EL PRIMER GOBERNADOR PANISTA DEL SEXENIO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 25-06-00)

El partido oficial pagará en el Estado de Morelos los costos de la democracia. Dentro de ocho días los votantes de la tierra de Emiliano Zapata se volcarán para hacer gobernador al panista  Sergio Estrada Cajigal. De hecho, como es una decisión tomada por el pueblo, hasta podría obviarse la elección.

El joven Estrada, egresado de la Universidad Iberoamericana, ganó hace tres años la elección que lo hizo presidente municipal de Cuernavaca, por una irrisoria ventaja de solo 400 votos, pero su administración fue ejemplar, si la comparamos con las anteriores gestiones priístas.

Sin embargo, vayamos por partes. En una de las más funestas decisiones de Carlos Salinas para el Estado de Morelos, se permitió imponer al general Jorge Carillo Olea en la gubernatura, para pagarle servicios de trabajo sucio desarrollados en lo que Salinas consideraba seguridad nacional. Desde crímenes de Estado, hasta control de procesos electorales para mantener el sistema político en el poder.

Apenas llegado Carrillo Olea al gobierno morelense, permitió la formación de una red delictiva tan bien organizada que estaba directamente relacionada con mafias de carácter internacional. El famoso "señor de los cielos" que cuando se le aceptaba vivo llevara el mismo apellido del gobernador, hizo del Estado uno de sus cuarteles de impunidad. Fue el único narco-capo a quien, por acuerdo presidencial, le permitieron ser enterrado en su casa de Sinaloa. Luego, en Morelos, floreció como nunca la industria del secuestro, y la inseguridad alcanzó niveles que llevaron a la sociedad al punto de la insurrección, todo ello lo hicieron solitos los funcionarios priístas.

Hoy, cuando la pueblo está harto de tanta corrupción y delincuencia política, Estrada Cajigal ha capitalizado el voto de castigo contra PRI y nada podrá hacerlos levantar el muerto, como no sea un milagro. Y francamente tengo bases para ser escéptico y en política , no creo en los milagros.