con mucha facilidad, dada la gran experiencia que poseían de la vieja política priísta. 

Total, que cuando fue nombrado presidente, ya llevaba el encargo de plegarse a los designios del Imperio. Una vez en su nuevo papel, el nuevo mandatario promovió, sin consulta ciudadana, la enajenación de PEMEX y de la Comisión Federal de Electricidad, las perlas de la corona mexicana en materia energética. 

La estrategia para conseguir lo anterior era muy sencilla. Primero se hizo la labor de zapa para hacerse del dominio de la Cámara de Senadores y se colocó, como su hombre clave a Emilio Gamboa Patrón, quien fue el responsable de coordinar toda la estrategia de corrupción para dominar desde esa posición a la Cámara de Diputados y de ahí en adelante, las cosas fueron mucho más fáciles. La nuevas iniciativas de ley diseñadas por los asesores de Peña Nieto en Los Pinos eran aprobadas por el Senado y luego pasaba a la Cámara Diputados y así "cumplían" con el trámite correspondiente. 

En un abrir y cerrar los ojos todo estuvo listo para llevar a cabo los deseos del Imperio y así se enajenaron el patrimonio nacional energético, y ahora se dictan leyes antinacionales en materia de minería y otros importantísimos rubros estratégicos y fundamentales para nuestro desarrollo, como son los recursos hídricos, metalúrgicos y otros tan importantes como los descritos, sin que la población se haya enterado del saqueo de los especiales rubros a los que esta dirigido el objetivo del imperio.

Los "gasolinazos" con que se expoliará a toda la sociedad mexicana, solo son el principio de un cambio de rumbo de la política predatoria del imperio, pero vendrán más hostigamientos de los centros de poder económico que amenazarán al consumo del agua, el vital líquido elemento, hasta hacernos pensar que nos equivocamos al haber nacido donde lo hicimos. 

La paradoja final es que ni las manos metimos para defendernos.

No fuimos capaces de formar frentes efectivos para la defensa de nuestros propios intereses. Quedó claro que nuestra dirigencia política esta en manos de traidores y ni siquiera participamos en la defensa de nosotros mismos.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

02 de ENERO de 2017

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¿CUÁNDO SEÑOR PEÑA NIETO?

Casi todos los mexicanos nos hacemos la misma pregunta; ¿Cuándo señor presidente se va a acabar ésta pesadilla?  

El ex presidente Felipe Calderón, sin el aval del Congreso de la Unión declaró la guerra a la delincuencia organizada pero, ni él ni usted, han profundizado en lo que eso significó. Ahora Felipe Calderón, el enano mental, más célebre del partido Acción Nacional, anda tratando de recuperar la Presidencia de la República aunque para ello tenga que utilizar faldas y para ello convenció a su esposa de lanzarse como candidata al puesto más codiciado de la política mexicana. 

Los primeros ochocientos mil muertos mexicanos que causó la maldita guerra declarada por el ex presidente, se dieron durante su sexenio y convirtieron en un panteón gran parte del territorio nacional. 

Usted, señor Peña ni su antecesor fueron capaces de leer "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu. El padre de la estrategia de guerra de todos los tiempos, y con ello violaron un principio fundamental de la actual confrontación entre la delincuencia organizada, dentro del Estado Mexicano. "Nunca emprendas una guerra que no puedas ganar".

Los cientos de miles de víctimas que han caído en este sexenio por esa guerra, nos han demostrado fehacientemente, que no tendrá fin, sin que siquiera ustedes se hayan hecho la pregunta de cuándo terminará ésta. 

La guerra a que nos referimos continúa y continuará por siempre, si no se le ponen límites y se persiga solo acabar con el antiguo prestigio de la Secretaría de la Defensa Nacional y con el de la Secretaría de la Marina de Guerra de México. Ya lo dijo, premeditadamente, el Secretario de la SEDENA: Nosotros no somos policías, no fuimos a la escuela para eso. Nuestro ámbito de acción esta delimitado por la Constitución. 

Cuando usted, señor Peña, decidió unilateralmente declarar que el Ejército continuará auxiliando y coadyuvando en la lucha contra el narcotráfico, esta reconociendo su propio error. Usted, ni siquiera ha sido  capaz de plantear correctamente el problema. Y la verdad es que, siguiendo por ese camino, nadie podría lograrlo. 

Así que mejor ni lo intente, eso no tiene para cuando, porque usted nunca acudió a tratar de resolverlo, sino a agravarlo. A más de tres años de iniciado su mandato todavía no es capaz de haber iniciado siquiera la preparación policíaca de los cuadros especializados para enfrentar a la delincuencia organizada. ¿De veras no le da, aunque sea una poca de pena? mientras el prestigio de la fuerzas armadas, se derrumba y continúan muriendo miles de mexicanos. 

En ese intento, mandó usted a la cárcel a quien enfrentó con más realismo el problema, y ahora el doctor Mireles está en prisión porque usted así lo decretó, ya que él se atrevió a combatir con el apoyo de una parte de sus conciudadanos, a la delincuencia organizada, utilizando su conciencia y a las autodefensas comunitarias.  

Dejen de darse baños de pureza, tanto usted señor Peña, como el general secretario de la antes prestigiada SEDENA.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

12 de DICIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Si el señor Peña Nieto esta pensando que sus pares, los presidentes de las naciones del Continente Americano, razonen como él, esta muy equivocado. De hecho ellos ya saben qué clase de mandatario posee el titulo de jefe del Poder Ejecutivo mexicano.  

Después de cuatro años de ejercicio del poder en Los Pinos, sus pares ya tienen una bien formada idea de cómo funciona la mente del que se dice líder de los mexicanos y no pueden ser considerados como mal informados. 

En la próxima reunión del organismo que audita los derechos humanos de los países de nuestro continente, México será evaluado en ese importante renglón, especialmente en lo que se refiere a las cifras, siempre poco claras, dadas a conocer por nuestra Secretaría de Gobernación en materia de desapariciones forzadas. La reunión esta citada en Panamá y tendrá lugar en los próximos días. 

Es muy posible que los representantes de nuestras hermanas repúblicas no hayan olvidado el caso mexicano de Ayotzinapa, y que además, lo tengan en su agenda de discusiones. Si ese es el caso los participantes, para éstas alturas ya saben que apenas la semana pasada el general de división Alejandro Saavedra Hernández fue nombrado inspector y contralor general del Ejército y la Fuerza Aérea.  

Curiosamente, el general Saavedra Hernández era comandante de la 35 Zona Militar en Chilpancingo Guerrero, de la cual forma parte el 27 batallón de infantería de Iguala, el mismo que impidió el paso a los investigadores de Derechos Humanos que llevaban el caso de los jóvenes desaparecidos en Iguala, la fatídica noche de su desaparición. 

Si nosotros nos preguntamos ¿acaso el asenso y el nuevo nombramiento de dicho general tendrá que ver con alguna clase de pago o reconocimiento? Pregunta que también podrían hacerse los miembros de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos. 

Esto es debido a que en México muchos tenemos todavía la convicción de que en ese gran crimen participó el Estado mexicano, y podría hacernos pensar que al general Saavedra Hernández le están retribuyendo con su asenso y nuevo nombramiento la descollada atención de su actuación. 

Aunque dejamos claro, que por otros medios sabemos que el accidental descubrimiento de droga en uno de los camiones que trataron de tomar los estudiantes, era utilizado para transportar la heroína hacia el norte de la república y esa fue la verdadera razón del porqué fueron inmolados. 

Aunque ha transcurrido un largo tiempo, todavía la Procuraduría General de la República no ha dado la explicación plausible de los acontecimientos, y tampoco se cuente con resultados creíbles del destino de los restos de los asesinados. Esa deuda todavía la carga la administración federal del señor Peña Nieto y no va ser fácil olvidarla. 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

05 de DICIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

La muerte del último caudillo mundial tiene conmocionado al mundo.

En momentos que vive nuestro planeta una prueba de supervivencia en lo económico, político y social y los sistemas viven al borde del colapso, y en muchos lugares del globo terráqueo se viven etapas de pánico político, la disgregación da paso a fenómenos mundiales con inusitada violencia y pone a prueba todas las expectativas. 

Justo recién ahora ocurre la muerte del único superviviente heroico de una confrontación tan desigual, como injusta. Fidel Castro Ruz fue superviviente de la lucha más despiadada, después de la 2a. Guerra Mundial, entre el imperio económico militar de los EE. UU. y una casi minúscula nación latinoamericana.  

Superviviente de gran número de intentos de asesinato por parte de los servicios de inteligencia del imperio fue, al mismo tiempo, un pertinaz luchador e inspirador de la justicia internacional. El prototipo del héroe moderno, quien nunca olvido los principios de la Revolución que el mismo inspiró y dirigió. 

El mundo verdaderamente libre nunca lo olvidará, porque fue el David que se enfrentó al sanguinario Goliat de nuestros días. A pesar de todo, él nunca claudicó en sus principios e inspiró, durante más de medio siglo, a buen número de las juventudes revolucionarias. 

Honor a quien honor merece. No existen suficientes palabras para calificar a una personalidad como la del Comandante que logró supervivir a la enorme mayoría de sus poderosos enemigos.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

28 de NOVIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Ante la enorme fuerza de la política del Presidente Enrique Peña Nieto, al señor Dolnald Trump le bastaron solo tres días para derrumbar en forma estrepitosa, a nuestro modesto pero muy firme pesito mexicano. 

Esto lo logró con una la primera declaración de su programa de trabajo, cuando apenas había sido declarado Presidente Electo y en realidad no tomaría posesión de la Oficina Oval de la Casa Blanca, hasta enero. En unas horas, toda la firmeza y fortaleza de nuestra economía se fue por el caño de albañal. 

¿Quién le mintió al pueblo de México, durante tanto tiempo, al hacernos creer que nuestra economía era boyante y poderosa para que un santiamén se hiciera pedazos con solo unas palabras del nuevo presidente republicano de los EE. UU.? 

¿Dónde quedaron los brillantes secretarios de hacienda mexicanos y los expertos en economía con que contamos? y ¿qué pasó con el auto analfabeta presidente mexicano que solo sabe leer "teleprompters" y con el auto definido financiero y director de la Bolsa Mexicana de Valores Luis Téllez, dedo chiquito de Carlos Salinas de Gortari? o, ya de perdida la cosa, con el Gobernador del Banco de México, Agustín Cartens ¿cómo les quedo el ojo después de darse cuenta que se les cayó el teatrito con el cual le dieron atole con el dedo a los ahora terriblemente empobrecidos habitantes de éste siempre engañado país? 

¿Que no están cansados de mentirle al país diciéndole siempre que todo va viento en popa a toda vela, cuando la realidad les pone unos golpes de antología, como el que hoy nos ocupa, contra el más que nunca destruido, modesto y nuevamente devaluado pesito mexicano?  

¿A quién engañarán, ahora que las amas de casa en México hacen milagros para mantener a flote las economías familiares en el país más corrupto del planeta, y al mismo tiempo posee a los legisladores más vendidos del globo terráqueo gracias al gran corruptor Emilio Gamboa, a quienes muchos conocen como el "el rey del moche"? Si no lo creen, pregunten cuánto recibirán de aguinaldo este año cada diputado y cada senador del Congreso de la Unión.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

21 de NOVIEMBRE de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

BALANCE DE LOGROS Y FRACASOS DE UNA PROCURADORA 

¿Acaso valió la pena para la república, la estadía de 20 meses como titular de la PGR, la señora Arely Gómez González? ¿Cuales fueron sus logros más brillantes? o ¿acaso se confirmó la tesis de que ella llegó a ese puesto solo para halagar a Televisa y proteger a esa empresa de sus críticos, de sus competidores y enemigos? 

Cuando hace algunos años un Procurador General de la República me presentó a algunos de sus comandantes, me dí cuenta de que casi todos eran unas fichas muy maleadas, recios de carácter y corruptos hasta la médula, bragados y pretenciosos. Por ello hice en su momento, mi juicio de lo que sería la permanencia en la PGR de la señora Gómez González, y no me equivoque ni un ápice.  

Ella, la dama en cuestión, fue una barrera de protección para TELEVISA y sus intereses. Y además fue una cuota de poder otorgada a esa empresa para reforzar, a cambio, la obligación de fomentar, en pago por la posición que, como concesión, le fue otorgada por parte del Gobierno Federal a TELEVISA para proteger la imagen política del señor Peña Nieto en el medio de comunicación electrónico más influyente del espectro televisivo nacional. 

Después el acuerdo se debilitó porque una incontable lista de decisiones, tomadas en Los Pinos, no tenían ni pies ni cabeza y se vino abajo la percepción social de la institución presidencial y, en especial, la de la imagen del titular del Poder Ejecutivo. Esto es TELEVISA no podía hacer milagros debido a tanta medida errónea del poder político central. 

En lo personal, podríamos afirmar que la señora Gómez González ni cachaba, ni dejaba batear, y se convirtió en una figura inocua y un estorbo para los fines del particular estado de derecho, o que se pretendía llamar así. Además de ser una nulidad en los casos más graves que constitucionalmente, deberían ser de su responsabilidad nunca obtuvo resultados positivos. 

Además de no aportar nada para aclarar los pendientes prioritarios y propios de su área, a la actual ex procuradora no la respetaban ni el grupo de padres de las víctimas del crimen de Estado conocido como el caso Ayotzinapa, ni los servicios de inteligencia extranjeros, como la CIA y la DEA, ya que éstas conocían de sobra, el papel que ella estaba jugando en el tinglado de la muy corrupta justicia en México. 

Así que sobrevino lo que tenía que suceder y pusieron fin al desempeño de la señora y a la parodia en la que participaba  TELEVISA. Quizá lo más sorprendente de estos hechos es que aún conociendo su nula valía la premiaron con un puesto en el Gabinete ampliado, que estaba desprestigiado, pero que cobra como si trabajara. Pero en México, y en especial en las altas esferas del Poder Ejecutivo, dada la corrupción que se estila en esas áreas, es lo más normal.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

13 de NOVIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

BALANCE DE LOGROS Y FRACASOS DE UNA PROCURADORA 

¿Acaso valió la pena para la república, la estadía de 20 meses como titular de la PGR, la señora Arely Gómez González? ¿Cuales fueron sus logros más brillantes? o ¿acaso se confirmó la tesis de que ella llegó a ese puesto solo para halagar a Televisa y proteger a esa empresa de sus críticos, de sus competidores y enemigos? 

Cuando hace algunos años un Procurador General de la República me presentó a algunos de sus comandantes, me dí cuenta de que casi todos eran unas fichas muy maleadas, recios de carácter y corruptos hasta la médula, bragados y pretenciosos. Por ello hice en su momento, mi juicio de lo que sería la permanencia en la PGR de la señora Gómez González, y no me equivoque ni un ápice.  

Ella, la dama en cuestión, fue una barrera de protección para TELEVISA y sus intereses. Y además fue una cuota de poder otorgada a esa empresa para reforzar, a cambio, la obligación de fomentar, en pago por la posición que, como concesión, le fue otorgada por parte del Gobierno Federal a TELEVISA para proteger la imagen política del señor Peña Nieto en el medio de comunicación electrónico más influyente del espectro televisivo nacional. 

Después el acuerdo se debilitó porque una incontable lista de decisiones, tomadas en Los Pinos, no tenían ni pies ni cabeza y se vino abajo la percepción social de la institución presidencial y, en especial, la de la imagen del titular del Poder Ejecutivo. Esto es TELEVISA no podía hacer milagros debido a tanta medida errónea del poder político central. 

En lo personal, podríamos afirmar que la señora Gómez González ni cachaba, ni dejaba batear, y se convirtió en una figura inocua y un estorbo para los fines del particular estado de derecho, o que se pretendía llamar así. Además de ser una nulidad en los casos más graves que constitucionalmente, deberían ser de su responsabilidad nunca obtuvo resultados positivos. 

Además de no aportar nada para aclarar los pendientes prioritarios y propios de su área, a la actual ex procuradora no la respetaban ni el grupo de padres de las víctimas del crimen de Estado conocido como el caso Ayotzinapa, ni los servicios de inteligencia extranjeros, como la CIA y la DEA, ya que éstas conocían de sobra, el papel que ella estaba jugando en el tinglado de la muy corrupta justicia en México. 

Así que sobrevino lo que tenía que suceder y pusieron fin al desempeño de la señora y a la parodia en la que participaba  TELEVISA. Quizá lo más sorprendente de estos hechos es que aún conociendo su nula valía la premiaron con un puesto en el Gabinete ampliado, que estaba desprestigiado, pero que cobra como si trabajara. Pero en México, y en especial en las altas esferas del Poder Ejecutivo, dada la corrupción que se estila en esas áreas, es lo más normal.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

31 de OCTUBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL GRAN CORRUPTOR 

Quien desee enterarse de quien es el gran corruptor e nuestro sistema político, no tiene más que encender su televisor y sintonizar el Canal del Congreso, en un día de votaciones de las leyes o resoluciones pendientes.  

Inmediatamente se dará cuenta de que las discusiones son amañadas y que por más que algunos de los diputados se desgañiten defendiendo sus propuestas, no obtendrán ni el respaldo y menos el apoyo de la mayoría de sus compañeros.  

Una vez observado lo anterior, cuando se somete a votación de los legisladores del pleno del Congreso de la cámara baja, una mayoría de diputados, que curiosamente resulta la misma en gran parte de los casos, vota por la no aprobación. La minoría que propuso alguna reformas o modificación de una ley, se queda siempre con las ganas, y prácticamente pierde la oportunidad de realizar un cambio positivo que beneficie a la población o a parte de ella. Eso se llama "mayoriteo" y no habrá manera de cambiar el resultado porque ello se debe a que previa y presuntamente la mayoría de los legisladores recibió un "moche" en metálico o un depósito en su cuenta bancaria o una compensación por su conducta. 

