APORTE TABASQUEÑO A LA GLOBALIZACIÓN
Por Gerardo Reyes Gómez.

México ha ofrecido al mundo valiosas aportaciones, como el maíz, el tequila, el mezcal, el pejelagarto  y el jitomate, por mencionar solo unos cuantos, pero que injusticia, cuando no se le reconoce una de sus más valiosas creaciones autóctonas: el antropolíticus erectus. Gracias a esta especie, en peligro de extinción, el PRI se mantuvo más de 70 años en el poder.

La derivación más conocida del antropolíticus es la famosa especie conocida como los corruptosaurios, una variedad que guarda sus más perfectos especímenes en el sureste mexicano y, para ser precisos, entre los cada vez menos frondosos parajes del cálido Tabasco.

Entre todos estos especímenes en peligro de extinción, destaca uno, que por su vigor merece ser citado en el libro de récords  Guinnes. Por ahora y hasta el próximo domingo, habitará en la Quinta Grijalba. Si el ex partido oficial conocido como PRI tiene alguna esperanza de resurgir, tendría que enviar a Londres algunas células de ese magnifico ejemplar de corruptosaurio y, como a la mundialmente famosa borrega "Dolly", mandarlo clonar.

Para mayores señas, el corruptosaurio en cuestión reponde, cuando está de buen humor, al nombre de Robertico y lleva por apellido el de Madrazo. Este raro ejemplar ha sido capaz de repetir la hazaña; ha comprado de nueva cuenta al 95% de los medios de comunicación, para poder poner un huevo que el próximo domingo empolle en la Quinta Grijalba y, de esta manera, continuar con el mango de la sartén del gobierno en la mano.

Mientras el padre político de Robertico hace años que comenzó a morirse en el Estado de México, nos referimos al más dinosáurico de los profesores, también conocido como el corruptosaurio en jefe de Atlacomulco, Robertico Madrazo se ha empeñado en hacerse líder de la basura remanente del PRI y,  cosa no muy rara, en estos empeños ha recibido la entusiasta ayuda de un encumbrado tecnosaurio, que aseguran es su socio, de nombre Ernesto Zedillo.

Así las cosas, a ojos vistas se ha cometido una enorme injusticia con México. Se han dejado de reconocer los más valiosos intentos de producir en estas tierras al globalisaurio del futuro. Denle oportunidad a Robertico y llenará de asombro al mundo, el ciber espacio le quedará chico, para hacer renacer y repoblar el planeta de corruptosaurios, la rama más prolífica del antropolíticus erectus. ¡Viva México!