cluir exitosamente sus cuatro proyectos fundamentales: a) hacer de México un país maquilador; b) acabar con el PRI; c) golpear inmisericordemente a la UNAM y; d) poner en la picota al Ejército.

Si don Vicente Fox no modifica su actitud y su conducta, pronto podrá caer en el descrédito y en el rechazo hasta de los habitantes de Tingüindín. Es cuestión de sumar inteligencia y sensibilidad. ¿Las tendrá en suficiente cantidad?