En México se ha vuelto de lo más común que las leyes que fueron preparadas por el Poder Ejecutivo sean aprobadas, con ese innoble "mayoriteo". Así se trate de la venta de PEMEX, o el endeudamiento nacional. Todo se reduce a atender la voluntad de la Presidencia de la República, la que tiene los arreglos con sus testaferros en el Congreso, y las llevan a cabo por medio de un siniestro personaje de nombre Emilio Gamboa Patrón, quien es el operador del señor Peña Nieto en el Congreso y además coordinador de la mayoría priísta en la Cámara de Senadores. 

Así han logrado vender a intereses nacionales o extranjeros gran parte del patrimonio de México y sus ahora más pobres habitantes.

No existe la menor duda de que el "mayoriteo" proviene de Los Pinos.

Así que el gran corruptor tiene la palabra.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

24 de OCTUBRE de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CAMBIO DE PANDILLAS DE LA COMUNICACIÓN.

El cambio de la orientación de la comunicación política por televisión se dio, obligado por la circunstancia de que Peña Nieto, no reconoció su bajísima popularidad política entre sus gobernados y él culpó a Televisa, sin saber que ésta no hace milagros.  

El apoyo de Televisa a Peña Nieto le costó al pueblo de México, una ingente cantidad de millones de pesos, pero los resultados de la toma de buen número de decisiones gubernamentales no pudieron ser ocultadas por las estrategias de comunicación de Televisa. Y la figura presidencial se desmoronó, como estatua de azúcar al contacto con el agua.  

Hoy México es otro, las redes sociales no pudieron ser manipuladas ni por Televisa, ni por la Presidencia de la República. Y esta evolución de las comunicaciones hizo la diferencia. Para ello no estaba preparado Peña Nieto, ese personaje que llegó a Los Pinos gracias a un enorme fraude.  

Como Televisa no le pudo garantizar un incremento de su popularidad, se le ocurrió cambiar de caballo a mitad del río. Entonces alquiló los servicios de otra pandilla de gángsteres que tuvo su inicio al rededor de la figura del empresario Olegario Vázquez Raña, ya encarrilado en la industria de la comunicación electrónica, pero además con un potencial impresionante en una red privada de instituciones de salud de altos vuelos.  

A partir del próximo día 25 de los corrientes, los servicios en que falló Televisa serán cubiertos por esa enorme corrupta pandilla, cuya ala de las comunicaciones estará encargada de reconstruir la deteriorada imagen de Peña Nieto y, en parte, la del PRI, previo a los comicios nacionales de 2018.  

Hay demasiado en juego para no actuar de inmediato, espoleada por el pánico de perder la votación en los próximos comicios presidenciales. Si logra esa pandilla sus propósitos, ganará su peso en oro, como la enorme cantidad de millones que recibió Televisa durante la primera parte de la gestión de Peña Nieto, pero los "asegunes" no están garantizados y en ello le va todo el futuro de "Ali Babá" y sus cuarenta ladrones del grupo de Vázquez Raña. 

Peña Nieto, de nueva cuenta, está pidiendo milagros a un importante grupo de poder que ha vivido durante muchos años a la sombra del gobierno de la república. Sin embargo, no existe garantía de que con ese equipo de toma de decisiones presidenciales puedan salir adelante. Eso lo sabe muy bien la cúpula de Televisa y ellos afirman que milagritos; ni madre. 

La moneda está en el aire y en ello le va la vida al PRIPAN y por principio de cuentas a Peña Nieto. 

Por GERARDO REYES GÓMEZ

17 de OCTUBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¡Ni madres! Ya sabemos que hasta La Biblia está equivocada, porque el Apocalipsis del sistema político mexicano que nos tiene sitiados, posee más de cuatro jinetes que atacan nuestro presente. 

1.- La economía, con una deuda externa que para pagarla casi no bastarían todas las riquezas de nuestro país, 2.- la corrupción que penetra hasta la médula de todas nuestras estructuras oficiales de la República, y algunas del sector privado, 3.- los procesos electorales del terror, 4.- La violencia social, y 5.-La estupidez presidencial, por mencionar sólo algunas de ellas. 

Tal como están las cosas, no hay manera de salir adelante. Sin embargo, como la esperanza es lo último que muere, existe la posibilidad de que un milagro ocurra, y algo pueda salvarse de ese ramillete de jinetes de la Apocalipsis que están en pos del fin total de los mexicanos. 

Si los nacionales somos capaces de organizarnos y crear un frente común e inteligente de jóvenes bien preparados y con responsabilidad ciudadana, podríamos intentar dar la batalla heroica.

Viéndolo bien ¿de qué sirven los miles de millones de pesos invertidos en nuestros jóvenes egresados de los más prestigiados centros de educación del país? Algunos de ellos muy talentosos y bien preparados en sus respectivas disciplinas. 

No todos ellos han sido cooptados por la corrupta maquinaria oficial que ayudó a formarlos; existen jóvenes limpios que tendrían que tener los conocimientos suficientes para tomar la estafeta de la oposición política que intente salvar al país de la debacle priísta, misma que tiene sitiada a la sociedad mexicana y que, ante el mundo, nos hace ver ultra corruptos y brutalmente ineficientes. 

Hay gente limpia en México que podría tomar la antorcha de la victoria para defender los principios fundamentales del pueblo de México, que aún no ha sido manchado por las instituciones que nos gobiernan y que nos conducen, como única salida, a la corrupción, misma que no es privativa de México, sino que ha sobrepasado los límites de las fronteras nacionales y se exhibe como una consecuencia de la globalización. 

Si la población positiva de México logra organizarse, existe la esperanza de corregir el camino y encontrar el sendero de la honestidad política, perdida en nuestro país desde hace décadas de marrullerías partidistas a las que nos tienen acostumbrados nuestros corruptos políticos, que han sitiado a nuestra sociedad entre el miedo y la agresiva violencia de la delincuencia con que han hecho causa común. 

Démosles a esos jóvenes la oportunidad de organizarse apoyándolos  y pronto podríamos ver los resultados de esfuerzos libres y esperanzadores para vernos alejados de una mecánica estúpida y depredadora de un gobierno que solo nos conduce a ser esclavos de la violencia y el terror y que han logrado la corrupción de la gran mayoría de las instituciones nacionales, cambiándolas hasta hacerlas enemigas de nuestros intereses. 

Recordemos que para obtener resultados positivos, vale la pena luchar para salvar todo lo bueno que nos rodeaba, cuando el Gobierno, era menos corrupto y más positivo.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

10 de OCTUBRE de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

UNA TARDÍA LECCIÓN DE DEMOCRACIA 

Ayer, cabalístico dos de octubre, se celebró en el hermano país de Colombia una votación nacional para que la sociedad pudiera manifestarse, a favor o en contra, del acuerdo para la paz celebrado entre el Gobierno constitucional del presidente Manuel Santos y las FARC. 

Se le denominó la "Votación del Si o No" para la aprobación de los acuerdos firmados entre las partes para la conclusión de la guerra interna, después de cincuenta y dos años de lucha. Sorprendentemente aunque ambas partes están por la paz, en una cerradísima votación ganó la del No, porque una pequeña diferencia de la población, votó por esa decisión la que consideraron injusta ya que se les otorgaba a las FARC el perdón en contra de todos los actos cometidos durante aquel largo enfrentamiento. Lo anterior obligará a una nueva reestructuración del acuerdo para la paz en Colombia. 

Sin embargo, lo que nos interesa es hacer relevante un situación que vivió, el presidente Peña Nieto, quien fue invitado, como algunos otros presidentes, al evento a que nos referimos. En transmisiones televisivas realizadas para la difusión del evento por la empresa CNN, durante las tomas del acto se vio, con toda nitidez, en la segunda fila a Peña Nieto adelantándose a su lugar para tomar personalmente fotos del acto, utilizando para ello su teléfono celular.  

En primer lugar nos pareció que, como siempre, a Peña le ganó el protagonismo para hacerse notar y, en segundo, nos pareció que él mostraba un poco tarde su interés por un acto eminentemente democrático. Se estaban contando los votos emitidos por los ciudadanos para tomar en cuenta su posición sobre un acuerdo que interesaba a toda la población de la nación. Esto es un evento totalmente democrático. 

Muchos de los que vimos estos desfiguros del presidente Peña pensamos que si el, en su momento hubiera consultado a la nación mexicana sobre sus llamadas "reformas estructurales" se hubiera llevado una sorpresa de antología, porque el pueblo las habría rechazado, pero él no tuvo los pantalones para hacer una consulta popular y no arriesgarse a que la oposición de los mexicanos rechazara la venta del patrimonio nacional. 

Así creímos notar la mala leche del presidente que fue a Colombia para aprender cómo se toman las decisiones democráticas; lastima que ya sea algo tarde para redimirse y si aprendió algo de la decisión ciudadana de los colombianos, es que él quiso hacer mal las cosas y lo logró.

Por GERARDO REYES GÓMEZ

03 de OCTUBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA SALIDA FALSA 

A la cúpula priísta que buscaba una salida airosa para resolver el problema de Peña Nieto, quien no acierta en ninguna de sus decisiones, se le ocurrió aplicarle la solución que hace siglos se le ocurrió a la "Pérfida Abión". Con ello dejaron a Peña Nieto, como la reina Isabel de Inglaterra, quien manda pero no gobierna. 

Escandalizados con todos los desfiguros políticos de un inepto presidente, la vieja guardia de priístas decidió hacer un lado a Peña Nieto y ponerlo a viajar a donde fuera, para no permitirle más gobernar y continuar hundiendo al PRI, con estúpidas ideas como la de invitar al candidato republicano Donald Trump a Los Pinos, que le costó todo el repudio de la gran mayoría de los mexicanos. 

Finalmente, se pusieron duros con Peña Nieto, ante la inminencia de las próximas elecciones en las que se preveía que perderían hasta la camisa los viejos jerarcas del partido más antiguo de México. De no hacerlo, corrían el verdadero peligro de perder las próximas elecciones presidenciales y ante la pérdida de los siguientes comicios y la pavorosa ineptitud de Peña, optaron por ofrecerle lo que más le gusta: mandarlo de viaje a donde sea, con tal de no tenerlo en México, haciendo barbaridad y media. 

Eso, desde luego, no garantiza que el PRI vaya a ganar las próximas elecciones presidenciales, pero se podrán operar los mecanismos de otro fraude o, al menos, intentarlo en serio. Los mañosos viejos líderes priístas están haciendo lo que creen está bien, para sacar al buey de la barranca, y todavía esperan encontrar la solución para reconstruir su partido y crearle, a tiempo una atmósfera que les permita continuar en dirigiendo la política nacional desde Los Pinos. 

Ellos, los patriarcas del PRI, nunca se imaginaron que el enemigo número uno del partido fuera el propio Peña Nieto, por su ineptitud y falta de conocimientos y sensibilidad. Cuando se dieron cuenta, después de tantos errores, optaron por hacer a un lado a Peña, para ver si pueden ganar algo de lo perdido. Sin embargo, fueron tan grandes los errores y el descrédito a la instituciones que es difícil augurar lo que pasará en los próximos meses, porque no las tienen todas consigo, debido a una brutal crisis económica de la que nunca fueron capaces, quienes estaban encargados de dirigir las finanzas del Estado. 

En los próximos meses se verán los resultados de las acciones de los viejos partidarios, y si tuvieron tiempo de corregir la debacle de los priístas "peñanietistas". 

26 de SEPTIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

NO HAY TAREA MÁS INGRATA QUE LA DE AGORERO DEL DESASTRE 

A México se le esta acabando el tiempo. El segundero del futuro, preciso e implacable, avanza inmisericorde, hacia el destino de la nación. Nuestro país ya no es sujeto de crédito económico internacional. 

El tic tac, del reloj camina inexorablemente, hacia el momento de mostrarnos nuestra nueva condición de miseria y pocas cosas tiene para continuar vendiendo, como no sea directamente la soberanía; hemos dejado de ser sujetos de crédito, porque no tenemos una economía sana que nos permita vivir con los mínimos de seguridad; no tenemos excedentes más allá de nuestras posesiones originales. 

Además que nuestras expectativas de salir de la pobreza, son raras o excepcionales. Contamos con un gobierno tan corrupto, que lo primero que hizo fue vender el subsuelo de México con todos los energéticos que poseen. Un patrimonio que la historia de la humanidad nos legó sin cargo alguno. 

Las apetencias de extranjeros, en ese sentido, fueron colmadas hasta la saciedad y ahora sin ellos nos quedamos en la inopia. Un Gobierno extremadamente corrupto se encargó de la operación de compra venta y ni siquiera espejitos de juguete nos dejó. Cuando ni siquiera lo que producimos es suficiente para que el pueblo coma. De eso se dieron perfectamente los que usufructuaron nuestros energéticos, cuando ya era demasiado tarde.  

Lo que sí nos legaron los genios políticos encargados de preservar e incrementar la riqueza nacional, fue una deuda externa que al hasta el momento no podemos pagar y nos comen los intereses de la misma. Nunca al equipo encargado del gobierno se les ocurrió conocer las capacidades de pago que poseíamos. Y ocurrió que ahora nos tienen como rehenes de los intereses empeñados. 

No hay salida limpia de esa situación. Ese es el broche de oro con que nos tienen atados. 

¿Cómo permitió la población mexicana ser gobernada por una pandilla de ladrones inepta y de tan corrupta responsabilidad? Nadie se lo explica. Sin embargo, el daño ya está hecho y no hay para dónde hacerse. Esta realidad la debe afrontar el dejado pueblo que no supo rechazar, a pesar de pasadas experiencias semejantes la pandilla de ladrones a la que elevaron al poder. 

Ahora solo le queda al pueblo salir de la ratonera o continuar creyendo las mentiras de una planilla e ineptos y ladrones que nos tiene sojuzgados, la que no tiene un mínimo de dignidad ni de vergüenza.

por GERARDO REYES GÓMEZ

12 de SEPTIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MÉXICO SUFRE

Sufre el atropello de una caterva de ladrones, dedicados a saquear las cada vez más exiguas herencias patrimoniales de un pueblo robado por sus gobernantes y sus socios extranjeros.  

Sufre la inexperiencia y mala fe de hordas de advenedizos políticos aficionados enormemente, al uso de la retórica más ramplona y estúpida, que formó su educación en el plagio intelectual, así como en la engañosa apariencia de la fantasía y las sucias relaciones de minusválidos mentales, cuyos fundadores utilizaron las bases de la mentira, la traición y la transa cotidiana. 

Sufre la amalgama de patrioteros inescrupulosos que día con día traicionan los intereses de las mayorías sociales, en su afán de llenar sus alforjas de maleantes mal nacidos. Una numerosa pandilla que está encargada de destruir las instituciones de una saqueada población cada vez más harta de las injusticias a que se ve sometida, contra su voluntad. Pandilla aliada a la delincuencia organizada internacional y que defiende los intereses de sus amos más que los intereses de las mayorías del pueblo de México.  

Una élite de sátrapas ocupada siempre en acumular más riqueza, de la que necesitan para vivir con dignidad, porque a ésta no la conocen desde varias generaciones atrás. Que no saben que el respeto social y político se consigue con los resultados del trabajo inteligente para anteponer a los apetitos de los ambiciosos extranjeros que todavía sueñan con hacer suyos los más hermosos parajes nacionales con que aún cuenta la naturaleza en nuestro territorio. 

México sufre la estulticia de un clase política que la ahoga en la injusticia y la corrupción más espantosa de que se tenga memoria, donde no existe la División de Poderes que dicta la Constitución, donde el actual líder de los senadores, públicamente declara que ellos forman el Ejército del presidente y lo publican como una parrafada de gloria e "importamadrísmo" singular. 

México sufre los embates más inverosímiles de la falta de dignidad política de parte del Poder Central, el mismo que se cree ahora el dueño de la decisión política de los mexicanos, e invita, de motu propio a un enemigo del país, como lo es el candidato a la Presidencia el partido Republicano a la Casa Blanca de río Potomac en Washington D. C.  Justo a aquella que fuera la residencia oficial de Lázaro Cárdenas del Río, ahora conocida como: Los Pinos quien y tenía bajo su mando las fuerzas leales y más claras del patriotismo que ahora le falta a la actual dirigencia y que dio vida a esta nación por alrededor de un siglo. 

Entonces: ¿cómo se le mienta la madre a un mandatario que se alía con los eternos enemigos de nuestra patria? ¿Cómo se le dice a un traidor que exhibe su antipatriotismo como una medalla de oro de los juegos olímpicos? ¿Existe algún denuesto apropiado para tal acción, en nuestro riquísimo idioma español?

por GERARDO REYES GÓMEZ

05 de SEPTIEMBRE de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

México ¿en Buró de Crédito? 

La economía mexicana no crece desde hace muy buen tiempo; esta como pasmada y veremos con qué pretextos se presentará, el informe presidencial, de su derrota en esta importante área del desarrollo nacional. 

Los últimos incrementos a los energéticos, enunciados en sentido contrario a lo prometido, de que no subirían los precios de las gasolinas y el diesel fueron rotos como un florero de la sala de una casa mexicana. Cuando aún reverberaban las ondas hertzianas que transmitían las mentirosas promesas. 

