Para cuando Miguel de la Madrid, Pancho Labastida, Emilio Gamboa, Esteban Moctezuma, Manuel Bartlett y todo el resto del equipo de campaña en torno a Pancho, se percataron del verdadero peso específico político de Luis Echeverría, quien era el ex presidente que estaba detrás de Vicente Fox, y quien le abrió a don Vicente las puertas de la ultraderecha internacional, con apoyos más importantes que los aportados por Coca-Cola International, ya era demasiado tarde. Ahora Miguel de la Madrid y todo su equipo está en piso, pero la pugna continúa, no debemos olvidar a otro de los ex presidentes, aún mentalmente vivo: Carlos Salinas. José López Portillo, para estos efectos, ha muerto.

La próxima elección en el Estado de Tabasco, podrá ser la prueba de fuego. Anunciaron la victoria del candidato de Madrazo como preámbulo para imponer a Roberto en el CEN del PRI, lo cual, en lenguaje llano, significa que le entregarán el PRI al profesor Carlos Hank González. En esta jugada participaron: Luis Echeverría, quien está detrás de Fox, Ernesto Zedillo y el propio profesor Hank González. Y como corolario apuntaremos que Carlos Salinas escogió un mal momento para regresar al país, a pesar de sus buenas relaciones con el ex profesor de Atlacomulco, porque, si no se comporta, va a haber más muertos.