De pronto y sin precio aviso, la semana pasada una de las más importantes casas financieras de análisis de capacidad de pago publicó sus resultados de que la persistencia a la baja de la economía mexicana hacía imposible la calificación que tenía nuestro país para ser sujeto de crédito. Las cabriolas marineras mexicanas no lograron detener los efectos de esa declaración de perseverancia en la insolvencia de México, ya que afectaba a los créditos potenciales que  desesperadamente se buscaban en el exterior y sucedió, lo que tenía que suceder. 

De inmediato, como mucho de nuestro país ya esta vendido, excepto la Península de Baja California Sur. Se accedió a incrementar los productos que antes producía PEMEX para poder utilizar los automotores que circulan en el país, a pesar de haber prometido, solemnemente, que no tomarían esa medida. 

Sin embargo no había de otra, la economía dirigida desde Palacio Nacional, por Videgaray Caso el super secretario de Hacienda, hizo agua y había que actuar de inmediato; el "pagano" como suele suceder en este tipo de casos fue el pueblo de México. Ya que el hombre de Hacienda es el responsable directo de que la economía, continué tercamente apuntando a la baja, porque el modelito neoliberal de la economía se fue a pique desde hace años. 

Claro que tenemos cosas que poner en venta, para solventar el problema de ingresos, pero entregar jirones de soberanía podría poner en la picota al huésped de Los Pinos y, el iluso, todavía cree que él gobierna. 

Para utilizar un poco de pragmatismo, en México, tenemos por el momento que contratar cantidades menores de dinero, a las acostumbradas y nos saldrán más caros los intereses, porque ha subido el monto de nuestra insolvencia y el riesgo para el prestamista ha cambiado, de ser antes atractivo, ahora ya no lo es tanto. 

El problema es que, por alguna de mil razones posibles, hemos dejado de producir lo que antes acostumbrábamos, ahora estamos llenos de genios pensantes, altamente especializados en corrupción, no en producción.  

Vamos a ver con qué brillantes explicaciones nos salen en el próximo informe a la nación, al que, dicho sea de paso, le tienen tanto miedo que hasta le cambiaron el formato, como les dio su regalada gana. 

Lo único cierto es que el pueblo ya esta harto de que le quieran tomar el pelo impunemente.  

por GERARDO REYES GÓMEZ

29 de AGOSTO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Dado lo que está pasando en México actual, nadie se explica cómo no ha estallado un levantamiento armado que intente cambiar el estado de cosas en el país. 

Cuando las responsabilidades de la toma de decisiones en la administración pública federal se determinan en la oficina a la cual llegó un amigo del presidente de la república o de sus asesores más cercanos, existe algo que nos deja "perplejos", por decirlo de alguna manera. Diría Hamblet, entonces algo huele mal en Dinamarca. 

Por citar un par de casos extraordinarios nadie se podía explicar con qué antecedentes deportivos fue nombrado director de la CONADE, el señor Castillo, quien fue designado para ese importante puesto del que dependerían ganar el mayor número de las medallas olímpicas, desde las de oro hasta las de bronce, en los juegos. Sabiendo que su responsabilidad anterior era representar el Poder Ejecutivo Federal de la República en el Estado de Michoacán. 

La única explicación que trascendió a los medios en ese momento, fue que ese nombramiento fue porque él era amigo del Presidente de México, y como las cosas no habían resultado en Michoacán como se esperaba, entonces, como recompensa, lo habían designado como responsable para dirigir, sobre todo lo importante, en la Delegación Olímpica Mexicana. 

Ese, llamémosle experimento burocrático, sufrió un traspiés importantísimo cuando la delegación mexicana enviada a competir en Río de Janeiro ofreció unos ridículos resultados, durante la ultima justa olímpica en materia de número de medallas, lo que hizo sentir morir de rabia y vergüenza a toda la población deportiva mexicana  interesada.

 Al parecer, el momento político en que vive el país no es óptimo para ese tipo de respuestas de nuestra delegación nacional, y cayó como una ducha fría a mitad del invierno en el ánimo de los aficionados al deporte olímpico mexicano al mismo tiempo que se desmoronaba la autoestima de todos los aficionados a los juegos olímpicos.  

Algo que podría equipararse sería del caso del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Videgaray Caso, quien a fuerza de innumerables mentiras, tiene postradas los mexicanos, el que también tiene altamente pesimista y deprimida nuestra economía nacional, porque al parecer llegó a esa responsabilidad, debido a que es amigo del presidente, pero más que amigo de él parece ser el peor enemigo de México, porque ya hizo pedazos nuestra economía nacional. 

por GERARDO REYES GÓMEZ

22 de AGOSTO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

OTRA SANGRÍA A LA CLASE TRABAJADORA 

"Analiza el Gobierno aumentar aportaciones a cuentas de retiro". Por recomendación de la OCDE deberían crecer hasta 18% del salario; dado que hoy son del 6.5"  

Cuando el pasado jueves 11 de agosto a primera hora de la madrugada el quipo encargado por la Secretaría de Gobernación de hacer la primera lectura y censura del periódico La Jornada de ese día, detectó, una noticia peligrosa, se comenzó a movilizar para controlar, lo más posible de los periódicos a repartir.  

Sin embargo, esa no fue la única medida. Además dio inicio lo más importante de la operación, y como sucede frecuentemente en este tipo de casos, jaquearon la computadora donde la empresa Demos, edita las diferentes secciones de dicho periódico y además todas las ediciones de esa empresa de comunicación. Esta supercomputadora esta situada en la UNAM, la que también proporciona el servicio de consulta electrónica en línea.  

Cualquiera puede preguntase ¿a honras de qué atribuciones se permite la censura de un medio externo a la UNAM, esta gavilla de "jaquekers" al servicio del Gobierno federal? La cual hace que cuando se consulte La Jornada en Línea, aparezca en las pantallas de computadoras que la consultan el número de la Jornada publicada el día anterior. ¿Existe acaso alguna determinación del Poder Judicial, que permita llevar a cabo la burda censura a un medio de comunicación que esta al servicio de la sociedad mexicana? O ¿este tipo de acciones se llevan a cabo con la única aprobación del Poder Ejecutivo? Porque si es así, estamos más que mal.  

Toda una labor ardua y muy profesional de una casa Editora se viene abajo por órdenes extra legales de alguien en Los Pinos. Esto se trata de una verdadera tropelía a los habitantes de este país. ¿Estará enterada la Suprema Corte de Justicia de la Nación de una violación que tiene que ver con los derechos humanos y políticos de los habitantes de la Nación? Y el Congreso que está para velar ese tipo de casos ¿estará enterado que se rompen las más elementales reglas del derecho a la información? 

Con todo lo grave que tiene una noticia como ésta, nosotros no somos los únicos que la conocemos. ¿Debemos hacer algo para frenar las ansias inquisitorias y persecutorias del actual gobierno federal de la nación? 

Claro que esa noticia es muy importante y sus consecuencias podrían ser peligrosas socialmente. 

El mensaje que aterrorizó a la clase trabajadora es porque materialmente la sociedad ya no tienen recursos para ahorrar. Además de que ya no se le tiene confianza a los órganos de gobierno, que administra las afores, porque no es la primera vez que presentan cuentas altamente sospechosas de sus atribuciones. Estas volvieron a desaparecer de los fondos de retiros de los trabajadores, algunos miles de millones de pesos. Eso, en épocas de crisis es altamente criminal y todavía más sospechoso. 

por GERARDO REYES GÓMEZ

15 de AGOSTO de 2

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¿CUÁL ES SU LIMITE SEÑOR PEÑA? 

Si es que tiene alguno, para soportar la mentira la distorsión y usarlas todos los días en su discurso político. 

Le hice esa pregunta porque si usted no lo tiene, nosotros sí. Por desgracia para usted y para el país quien esto escribe, si lo tiene y usted ya lo rebasó con creces. Le aclaro que nadie puede afirmarlo que no lo tiene, sino usted mismo.  

Por no haber pensado en el pasado en éste asunto cree que aún es soportable para quien usted cree que son sus gobernados, pero le aclaro, que muchos como este escribidor, el limite ya fue superado con creces. Y solo para avisarle, así como existen algunos otros de los millones de habitantes de la nación, también los tiene hasta la M. con sus cambios imprevistos y sus innumerables mentiras.  

En realidad a usted no le va a pasar nada, señor Peña, pero en esta casa, cuando alguien lea su nombre escrito alejará, el medio donde lo leyó y lo tirará a la basura y si es pronunciado en la televisión en cualquier canal, se utilizará el control remoto, para cambiar de canal y evitar el escucharlo. Así nos esté usted anunciando que ha erupcionado el Popo. 

Todo los mexicanos contamos con el derecho de aceptar en nuestra casa, lo que deseamos y rechazar lo indeseable y usted, señor Peña, excedió con mucho, los limites para admitirlo como sujeto de crédito y buena fe. 

Espero que muchos lectores de buena fe actúen de forma semejante y así podernos evitar lo mucho que tiene de perniciosa su política presidencial. 

Usted señor Peña Nieto, tiene el derecho de no leernos o  continuar haciéndolo, pero en nuestro caso es más sano cuando, no en una sino en varias ocasiones, se le ha conminado a solicitar licencia para cambiar de actividad, pero ante su inamovible resistencia, hemos tenido que ser drásticos y cambiar oficialmente nuestra posición de rechazo político a alguien que solo esta inundado en la mentira y ella se mueve como pez en el agua.  

Continuaremos, tanto como nos sea posible, aportando alguna luz en el comportamiento político de la nación, pero nunca enlodarnos en dimes y diretes que tanto le hacen mal a nuestros compatriotas. 

A nuestros lectores ofrecemos toda clase de disculpas, pero aunque demos idea de que somos poco tolerantes, lo preferimos a continuar dándole legitimidad y credibilidad a quien para nada lo merece.

por GERARDO REYES GÓMEZ

08 de AGOSTO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MAL MOMENTO PARA EL PRI 

El día que el señor Peña Nieto envió a la banca de espera a don Beltrone, el respetable público mexicano supo que le echó la culpa a él de la pérdida de los últimos comicios electorales, en los que al PRI le fue como en feria. 

Don Beltrone que ya sabía que él no era el candidato del presidente para los comicios el 2018, desde tiempo atrás. Sin embargo al removerlo del Comité Ejecutivo confirmó, no solo que don Beltrone, no era su favorito, sino que le echaba a él la culpa de los resultados electorales. Y eso sí que no era cierto ni remotamente. La popularidad de Peña Nieto se había hecho pedazos comenzando desde su primer día de gobierno. 

En ese momento a don Beltrone le dio por "chamaquear" a Peña Nieto. A partir de entonces se fue conformando el más peligroso de los encontronazos al interior del partido oficial de los últimos tiempos.  

Hoy el PRI, aunque no quieran reconocerlo esta dividido, entre los que no aceptan al presidente de la República como su líder, porque es incapaz de reconocer que fue él quien provocó los rechazos de los votantes con su conducta política, y don Beltrone, quien pagó los platos rotos de los errores del presidente reflejados en los comicios. 

Esto que parece un juego de celos infantiles pero no lo es tanto, porque evidentemente, alguien falló y nunca podrá aceptar que fue él quien se equivocó y se le hicieron bolas las albóndigas. La conclusión inmediata es que Peña Nieto no conoce a la perfección a sus colaboradores y asesores y no los puede estar cambiando como se cambia de calzones. 

Hoy el PRI no las tiene todas consigo. Existe el peligro de una rebelión, que están tratando de amainar, pero de que hay disensos que no pueden ocultar, los hay. La presidencia de estilo autoritario hizo su aparición, pero no tiene toda la aceptación que se esperaba.  

El tiempo se le acaba a un presidente ensoberbecido y carente de experiencia y suficiente sensibilidad, como también, de la experiencia necesaria y el conocimiento magistral indispensable para enfrentar las crisis que puedan afectar al partido. El rechazo a sus decisiones que más parecen sacadas de la manga, que producto de una mínima experiencia lo tienen paralizado en muchos aspectos y eso es muy peligroso a estas alturas del partido, y con poco tiempo para actuar correctamente. Han sido demasiados los errores y políticas equivocadas que, en este momento, no se sabe si estallarán o no algunas de las medidas aun pendientes de ser correctamente evaluadas. 

Bien le haría a Peña Nieto contar con un par de asesores desintoxicados que le dieran su respaldo, o tendrá que volver a acudir de nueva cuenta a su malévolo asesor estrella, Carlos Salinas de Gortari.

por GERARDO REYES GÓMEZ

01 de AGOSTO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA PRUEBA QUE HACÍA FALTA 

El solo dar a conocer la agenda bilateral de la próxima reunión en Washington que se llevará a cabo en la casa Blanca, ya nos abre todas las conclusiones que necesitábamos que prueban nuestra vieja relación con la Presidencia de los EE. UU. 

Para hacer más contundente nuestra observación debemos añadir que fue el presidente de la nación vecina quien propuso la agenda de la importante reunión de los mandatarios Barack Obama y Enrique Peña Nieto.  

En la agenda de la reunión presidencial de los funcionarios de los dos gobiernos se incluyó con precisión, un importantísimo punto: tratar de convencer al mandatario mexicano de modificar la política gubernamental de nuestro país para desalentar la producción de heroína en México, misma que causa gran número de muertos en EE. UU. 

El crecimiento en la producción de esa droga ha sido notable en el incremento de los plantíos de amapola y ha convertido a nuestro país en una amenaza para la salud pública. La clientela a que esta dirigida esa producción en el país vecino es perteneciente a una amplia gama de las élites económicas de esa nación y. tan es así, que movió al presidente Obama a reconocer el daño importante que los sectores que consumen la heroína se ven ampliamente afectadas.  

Queda claro que lo anterior no es solo responsabilidad de las autoridades mexicanas incidir en el problema, ya que los órganos de control de los estadounidenses de la delincuencia organizada están plenamente involucrados en el asunto y no ignoran las condiciones en que se da la parte mexicana para intentar resolver el problema. 

Dado las circunstancias actuales, lo importante de lo anterior es obligarnos a los mexicanos, especialmente a la gente de Peña Nieto, de moderar sus políticas de producción y control de la heroína. Es un hecho que el crimen de Estado cometido por las altas esferas del gobierno mexicano, por ejemplo en el caso de la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas de Ayozinapa, arrojó luces muy claras de la forma en que están involucrados los cuerpos de seguridad en el asunto. Eso también lo reconocen en la DEA y en las altas esferas del gobierno estadounidense. Ellos saben perfectamente qué papel jugó Peña Nieto en medio de todo el asunto, como no dejan de reconocer que, pasadas nuestras fronteras hacia la Ciudad de Chicago, ellos caen en prácticas similares a las ya conocidas en México.  

Así que un "mea culpa" está implícito en todo el asunto y esperemos que se pongan de acuerdo las autoridades binacionales en las negociaciones de la Casa Blanca en Washington para dejar en paz el camino de la confrontación porque no solo habrá un perdedor y un ganador en el discenso, sino todo lo contrario.   

por GERARDO REYES GÓMEZ

25 de JULIO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL DECLIVE DEL HOMBRE DE LOS PINOS 

A partir de hoy da comienzo, adelantada, pero inexorable la caída del poder real de la vieja casona de Los Pinos y sus instalaciones aledañas.  

El rechazo y la impopularidad del señor Peña Nieto es inocultable, basta pasar la mirada por cualquier red social, para llegar  esa conclusión. Las expresiones adversas, hasta en los más tradicionales medios de comunicación escritos, con las firmas más responsables son devastadoras. 

Repito, a partir de hoy poco a poco se ira haciendo más perceptible el olor fétido en las proximidades de Los Pinos, hasta llegar a ser materialmente irrespirable. Las expresiones de rechazo son impresionantes y han convertido los "Chats" o mensajes escritos en los teléfonos celulares en un cachondeo inmisericorde que trata de verdaderas expresiones insultantes de la figura presidencial. 

De hecho, ya muy poca gente, como no sea su familia, lo respeta, el nivel de desgaste político alcanzó niveles extraordinarios e históricos. Se le observa como un fraude muy mal diseñado que choca con la realidad nacional. Y al mismo tiempo nadie logra explicarse cómo logró llegar a donde está. ¿Cómo los mexicanos fuimos capaces de aceptar una personalidad tan fraudulenta y que demerita la imagen toda de los mexicanos ante el mundo? 

Desde hace mucho la clase política mexicana esta de luto por haber permitido que nos hicieran un fraude de colosales dimensiones. Y n este tuvo mucho que ver su maldito gurú; Carlos Salinas de Gortari, y sus aláteres.  

Muy pronto el señor Peña Nieto será el solitario de Palacio para rumiar sus faltas y su gravísimos errores. El hombre que logró con el dinero a manos llenas realizar un fraude tan colosal que todavía una buena parte de los mexicanos no lo podemos creer. 

Mientras nuestros documentos fundamentales que dan vida a los principios políticos que regulan la vida de la nación no sean corregidos y enmendados por haber dejado abierta la posibilidad de que esto vuelva a suceder, no estaremos seguros de no repetir la maldita experiencia que nos dejó sin la mayor parte de nuestro patrimonio energético y se abrieran las puertas a los bucaneros insaciables estadounidenses. 

Se fue don Beltrone, pero se quedaron todavía toneladas de traidores, en torno al Congreso de la Unión. Toda una camada de malvados depredadores de nuestras cada vez más exiguas riquezas.

por GERARDO REYES GÓMEZ

11 de JULIO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA PUÑALADA TRAPERA DE LOS PINOS, DEL SEÑOR QUE SUEÑA CON UNA CASA ROSA.

En el fin de semana pasado el Gobierno de la República enseñó el cobre anunciando tres incrementos de enorme peso estratégico para  nuestra economía: el aumento en las gasolinas, el aumento a la electricidad y autorizó el incremento del 30% de los medicamentos. 

Mientras se andaba paseando y perdiendo el tiempo en viajes internacionales, el mal llamado presidente de México, sufre los estragos de decisiones cruciales para la economía de los habitantes del país y el bienestar a que debería tener derecho. Añadiendo un peldaño más a la ya pobre credibilidad del Gobierno Federal. 

En un viaje a cuerpo de rey, que le dio más sorpresas que satisfacciones. A Peña Nieto no le bastó la contestación del presidente Barack Obama quien, para enterrarle la puntilla se llamó así mismo "un presidente populista", cuando Peña Nieto haciéndose el gracioso mencionó que él tenía que lidiar con las aspiraciones de un político populista, en alusión directa López Obrador, a quien le tiene pánico escénico. 

En ausencia de la mínima inteligencia que debe poseer un presidente que se respete, Peña Nieto pretendió usar el foro internacional al que voluntariamente había acudido y, para hacerse el interesante, acudió a utilizar sus recientes experiencias, pero el colmillo  agudo y bien informado del presidente estadounidense, le dio una lección gratis mandándolo a freír espárragos. 

El mentiroso presidente mexicano, que por cierto no tiene buena memoria, ya había olvidado que apenas hace unos meses con toda claridad informó que gracias a las reformas constitucionales que ordenó imponer al Congreso mexicano para privatizar el patrimonio energético nacional, ya no habría incrementos de precios en los energéticos como la gasolina y otros productos petrolíferos. 

Así fue como se pudo el pueblo de México, dar cuenta que en Los Pinos, no solo habita quien cree gobernar en México, sino que además, convive la siempre genial figura de un carpintero llamado "Papá Gepeto", el famoso creador del personaje conocido como el creador del gracioso mentiroso Pinocho que fuera fabricado de madera. 

Lo cierto es que literalmente para vergüenzas no ganamos con el inquilino de Los Pinos, que aún no se ha atrevido a mudarse a su Casa Blanca, para no promover la envidia de Obama y que seguirá siendo llamada Casa Blanca, aunque bien sabemos que quisiera pintarla de rosa.

por GERARDO REYES GÓMEZ

04 de JULIO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

El mundo se vio pasmado cuando se enteró del resultado de la consulta popular británica para determinar su separación de la Unión Europea. 

Nadie lo podía creer y causó un terremoto de décimo grado en el mundo financiero internacional. Fue un típico golpe de la pérfida Albión, a una estructura que tenía ya muchos años de estar operando y una puñalada por la espalda a los acuerdos primigenios internacionales que le dieron vida a la Unión Europea. 

Como es natural nadie se esperaba una traición internacional de tan colosales dimensiones y cimbró hasta sus cimientos el edificio financiero internacional. Pero analizando el proceso se vio que no podía haberlo hecho bajo la dirección británica, sino que requirió de inspiración y ayuda directa del que ha sido siempre, desde los albores de la histórica relación de alianza con los Estados Unidos de Norteamérica. 

Se trató de llevar a cabo el mayor movimiento globalizador que el imperio económico de EE. UU. quiere imponer al mundo para usufructuar la riqueza mundial.  

Ahora, una semana después de haber coronado sus intenciones, se ha descubierto que para lograr sus imperialistas ambiciones los sediciosos ingleses intentaron hasta prácticas priístas fraudulentas, que creíamos patentadas en el México priísta. Porque las autoridades inglesas han descubierto que los separatistas ingleses utilizaron, la falsificación de miles de firmas de ciudadanos ingleses y otras sucias estrategias para lograr sus objetivos de desestabilizar la Unión Europea.  

Gente muy dolida, como la señora Merkel, gobernante del Estado Alemán, despotricó contra los ingleses, antes de conocer que los resultados estaban trucados y, claro, que no la calentaba ni el sol. Sin embargo las cosas malas del proceso británico han comenzado a salir a flote y se observa la mano negra de la consulta popular viciada y no hay de otra; una potencia sucia se alió con lo peor de los británicos para presentar un fraude de dimensiones catastróficas. 

Todavía se hablará mucho de esa consulta ciudadana, pero lo que los estadounidenses no lograron ocultar, incluyendo a Barack Obama, fue el gusto que les dio a todos los estrategas de Wall Street. 

Ahora falta comprobar si la suciedad del proceso de la consulta popular, será suficiente para echar abajo la decisión de repetir el proceso de consulta británico, ésta vez con la suficiente limpieza y sin usar prácticas mexicanas fraudulentas para ganar una consulta, que nunca hubieran ganado sin hacer fraudes.

por GERARDO REYES GÓMEZ

27 de JUNIO de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

IRACUNDA Y MALTRECHA LA DIRIGENCIA DEL ESTADO MEXICANO 

Aún inmersa en los vapores de la última derrota de los pasados comicios, la dirigencia política nacional se encuentra dolorida, lastimada y violentamente resentida. 

Sin atreverse a pensar que la razón los abandonó, tratan de echarle la culpa a mil otros pretextos, sin aceptar que son ellos los causantes del debacle priísta. 

Sin embargo, hay miedo y mucho resentimiento en el interior de Los Pinos. Aunque ya comenzaron a aceptar que el deterioro de la figura presidencial fue la principal causa que propició los resultados. 

El miedo y la rabia se observan porque la fuerzas federales se encuentran en estado de preguerra. Para todos es observable que circulan por las calles de la capital y su zona conurbana, camionetas verde olivo del tipo "Pic Up" artilladas en su cajuela con ametralladoras calibre cincuenta. Y es que como tienen la cola sucia, mejo se previenen. 

Los últimos comicios, aunque todavía no lo acepta la presente dirigencia, pero para allá va la cosa, provocaron la virtual caída de precandidato de Peña Nieto, el niño Nuño y además  el reconocimiento que también el secretario de Hacienda quedaron fuera de la competencia por la Silla Presidencial del próximo sexenio. Don Beltrone todavía no lo quiere aceptar, pero también salió fuera de concretar es operación política. 

Si no comienzan a ponderar que el Gobierno Federal, comenzando por su actual presidente, están para estas fechas fuera e la jugada,   que vendrá la decisión final de más arriba, antes de la próxima elección, entonces es como aferrarse al poder contra natura. 

En un Estado que pretende alcanzar mayores niveles de aceptación, no caben las debilidades que fueron causa de la pasada derrota. Se es, o no se es. Entonces no hay duda. 

El incapaz y prepotente Niño Nuño, ha quedado fuera de la contienda, aunque su enfermizo orgullo no lo acepte. Si no quieren evitar que corra la sangre, tendrán que aceptarlo. Pronto tendrán que ponerle un hasta aquí a Peña Nieto, que al fin y al cabo es el responsable de obtener lo que tenemos.

por GERARDO REYES GÓMEZ

20 de JUNIO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

PAGAMOS JUSTOS POR PECADORES 

En un interesantísimo y bien hecho reportaje producto de una investigación muy seria, el Periódico La Jornada publicado, apenas el día de ayer 5 de junio, denuncia que es la industria del Estado de México, la causante de envenenar la atmósfera del Valle de México. 

No, no son los vehículos automotores, los que por millones circulan en la nueva EDOMEX, los principales causantes de envenenar la atmósfera de la vetusta capital metropolitana; sino el cinturón que rodea de la metrópoli que rodea a la ciudad, que por siglos ha sido llamada la capital del país, en la cual desde hace décadas encontraron asiento un gran número de industrias, altamente contaminantes. 

Entonces las nuevas prácticas del programa "Hoy no circula", encuentran su origen en esa contaminación generada por la industria.  Al mismo tiempo surge la duda sobre las autoridades federales que echaron la culpa a los vehículos automotores de combustión interna de la enorme contaminación de que ha sido preso el Valle de México, quizá con en propósito de hacer deslucir al que hasta hace poco dejó de ser el Jefe del antiguo Distrito Federal. 

La argumentación de la claridosa noticia de La Jornada, demuestra fehacientemente, que diariamente la industria contaminante arroja a la atmósfera 140 mil toneladas de gases y partículas que afectan la salud de los habitantes de la gran metrópoli; todo debidamente documentado.  

Da cuenta, además, de que 19 mil decesos prematuros ocurren al año en el que era llamado Distrito Federal. Que hay muchas industrias altamente contaminantes en plena producción, y además por la práctica del "Hoy no circula" se incrementaron las ventas de autos usados en un 15%. 

Es una vergüenza, por decir lo menos, que la Administración Federal, supuestamente a cargo de Enrique Peña Nieto, no haya actuado en consecuencia para, efectivamente bajar la contaminación y hacer respirable el aire de la Ciudad de México. El Presidente de la República no es  nuevo en el cargo y es notorio que no actuó con decencia política ni alto nivel profesional para dar solución a un viejo problema que, desde los tiempos del ingeniero Heberto Castillo, ya se conocía y para el cual él había propuesto una solución en aquella época se que se consideraba enormemente cara, pero viable, la de construir un tajo para dar salida a los vientos dominantes del Valle de México y dale salida a la polución que se acumula en la parte sur del mismo valle. 

Sin embargo, al equipo gobernante le faltó experiencia y, sobre todo capacidad para encarar un problema que afecta a millones de habitantes del que, si seguimos así debería ser denominado Valle de la Muerte" por la enorme afectación que tiene sobre los habitantes de la Ciudad de México. 

¿Acaso no tiene, el gobierno federal, a alguien que les diga lo que tienen que hacer para resolver un problema vital para el conglomerado habitacional más grande de la República Mexicana? 

¿Entonces que están haciendo allí aquellos que cobran cifras millonarias; para no hacer nada? El problema creado para dar solución, es más grave, que el que los origina. Somos millones de habitantes los que no encontramos qué hacer para resolverlo y, las autoridades, lo único que saben hacer, es pedir a la población  paciencia para ver si sopla el viento más fuerte y se lleve la contaminación que generan las industrias que no han sido capaces de disminuir la cantidad de contaminantes que producen. ¿Qué les pasa? ¿Están como orates o desquiciados?

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

06 de JUNIO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

En una reciente entrevista otorgada a La Jornada, el presidente Peña Nieto se atrevió a decir "Los comicios de junio no son adelanto de del 2018". Sin embargo, de inmediato puso a trabajar a su partido en el diseño de las estrategias para tratar de salvar o rescatar lo que quedaba de su imagen pública. 

Si se llevó el susto de su vida porque de alguna manera parecía que lo habían agarrado como al "tigre de Santa Julia". o por lo menos esa fue la impresión que dio. Pero ya había metido la pata y el ha costado "uno y la mitad del otro" dar marcha atrás, porque tuvo que reconocer, con sus acciones, que había hablado muy a la ligera y que había sido pillado en falta. 

La constatación de lo que estamos tratando la tenderemos en muy breve tiempo, pero antes ya se le reflejó el miedo en el rostro por su ligereza y las inmediatas acciones que debió tomar para tratar de contrarrestar su craso error. Si haber suficientes recursos tuvo que utilizar giros extraordinarios y destinarlos a la carrera a intentar, otra vez la compra de votos y reforzar su estrategia de comunicación. 

Sin embargo, muchos consideran que él, el presidente, por lo menos a mediano plazo, esta herido de muerte y alcanzar un repunte legal es imposible. 

Descuidó su imagen haciendo cosas impropias, y sin quererlo perjudicó enormemente a su partido. La ciudadanía no lo habrá de perdonar y ni siquiera en su partido encontrará el refugio que este espera de su falta de inteligencia y pericia.  

Su lucha en el campo de la educación se vio mermada y todavía falta por decirse la última palabra, mientras no amainen las reyertas del niño Nuño. y sus derrotas diarias en los hechos.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

30 de MAYO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SE APROXIMA LA HORA DEL ATRACO PRIÍSTA 

Si las próximas elecciones del 5 de junio fueran el día de hoy, las perdería el PRI, porque la sombra política de Enrique Peña Nieto, el presidente más impopular y rechazado de la historia moderna, ya no  cuenta con el respeto del pueblo de México al PRI, y eso lo sabe la dirigencia del partido tricolor. 

Sin embargo, en los próximos días el partido tendrá que hacer milagros para cambiar sus estrategias en tan poco tiempo y conservar el poder que ejerce desde Los Pinos. 

La trayectoria de decisiones puestas en práctica por Peña Nieto han puesto en evidencia que el PRI actual, no puede gobernar a favor del pueblo y ha creado un resentimiento mayúsculo en el sector social de todo el país, que ha traspasado nuestras fronteras. 

Si tenemos a un hablador como presidente, se pregunta el pueblo en este momento ¿cómo quieren que volvamos a votar por el mismo partido que encumbró a un inepto y lo llevó a la Presidencia de la República? No obstante el PRI no esta muerto y antes de acabar sus últimos estertores, intentará y llevará a cabo el segundo gran fraude electoral del Siglo XXI. 

Esta en juego la supervivencia del partido acostumbrado a gobernar e imponer las artes más maquiavélicas de que se tenga memoria. Y si es necesario comprar cada voto de millones de mexicanos que viven en la miseria, lo volverá a hacer, que no nos quede la menor duda.  

En las elecciones de 5 de julio estarán en disputa 12 de los gobernadores de la República y se marcará la tendencia de las próximas elecciones presidenciales, y en eso el PRI no puede arriesgarse porque le va en ello la vida del partido. 

Así que, desde ahora ya se comienza a ver la desesperación pintada en los rostros de los más altos dirigentes políticos del partido en el poder. Pero éste no es un grupo de mafiosos principiantes, es la crema y nata de la generación más corrupta de más de un siglo de existencia. Con un poder económico enorme que esta decidido a conservar el poder presidencial a como de lugar y no le temblará la mano, si es necesario llegar a la abierta represión violenta y deshumanizada si es necesario. 

Esta al mando, detrás de todo el tinglado Carlos Salinas de Gortari y sus socios archimillonarios. Además, toda la maquinaria de justicia y el Congreso de la Unión listo para crear las leyes que el Poder Ejecutivo les pida. Antes ese grupo en estaría dispuesto a hacer las masacres necesarias con tal de hacer prevalecer sus intereses y de poner en peligro su supervivencia como mafia  dominante, y les importaría un bledo quedar en vergüenza ante la comunidad internacional, si esto fuera necesario. 

Solo si la comunidad entera de los mexicanos lograra reaccionar como, tendría derecho a hacerlo, se podría poner en peligro el poder del PRI y las innobles ambiciones de esa delincuencia organizada llamada Partido Revolucionario Institucional.

 

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

23 de MAYO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL ELEFANTE BLANCO LLAMADO ONU

Habría que ver de alguna otra manera a la Organización de las Naciones Unidas, la cual no ha servido para paliar los apetitos típicos de algunos de sus miembros.

Especialmente, cuando algunos de los poderosos Estados representados en la ONU permiten la puesta en marcha de políticas de desestabilización de algunos de sus estados miembros, especialmente de los más débiles, porque éstos no actúan bajo los supuestos ideales, que los más fuertes y poderosos esperarían de ellos.

El caso muy actual de montar los elementos necesarios para dar golpes de Estado en aquellos gobiernos que buscan niveles más altos,  o más libres de independencia económica y política, acordes a sus propios intereses, como recientemente ha sucedido en los casos de Brasil y Venezuela.

En esos casos ha sido notorio y evidente que la imposición de intereses, como los de Los Estados unidos de Norteamérica, para cambiar los objetivos nacionales de esos Estados, ha puesto a prueba los elementos de convivencia nacional para los que fue creada la Organización de las Naciones Unidas y del concierto de la naciones que forman ese organismo internacional.

Los Estados fuertes no tienen el derecho de cambiar las políticas internacionales de los más débiles. No es el caso de que los Estados poderosos deseen comerse a los más débiles, porque estos estados débiles poseen todo el derecho a construir su futuro independiente, dentro de sus fronteras.

Cualquier acción tendiente a restringir el libre albedrío de los Estados débiles bajo presiones de cualquier tipo, debe considerarse como un acto intervencionista y apegado a sentimientos de deshumanización de otros estados miembros. Si no hay el respeto mínimo entre sus miembros, así sean de los más poderosos, no podrá haber equidad y plena justicia entre ellos.

La ONU debería contar con mecanismos de justicia y equidad que dirima las divergencias entre los miembros. Si no es el caso, como lo que está sucediendo en el mundo actual, hace a la ONU un organismo que no quiere evolucionar porque no protege los derechos de los miembros mas débiles, a los cuales sí utiliza para fines de dominación y solo para extender su hegemonía haciéndola cada vez más injusta.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

16 de MAYO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EPILOGO DEL CRIMEN DE AYOTZINAPA 

Ahí quedo para la historia; el crimen de Estado cometido en contra de los jóvenes normalistas de la Escuela Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa. 

Nada podrá borrar ese maldito crimen, episodio horrendo de la historia de nuestro país. Los culpables, todos lo sabemos, fueron en juicio directo de la opinión pública nacional e internacional, el régimen presidencial de la presente administración, encabezada por el señor Enrique Peña Nieto. El crimen de Iguala no tuvo mayor razón de ser que el de mantener ocultas las relaciones entre el crimen organizado y la estructura de poder del actual régimen político federal. 

La conclusión es que nada podrá hacerlo olvidar en la conciencia popular. Cada gota de sangre de esa inmolada juventud brillará por siempre en cada acto con que se quiera deslavar la ignominia del vil asesinato. Eso es lo que la camarilla de Los Pinos quiere, que el pueblo supere arrancando de su memoria este triste hecho de la historia, pero nunca podrá desaparecerlo de las conciencias patriotas y bien nacidas de nuestro pueblo. Llegará el día que por aclamación sea enunciado como el crimen de "peñanietismo" y quizá hasta se le dediquen el nombre de una frondosa avenida, con el recuerdo de tan vil bajeza cometida por un sistema político que se dedicó a vender al país y a disponer de los bienes de la nación, como si fueran propia y mercancía perecedera. 

Solo los optimistas somos capaces de esperar que el pueblo recuerde este episodio a la hora de ejercer su voto en las urnas presidenciales y que actúe en consecuencia, cuando haya llegado el momento de la verdad de los próximos comicios presidenciales.  

¿Es nuestro pueblo, uno con memoria? o ¿seríamos capaces de traicionar olvidando la supuesta, pero casi segura cremación efectuada, en contra de cada una de las más de ciento cuarenta tres víctimas inocentes?  

¿Tenemos algún derecho para cubrir con un velo de olvido el pasaje más obscuro y ominoso de nuestra resiente historia? O ¿debemos recordar hasta el último detalle de una canallada artera, corrupta y despreciable? 

¿Acaso alguien puede ignorar las estupideces del ex procurador Murillo Karam con aquella cursi cantaleta de su "verdad histórica" y los intentos de recomponer las cosas nombrando a la miss de Televisa para dictar el final de esta macabra historia?

Aunque tenemos los mexicanos fama de no mantener bien actualizada nuestra memoria, porque hay múltiples evidencias de ello, también es cierto, que no somos cobardes, como para ignorar y no obrar en consecuencia, al más grande aquelarre político del actual sexenio.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

09 de MAYO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA MEGA BATALLA POR LA CREDIBILIDAD 

La semana que culminó el día 29 abril, se dio el enfrentamiento más serio entre el Gobierno Federal mexicano y el grupo de expertos en Derechos Humanos de la Comisión que auxiliaba las investigaciones emblemáticas sobre el crimen de Estado de Ayotzinapa. 

Estaba en juego la credibilidad del aparato de justicia, comenzando por la Procuraduría General de la República, e involucraba directamente a la Presidencia de la República, porque había sido ésta última la que corrió del país, para efectos prácticos al grupo de expertos internacionales. 

La batalla la perdió a ojos vistas nuestro presidente quien con una cachaza descomunal cometió la terrible falta diplomática de renunciar a la valía de las investigaciones del Grupo de expertos extranjeros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La cual sitiando a la Procuraduría, demostró, más allá de toda duda, que la responsabilidad del crimen de Estado que culminó con la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de la Normal Superior de Ayozinapa recae en un sórdido negocio de tráfico de drogas donde está involucrada hasta la cúspide del Gobierno Federal. 

Fueron tensas las negociaciones e intentos del Gobierno Federal para  intentar frenar las investigaciones de los expertos, pero finalmente no consiguieron su objetivo, porque los alegatos e investigaciones no permitieron la distorsión de la verdad. Hizo quedar mal al Gobierno de la República y la equidad diplomática de nuestro país.  

Todo ello fue posible porque el Gobierno Federal había contratado los servicios de una dama, no tan dama, para encabezar la Procuraduría General de la República proveniente del Grupo Televisa, e ilusamente creyeron que podían distorsionar la justicia pasando por encima de la inteligencia de los mexicanos que creen en las "verdades" de un grupo de comerciantes de la publicidad política y social. 

Gracias a que el grupo de expertos demostró un profesionalismo a toda prueba, estamos ahora de plácemes celebrando el triunfo de la verdad y repudiando las vergonzantes conductas del duo Televisivo y el Gobierno Federal. Esto corrió como reguero de pólvora entre la diplomacia de todo el Continente Americano y gracias a ese arduo y valiente trabajo, todo huele mejor desde aquí hasta Dinamarca.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

02 de MAYO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

ASÍ NO SE CONSTRUYE UNA DEMOCRACIA 

No se puede intentar construir una democracia dictando leyes que van contra la sociedad que se gobierna. No se puede beneficiar a un Congreso de la Unión a base de "moches" y la abierta corrupción. 

No debe darse la colusión entre los poderosos en contra de los desposeídos. No se deben utilizar los recursos públicos, para satisfacer los gustos de quienes gozan de la administración de las finanzas que aportan vía impuestos, las mayorías. 

No se puede atentar contra la libre expresión de los medios, y no se les debe sujetar a estos con prebendas y "cochupos" millonarios. Es más no se deben hacer alianzas con las corporaciones de medios que coarten la libre expresión, porque ésta también es una forma de corrupción. 

No se puede beneficiar a sectores que ocupan las direcciones de los medios de comunicación, utilizando partidas presupuestales para lograr sus objetivos de distorsión y mediatización de la verdad. Esto hace que los flujos de la información, obedezcan a núcleos privilegiados con recursos no legítimos. 

No pueden utilizarse los bienes nacionales como si fueran, recursos propiedad del grupo en el poder político. Las propiedades nacionales son originariamente a la sociedad de gobernados y no tienen que ser usados en beneficio del grupo que hace usufructo del poder. 

Una democracia se construye en beneficio de la sociedad en general, no de pequeños grupos que detentan por un tiempo corto la toma de decisiones de carácter político y mediante corrupción se atesoran recursos que no les son propios. 

Una democracia se construye con la aprobación de de la mayoría popular, no con testaferros, que alquilan sus conciencias para beneficiar a los gobernantes que les dan a ganar cantidades ilegítimas enormes. 

Si un sistema político trabaja para una minoría en el poder, no es una democracia, sino la tiranía de un grupo que se adueñó del poder y está propiciando la más rampante de las corrupciones, donde no prevalece la justicia y sí, en cambio, el sometimiento político. 

El régimen que dicta las leyes para dominar al pueblo, como la Ley Atenco, se sale de la legalidad y desprecia la democracia. 

Un sistema totalitario hace su aparición cuando en lugar de respetar la voluntad popular hace trucos para violar los preceptos constitucionales, en contra de las mayorías populares.  

Cuando una nación tan poderosa como los EE. UU. reconoce que se está gobernando mal su vecino del sur es, porque se han rebasado los niveles de corrupción y han dejado sin vías legales la defensa de sus ciudadanos y eso tampoco es una democracia. 

Cuando, sin hacer consulta pública un gobierno atenta contra las propiedades genuinas del pueblo, no puede llamarse democracia, sino, Estado Totalitario, por más que asegure lo contrario. Si no cumple con la Constitución que juró espetar, el grupo en el poder esta formado por un equipo de amigos de lo ajeno, y no merece hacerse llamar democracia. 

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

25 de ABRIL de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

DERECHOS HUMANOS Y DIGNIDAD INSTITUCIONAL  

Aunque en política las coincidencias no existen o casi podría decirse que son rarísimas, no deja de sorprendernos que dentro de la actual discusión nacional, sobre los derechos humanos, en México es justo cuando las poderosas voces del imperio se dejan oír para condenar la falta de respeto por esos Derechos que en nuestro país dejan mucho que desear. 

Solo en ese contexto se explican las declaraciones del general Salvador Cienfuegos Zapata, Secretario de la Defensa Nacional, pidiendo disculpas a la sociedad mexicana por haber sido difundido un acto de flagrante tortura llevado a cabo por elementos del Ejército. 

El agravante fue que utilizaron un video que mostró a millones de compatriotas, el salvajismo exhibido por los militares en un acto directo de tortura contra una mujer, el cual es el talón de Aquiles, del respeto que se debería siempre resguardar y que supuestamente, en nuestra cultura nos han enseñado respetar. Aunque, en años recientes los horrendos crímenes contra las féminas, se dispararon las estadísticas de muerte en el pasado coto de poder del señor de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto; el ex mandatario del Estado de México. 

Al mismo tiempo se ha llegado a una confrontación política y mediática entre la cúpula del poder político mexicano y los organismos que defienden los Derechos Humanos en el ámbito latinoamericano, porque el Gobierno Mexicano permitió el arbitraje de la organización Interamericana de Derechos Humanos, creyendo ilusamente, que esta respetable organización legitimaría la sarta de mentiras del ex procurador Murillo Karam y su "Verdad Histórica".  

Cuando el Gobierno Federal se dio cuenta de que las conclusiones de la investigación apuntaban a la responsabilidad de las autoridades mexicanas, con poca o sin ninguna vergüenza, motaron una estrategia para desacreditar las conclusiones de la Comisión Internacional, pero las conclusiones de la gente pensante que, créanlo o no, todavía es mucha la mayoría de los mexicanos que pensamos que los viajecitos de Peña Nieto tenían como propósito tender una cortina de humo para tratar de salvar la responsabilidad de Peña Nieto en los lamentables hechos de Ayotzinapa. Sin embargo, con la intervención de Washington se obligó a Peña Nieto a morder el polvo.  

A los Estados Unidos les conviene tener lo más limpio posible su patio trasero, sin fisuras con el resto de Latino América, y ni modo. Se obligó al general Cienfuegos a bajarse de su caballo y a reconocer que en la institución que él defendía a capa y espada hay mucho más, porquería y sometimiento del que él nunca imaginó y reconoció. Después que le sacaron sus trapitos al sol, ya no le quedó, sino pedir perdón, sin ninguna dignidad.  

A su jefe le salió caro el asunto, como su dispendioso numerito de ir, acompañado de sus cuates de la IP, a visitar al presidente Juachin Gauck en Berlín y aceptar, que hizo notoriamente el ridículo con la Primera Ministra germana, cuando ella le sugirió, con irónica sonrisa  que Alemania le podía brindar ayuda para resolver el caso Ayotzinapa. 

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

18 de ABRIL de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

México, entre otras cosas, vive importantes regresiones a su historia. Otro presidente, también priísta, a quien le encantaba viajar apodaron, el pueblo y no pocos de sus amigos, lo apodaron "el presidente Adolfo López Paseos". 

Ahora por vocación propia a Enrique Peña Nieto le debería llamar el pueblo "Enrique Peña el Inquieto" porque no pierde ocasión de hacer un viaje a cualquier lugar del mundo que se le antoje. 

En este momento, si alguien lo requiere para tratar algún asunto de vital importancia, se encuentra en Alemania en compañía de algunos amigos y algunos socios importantes de la iniciativa privada. El pretexto es observar e invitar a sus amigos de la iniciativa privada a invertir en México, como si esa fuera una de sus responsabilidades.  

Sin embargo, no se hagan ilusiones porque detrás de la aclaración oficial, siempre tiene otra razón para hacer sus viajes en momentos oportunos, como por ejemplo huir de las quejas de millones de mexicanos que reclaman airados, porque el Gobierno Federal no ha hecho gran cosa para controlar la contaminación en la que fuera la "Región más transparente del Aire". El sufrido Valle de México, convertido por voluntad priísta, en el peor hacinamiento de mexicanos, hasta hace poco muy dados a mostrar con multitudinarias marchas de protesta, por las más importantes y céntricas avenidas de la Capital de la República.  

Los motivos para organizar esas marchas son debidos a muchos temas de insatisfacción social, marchas en las que las mentadas están muy presentes y no respetan al principal impulsor de los "moches" que unta las manos de los cada vez menos honorables miembros del Congreso de la Unión, quienes son unos voraces servidores del Poder Ejecutivo, como lo demostró la venta de PEMEX y la privatización de la Comisión Federal de Electricidad, para la cual contó con la entusiasta aprobación de los dueños del capital en México y en los EE. UU. 

El más controvertido proyecto de ley a discusión es la modificación del artículo 29 a la Constitución Política que genera la estructura de las Garantías Individuales y los Derechos Humanos modificándola con otra redacción que permite la desaparición temporal de su vigencia cuando, por ejemplo, lo pida el presidente de la República, ante situaciones de excepción en que esté, en peligro la gobernabilidad y la buena marcha del país. 

Este proyecto del Poder Ejecutivo, es el más peligroso, porque con  un acuerdo entre los poderes de la Unión, dejaría atrás el principio de división de poderes y puede, si se le da la gana al presidente, convertirse en dictador y perpetuarse en el poder político de la Nación. 

Es en ese contexto político, que Peña Nieto haciéndose el occiso, pudo viajar a Alemania, como si nada estuviera pasando en México, cuando escasean los recursos económicos en muy variadas necesidades de la población menos favorecida. Esta no es la apasionada entrega, sino otra más de sus "graciosas" huidas.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

11 de ABRIL de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CON TODO EL RESPETO DEL MUNDO 

Hoy a mis lectores les tengo dos noticias, una buena y otra mala. 

La buena es que, debo reconocerlo, no hemos tratado en Línea Directa adecuadamente, a nuestro primer mandatario y es justo hacer un paréntesis para aclarar porque escribo lo que escribo. 

Como es nuestra obligación periodística, siempre tratamos de informarnos de todo aquello sobre lo cual editorializamos en este espacio. De esta manera hemos seguido siempre de cerca las actuaciones de los funcionarios sobre los cuales comunicamos juicios, dimes y diretes sobre ellos.  

Así cuando nos referimos a la actuación profesional del señor Presidente, lo hacemos con conocimiento de causa, lo cual es nuestra obligación profesional. Desde antes de comenzar el actual sexenio nos pusimos a investigar los antecedentes del licenciado Enrique Peña Nieto, y recientemente nos hemos dimos cuenta de una característica  fundamental de su forma de operación política en el campo de los hechos; el joven mandatario se propuso llevar a cabo una estrategia muy particular que podría resumirse de la siguiente manera: lograr el control político jurídico de las instituciones fundamentales de la República, lo cual no tiene nada de malo si logra convencer a los mexicanos que vivimos y respetamos la división de poderes del Estado. 

La mala noticia que tenemos pendiente es que ahora, si se le pegara en gana al mandatario, el podría hacer aprobar, con la mano en la cintura la ley que le que el actual mandatario se ha convertido en el arquetipo del poder político de la república y está sobre cualquier otra institución.  

El haber mandado a volar, rompiendo un acuerdo firmado con la comisión del Grupo Interamericano de los Derechos Humanos, que investiga el caso de los normalistas de Ayotzinapa, lo ilustra todo. El mensaje y el tono utilizado por el secretario de Gobernación es, más que claro, es nítido y propio de un cancerbero. ocurriera y si, por ejemplo, le viene a la cabeza que, de hoy en adelante los mexicanos que citemos su nombre debe anteceder a la frase "Su Alteza Serenísima don Enrique Peña Nieto, señor de Atlacomulco, por gracia de Dios y de las más altas autoridades federales del País", puede hacerlo sin que legalmente nadie pueda impedírselo.  

Debemos recordar que él, antes de ser presidente de México ya tenía la intención de transformar el Congreso de la Unión en una institución fiel a los deseos del Poder Ejecutivo, así como controlar la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para lo cual no tuvo la menor resistencia. Ahora con la conformación actual de esas instituciones, no tiene ningún tipo de barrera que pueda impedirle hacer su voluntad.  

Debemos dejar en claro que por primera vez en la historia de nuestra país, exceptuando el movimiento armado de 1910, y el periodo del presidente Victoriano Huerta, nadie había concentrado todo el poder político de la República Mexicana, en una sola persona. Por ello debemos reconocer.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

04 de ABRIL de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL TERROR GLOBALIZADO 

Hoy en día nadie esta a salvo; el terror es el símbolo de los nuevos tiempos mundiales. Está tan presente en Bruselas, como en París, en Berlín, como Tamaulipas, Guerrero y en cada uno de los penales mexicanos. 

La sociedad esta sitiada por el terror. Hay terror en los Pinos, en las calles de la mayoría de las ciudades nacionales y extranjeras. En los Pinos porque el señor de esa casa no sabe si terminará su sexenio y porque podrían verse obligados a reconocer su culpabilidad en algunos peligrosos crímenes de Estado.  

Hay terror en la sociedad porque después que Los Pinos vendió PEMEX y la Comisión Federal de Electricidad, ahora se pueden vender, desde el Hemiciclo a Juárez, hasta la catedral metropolitana y hasta la Basílica de Guadalupe. Las minas más productivas del país, el Reglamento de Tránsito y todo lo demás. 

Así mismo hay terror porque la aprobación para el cultivo y comercialización de la mariguana está en camino y, además, para la producción controlada de la amapola, ingrediente indispensable para la elaboración de heroína. 

En otros ámbitos económicos hay terror porque además de las desapariciones forzadas, los secuestros y la descontrolada corrupción, se teme que en los cementerios del país estén enterradas las minorías de los mexicanos, porque existen más muertos enterrados fuera de los cementerios, de los que hay enterrados dentro de ellos y la población viviente tiene conciencia y pruebas de eso. 

Hay terror porque siete millones de mexicanos no saben si podrán comer mañana. O si les alcanzará para abordar el camión, porque o comen o se transportan. Hay terror porque se dice que don Beltrone tiene amarrada la Presidencia para el siguiente sexenio. 

El terror ha invadido la mayoría de los hogares mexicanos porque se han visto claras intenciones de privatizar el agua potable y la semi potable, y la única la ganadora será la Coca Cola de México(?). 

Hay terror porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sido penetrada por consorcios extranjeros, como la que logró la aprobación para la producción y la comercialización de la mariguana. Hay terror entre la clase política mexicana porque en la ONU y otras instituciones extranacionales piensan que la corrupción y la impunidad se reinventaron en México. 

El terrorismo es el signo de los tiempos modernos del planeta y México, puede continuar siendo la gran víctima de America Latina.

De hecho ahora no existe ni la más minima posibilidad de que si al señor de Los Pinos se le ocurre vender el Palacio de Tolsa, podrá hacerlo sin que ninguna autoridad se lo impida. Es más, si algún  candidato a la presidencia de Estados Unidos, por el partido republicano se le ocurre, puede solicitar licitación de compra del Palacio de Bellas Artes y los mexicanos guardaremos silencio, como lo hemos venido haciendo en estos cuatro años de despojo de nuestra nación.  

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

28 de MARZO de 2016

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Una de las penas ajenas más grandes sufridas por el señor de los Pinos, Enrique Peña Nieto ya siendo presidente,  debió ser enviar a la cárcel al doctor Mireles, el luchador social que impulsó  un novedoso método de participación ciudadana como líder de las brigadas de ciudadanos armados, para autodefensa y protegerse de las conductas delincuenciales de los grupos como los cárteles del narcotráfico.

Queda claro que lo anterior es una de las responsabilidades a cargo de servidores públicos del Estado, pero cuando éstos son rebasados por las acciones de los cáteles de la delincuencia organizada, requieren de la ayuda de organizaciones ciudadanas voluntarias para su autodefensa.  Eso, en su momento, fue de gran utilidad para defender los intereses de muchas comunidades que lograron mejores niveles de seguridad pública.

Claro que al estar prestando un servicio no reglamentado por las leyes del propio Estado, creaba un régimen de excepción que no tardó mucho en ser cuestionado, ya que no estaba previsto en las leyes su existencia.  El principio jurídico de que es la autoridad del Estado, la que posee el monopolio de la fuerza,  para controlar la violencia había sido roto, aunque en su momento ello fue de gran utilidad.

Los logros de las organizaciones autónomas, ajenas a la estructura jurídica del Estado, poco después fueron cuestionadas por la autoridad formal que contempló la desaparición de las mismas. Sin embargo existieron resistencias, porque  se esperaban pruebas de que la autoridad constatara que podría mantener el control de seguridad mínima  que garantizaran la paz social y que fueran efectivas, especialmente cuando ya se sabía que la violencia y la corrupción habían rebasado las expectativas sociales y habían dado origen a las autodefensas armadas.

En ese momento fue cuando las autodefensas ciudadanas armadas se negaban a desaparecer,  porque nada les garantizaba que la violencia estaría controlada y aquella ocasión, el doctor Mireles argumentó que si el Estado ya había fallado,  con que garantía contaba el Estado de que la violencia estaría controlada.

Mireles se hizo acreedor al regaño de Peña Nieto y se creó un conflicto entre ambos. A Peña Nieto no le gustó la actitud del doctor Mireles y ordenó su detención, para lo cual le sembraron pruebas de una conducta delictiva y ahí comenzó el encarcelamiento que aún hasta la fecha perdura. El presidente se vio terriblemente mal, pero se salió con la suya, aunque para ello tuvo que mentir y hacer sentir su poder ilegalmente. .  

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

21 de MARZO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL VALIENTE VIVE, HASTA QUE EL COBARDE QUIERE 

La desesperación de la sociedad mexicana va en aumento exponencial. El pueblo tiene hambre de nutrientes; mas de siete millones de mexicanos, entre ellos buen número de ellos son niños y lo que comen no les es suficiente para tener un desarrollo sano y equilibrado. 

Los artificiales sentimientos que los mantuvo, como producto de la visita del Papa Francisco ya se perdieron entre todas sus carencias. La comunicación oficial mediatizada y cooptada por el sistema político, siempre muestra una cara optimista que no está de acuerdo con la realidad. Los indicadores de los niveles de corrupción oficial, no bajan, y de esperanzas no vive el hombre que ve mermada la salud de los habitantes del país. 

En ese caldo de cultivo se dan a conocer noticias alarmantes de las minusvalías de CONSAR, comunicando que se pierden cientos o miles de millones de pesos. Dinero que, en esencia, pertenece a los trabajadores de México y del cual es responsable el organismo que está para proteger esos fondos y eso se ha convertido en un efluvio pestilente, con olor a Dinamarca. 

El control de precios al consumidor se ha vuelto una caricatura o, mejor aún en un sueño oficial guajiro que no alivia en nada la falta de alimentos y sí aumenta la desesperación. Ya no bastan las protestas publicadas en las redes sociales. Hay quienes comienzan a pensar en la conveniencia de una venganza directa y aún faltan más de dos años para que finalice el sexenio más injusto que ha tenido la población mexicana en los últimos tiempos.  

La alianza de la dirigencia política mexicana, con el sector económico más poderoso del país se ha vuelto insostenible el ritmo de vida de un pueblo que ya ha pasado muchas pruebas y ajustes del cinturón y hasta se cree que ya ni a cinturón llega, porque si el pueblo puede venderlo lo hace. 

De las carencias del pueblo no se dice nada con veracidad. Y solo falta que un padre desesperado esté de acuerdo en cambiar su vida por la del ser que cree culpable de lo que está pasando en México, para encontrarle fin al sufrimiento. 

Las consecuencias serían terribles de sucederle algo al primer mandatario, pero pocas posibilidades se pueden observar para un cambio positivo en la cúpula del poder político de México.  

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

14 de MARZO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

MÁS TEMPRANO QUE TARDE, SE LE CAYÓ EL GARLITO A PEÑA 

Al parecer nacido con mala estrella al presidente, se le quemó la sopa en el asunto de su pleito con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por los resultados que obtuvo en el caso del "Chapo" Joaquín Guzmán Loera. 

Justo cuando está siendo cuestionado el señor Peña por el grupo de la citada Corte de Derechos Humanos, a Peña Nieto y su grupo de "expertos", se les ocurrió dar no un tormento chino, sino uno nazi al narco mexicano más rico del mundo. Y, sin guardar las forma, le ha estado aplicando durante los dos últimos meses una tortura nueva que no se había usado antes en México, no permitiéndole al Chapo dormir, durante dos meses. Y, como a los nazis de Adolfo Hitler le dio resultado. 

Después de eso el famoso narcotraficante comenzó a cantar hasta en totonaca. Luego comenzó a pedir clemencia y además, que si querían sus captores, no apelaría jurídicamente a su extradición a los EE. UU. porque ya se sentía al borde de la locura.  

Los que si hablaron fueron los parientes del famoso Chapo y se quejaron del tormento nazi a que estaba sometido el narco mexicano más exitoso de la historia y lo que dijeron, ya no le hizo gracia al señor Peña, porque se refirieron a la última fuga del penal de alta seguridad del Altiplano: que ésta había sido aprobada por las autoridades mexicanas a cambio de que el Chapo financiara las postulaciones de algunos priístas muy importantes, para la siguiente contienda electoral.  

El caso es que Guzmán Loera fue traicionado, por quienes habían auspiciado y propiciado su fuga. Y ese es un argumento irrebatible y, además el actual sometimiento a la tortura nazi es el resultado de haberse detectado que el Chapo no pensaba cumplir todo lo pactado con las autoridades mexicanas, para sobrevivir el próximo sexenio en el poder político de México. 

Así que no salga Peña con que está haciendo justicia, con el inhumano tratamiento de esa tortura, si bien no lastiman su cuerpo, si le destruyen el cerebro y eso es más dañino que si le amputaran alguna extremidad. A partir de ello, el señor Peña no tiene elementos para afirmar que nuestras autoridades no practican la tortura en México y así continúa el Estado rompiendo los más elementales derechos humanos que nada tienen que ver con aquel brillante ídolo cubano que textualmente dijera "Cultivo una Rosa Blanca en Junio como en enero y para aquel que me arranca el corazón con que vivo..." 

Así la argumentación de Peña contra el grupo de expertos de la Comisión de Derechos Humanos, cae por su propio peso hasta el bote de la basura. Y eso lo propició el señor Peña Nieto y sus secuaces. Que no se hagan como el tío Lolo. 

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

07 de MARZO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SITIADOS POR LA ESTUPIDEZ O LA MALA ENTRAÑA 

El secretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno Mexicano, Luis Videgaray, el más orgulloso ITAMITA del Gabinete Presidencial del señor Peña Nieto, todavía no se ha dado cuenta de lo que sucedió en días pasados cuando agarró frío a su jefe y éste había declarado a la prensa que la promesa de su gobierno de no subir el precio de las gasolinas seguía en pie, esto es, cuando esto está vigente.  

Ni Videgaray, ni el resto del personal federal del primer círculo del poder político en México supieron lo que estaba pasando y el porqué. Sin embargo, ni tardo ni perezoso el secretario de Hacienda refutó a su jefe declarando que los precios de los energéticos continuarán su propia dinámica que ello obedece a factores externos y se aseguró de mencionar que los clientes mexicanos de las gasolinas continuarán sujetos a las condiciones extranacionales que determinan los precios del mercado. 

El brillante itamita estaba siguiendo los pasos de los responsables del petróleo venezolano quienes todavía continuaban dentro de la burbuja informativa que culpaba a Arabia Saudita de haber incrementado la producción del oro negro hasta límites que logran desestabilizar a casi todo el resto de los países productores de petróleo.  

Sin embargo, todo fue una estrategia urdida por los más poderosos bancos de Wall Street, para ganar fabulosas cantidades de millones de dólares, a costa de bajar a límites históricos los precios del oro negro a nivel mundial.  

Lo preocupante del asunto, es que el señor Videgarary, como gran parte de los interesados en este tipo de asuntos, tampoco tuvimos tiempo de leer la bien documentada columna "Bajo la Lupa" de Alfredo Jalife-Rahme titulada: "Morgan Stanley encabeza el desplome del petróleo", apenas publicada en la Jornada del día 28 de febrero. Esta conducta en lectores "free lance" no es grave, pero para el egresado del MIT y secretario de Hacienda y C. P. mexicano si es mucho más que lamentable, el que él y el equipo político a que pertenece no tuvieran idea de los que realmente estaba pasando y sobre todo el porqué. 

Que a nosotros nos pase, no posee creo, mucha importancia, pero que le pase a todo un Secretario hacienda ese es otro cantar. Si el se doctoró en EE. UU. no tiene excusa a menos que sea la idiotez que caracteriza a este Gabinete presidencial. 

Todo este asunto apesta un poco a traición, porque quienes debieran estar bien informados no lo están, como si no  conocieran la suficiente, al facineroso, vecino del norte y sus mañas para despojar en despoblado a quien se distraiga o no esté preparado. Si Videgaray bajó la guardia, es su problema, pero él no cobra para eso.  

Apenas días después fue publicado que en breve tiempo estarán abiertas en México las gasolineras representantes de las grandes corporaciones transnacionales, que darán la pelea para hundir aún más a PEMEX, la que ya está endeudada por encima de su capacidad de pago. Así que no se asombre el lector cuando se entere que la deuda exterior de PEMEX será pagada como la de Fobaproa, por loas contribuyentes mexicanos.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

29 de FEBRERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SE VA EL PAPA Y SE APAGA UN LUCERO DE LA CULTURA 

Como si existiera una coincidencia sobrenatural, cuando el Papa regresaba al Vaticano dejó de existir un monumento a la cultura; murió Umberto Eco, el pasado viernes.

Uno de los intelectuales más brillantes y connotados de Italia murió en Milán a los ochenta años edad. El gran semiólogo y por lo tanto maestro de los significados, pareció avergonzarse de la visita que hizo a México el Papa Francisco y probablemente falleció de tanta indignación que provocó entre los creyentes mexicanos tal visita. 

Cuando la población mexicana esperaba un mensaje de aliento que reconfortara la triste situación de un país rebasado por la violencia, la muerte y la indignación que ha convertido en un camposanto el otrora territorio azteca, debido a la corrupción política, a la iniquidad social y a la impunidad rampante, se notó la alianza entre los poderosos de México y la Santa Sede.  

Un manto de ignominia pareció cubrir el cielo mexicano, porque la gente pensante pudo constatar que indignos acuerdos preestablecidos de las fuentes de poder político habían pactado no tocar los puntos esenciales de la vida político religiosa en México. 

Todo ello entristeció millares de hogares mexicanos hasta llevarlos a preguntarse si de veras debió hacerse esa visita que solo benefició a las corrientes más privilegiadas de la sociedad mexicana y se olvidó de la gran mayoría que sufre hambre de alimentos y respeto en su propio lugar de origen.  

Con qué Derecho llega a México la más alta personalidad de la Iglesia Católica a prestarse a una vil parodia para distorsionar la realidad mexicana y participar de cuerpo entero, para afirmar y legitimar un narco-Estado que oprime a las clases más depauperadas, del quizá el país más engañado del globo terráqueo, que cuenta con una élite poderosa, para mantener sojuzgada a una nación que debería tener el derecho de aspirar y exigir una mejor situación para sus paupérrimas condiciones de vida. 

Si hasta el final de su vida Humberto Eco conservó su lucidez y creatividad, debió morirse de vergüenza por observar a un Papa que muy poco le importaron las condiciones reales de vida que llevan a la desesperación a una grey cada vez más injustamente engañada y sujeta a prácticas que le corrompen la vida a toda una nación. 

Hubiera sido mucho mejor que el Papa intentara pronunciar la palabra indígena Ayotzinapa que, junto con sus 43 víctimas, representan la vergüenza más espantosa a la que se ha enfrentado el actual Gobierno Mexicano. Pero pasar de largo, como si eso nunca  hubiera existido es criminal, mentiroso y estúpido.  

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

22 de FEBRERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

SER O NO SER, UN BUEN PAPA. 

Hasta el momento de escribir estas líneas no ha sido incluido, en la agenda papal, el compromiso de un encuentro del Papa Francisco con los padres de los estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.  

Es muy probable que ello se deba a una condición propuesta por el Gobierno Mexicano cuando se acordó entre las partes, la visita del jefe de la Iglesia Católica. Sin embargo, en el Vaticano como en México, sabemos que el Papa esta debidamente informado, por los servicios de inteligencia de la Santa Sede en nuestro país, y que el Papa Francisco conoce al detalle, el clamor de nuestro pueblo, que pide a gritos justicia por el genocidio, o mejor llamémoslo por su nombre, crimen de Estado de cuarenta y tres estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa. 

Si el Papa Francisco accedió a mantenerse al margen de esa importantísima responsabilidad del Estado Mexicano, sus razones tendrá, pero con ese acto será medida la benevolencia del jerarca católico.  

Aunque también cabe la posibilidad de que el Papa haya ideado una estrategia para externar el sentir de un ser humano profundamente indignado por la injusticia de los desaparecidos en México y haga una declaratoria posterior, que lleve a la población latinoamericana a pensar que no es un problema de insensibilidad papal, sino una impotencia momentánea por algunas razones que todavía no nos podemos explicar. 

De lo que no cabe la menor duda es, que ese asunto es vital para el futuro de la religión católica en el Continente Americano. El Papa Francisco está obligado por su yo interno y las consecuencias que se pueden derivar, en un buen número de países de la región, si no actúa el más alto dignatario de la Iglesia con el sentido religioso y la valentía que debiera. 

Los costos para la institución religiosa fluctuarían, entre la desilusión más tremenda de su grey, y una enorme pérdida de credibilidad de millones de católicos en nuestro continente. Pero de que debe haber una conducta positiva del Papa, no cabe la menor duda. Dejar pasar la oportunidad de externar el pensamiento papal en torno a los derechos humanos de las víctimas, e ignorar la misericordia, sería criminal y el Papa Francisco posee la inteligencia para darse cuenta de las condiciones reales que posee el problema. Él, mejor que nadie, sabe que no se puede quedar bien al mismo tiempo, con Dios y con el Diablo.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

16 de FEBRERO de 2016

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

UN GRITO EN EL DESIERTO 

La semana pasada se volvió a escuchar la voz de Noam Chomsky, el intelectual más conocido de nacionalidad estadounidense, quien con toda la autoridad de sus conocimientos y prestigio hizo al mundo una advertencia: estamos viviendo la última crisis mundial del Planeta Tierra. 

A pesar de las múltiples señales de que se esta destruyendo a la civilización, el mundo en general y en particular los EE. UU. al ignorar el cambio climático que esta viviendo la población de nuestro planeta nos llevan a la destrucción de la humanidad.

Más claro que lo anterior, ni el agua más pura. Por la senda actual acabaremos auto destruyéndonos. El daño que estamos produciendo a nuestro medio ambiente muy pronto será irreparable y comenzarán una serie de eventos sin parangón en la vida del planeta. 

Quizá el más famoso de los intelectuales estadounidenses elevó su docta voz para tratar de hacer un alto en el camino por el cual nos dirigimos a nuestra autodestrucción. Pero nunca lo habíamos leído con tanta seriedad como ahora y solo para rarificar, lo mismo que pensamos muchos en puntos tan disímbolos del mundo. 

Noam Chomsky posee toda la autoridad moral para juzgar y decirnos que en su país se encuentran los promotores del desastre y explica las razones por lo que lo hacen. En defensa de un modelo capitalista que está agotado y produce mayor destrucción que nunca en todas las latitudes del viejo y el llamado nuevo mundo. Pero el colapso es inminente. El capitalismo que llevó a construir al Estado más fuerte del globo terráqueo lo esta llevando a su destrucción. 

Las diferencias políticas entre los dos partidos de los EE. UU., el Partido Republicano y el Demócrata están en una permanente lucha y esas diferencias, causan un choque que impide ponerse de acuerdo a quienes desean preservar el Planeta Tierra. Los republicanos, tercos y hostiles no aceptan la gravedad del problema inducidos por su temor a la perdida del poder político y los demócratas no han encontrado el modo de disuadir a sus contrapartes; el resultado un solución que no llega y que pone en riesgo toda la vida del planeta tierra tal y como ahora la conocemos. 

Chomsky reconoce y denuncia la verdad, pero está muy consciente de que de no llegar pronto a encontrar un acuerdo todo se va al diablo. 

La moneda esta en el aire, lo único malo es que cada día que pasa, si no se llega a un arreglo positivo, será más difícil evitar los daños  que ya hemos llegado a infringirle al planeta y por ende a la población que lo habita. 

Se requiere buena voluntad de la suma de los habitantes de La Tierra, para encontrar la solución al reto más grande de todos los tiempos de la humanidad. Sin principios ecológicos no podremos sobrevivir.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

08 de FEBRERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

ANALISIS PARA CIEGOS 

Siempre he admirado a quienes ejercen el género de "Moneros" en los medios periodísticos. En el último número de la Revista Proceso No. 2048, colabora con una caricatura el compañero Rogelio Naranjo. El dignísimo trabajo lo titulo "Incienso" y no tiene desperdicio, porque aparecen la figura del Papa Francisco y la del señor de Bucareli, con un globo de texto de solo cinco palabras que pronuncia el Papa: "Aquí Algo Huele a Mota". 

A los "Moneros" los considero, entre otras cosas, los genios de la síntesis, porque son capaces de utilizar unos cuantos rasgos, para plasmar la realidad que nos rodea o interpretar complicadas situaciones, de manera inmediata y accesible. Efectivamente tiene toda la razón don Rogelio, en todo el país nos huele a mota. 

Sin embargo, eso no es lo grave, lo que sí lo es, que se trata de la decisión del gobierno estadounidense de hacernos productores y comercializadores de mariguana a como de lugar. Allá, en la capital del imperio se propusieron llevar a cabo sus razones, para legalizarla en México y como suele suceder diseñaron una estrategia que culminó con el nombramiento de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, como ministro de la Suprema Corte de Justicia de México. 

Medina Mora, un abogado mexicano que hasta ese momento fungía como embajador de México en los EE. UU. y que fuera nombrado por Enrique Peña Nieto, fue enviado, con el visto bueno de sus jefes a México y, sin más antecedentes que haber sido nombrado por el ex presidente Vicente Fox Quesada Procurador General de la Republica, a la muerte de Ramón Martín Huerta quien era secretario de Seguridad Pública. 

Antes Medina Mora, fue director del CISEN, Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional, al que desmantelo en su momento. Pero, bajo la nueva estrategia del imperio, le era más útil participar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para desde ahí impulsar la legalización, la producción y comercialización de mariguana. 

Como por arte de magia y, en concordancia con la autorizada voz, desde su rancho Vicente Fox quien, curiosamente se volvió abierto defensor y promotor de la legalización de la Canabis índica, le abrió las puertas a la expansión comercial de la mariguana. 

Recordemos que, en su momento Vicente Fox fue acusado de haber permitido la primera huida de un penal de alta seguridad al "Chapo" Guzmán Loera, por afinidad profesional en los ámbitos de las sustancias que crean dependencia, como es la Coca Cola, bebida que contiene en su fórmula, recién publicada, pasta concentrada de hojas de la planta de Coca y que Vicente Fox fue durante años gerente de la Coca Cola en México, justo antes de ser invitado por Maquío a afiliarse al Partido Acción Nacional, para luego ganar una diputación por ese partido y, posteriormente, ganar las elecciones para ser presidente de México. 

Así es que la estrategia, delineada en el centro de poder imperial, sigue su curso y ya pronto los mexicanos seremos testigos de nuestra abierta participación en la legalización del estupefaciente conocido como mariguana. El resto de la historia ya también ha sido publicada, como por ejemplo, que por lo menos tres ex rectores de la UNAM, han declarado públicamente que aprueban el uso de esa droga, siempre y cuando sea utilizada para atender la salud de la población, como primer paso, de lo que está muy feliz Medina Mora en la Suprema Corte de Justicia, que para ello vino a México retando a sus nuevos pares.   

por GERARDO REYES GÓMEZ

01 de FEBRERO de 2016

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL PRINCIPIO DEL FIN 

La estupidez humana es proverbial y difícilmente acepta los cambios bruscos y difinitorios en su devenir histórico. Sin embargo esto tiene que cambiar. La vida en el planeta tiene que cambiar o enfrentar el fin de una era devastadora que pondrá en peligro el la preservación de la especie. 

Signos hay de sobra, pero los gobiernos no se atreven a aceptarlos. Primero mencionaremos los últimos que conocemos de nivel casi mundial, que anuncian el fin del capitalismo, como modelo económico agotado.  

Cuando en las tres primeras semanas de éste año se colapsan las economías de los países más poderosos del planeta, producto de la caída de las finanzas de los centros de poder mundial, ello tiene una interpretación muy clara. El sistema económico prevaleciente en el mundo esta herido de muerte. Ello no será el día de mañana, pero e que es inminente no cabe la menor duda, ya que una perdida de 7.8 billones de dólares en las finanzas del imperio en las primeras tres semanas del presente año poseen un significado que nadie puede ignorar. 

Ello es el indicador más grave que, poco más tarde o más temprano, se presentará la próxima recesión mundial, debido a que está fuera de control un mecanismo que había logrado regir durante más de un siglo la economía mundial. 

Si los centros de estudios del desarrollo se pusieran a trabajar a marchas forzadas, se darían cuenta que la debacle mundial ya comenzó. El principal indicador desde nuestro punto de vista, es el de la migración internacional que tiene postrada a varios países de Europa y que en el continente americano afecta al imperio estadounidense y países aledaños. 

Los humanos ya no cabemos en el mundo produciendo y contaminando nuestro medio ambiente. Es una carga extraordinariamente pesada que, por el momento todos los países no podemos afrontar. Esto no significa que la vida en el planeta Tierra va a terminar en un cortísimo periodo de tiempo, pero de que ya empezó la debacle, ya empezó. 

La violencia en el mundo crece a niveles escandalosos, la injusticia y la corrupción lo hacen de la misma manera y el mundo no esta preparado aún para frenar esos nuevos signos catastróficos. La perspectiva dista mucho de ser feliz, más bien es aterradora. 

No pretendemos alarmar al mundo, ni mucho menos pero, o nos ponemos a pensar en este tipo de problemas o no lleva la tristeza.    

por GERARDO REYES GÓMEZ

25 de ENERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL RIDÍCULO IMBORRABLE 

Con casi todos los miembros de Consejo de Seguridad Nacional presentes en el escenario, formaditos y bien portaditos, la gloriosa presentación del mensaje a la Nación, en la cual se anunciaría la nueva captura de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, se transmitió la noticia de la victoria del Presidente de la República a través de Televisa y sus socios en cadena nacional. 

El señor Enrique Peña Nieto, con una desfachatez inaudita, dio la noticia del triunfo de la administración Federal, con aires de un matador de la tauromaquia que lanza hacia atrás su montera para que sea atrapada por algún admirador con suerte y, al final del mensaje, después de haberle atravesado el matador el morro y llegándole al corazón, al burel herido de muerte, él señor del famoso copetito pronunció sin ningún recato, el meollo de su discurso: "misión cumplida" en la que dio cuenta de la nueva captura de narcotraficante conocido como "el Chapo Guzmán". 

No pasarían ni veinticuatro horas, cuando aquel gesto escenográficamente adusto prepotente y orgulloso se comenzaría a deshacer, por la soberbia del mandatario, su falta de humildad y, sobre todo la intención que llevaba implícita. Fue una ridiculez, empañado un acto que pretendió ser glorioso. La captura de "el Chapo", no se debió a la heroicidad y la inteligencia de de nuestras autoridades federales, como lo anunciara Peña Nieto, sino gracias al oportuno aviso de una señora vecina al domicilio donde se escondía en Los Mochis "el Chapo". 

Las ansias de notoriedad y falso orgullo fueron una muestra, bastante evidente, de la falta de mesura e inteligencia demostrada por un mandatario ante la nación. 

No, no habían sido los marines mexicanos, ni los miembros del Ejército verde olivo, los héroes de la jornada. Ellos sirvieron, no para detectar y acorralar al gran capo del trasiego de drogas, sino para buscar en la red de alcantarillas frente al domicilio provisional del delincuente que retó al Estado Mexicano, cuando se fugó de la más famosa cárcel de alta seguridad que posee México en su Altiplano. 

Fue entonces cuando alguien del personal cercano a Peña Nieto le comunicó la triste noticia, que por cierto ya circulaba en todas las redes sociales mexicanas y algunas extranjeras. Hasta entonces se le ocurrió a Peña Nieto pronunciar las palabras "trágame tierra" y, como es su costumbre más socorrida, emprendió la graciosa huída y lleno de la oprobiosa sensación de lo que parecía vergüenza, dio instrucciones de preparar un viaje al extranjero, a donde fuera pero ya. 

Finalmente prevaleció la conocida costumbre presidencial, de tirar la piedra y esconder la mano. Sin embargo, ya no pudo parar un alud de cinematográficas noticias perniciosas que abonaron en un nuevo descrédito de la institución presidencial, ya de por sí deteriorada y por los suelos. Raudo y veloz acudió a otra de sus costumbres favoritas, tomó la mano de la actriz que tenía más cerca y se fue en una aeronave de la Secretaría de la Defensa lo más lejos posible, en dirección del Lejano Oriente.

   

por GERARDO REYES GÓMEZ

18 de ENERO de 2016

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA UN PRESIDENTE 

Pocos mandatarios tienen la suerte de contar con una oportunidad para demostrar su congruencia y fortaleza de espíritu, al señor Peña Nieto le cayó del cielo. 

Para reivindicarse con su pueblo en al asunto de la extradición de Joaquín Guzmán Loera a los EE. UU., él puede optar por la no aceptación para que se lleve a cabo esa gestión, aduciendo que él es mexicano y por ello primero debe presentarse a la justicia mexicana y responder a los presuntos delitos que cometió en nuestro territorio. 

De esa manera habría congruencia con el entusiasmo que creó el mismo mandatario mexicano el pasado viernes, cuando personalmente, el presidente le anunció al mundo, la recaptura del famoso narcotraficante y de inmediato se montó un escenario especial para echar las campanas al vuelo. 

Entregar al Chapo al país vecino del norte, equivaldría a reconocer una debilidad institucional de nuestro sistema y hablaría muy mal de la confianza que le tenemos los mexicanos, comenzando por el presidente de la república, en nuestro sistema de justicia. 

Ya sería hora que el señor Peña Nieto, utilizando todos los arrestos y tamaños que debe poseer, diera una clara muestra de pundonor y valentía política y demostrara que él, primero que nadie reconoce y fortalece nuestras instituciones de justicia. Así haría que otros funcionarios latinoamericanos lo llenaran de respeto y sobre todo, los millones de mexicanos le rindieran un reconocimiento bien ganado, por defender un principio de Derecho, sin haber doblado la cerviz ante los poderosos EE. UU. de Norteamérica.  

Además de lo anterior se vería muy, pero muy bien, que la defensa de ese principio jurídico lo manifestara primero el presidente, lo que le ganaría respeto y confianza en el resto de las instituciones nacionales. Sin tener que mencionar que, además de justo, sería reconfortante para la imagen presidencial, tan lastimada en estos últimos tiempos por las mal llamadas reformas que no acaban de ser aceptadas por nuestros compatriotas. 

Una última, pero importante ventaja que tendría una actitud valiente y ecuánime, sería que el partido del presidente se fortaleciera lo suficiente para no llegar tan deteriorado a las próximas elecciones presidenciales.  

De esta manera el presidente más cuestionado del siglo XXI en México, podría encontrar una reacción tan positiva en la sociedad política mexicana, que le permitiera un juego político más equitativo al elaborar la lista de precandidatos para el próximo sexenio, lo que le garantizaría impunidad para cuando sea enjuiciado por la historia en el momento en que abandone el derecho de vestir la banda presidencial, sobe su pecho. 

No es lo mismo  contar con un bien ganado gesto de alta política, a carecer de la mínima acción positiva sexenal. A la comunidad nacional le caería de perlas contar, al menos con una lección de buen civismo, en los haberes de un estadista que presentarse al finiquito de su poder, sin haber levantado una sola vez la cerviz, para mirar de frente a sus hijos, amigos y en fin, al conglomerado que forma nuestra suma de voluntades de hombres honestos y bien nacidos de un país ávido de respeto y buen liderazgo.   

por GERARDO REYES GÓMEZ

11 de ENERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Por enésima vez señor Peña Nieto nos atrevemos a decirle: si no puede con el paquete mejor váyase a su casa o a cualquier otro lugar donde su incompetencia no nos haga daño. Estamos hablando del daño que  usted  le causa al pueblo de México.

Ya sería hora que tendría que aprender que en un Estado de Derecho el jefe del  Poder  Ejecutivo es el responsable de la buena marcha del  país, y si este falla por decoro y dignidad tendría que irse a su casa, o a cualquier otro lugar apartado del poder político para no continuar haciendo daño al pueblo de México.

Si usted tiene tamaños y dignidad, conociendo el papel que ha hecho,  por ínfimo decoro, váyase, déjele la oportunidad al pueblo a elegir a otra persona que sí pueda con la responsabilidad que juró cumplir. Esto no se lo demanda quien esto escribe, sino el sentido común, aunque para usted no sea todo lo común que debiera.

Tiene usted el pretexto perfecto. A pesar de todo lo que ha hecho en tres larguísimos años, usted ha demostrado más allá de toda duda, su incapacidad para ser una persona que sea mínimamente capaz de cumplir, con una obligación fundamental de su jerarquía:  mantener el monopolio del poder al servicio del Estado.  Ha permitido usted que la violencia social se vea afectada por la delincuencia organizada para el usufructo de los cárteles del narcotráfico.

El pueblo de México está al borde de la desesperación. No soporta más su incompetencia para ofrecer resultados efectivos y duraderos y esto, señor Peña Nieto, está demostrado con toda nitidez con la reciente ejecución de la alcaldesa de Temixco, en el Estado de Guerrero.

Si eso no fuera suficiente le ofrecemos otro enorme problema en el aspecto económico, ya que la moneda nacional no deja de devaluarse un día sí y otro también.  A lo que nos referimos es que usted señor Peña tiene demasiados peros en su actuación que le hacen un enorme daño a la capa más desprotegida de la sociedad mexicana y ya no vemos la hora para que se retire, aunque sea para freír espárragos en otras latitudes.

Encabeza usted la administración más nefasta de su partido político en lo que va del siglo y la mayoría de la sociedad ha dejado de creer en usted.  Pero no solo somos nosotros los que rechazamos su imagen, también tiene usted la cara política de un derrotado y más deteriorada que la de  sus pares políticos en América Latina. Y, señor  Peña, no nos hagamos tontos, que no nos queda, ese es el resultado de la grave falta de seriedad política con que se maneja, cuando  hoy dice una cosa y al siguiente día la desmiente.

Así que, hágase un favor a sí mismo y pida licencia al Congreso para retirarse de sus presentes obligaciones. Todos sabemos que por más que invente,  su capacidad no da para más. Deje al pueblo  que usted traicionó, que más pronto que tarde usted será olvidado, para siempre, con toda su desfachatez e inconciencia.

por GERARDO REYES GÓMEZ

04 de ENERO de 2016

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA ECONOMÍA INFORMAL 2 

El Estado Mexicano, de bajada y económicamente fallido, no le queda de otra, apegarse al pesimismo que desde que desde Guillermo López Portillo profetizó de convertirnos en un país de cínicos o perecer. 

Por lo anterior la estrategia económica ha dado un giro impresionante para sacar recursos de abajo de las piedras. Así al grupo en el poder político se le vio dar un giro escalofriante; le abrió las puertas casi indiscriminadamente a la Economía Informal 2. Aquella que hace uso de los recursos estratégicos llamados informales provenientes e los giros negros de la delincuencia organizada. 

Ante la evidente derrota de la estrategia inicial de Peña Nieto y su evidente incapacidad para conducir la nave del Estado en lo económico y otros ramos, el grupo gobernante optó por intensificar los negocios tradicionales de la delincuencia organizada.  

Se debe reconocer que no le quedaban muchas opciones y que optó por la más fácil; permitir ingresos económicos no tradicionales, como el trasiego, venta y capitalización de los otros recursos como incursionar en el mercado de la exportación de heroína, lo que sin saber en la que se metían, se opto por la infortunada acción de eliminar a unos incomodísimos testigos que resultaron ser una cuarentena de estudiantes normalistas que pagaron con su vida el haber visto el giro de la economía que ahora da soporte a la nueva vida económica del Estado Mexicano. 

Sin ser reconocido el giro por las autoridades mexicanas, se abrió la puerta a negocios no tradicionales como la exportación de sustancias como la heroína, y otras drogas apoyadas por la, a su decir, inocua Mariguana. Se hicieron de la vista gorda con la exportación masiva de mineral de hierro en Michoacán, se reforzaron los lazos con grandes y conocidos capos del tráfico de drogas, el caso de Joaquín Loera, el Chapo, fue muy sonado y ahora estamos inmersos en un cambio de actitud económica para legalizar la utilización del mariguana, tratando de justificar que solo se liberará es comercio para "usos medicinales", cuando la realidad es que el gobierno del Estado utilizo los servicios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para otorgar la primera legalización de la historia a uno de los productos agropecuarios tradicionales. 

No había de dónde sacar recursos a un pueblo en proceso de descapitalización y en lugar de explotar recursos de otros rubros optaron por el más fácil, abrir e intensificar los provenientes del comercio informal de las drogas, llamada la "fuente dos" de ingresos seguros. Así nació el problema sociopolítico iniciado en Ayotzinapa, con toda su secuela social y sus efectos internacionales. Y ahora hasta el Papa tendrá que legitimar el nuevo giro de nuestra economía.  

El "viejo tras patio estadounidense" del imperio se ha visto transformado en un productivo campo alternativo de recursos, indispensable para que millones de mexicanos tengan al menos qué comer y contando con el visto bueno del gobierno estadounidense. 

Mientras, los mexicanos tradicionales, continuaremos comiendo sapos.

Hasta que todo esto reviente.   

por GERARDO REYES GÓMEZ

21 de DICIEMBRE de 2015

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

EL PEZ GRANDE SE COME AL CHICO 

Finalmente al acuerdo de París sobre los peligros del cambio climático arrojaron resultados más positivos, para revisar el Protocolo de Kioto iniciado en 1997 y llegar a un nuevo consenso.  

Ahora los países participantes están de plácemes porque se tardaron casi veinte años en llegar a un acuerdo que dividía las opiniones del concierto mundial de las naciones. 

Cuando la realidad logró impactar en el ánimo de las naciones industrializadas, misma que mostró dramáticamente cómo el casquete polar del Polo Norte se redujo en los últimos años, fue que volvió la ONU a citar a una conferencia mundial en la capital francesa para intentar un acuerdo civilizado sobre el peligro de la extinción del hombre en el planeta. 

Sin embargo, después de diez y ocho años que se inició la primera discusión internacional en Kioto, Japón fue hasta ahora que preocupadas las naciones industrializadas, especialmente los EE. UU. de Norteamérica aceptaron, después de largas discusiones a participar en un intento de control del clima serio y responsable. 

La primera economía industrializada del planeta siempre fue enemiga de establecer controles a la emisión de gases contaminantes como el Co2, porque temía perder el liderazgo económico que le caracterizaba. Tenía pavor a ser desplazado por Rusia, China o algún otro país asiático. Por ello pasaron años de oponerse a cualquier medida que afectara sus ganancias obtenidas de sus mercados. Y así pasó a fastidiar al resto del mundo.  

Ahora ante la inminencia del desfavorable cambio climático se vio forzado a aceptar un acuerdo que no garantiza completamente la solución del problema, pero es al menos, una esperanza que demuestra que todo el resto del planeta necesita una solución. 

México, como la mayoría de los países del Continente Americano, no pudo hacer nada, para intervenir o hacer cambiar de actitud al Gobierno de los EE. UU., a pesar de que veíamos venir la hecatombe.

Los intereses de su economía siempre estarán por encima de los del resto de las incluso, de las que tienen dominadas. 

Ahora el cambio de actitud política de los EE. UU. abre la esperanza de solución, pero se requerirá mucho trabajo y tiempo para frenar de tajo la amenaza del cambio climático. Esperemos por el bien de todos que todavía estemos a tiempo de corregir nuestros errores y nuestra obligada paciencia, para con el país hegemónico que nos domina y nos ha puesto nuevamente en peligro.   

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

14 de DICIEMBRE de 2015

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Si hoy viviera Benito Pablo Juárez García, correría el riesgo de que el señor Enrique Peña Nieto lo calificara como "populista", esa palabra con sentido peyorativo, que el actual presidente de México se permitió usar para calificar el estilo político de Andrés Manuel López Obrador.  

Juárez, el autor de su frase más conocida: "Entre los hombres como entre las naciones el respeto al derecho ajeno, es la paz", sería llamado populista por el señor de Los Pinos, lo que se infiere que es aquel que trabaja para favorecer al pueblo, esto es, para los que tienen menos, que es la inmensa mayoría de nuestra población. 

Uno de los más grandes problemas del señor Peña, es que está pelado con la historia y no sabe, ni quiere saber nada sobre ella. Si se hubiera molestado en consultar al doctor Lorenzo Meyer o al doctor Javier Garciadiego, ambos historiadores mexicanos poseedores de un  muy alto reconocimiento, en sus actividades académicas profesionales, probablemente le habría salido mucho más barato y no habría hecho el "oso", tratando de denostar al que consideran más peligroso de los precandidatos presidenciales, para los intereses del PRI. 

En esta página en Internet sospechamos, muy claramente, que el crimen de Estado que tuvo como víctimas a 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, se debió a que esa institución prepara a sus alumnos ofreciendo conocimientos que el actual régimen político considera subversivos. Y la dirigencia política del Estado queriendo arrancar de raíz la proliferación de información adversa a sus intereses, desde hace tiempo buscaba la manera de atacar los proyectos educativos y que no se difundan conocimientos adversos a su proyecto de nación. 

El crimen de lesa humanidad cometido contra los normalistas de Ayotzinapa resultó un costosísimo error estratégico para la actual dirigencia del Estado Mexicano y pasarán años para que el Pueblo de México y de otras latitudes lo olviden. Pero lo más peligroso, es que esa dirigencia política que aún reside en Los Pinos, ha sido incapaz de lavarse las manos de la sangre derramada en tan atroz evento. 

Las instituciones defensoras de los derechos humanos, nacionales o internacionales nunca han recibido la información completa de nuestras fuerzas policíacas y militares que permitirían esclarecer por completo el gravísimo atentado, lo cual llama a la certeza de la complicidad del actual gobierno mexicano. 

Todo ello ha dejado un lastre en la opinión pública nacional del cual han sido incapaces de resolver y ¿saben porqué?: porque eso es debido a la colusión de las autoridades quienes saben perfectamente, como el resto de los habitantes de este país que los verdaderos responsables están siendo protegidos por todas las redes de seguridad nacionales. 

Cómo es posible que todavía hoy, aún continúe libre el individuo que pretendió fabricar una "verdad histórica", con la que quisieron taparle el ojo al macho, para ocultar y diluir la responsabilidad de los hechos, y ni siquiera la Suprema Corte de Justicia de la Nación pudo contar con la vergüenza, para aclarar las graves implicaciones entre los dueños del poder y a los que protegían con falsas informaciones a los culpables.

 

por GERARDO REYES GÓMEZ

07 de DICIEMBRE de 2015

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

Los excesos el poder público han sido tales que terminaron por soliviantar a la mayoría de los periodistas críticos de la nación y provocar su adversa reacción.  

La dirigencia política del Estado cada vez más asustada respondió con una medida represiva como las que acostumbra la creación de una nueva ley mordaza, disfrazada bajo el nombre de Derecho de Replica.

Pero su objetivo es amedrentar las voces de la prensa en asuntos de crítica política que ayuden a soliviantar a la opinión pública debido a las conductas erráticas unas y otras abiertamente corruptas de los dirigentes del Estado y sus socios del poder económico. 

Esa nueva ley que comenzará a tener vigencia el día 4 de diciembre resulta un arma de dos filos. Primero, porque pretendiendo acallar las airadas voces de la crítica política coarta la libertad de los ciudadanos a estar informados, especialmente de lo malo que está siendo llevado a cabo por una dirigencia política cada vez más corrupta y autoritaria y segundo, porque va en contra de la libre expresión de las ideas y del derecho que tiene la ciudadanía a poseer una opinión pública bien informada de lo que realmente está sucediendo detrás de los entretelones del poder. 

Si por ejemplo, una periodista descubre las corruptas prácticas del funcionario más encumbrado en el poder político de México y las publica como corresponde a su profesión, entonces se hace acreedora a ser judicialmente demandada por la parte afectada. Ello sucede en un país  donde la opinión pública está modulada abiertamente por los personajes que ocupan los puestos más encumbrados del poder político, como son el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, entonces el, o la periodista se encuentran en completa indefensión, porque la ley no esta pensada para defender al periodista ni para proteger el derecho de los ciudadanos a estar bien informados, sino para darle impunidad al causante de la corrupción. 

El conocimiento de la historia completa de la creación de esa nueva ley, nos lleva, otra vez, a demostrarnos que para la dirigencia del Estado lo único que posee valor es la preservación de a corrupción del poder público y asegurar la impunidad con que actúan los gobernantes de este país.

por GERARDO REYES GÓMEZ

30 de NOVIEMBRE de 2015

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

LA BUROCRACIA Y LA ANTESALA DEL INFIERNO 

Los mexicanos presos de nuestras vetustas e ineficientes instituciones, pasamos las de Caín para sobrevivir. Para poner solo un ejemplo, tenemos las instalaciones del Registro Civil del Distrito Federal. 

Para arreglar un asunto que normalmente debería tomar solo unos minutos, el ciudadano común debe invertir horas ya veces días, plagados de prepotencia e indecencia de los empleados sindicalizados que los atienden.  

Si por ejemplo hace veinte, treinta o cuarenta años que una secretaria del Registro Civil a la hora de mecanografiar un documento y lo hizo incorrectamente, como es el caso de omitir un nombre compuesto, como sería el de omitir uno de los nombres y anotar Carlos, en lugar de Roberto Carlos, en su acta de nacimiento y el afectado no se da cuenta del error, ya metieron al individuo o la dama en problemas de muy grueso calibre. 

Todos los documentos que de ahí en adelante firme deberán ir signados con el nuevo nombre que le asignaron por error, en la acta de nacimiento y si este nombre falta en algún documento oficial, no tendrá valides jurídica.  

Para arreglar verbigracia, un titulo profesional, o asentar su verdadero nombre que le asignó, una secretaria en la Oficina del Registro Civil tiene que presentarse en las Oficinas del Registro Civil de Arcos de Belen y presentar su caso para que le sea corregido el documento en el cual aquella secretaria, se equivocó, porque estaba mascando chicle o se distrajo un momento. 

Ahí comienza el "Vía Crusis", para el reclamante que tiene que hacer larguísimas colas años después de cometido el error. Cuando llega a reclamar y lo forman en bloques que más parecen bloques de animales que de personas. Luego soportar la prepotencia de nuevo personal los atiende en horarios y tonos burocráticos, para exponer su respectivo caso personal y, si le va muy bien, lo citan para un día posterior, cuando ellos creen que estará lista la corrección del documento que busca la persona afectada. 

No en pocas ocasiones, cuando se presenta la persona reclamante, le dicen que tiene que regresar otro día, porque aunque la corrección que solicitó ya esta hecha, pero aún no ha sido firmada. 

Total que, si tiene suerte, después de hacer horas y horas de cola, de pie y soportando las emanaciones de las instalaciones de los los baños públicos, ya le tomó dos semanas o más cuando finalmente queda registrada la información en sus nuevos documentos.  

Existe un poco honorable trato para el o la ciudadana que se ve obligada a corregir un documento con errores que la persona afectada no cometió, y el deshumanizado trato para los ciudadanos que tienen que llevar sus documentos, cuando se dan cuenta de que no están recibidos como profesionales o, por ejemplo, que no están casados con el nombre correcto. No hay voz que se haga oír para protestar por tan inhumano trato y tanta injusticia. Y como diría una famosa periodista: "Y Aquí nos tocó vivir", justamente en el Distrito Federal. 

por GERARDO REYES GÓMEZ

23 de NOVIEMBRE de 2015

 

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

CRISIS DE CONFIANZA, CREDIBILIDAD Y GOBERNABILIDAD 

En México se han puesto de moda las crisis de confianza, credibilidad y la misma gobernabilidad del sistema político. 

La últimas decisiones del poder central en esos aspectos no han sido afortunadas, ni suficientemente ponderadas. 

Fue lamentable que el presidente de la Republica, a ojos vistas hiciera gala de un poder que violentó usos y costumbres de la vida parlamentaria del país, al intervenir para que se le otorgada la Medalla Belisario Domínguez a quien no la merecía. El rechazo fue notorio, hasta por la mayoría de los senadores de la actual legislatura. 

Decisiones de esa naturaleza dan al traste con el pacto entre el pueblo y el Gobierno Federal porque cambian el sentido de las cosas.

No es posible que lo que hasta hoy era rojo, mañana sea blanco o de cualquier otro color. La sociedad mexicana no es tan veleidosa, como para aceptar una situación tan fraudulenta como la puesta en práctica para obedecer las órdenes de la Presidencia y otorgarle una presea a quien no la merece.  

Una medida de esa naturaleza crea la confusión y sobre todo la desconfianza. ¿Porqué creer en la palabra de un líder que va en contrasentido de la historia y los usos y costumbres de la vida republicana? Es entonces, cuando se pone en duda el buen criterio del liderazgo y se dude de la buena justicia de la autoridad. 

¿Con qué cara se puede enfrentar a un pueblo al que le arrebatan sus principios y valores? ¿Quién, que no sea un advenedizo iluso pretende de un plumazo cambiar las mejores tradiciones de un grupo social que se ve sujeto y obligado a aceptar las fallidas interpretaciones de un cabecilla de quinta, que viene a hacer ponderar sus estúpidos y de motu propio, intente y logre cambiar el sentido de la historia? 

¿Quién en su sano juicio, sin tener las mínimas bases de la razón, se atreve a dictar el sentido de la historia para enseñar a ser mejores a sus ciudadanos, acudiendo a medidas despóticas y autoritarias y, además, a corruptas como rechazables prácticas legislativas, de una institución que debiera ser garante de la justicia y el buen juicio gubernamental? 

Se le pasó la mano al señor Peña Nieto y a su cauda de corruptos rufianes que le controlan el Senado de la República. Ya desde antes estaba el Congreso en deuda con el pueblo, al haber permitido una elección federal fraudulenta y todavía, el engendro de Los Pinos se atreve a llevar la corrupción hasta sus actuales límites de sus dominios.  

Que poca "M...emoria" histórica, por no decirlo de otra manera, y ofender las buenas conciencias de nuestros amables lectores.   

por GERARDO REYES GÓMEZ

16 de NOVIEMBRE de 2015

 

EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

¿PEÑA EL ENEMIGO NO. 1 DE MÉXICO? 

Atrapado en la animadversión popular, el señor Peña Nieto esta a punto de convertirse en el enemigo No. 1 de México y todavía no se percata de ello. 

Después de el infortunado escape del "Chapo" Guzmán, quien debajo de las narices de la autoridad federal se escapó de la prisión de alta seguridad del Altiplano mexiquense, la desconfianza de la ciudadanía llenó los vacíos en el poder formal en México. 

Es de considerarse que la "hazaña" del Chapo, no fue la primera causa de la decepción social en México. No, ello llegó al clímax cuando se terminaron de publicar las reformas estructurales propuestas por Peña Nieto las cuales fueron aprobadas por el Congreso de la Unión, en las cuales se observó claramente, el propósito de poner a la venta el patrimonio energético de los mexicanos, mismo que había sido entregado a los mexicanos por el general Lázaro Cárdenas del Río, en el aspecto petrolero. 

Sin embargo, fue la fuga del siglo XXI en México la que detonó el rechazo generalizado de una Presidencia fallida la que produjo el gran rechazo a una figura amparada por el priísmo, el mayor hecho político y que nos pena mexicana, ante el resto del mundo; la corrupta y espectacular fuga fue la que nos puso en evidencia ante el concierto de las naciones. 

Lamentablemente para el poder central de Los Pinos, ha habido otras manifestaciones también muy importantes social y económicamente. La mala racha que atraviesa el mundo debido a la gran caída de los precios internacionales del petróleo, tampoco fue prevista por las luminarias mentalidades económicas de nuestro país. Y ahora de pronto, nos hemos convertido en importadores de derivados del petróleo, principalmente de gasolinas. Un fenómeno que no conocíamos en casi un siglo.  

Si además de lo anterior mencionamos que el Gobierno Federal se está financiando, primero de préstamos internacionales y luego en segundo lugar, que hace uso indiscriminado de los recursos de PENSIONISSSTE, nos damos cuenta que está utilizando los recursos guardados durante años, por la clase trabajadora para financiar su supervivencia cuando llegue la tercera edad, y Hacienda destina esos recursos al gasto público, entonces nos damos cuenta que no tenemos nada que envidiar a Grecia y a otros países del mundo, en bancarrota. 

Por ello afirmamos que en Los Pinos no tenemos un amigo, sino un ostentoso enemigo que avergüenza a todos los mexicanos y, quizá también, a los latinoamericanos, hermanos de padecimientos semejantes a los nuestros. Y, para colmo de nuestros pesares, contamos con un bien nutrido grupo de mutimillonarios mexicanos que poseen en los bancos más recursos, que los que poseen las instituciones del Estado especializadas en guardar los recursos de los trabajadores del país.  

Lo anterior nos hace pensar en convencer a algún partido político que no sea el PRI, para postular en las próximas elecciones, como candidato a ocupar Los Pinos, a Joaquín Guzmán Loera. Ya que es más derecho e inteligente que el personaje marras que por ahora tenemos.

por GERARDO REYES GÓMEZ

09 de NOVIEMBRE de 2015

 

DITORIAL EDITORIAL EDITORIAL EDITORIAL   

FELICIDADES MÉXICO 

El sábado pasado fue publicada una nota que aludía, abiertamente, al probable nacimiento del terrorismo en la capital de la República con las explosiones de algunos camiones articulados, en su base de MEXIBUS. 

Ya para el lunes 2 de noviembre, se había acreditado el atentado que mencionamos, un grupo denominado: "Secta pagana de la Montaña". 

Hacemos hincapié en que en Línea Directa no fomentamos el uso de la violencia, como medida de lucha en contra de la violencia de Estado, pero no deja de halagüeño saber que existe una reacción de un grupo con incipiente organización que con su acto da muestras de rechazo a todas las tropelías que comete el Gobierno, en contra de la sociedad en general. 

Todavía falta una reacción generalizada, preferentemente con respuestas no violentas, que denote la oposición de la sociedad mexicana a los actos de gobierno profundamente corruptas y agresivas de parte de la autoridad central.  

Lo ideal sería una respuesta generalizada, que denote el estado de animo de una sociedad agredida en sus principios, por una cúpula insensible que abusa del poder en contra de sus ciudadanos. Esa sociedad está viva y actuante y acusa recibo del los injustos hechos políticos que la llevan a la desesperación. 

Todo el mundo tiene el derecho de defenderse de las agresiones, vengan de donde vengan. Los mexicanos no estamos dispuestos a ofrecer la otra